Está usted en:

Intervención de María Jesús Montero

Domingo 29 de marzo de 2020

Muy buenas tardes a todos y a todas, quiero dar gracias en primer lugar a los medios de comunicación que nos acompañan en esta comparecencia, porque vosotros sois los que permitís que a los hogares españoles llegue la información, lleguen las tareas de educación sanitaria que son imprescindibles en estos días para que cada ciudadano sepa cómo tiene que actuar a fin de contribuir al combate contra este virus.

También quiero dar las gracias, como no, y mandar un mensaje de ánimo y confianza para todas las personas que nos están viendo. Somos conscientes desde el Gobierno del sacrificio que están haciendo la inmensa mayoría de los españoles, porque sabemos que este confinamiento está poniendo a prueba la resistencia de muchas familias. Conocemos de la incomodidad de tener que estar con los niños en casa, sin la capacidad de poder pasear con ellos o que nuestros adolescentes tengan que estar en nuestro domicilio y sólo relacionándose con otros a través de las redes sociales .

Todas estas cuestiones que han alterado nuestra vida cotidiana y que por tanto desde el Gobierno somos conscientes de que esta situación, que es necesaria para que entre todo insisto seamos capaces de combatir a este virus. Hoy especialmente queremos acordarnos de las personas que están en los hospitales, de aquellos que tienen un familiar que ha contraído el virus, que apenas pueden visitarlo o que han sufrido la muerte de un ser querido. Yo quiero decirle que todo el país está con vosotros y quiero, además, transmitir el dolor de todos los españoles, el dolor y también el ánimo para que esa recuperación del ánimo sea lo más pronto posible.

Acaban ustedes de escuchar al Comité Técnico, a su portavoz, y por tanto de conocer las cifras, que de forma transparente, de forma diaria, estamos dando al conjunto de la ciudadanía. Estas personas, estos magníficos profesionales, son los que con su vigilancia diaria dan y ponen encima de la mesa las recomendaciones que el Gobierno tiene que adoptar para que sea mucho más efectiva la lucha contra el coronavirus. Lo importante en este sentido no es solo que adoptemos las medidas, que así lo hacemos. Es fundamental y es igualmente relevante que las decisiones que aprobemos sean ejecutadas al momento. La efectividad de todas estas medidas depende de ello.

Por eso un día más queremos transmitir la esperanza que supone este trabajo compartido, pero sobre todo, de los miles de profesionales sanitarios que a diario están haciendo lo humanamente posible no solo por curar, no solo por acompañar, sino también por dar calidez al conjunto de las actuaciones sanitarias que vienen desarrollando en condiciones, a veces, bastante complicadas. Pero también queremos transmitir confianza en que la ciencia, los investigadores de todo el mundo, descifre pronto la solución definitiva a este problema de salud. Más pronto que tarde traerá un tratamiento, se traerá una vacuna para solucionar definitivamente la pandemia y espero que esta solución llegue lo antes posible.

Creo que esta crisis está demostrando que no valen los esquemas o los abordajes estáticos. Todo el planeta, el conjunto de los países del mundo, están viendo y se están viendo afectados en cascada y por tanto los gobiernos de todo el mundo están adoptando medidas sin precedentes, medidas de una extraordinaria envergadura, de un gran calado para intentar frenar la expansión del virus, para que nadie se quede atrás y reducir el impacto sanitario, social y económico.

Desde el Gobierno de España venimos advirtiendo, desde el primer día, desde el primer momento, que estamos analizando todos los escenarios posibles, con el objetivo de estar preparados para cualquier medida que recomiende, que aporte, El Comité Técnico, el Comité científico, el conjunto de la comunidad profesional sanitaria que trabaja para afrontar esta pandemia, y queremos hacerlo con la contundencia con la que en cada momento estamos abordando estas medidas, porque de hecho esta mañana hemos celebrado un Consejo de Ministros extraordinario después de conocer, en el día de ayer, algunas de esas recomendaciones que nos planteaba el comité experto, el Comité Técnico-Científico.

El presidente mismo del Gobierno, en el día de ayer por la tarde, anunció la aprobación de una medida excepcional que ha cobrado cuerpo en el día de hoy. Estamos hablando del endurecimiento de las medidas de confinamiento que tenemos en nuestro país, con el objetivo de reducir la transmisión del virus, con el objetivo de ganar tiempo para que nuestro sistema sanitario siga atendiendo a todas las personas con criterio de calidad y de esta manera seamos capaces entre todos de contribuir a proteger a las personas más vulnerables, a aquellas personas que son más sensibles ante esta enfermedad. Ese exclusivamente nuestro objetivo.

Los ciudadanos vienen, desde hace unos días, haciendo un esfuerzo importante, que empieza a dar fruto. Las medidas de confinamiento, sin duda, están reduciendo la transmisión, el contagio, del virus pero tenemos que dar un paso más. Tenemos que conseguir que durante estos días que vienen antes de la Semana Santa tenemos que lograr que la movilidad de nuestro país sea aproximadamente la que corresponde a un fin de semana. Y es por ello que la medida aprobada hoy en el Consejo de Ministros, de la que dará cuenta mi compañera, la ministra de Trabajo que me acompaña en esta comparecencia pretende justamente esta cuestión. Se trataría como de anticipar la Semana Santa para que la semana que entra en el día de mañana y los tres días de la Semana Santa que no son festivo se puedan comportar como si se tratara de un fin de semana.

Sabemos que es complicado seguir reduciendo la movilidad porque ya la actuación ejemplar de los ciudadanos ha conseguido bajarla hasta niveles muy importantes, pero todavía nos queda ese pequeño margen y por tanto con esta medida, que aprobamos en el día de hoy, lo que pretendemos es justamente intentar simular durante estos días el comportamiento que tenemos habitualmente durante un fin de semana de estos en los que los ciudadanos se han encontrado confinados. De hecho el Decreto regula un permiso retribuido recuperable para todo el personal laboral que presta servicio en empresa o entidades del sector público privado. Evidentemente este permiso retribuido no afectará a las personas que se encuentran en este momento desarrollando su actividad mediante el teletrabajo, a las personas que están incorporadas o comprendidas en los expedientes de regulación de empleo, en los conocidos como ERTEs, a las personas que se encuentren en incapacidad temporal o que disfrutan de permisos de maternidad o de paternidad y por supuesto a los trabajadores de los servicios esenciales. Tampoco a aquellos que ya estaban excluido por motivo del Decreto de Alarma.

Porque estamos cada vez más cerca de doblegar la curva, pero hace falta este esfuerzo adicional y por eso el Gobierno, atendiendo a las instrucciones de los expertos, ha aprobado este Real Decreto-ley que es inédito en el ordenamiento jurídico español, y lo hemos hecho después de consultar a las organizaciones sindicales y empresariales a quienes siempre queremos agradecer su colaboración. Es imprescindible reducir el número de nuevos infectados y ello se consigue manteniendo y reforzando el confinamiento del mayor número de personas posible, insisto, reduciendo la movilidad a niveles similares a los que ocurren durante los fines de semana. Para ello, aprovechando estas fiestas que vienen próximas, esta Semana Santa por tanto estaremos en condiciones de que aquellos trabajadores que están en servicio no esenciales puedan estar en sus domicilios contribuyendo con esta actitud, con esta tarea, a la lucha contra el virus que, como siempre decimos desde el Gobierno, es una tarea de todos, en la que cada uno tenemos nuestra responsabilidad.

En otro orden de cosas el Gobierno también quiere reforzar, quiere seguir transmitiendo, la necesaria coordinación que se tiene que establecer con el conjunto de las administraciones públicas. Para ello es fundamental nuestra coordinación con Europa pero también, y sobre todo, con las comunidades autónomas. Conocen cual fue el resultado del Consejo Europeo que pudimos dar cuenta de él en la pasada comparecencia, pero queremos seguir insistiendo, invitando a todos los países, a que efectivamente Europa tenga unidad de acción y sea contundente en la lucha contra el virus. Necesitamos mucha y mejor Europa, que esté trabajando en pos de los ciudadanos, poniendo todos los recursos disponibles al servicio de la ciencia, al servicio del sistema sanitario que está combatiendo contra viento y marea este virus, y necesitamos también medidas que permitan acompañar a nuestro modelo productivo para que la economía entre en una suerte de estado basal, en una hibernación, que permita que, justamente, cuando pase esta pandemia sanitaria podamos recuperar todos nuestros activos, ponerlos al servicio de la economía y continuar con la senda de crecimiento que este país y que el conjunto de Europa venía desarrollando en los últimos años.

Esta medida de coordinación que comento se hace más intensa con la totalidad de las comunidades autónomas. El sistema sanitario, en este sentido, es un todo. El Ministerio de Sanidad junto con los servicios regionales de Salud tiene que trabajar de forma coordinada, maximizando todos los esfuerzos posibles para que cada actuación alcance el máximo de su eficacia. Saben que el Gobierno de España ha ido adoptando diferentes medidas en la línea de acompañar, en la línea de reforzar, a las comunidades autónomas en esa tarea de cuidado que tiene que desarrollar el conjunto del sistema sanitario. Han sido 125.000 millones de euros los que se han puesto a disposición tanto de este gasto como de la capacidad de mantener nuestros niveles de tejido productivo, insisto, para que cuando llegue el momento podamos reactivarlo y por tanto desarrollarlo en máxima plenitud.

Medidas que han estado en el ámbito sanitario en relación con el Fondo de Contingencia de 1.000 millones que fijó el Ministerio de Sanidad, el adelanto de la actualización de las entregas a cuenta, todo lo que ha sido el incremento de la liquidez que tiene que llegar a las comunidades autónomas para que puedan hacer frente a sus compromisos de gasto, o el dinero invertido en investigación sanitaria para encontrar una solución a la enfermedad. De la misma manera hemos reforzado las medidas sociales que tenemos que desarrollar en conjunto todas las administraciones, tanto el Gobierno de España, Administración Autonómica y Administración Local, para que ninguna persona se quede atrás, para que nadie se quede en la cuneta. Para ello el dinero sobre las becas comedor o el incremento de 300 millones para todo el trabajo que desarrollan los ayuntamientos y comunidades autónomas en materia de teleasistencia, de protección de las personas a domicilio, o de la de ir también a poder permitir que se abonen aquellas cuestiones de las personas más vulnerables que en este momento pueden ponerla en una posición aún más complicada.

Seguiremos trabajando en este sentido y seguiremos aportando un paquete de medidas económicas y sociales que se irá desarrollando a lo largo de los próximos meses y en concreto, también, a lo largo de la próxima semana. En esta línea, y en relación con esta cuestión, quizá se hace especialmente importante las medidas laborales que hemos ido aprobando a lo largo de los últimos días en relación con la incapacidad temporal, asimilada a baja laboral para los trabajadores que se encuentran en aislamiento preventivo, en la facilitación de toda la tarea de gestión y también de los derechos de los trabajadores sobre las prestaciones de los ERTE así como ,en el día de hoy, este permiso retribuido recuperable, insisto, para que el conjunto de los ciudadanos pueda estar tranquilo guardando las medidas de confinamiento y podamos arañar ese "gap" de movilidad que existe en los fines de semana. En definitiva intentar que nuestra capacidad de transmisión del virus se reduzca a niveles mínimos y que por tanto podamos proteger, insisto, a las personas más vulnerables.

Y por último quiero decir que elemento esencial que ha ocupado al conjunto de los ministerios durante los últimos días, y a todas las comunidades autónomas, ha sido, justamente, el abastecimiento de los productos sanitarios que se encuentran en escasez en el mercado. Yo creo que todos los ciudadanos pueden entender que, efectivamente, cuando se trata de una pandemia a nivel mundial, cuando todos los países, y al mismo tiempo, estamos intentando hacer acopio del mismo material; mascarillas, respiradores o aparatos de ventilación mecánica, ser capaces de tener los guantes y las bata, todo aquello que nos permita trabajar de forma más segura, que nos permita atender a nuestros pacientes, a nuestros enfermos en la UCI, o que permita, a través de los "kits" rápidos de diagnóstico, hacer, también, un "screening" global de la población que nos permita identificar y aislar a las personas que son positivo para este virus.

Toda esa tarea coordinada se ha desarrollado en coordinación con todos los ministerios, desde el Ministerio de Defensa, todas las autoridades diplomáticas ,que trabajan en todos los países del mundo, y se ha hecho realmente complicado el poder tener en el tiempo que necesitamos todas y cada una de esas materia y de esos productos, pero quiero transmitir un mensaje de tranquilidad porque, efectivamente, el trabajo desarrollado es un trabajo que empieza a dar sus frutos y por tanto durante semana y también a lo largo de la semana que viene estaremos en condiciones de recibir material sanitario que se ha ido adquiriendo, por ejemplo, a China por importe de 628 millones de euros y que quiero agradecer desde aquí también la colaboración del Gobierno chino para que este material pueda llegar a nuestros hogares, pueda llegar a nuestros hospitales o pueda llegar a nuestros centros de trabajo.

También se han adquirido aparatos prioritarios como los respiradores para la UCI -ya un total de 1539 equipos de respiración asistida-, que se incrementará también en los próximos días con la llegada de este material que está secuenciado, justamente para estas dos semanas, que es donde se va a producir el pico más importante de personas hospitalizadas y de personas que requieren los cuidados intensivos.

Se ha repartido más de 17 millones de euros de material sanitario para las comunidades autónomas, y este tipo de actuación complementa las compras autonómicas que se están desarrollando con el mismo grado de complejidad, pero que la coordinación-Gobierno-Comunidades Autónomas, está permitiendo, como decía, maximizar estos esfuerzos.

Quiero también poner en valor el trabajo del Ministerio de Transportes en relación a toda la tarea que nos están facilitando para que no haya ningún problema para la llegada de ese material y para que los trabajadores de los servicios esenciales puedan desarrollar también su tarea en las próximas semanas sin ningún tipo de complejidad. Igualmente a todos los efectivos del Ministerio del Interior: más de 225 mil agentes están trabajando en nuestra calle, en nuestras ciudades, para preservar que aquello que adoptamos se cumple, para informar, para aconsejar a los ciudadanos y, en definitiva, para tener la capacidad de que todo el mundo pueda seguir cumpliendo la medida, porque ésta es la mejor vacuna para luchar contra el virus.

Termino diciendo que cuando esta crisis la afrontamos todos juntos. Tenemos la capacidad de superarla. Y en este sentido esto no es hoy una frase retórica. Somos todos conscientes de que cada uno, desde su nivel de responsabilidad, tiene una misión, tiene una tarea que tiene que aportar al conjunto de la sociedad. Esa tarea salva vidas. Y esto es fundamental porque la incomodidad, el sacrificio, el esfuerzo compartido de todos los ciudadanos está permitiendo salvar vidas.

Por eso este paso adicional que pedimos en el día de hoy, seguro que va a contribuir en esa misma dirección, haciendo todo lo posible, insisto, para disminuir la contagiosidad del virus y para proteger a las personas más vulnerables.

El propio presidente del Gobierno está manteniendo en paralelo, o acabará de terminar, una videoconferencia con los presidentes autonómicos, lo que pone en valor que todo el conjunto del Estado, Gobierno, comunidades autónomas y también los ayuntamientos, estamos todos a una para combatir este virus, contando con todos los ciudadanos, con los agentes sociales, con las empresas, con todos aquellos que tienen una tarea que desarrollar, un papel que jugar.

Es el momento de arrimar el hombro, de poner soluciones encima de la mesa y de aportar. No es el momento de reproches ni de buscar enfrentamientos estériles. Estamos en una batalla conjunta. No tenemos tiempo que perder y contamos con la complicidad de todos aquellos que sabemos que tenemos una función, una misión que desarrollar durante los próximos días. Esperamos que esta tarea añadida, que ahora explicará la ministra de Trabajo, permita reducir la movilidad a niveles equivalentes a los que se producen durante los fines de semana. Y lo hacemos aprovechando la prontitud de esos días festivos, de esas vacaciones de Semana Santa, anticipando, de alguna manera, la celebración de esos días, y por tanto, con este permiso retribuido recuperable que en este momento la ministra de Trabajo nos va a poder explicar con más detalle.