Está usted en:

Intervención de María Jesús Montero

Martes 21 de julio de 2020

Muy buenas tardes a todos y a todas y como siempre, comenzamos esta rueda de prensa dando un recuerdo, un ánimo, un abrazo a todas las personas que están trabajando en nuestro país por combatir al virus, tanto aquellos que son profesionales sanitarios, como también a los propios enfermos, a sus familiares, trasladándola de toda clase de ánimo.

Y bienvenidos a esta rueda de prensa en la que, como ven, me acompaña la ministra de Asuntos Exteriores y Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya. Ella va a presentarles la nueva Estrategia Española de Cooperación al Desarrollo, una estrategia que se ha adaptado a la situación sanitaria con motivo del COVID19. Y también veis comparece con nosotros el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, que va a detallar la relevancia del pacto alcanzado esta madrugada para el conjunto de nuestros agricultores y ganaderos.
Y efectivamente, hoy tenemos que empezar esta rueda de prensa celebrando este acuerdo histórico alcanzado por los jefes de Estado y de Gobierno en la Unión Europea, como saben, tras cinco días de intenso, intensísimo, yo diría, debate.
Creemos que en esta ocasión la palabra histórica define bien la dimensión de lo logrado, porque a pesar de las grandes diferencias que ustedes apreciaron en las posiciones de partida, cuando llegamos a esta cumbre, se ha conseguido forjar un acuerdo económico, el más importante desde la construcción del euro, y además se ha hecho en un tiempo récord. Un auténtico paso de gigante en la reactivación de nuestro continente. La reactivación económica y social de Europa tras una pandemia que ha sido importante, que ha dejado secuelas en el conjunto de los países, pero que tras el acuerdo, nos va a permitir, esta circunstancia, avanzar en la construcción de lo que pretendíamos, una Unión Europea más fuerte, más justa y también más cohesionada.

Tengo que reconocerle que la tarea no ha sido fácil. Ha sido una negociación muy compleja, muy dura, en la que el presidente del Gobierno ha mantenido durante todo el tiempo una actitud proactiva ante una situación singular, inédita, que requería de soluciones extraordinarias. De hecho, la tarea del presidente ha sido siempre establecer puentes para llegar a un consenso que también era imprescindible.

Y, de hecho, esta madrugada el Consejo Europeo, en concreto, ha aprobado un gran paquete financiero para esta recuperación económica, dotado con hasta 750000 millones de euros, de los que 390000 serán para realizar transferencias directas a los Estados miembros y 360000 serán préstamos.

Diríamos que es la primera vez que la Comisión Europea se endeuda para financiar programas, y esta quizá, es una de las claves más importantes de este acuerdo, porque el virus, la pandemia era y es una amenaza global a la que Europa tenía que responder unida, tenía que responder con toda su fortaleza.

Por eso este gran fondo tiene como objetivo principal que todos los europeos podamos superar esta crisis lo antes posible, que impulsemos la recuperación inmediata y que sirvan, estos recursos, para financiar la modernización de nuestras economías, para que esa modernización, para que esa recuperación, se pueda trasladar a vectores tan importante para nuestra transformación nacional como son economía verde, economía digital y también una recuperación justa en lo social, con el lema de que nadie en esta crisis se quede atrás.

Los recursos se van a repartir fundamentalmente atendiendo a los países que están más afectados por esta crisis y, en consecuencia, España, nuestro país, será el segundo más beneficiado, con una asignación total de en torno a 140000 millones de euros, lo que representa aproximadamente el 11% de nuestro Producto Interior Bruto en el año 2019. De esta cantidad, 72750 millones, serán en forma de transferencia directa, que se tendrán que ejecutar entre los años 2020 y 2026, y el resto de los recursos vendrá en forma de préstamo.
Como ven y como podrán ustedes apreciar, aunque las cifras algunas veces marean, se trata de una cantidad extraordinaria que tiene que servir, justamente, como ha dicho el presidente, para impulsar la modernización de nuestro país. Para que los ciudadanos puedan tener un elemento de comparación, estos recursos representarían casi diez veces más el tamaño de los fondos de cohesión que hemos tenido en los últimos años. Es decir, que se trata de unas cantidades significativas en las que manos a la obra, nos tenemos que poner de inmediato, para que podamos aprovechar esa potencialidad para nuestro crecimiento y para nuestra cohesión, tanto social como territorial.
Dentro del fondo queremos destacar el denominado mecanismo de recuperación y de resiliencia, que contará con 672500 millones, de los que 312500 serán en trasferencia, y nuestro país le corresponderán de esas cantidades aproximadamente 59000 millones de euros.
Gracias a este programa, el Gobierno podrá impulsar un plan de reforma ambicioso, orientado con estas líneas estratégicas de la Unión Europea, que coinciden con las prioridades que marcó durante la legislatura y al inicio de la legislatura el propio presidente, es decir, una apuesta por un crecimiento verde, digital, inclusivo, que apueste por la innovación, por la formación de capital humano, por la ciencia, la formación profesional y la educación.
En segundo lugar, el programa REACT, que contará con un montante de unos 47500 millones, a lo que España le corresponderán 12400. Va a ser un programa muy importante, fundamental para hacer frente a las consecuencias económicas justamente de la pandemia, y que viene a sumarse a otras políticas que desde hace muchos años viene impulsando la Unión Europea.
En definitiva, podemos concluir que estos recursos públicos sin precedentes que va a movilizar la Unión Europea van a suponer una palanca para la movilización, a su vez, de recursos privados que, en definitiva, van a aportar un caudal muy importante, una canalización de oportunidades para el presente, pero también para el futuro de la Unión Europea y de nuestro país.
De hecho, la Unión actuará como locomotora para que todas las empresas puedan ser más competitivas, puedan ser más productivas, generar empleo de calidad y generar también, como decía, sobre todo, oportunidades a las personas más jóvenes.
En tercer lugar, también el Consejo Europeo ha aprobado el Marco Financiero Plurianual 21-27, que se dota con más de un billón de euros y que sienta igualmente la base para que la Unión Europea goce de una estabilidad en los próximos años. El acuerdo, como detallará el ministro Plana, es especialmente positivo en el campo español.
Saben que ahora este acuerdo tiene que ser ratificado por el Parlamento Europeo y que los propios parlamentos nacionales también así lo tienen que hacer, por lo que esperamos que esto suceda a la mayor brevedad, con mucha rapidez, para que cuanto antes podamos activar estos recursos.
Hoy mismo, el propio presidente del Gobierno ha solicitado a la presidenta del Congreso de los Diputados su comparecencia en un pleno extraordinario para informar de este Consejo Europeo y de los acuerdos que en el mismo se han alcanzado.
Y también les puedo informar que el presidente va a convocar antes de que finalice este mes de julio la Conferencia de Presidentes para mantener abierta esta línea de diálogo que se inició con motivo de la pandemia e informar de estos importantísimos avances que se han logrado en Bruselas y que competen al conjunto de nuestro país.
De hecho, la construcción de la Unión Europea se cimentó en la negociación política de países que partían de posiciones muy distintas, de realidades socio económicas dispares y también de culturas muy diferentes, pero que tenían muy claro que los beneficios de una Europa fuerte, competitiva, unida, superaban con mucho las dificultades del inicio. Que la Unión Europea, así rezaba entonces y tiene más actualidad que nunca, era, y es mucho más que la suma de los intereses de cada uno de los Estados miembros.
Por eso, este acuerdo alcanzado en el día de ayer abunda en esta misma dirección y nos permite poner ahora unas bases actualizadas que necesitamos más que nunca, la que queremos para nuestras próximas generaciones, para que aporten soluciones ahora en este presente, pero sobre todo diseñen las oportunidades para nuestro futuro.
Ojalá esta capacidad de consenso que se ha demostrado en Europa sea posible también aquí en nuestro país, que estamos ahora trabajando con este dictamen de la Comisión de Reconstrucción Social y Económica que tienen que votarse en el Congreso de los Diputados.
Yo creo que no se entendería, no se entiende, que en este momento de mayor dificultad del país haya todavía partidos políticos que no sean capaces de superar esta política de veto para hacer política con los votos. O dicho de otra forma, de manera muy singular, creo que ninguno entendemos que el principal partido de la oposición, que ha sido partido de gobierno durante muchos años, prefiera tensar esta cuerda para romperla. Todo lo contrario. Creemos que España necesita hoy acordar unas bases donde sustentar esta recuperación social y económica que le dé continuidad a este importante acuerdo alcanzado en Bruselas, para aportar desde la política una estabilidad necesaria, una confianza que nos demanda la sociedad en un momento de incertidumbre con motivo de la pandemia sanitaria.
Por ello, y no nos vamos a cansar, de este gobierno, animamos una vez más a hacer un último esfuerzo y apoyar este dictamen que, créanme, no hay ningún aval ni es un cheque en blanco para este gobierno, sino que se trata de construir una hoja de ruta compartida para sacar adelante a nuestro país en un momento de extrema dificultad.
Algo estrictamente necesario porque saben que esta situación epidemiológica que vivimos durante estas semanas sigue siendo objeto de preocupación, objeto de alerta por parte de todas las autoridades sanitarias y también de las comunidades autónomas y por ende, del Ministerio de Sanidad.
Y en este sentido, tenemos que volver a insistir en que la nueva normalidad no es volver a la normalidad previa a la pandemia o actuar como si el virus hubiera desaparecido o directamente no existiera, porque necesitamos mantener la prudencia, mantener la cautela del concurso de toda la sociedad española, especialmente de las personas más jóvenes, ya que alguno de los rebrotes se asocian a comportamientos que se producen en lugares de ocio nocturno o en lugares de concurrencia de un número muy importante de personas. Donde este gobierno vuelve a rogar que se extremen esas medidas de precaución sanitaria. Básicamente, la distancia social, la utilización de mascarilla, el lavado de manos y la limpieza de los lugares públicos. Son recomendaciones estrictamente imprescindibles para mantener a raya el virus y que, por tanto, podamos protegernos a nosotros mismos, pero sobre todo a las personas más vulnerables.
Entrando ya por último en otros temas que se han abordado en el orden del día, deciros que el Consejo ha aprobado un acuerdo que establece el funcionamiento del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresa Estratégica. Como recordarán, este fondo fue aprobado por el Gobierno el pasado día 3 de julio y está dotado inicialmente con 10000 millones de euros. Como saben, recuerdan, el objetivo de este instrumento es otorgar un apoyo económico, público y temporal a las empresas no financieras que estén afectadas por la pandemia del COVID19 y que sean consideradas estratégicas para el tejido productivo a nivel nacional o regional. Un fondo que se ajusta a la normativa de ayuda de la propia Comisión Europea y se enmarca en esta estrategia de la Unión Europea de apoyo público de medidas de apoyo, frente a la situación de pandemia. Lo que hemos aprobado en el día de hoy es establecer las condiciones y los requisitos que son necesarios para acceder a este mecanismo.
En primer lugar, quiero destacar que el procedimiento tiene que iniciarlo la empresa mediante solicitud por escrito. También tendrá que acreditar que cumple con una serie de condiciones, como por ejemplo, que su domicilio social y sus principales centros de trabajo estén ubicados en España, que la empresa no esté en crisis o no estuviera en crisis a 31 de diciembre del año 2019, esto significa que no haya solicitado antes de esa fecha, ni declaración de concurso voluntario o haber sido declarada insolvente. Por supuesto, estar al corriente de las obligaciones tributarias también con la Seguridad Social. No haber sido condenada por delito de prevaricación, cohecho o malversación de caudales públicos, entre otros delitos. Y además, tiene que acreditar que sin esta ayuda pública cesaría en su actividad o tendría graves dificultades para mantenerse a flote. Tiene que justificar que el cese de la actividad tendría un importante impacto negativo en la economía del país o en el empleo nacional o regional. Y por último, tiene que presentar un plan de viabilidad en el medio y en el largo plazo, con una previsión de reembolso de este apoyo estatal.
Asimismo, estas empresas, sujetas a este fondo, tienen también que tener una serie de restricciones. Por ejemplo, no podrán realizar una expansión comercial agresiva ni asumir excesivos riesgos. Tendrán prohibido, de otro lado, distribuir dividendos y los miembros del consejo de administración no podrán cobrar prima o remuneraciones variables.
Como ya explicamos cuando se aprobó este fondo, los instrumentos de apoyo podrán consistir, bien en la concesión de préstamos participativos, bien en deuda convertible o en la suscripción de acciones o participaciones sociales, así como cualquier otro instrumento de capital.
Estas operaciones del fondo tienen que tener un importe mínimo de 25 millones de euros por beneficiario, salvo caso acreditado y justificado. Por su parte, el importe máximo será el que se considere imprescindible para restaurar esta viabilidad de la empresa, aunque en ningún caso podrá mejorar esta cantidad el patrimonio neto de la compañía a 31 de diciembre del año 2019.
Deciros, por último, respecto a este apartado, que también se recoge en el acuerdo, la composición, el funcionamiento del Consejo Gestor del Fondo y también que se pondrá en marcha antes de 30 días, lo que refleja el compromiso de este gobierno para proteger y para reforzar nuestro tejido productivo.
Segundo tema que le quería comentar, que también ha dado luz verde del Consejo de Ministros, ha sido un tema de capital importancia para este Ejecutivo, como el establecimiento de los umbrales de renta y patrimonio familiar y de cuantía de las becas y ayudas al estudio para el curso 2020 2021.
Un decreto que recoge, y así quiero expresarlo, el mayor aumento de la última década en el presupuesto, un incremento del 22% para esta partida hasta alcanzar los 1900 millones de euros en política de becas. Las novedades que se han introducido son en relación con los requisitos académicos y también con los umbrales de renta de los solicitantes para que estas ayudas lleguen a más estudiantes y en mayor cuantía, aquellos que lo necesitan. De hecho, el objetivo de la beca y de las ayudas al estudio no es solo el acceso a los estudios, sino también la permanencia en este sistema educativo, con independencia, a ser posible, de la situación socioeconómica de partida de cada estudiante.
Además de la inyección de 386 millones de euros, este Real Decreto incluye reforma de requisitos académicos. La nota de acceso se establece en un 5 en la beca no universitaria. También se produce elevación del umbral 1 de cuantía de la renta hasta casi equipararlo al umbral de la pobreza. Y en tercer lugar, la elevación de la cuantía fija en 100 euros, con la inclusión del alumnado con trastorno del espectro autista en las ayudas para estudiantes con necesidades específicas de apoyo educativo.
Todas estas reformas que se han introducido van a beneficiar a más de 600000 estudiantes, de los que 372000 son de nivel no universitario y 253000 son estudiantes de grado o de máster. Todo aumentarán en todos los niveles, el número de estudiantes que podrán recibir esta beca completa.
Y el tema, como decía tercero, que voy a comentar del Consejo de Ministro, tiene que ver con la aprobación de una inversión de 40 millones para el programa PROA, que es el programa dirigido a la orientación, avance y enriquecimiento educativo y que responde a la emergencia que se ha provocado por la situación de la COVID19, en donde queremos reforzar, restablecer el funcionamiento de los centros educativos para el próximo curso.
De hecho, el Ministerio de Educación distribuirá estos fondos entre las comunidades que tengan alumnados más vulnerables y podrán consultar el reparto de esas cuantías en la referencia del Consejo de Ministros.
E igualmente podrán consultar que el Consejo de Ministros ha aprobado dos Reales Decretos para la oferta de 2491 plazas para Policía Nacional y otras 2154 para la Guardia Civil en este marco de planificación que ha realizado el Ministerio del Interior. La oferta de empleo público que se aplica a estos dos cuerpos plantea una tasa de reposición de un 115%, tal como establecía la Ley de Presupuestos Generales del año 2018, pero además se le acumula otro 15% a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, de manera que esta tasa se eleva hasta el 130% y creo que habla por sí sola de la apuesta que hace este Gobierno por reforzar, por consolidar a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.
En el caso de la Policía Nacional, la autorización establece oposición libre para 2491 plazas, por lo que respecta a la Guardia Civil, la convocatoria contempla 2154 para ingreso directo en la escala de cabo y de guardia de este cuerpo. 862 plazas quedarán reservadas a los militares profesionales de tropa y marinería y otras 175 para alumnos del colegio del Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada, como suele siendo habitual.
El decreto autoriza la convocatoria para ingreso promoción profesional de 580 plazas entre escalas de oficiales y suboficiales.
Por eso les decía que esta oferta de empleo público creo que son esenciales para este servicio que se presta por parte del Ministerio del Interior y que, por tanto, viene a sumarse a las que ya se crearon en el año pasado, donde se establecieron 2606 nuevas plazas para Policía Nacional y 2275 para Guardia Civil. Un esfuerzo continuado durante estos últimos años que todos deseamos que sea necesario e imprescindible para seguir reforzando la confianza y la seguridad de los ciudadanos en nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.
Y sin más, paso ya la palabra a la ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación al Desarrollo para contarnos este plan adaptado con motivo de la pandemia sanitaria, donde siempre la solidaridad ha sido una seña de identidad de nuestro país y por tanto, de nuestro ejecutivo.