Está usted en:

Primera intervención de María Jesús Montero

Martes 11 de mayo de 2021

Pues muy buenas tardes a todos y a todas, como siempre, bienvenidos a esta comparecencia, a esta rueda de prensa posterior a la celebración de la reunión ordinaria del Consejo de Ministros.

Hoy, como ven, contamos en esta rueda de prensa con la vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, que va a informar sobre un importantísimo avance que se va a producir en los derechos laborales de los trabajadores denominados riders, es decir, aquellos que se dedican al reparto a través de las llamadas plataformas digitales.

Y ven también que me acompaña la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, que va a informarles sobre el nuevo plan de acción 2021-2022 para la internacionalización de la economía española, como saben, un instrumento fundamental para que nuestras empresas puedan ganar en tamaño y en competitividad.

Pero antes de cederles la palabra, voy a trasladar algunas cuestiones de la semana que consideramos de interés.

La primera, relacionada con la evolución de la pandemia y también el ritmo de vacunación. La ministra de Sanidad cada martes informa al Consejo de Ministros sobre esta circunstancia, que evidentemente es el foco principal que el Gobierno de España tiene sobre la situación, la actualidad política, social, que vivimos en nuestro país.

Como saben, este fin de semana finalizó el Estado de Alarma después de varios meses donde ha estado vigente y empezamos ya una nueva fase donde las comunidades autónomas tienen a su disposición una amplísima batería de medidas para seguir controlando la pandemia, para adoptar las decisiones que consideren oportuno, con el fin de que no se produzcan contagios o que el virus se propague lo menos posible. En concreto, tienen a su disposición todas las herramientas que prevé la legislación ordinaria que precisan del aval judicial solo en aquellos casos en los que afecte a derechos fundamentales.

Como venimos señalando desde el Ejecutivo, una alteración sustancial de los derechos y libertades de los ciudadanos, como el que se establece en un Estado de Alarma, no podía mantenerse por tiempo indefinido. De hecho, es una circunstancia excepcional que se prevé en la Constitución y por tanto el Gobierno siempre ha velado porque esté vigente solo el tiempo estrictamente imprescindible para poder, como digo, controlar la pandemia.

Tengan en cuenta que cuando se inició, se declaró el último Estado de Alarma, el que ha tenido una mayor duración en el tiempo, estábamos en una incidencia acumulada en torno a los 360 casos y hoy estamos en una incidencia acumulada que es prácticamente la mitad, 198 casos por 100.000 habitantes, circunstancia, como digo, extraordinariamente distinta de la que teníamos solo el pasado mes de octubre.

Por tanto, hay que estar permanentemente monitorizando, ponderando todas las medidas que las comunidades autónomas tienen que desplegar, sabiendo que lo más importante, la herramienta principal, es contar ya con un arsenal de vacunas que se ha puesto a disposición de las comunidades autónomas para que se pueda llevar a cabo un ritmo de vacunación que nos permita cumplir el objetivo marcado por el presidente del Gobierno, que es que en torno al mes de agosto estaremos ya con el 70% de la población vacunada y por tanto, habiendo conseguido la inmunidad de grupo. Una cuestión en la que siempre solicitamos a las comunidades autónomas que en la medida de sus posibilidades aceleren todo el proceso de vacunación, porque, insistimos, es la única herramienta real que va a permitir dar por finalizada de forma definitiva esta pandemia.

Precisamente para incrementar esa capacidad de producción, para seguir animando a la industria a que proporcione las vacunas necesarias para vacunar no solamente a Europa, sino al conjunto del mundo, como digo, en esa dirección, precisamente este viernes el presidente del Gobierno va a visitar la planta de Granada de los laboratorios Rovi, que es donde se fabrica la vacuna de Moderna.

Quiero decirles que en estos momentos casi el 30% de la población tiene ya una dosis de la vacuna y en el día de ayer se han superado los 6,2 millones de personas que tienen ya establecida la pauta completa. Sin duda una buena noticia, porque igualmente contamos con datos que avalan que la vacunación entre las personas residentes en los centros de mayores ha conseguido evitar hasta un 71% de hospitalizaciones. Esta población está vacunada ya por encima del 90%, siendo la población vulnerable, sin duda era una de las poblaciones prioritarias a la hora de conseguir la pauta completa de vacunación, lo que está evitando, como los datos ponen de manifiesto, ingresos hospitalario, y también defunciones o fallecimiento.

Por tanto, yo quiero decirles que nos encontramos ante un escenario radicalmente diferente, y nuestra obligación como estado democrático que tiene siempre que preservar los derechos ciudadanos, las libertades y su salud, tenemos que hacer una lectura correcta en cada momento para interpretar de forma idónea los datos epidemiológicos que nos aportan las distintas series.

Eso sí, hemos reiterado y lo seguimos haciendo, porque hay que no cansarse de hacer pedagogía, que el fin del Estado de Alarma no implica de ninguna manera que podamos dar por acabada la pandemia o que podamos relajar las cuestiones, las tareas, las medidas, que de forma individual cada persona tenemos que adoptar para nuestra propia protección y también de las personas con las que habitualmente convivimos.

De hecho, en esta nueva fase, donde ya no operan las restricciones a la movilidad, es imprescindible apelar a esa responsabilidad, porque aun sabiendo que la fatiga pandémica pesa y mucho sobre la población, sabemos también que es imprescindible para nuestra propia protección que mantengamos todas aquellas medidas que recomiendan las autoridades sanitarias.

Yo creo que éramos muchas las personas que estábamos deseando que llegara a ese día del fin del Estado de Alarma, pero nos jugamos mucho en las próximas semanas, nos quedan ya 99 días para conseguir ese 70% de inmunidad de grupo y esto es lo que tenemos que recorrer, insisto, sin bajar la guardia para que los últimos coletazos de esta pandemia no nos afecten personalmente ni afecten a las personas queridas.

Como siempre, nuestra solidaridad y nuestro pesar por las personas que durante estos días están siendo hospitalizadas o que directamente ya han fallecido.

En definitiva, yo quiero que los ciudadanos comprendan que nos jugamos tanto que, en definitiva, todos tenemos que mantenernos a raya en todas aquellas cuestiones que venimos practicando desde el comienzo de la pandemia, bien conocidas por todos los ciudadanos respecto a las medidas de protección personal, mascarilla, lavado de manos, apertura de los lugares donde podemos estar reunidos o concentrados, y, por otra parte, la distancia de seguridad que nos permite preservarnos de esta enfermedad, porque nos jugamos mucho y en realidad el conjunto de la sociedad española se juega el volver a cifras de contagios que ya hemos pasado página y que no queremos que se vuelvan a repetir en el futuro. Nos jugamos la posibilidad de perder a nuestros seres queridos, como digo, justo ya cuando estamos atravesando el final del túnel, también estamos jugándonos el volver a estresar a los profesionales sanitarios, depositando en sus espaldas una responsabilidad, como saben que ya han vivido de forma intensa durante los últimos meses y que algunos y algunas personas se han jugado la vida por intentar curar a las personas que estaban enfermas, y también nos jugamos el poner en peligro el ritmo de la recuperación económica o la llegada de los visitantes turistas que tanto necesitamos en la economía de nuestro país.

Es por ello que no nos vamos a cansar de insistir al conjunto de la ciudadanía que por favor extremen las precauciones que serán necesarias todavía durante ese tiempo, estos 99 días, como digo, que nos quedan para cumplir con ese objetivo de vacunación. Queda solo este trecho final. Así que animo a toda la población y también toda nuestra cooperación para que los poderes públicos cumplamos con nuestras obligaciones y con nuestras competencias, por parte de las comunidades autónomas, para que se adopten las medidas que sean necesarias en el paraguas legal del que nos hemos dotado, y la justicia, respaldando estas medidas para dar seguridad al escrupuloso respeto que tiene que tener nuestro sistema de libertades y de derechos. Ni más ni menos que cuestiones tan importantes como las libertades de los ciudadanos.

Y antes de entrar en los temas aprobados en el día de hoy, quiero también en nombre del Gobierno felicitar al Teatro Real, que, como saben, acaba de recibir el premio al mejor teatro de Ópera del Mundo, un galardón que reconoce el trabajo de tantas administraciones y tantos profesionales que han hecho de El Real un templo de la lírica española y mundial.

Y sin más, cedo la palabra a la vicepresidenta tercera del Gobierno, ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, y posteriormente retomaremos también algunos de los temas abordados en el día de hoy. Cuando quieras, vicepresidenta.