Entrevista al Presidente del Gobierno en el programa "Hoy por hoy", de la Cadena SER

Madrid, viernes 7 de marzo de 2008

Carlos Francino.- Don José Luis Rodríguez Zapatero, buenos días.

Presidente.- Muy buenos días.

C. Francino.- Gracias por acudir aquí. ¿Tiene ganas de que termine la campaña? Me decía Mariano Rajoy hace un par de días "me lo estoy pasando muy bien; que no termine, que no termine".

Presidente.- Yo creo que la campaña debe tener un tiempo razonable. Quince días está bien, sobre todo porque los ciudadanos también tienen una dosis de paciencia. Pero a mí, personalmente, me gusta la campaña y me está gustando esta campaña, porque hay una elevadísima participación de la ciudadanía, que creo que se va a traducir en una alta participación el próximo domingo.

C. Francino.- Es la campaña de los debates, sin ninguna duda.

Presidente.- Afortunadamente. Lo más importante de los debates no es quien los haya ganado; es que han ganado los ciudadanos, porque es un método democrático, transparente.

Hemos esperado quince años a recuperar los debates, los quince años que el Partido Popular no ha querido, y, cumpliendo mi compromiso, ha habido debates. Lo que deseo es que tengamos ya debates para siempre, porque será una manera mucho más útil de afrontar las campañas electorales y porque han fomentado el interés, la participación y, además, sirven para que la gente vea los proyectos que compiten.

C. Francino.- No sólo se lo pregunto por los debates, sino por un balance global de la Legislatura de su relación con el líder de la oposición. ¿Le ha decepcionado en algo Mariano Rajoy?

Presidente.- Estamos a pocas horas de medirnos en las urnas y a mí me gusta mantener el talante hasta el final.

Yo creo que el problema de fondo del Partido Popular y de Mariano Rajoy es la carencia de un proyecto, que se ha evidenciado mucho en estas últimas semanas. Ha sido una oposición muy agitadora, muy elevada de tono, muy de descalificación de la acción del Gobierno, pero a la hora de la verdad, para definir un proyecto, nos hemos encontrado en que no había nada. Fuese la agitación que han ejercido en este tiempo y no hubo nada, porque lo único que, al arranque de la campaña, pusieron encima de la mesa era a Pizarro como la gran opción para la economía española. Llegó el debate con Solbes y fuese y no hubo nada, porque no transmitió ninguna idea ni ningún proyecto.

Yo creo que eso es lo que ha caracterizado, en mi opinión, a Mariano Rajoy y al Partido Popular. Ha sido una oposición a la contra y lo único que quedará de su discurso en campaña son las propuestas de contrarreformas. Frente a una legislatura y a un proyecto de reformas reformas sociales, reformas en los derechos y reformas en el modelo de concebir España, todas sus tesis o sus postulados son de contrarreformas. Eso no es un proyecto.

C. Francino.- Ha mencionado el debate Pizarro-Solbes. ¿Pedro Solbes se ha comprometido con usted para cuatro años?

Presidente.- Por supuesto, y, además, en mi opinión, desde que le conozco, está en su mejor momento, porque a sus ya conocidas competencia económica, solvencia y seguridad que da a un Presidente del Gobierno y que da a todos los ciudadanos, además le he visto con un interés político por el proyecto y por las elecciones como nunca le había visto. Incluso, yo creo que hay mucha gente que le ha descubierto en su faceta más política, en su faceta de debatir, en su faceta de dar mítines, y ha enriquecido muchísimo ya una personalidad muy acreditada.

C. Francino.- Señor Rodríguez Zapatero, en esa retahíla de críticas que hacía usted hace un instante a la campaña y a lo que es el programa político del Partido Popular, me imagino que le sirve para suscribir lo que decía "Financial Times" el otro día de "una derecha premoderna en España". ¿Se apunta también a la definición de "izquierda poco motivadora" que hacía el mismo medio?

Presidente.- Pues no lo sé. Vamos a verlo el día 9 pero, si uno hace una comparación en lo que pueden ser proyectos progresistas, Gobiernos progresistas, hoy en Europa quizá podría decir en el mundo, pero no quiero exagerar, vamos a ver dónde ha habido un proyecto progresista capaz de hacer un crecimiento económico como el nuestro, de hacer una política social con leyes como la de Igualdad y la de Dependencia, subir las pensiones, subir el Salario Mínimo y elevar las ayudas a las familias. Es decir, todo un gran abanico, una gran agenda, de mejoras sociales y de mejoras en derechos y libertades.

Hoy nos podemos comparar con cualquier país del mundo en leyes de modernidad para lo que son los derechos de ciudadanos, la libertad individual, como la Ley del Matrimonio Homosexual, como un divorcio que no obligue a nadie a estar viviendo un tiempo innecesariamente en pareja o como la Ley de Igualdad. En fin, son un conjunto de leyes que diseñan un modelo de vivir, un modelo de convivencia, avanzado, moderno y progresista, permítame, como cualquier país progresista o más progresista del mundo.

O a ver dónde hay un proyecto que tenga una visión de la política exterior como la que nosotros hemos llevado a la práctica de ser en estos momentos, quizá, el Gobierno del mundo más comprometido con Naciones Unidas. Lo hemos sido apoyando todas sus decisiones, lo hemos sido elevando como nadie la ayuda al desarrollo a la cooperación y lo vamos a ser elevando en los próximos cuatro años, porque vamos a llegar al 0'7 por 100 no hay ningún país europeo de los importantes, salvo los nórdicos, que llegue al 0'7 por 100, y me parece que son cualidades o activos de un proyecto muy progresista, muy moderno y muy avanzado, que tenemos, además, que completar con lo que representa uno de los grandes desafíos en estos momentos para todo el pensamiento progresista que es el desarrollo sostenible, la lucha contra el cambio climático, un nuevo modelo económico alejado de la energía del petróleo, que no se acerque a la energía nuclear y que tenga una apuesta decidida por las energías renovables.

C. Francino.- ¿Y eso cómo se hace?

Presidente.- Como siempre se ha hecho todo en la vida.

C. Francino.- No acercarse a la energía nuclear, digo.

Presidente.- Como siempre se ha hecho todo en la economía: investigando, innovando, poniendo el talento y nuestras capacidades. Y España tiene una enorme capacidad de tener una energía proveniente de lo que es la fuerza eólica y la fuerza de la energía solar que nos haga líderes en el mundo. Ya tenemos las empresas líderes y ahora tenemos que dar un paso para que nuestro país cada vez dependa menos del petróleo y no tenga la tentación fácil de acercarse a la energía nuclear. Por eso, éste es uno de los grandes objetivos que tenemos para los próximos cuatro años.

C. Francino.- Le voy a decir algo que me llama mucho la atención: si hacemos un balance global de esta Legislatura, usted se estrena como Presidente del Gobierno tomando una decisión complicada, pero con la cual cumplía su palabra, y eso es una divisa política importante; sin embargo, en estos cuatro años, donde le han dicho muchas cosas (frívolo, irresponsable, traidor, chisgarabís, bobo y demás), le han llamado muchas veces mentiroso, señor Rodríguez Zapatero. Ayer Duran Lleida, en un mitin en Tarragona: que "tenga cuidado cuando miente". ¿Usted tiene la sensación de haber mentido en algún momento?

Presidente.- En absoluto. Los recursos de la oposición en el debate político siempre son elocuentes. Quiero decir: cuanto más se insulta, menos idea se tiene; cuanto más se descalifica, es que, en el fondo, hay menos argumentos para oponerse.

C. Francino.- Déjeme que le reformule la pregunta, permítame un segundo. Un Gobierno tiene entre sus competencias fundamentales administrar la información y la información sensible. ¿Dónde está la línea que separa esa administración de faltar a la verdad?

Presidente.- En una sociedad democrática como hoy, en donde hay una pluralidad de medios de comunicación y en donde hay tantos medios y nuevos tecnológicamente, la información fluye de una manera, afortunadamente, espectacular. Lógicamente, el Gobierno dispone de información, pero muchas cosas están circulando en los medios de comunicación a diario. En algunos temas, el Gobierno tiene una información anticipada, eso es cierto.

Pero, fíjese, no ha habido una legislatura, ni un Gobierno, más transparente que éste y voy a poner algún dato que me parece evidente: he sido el Presidente que más veces ha comparecido en el Parlamento; he sido el Presidente que se ha sometido a más control parlamentario; he sido el primer Presidente que ha renunciado a que le pregunte su propio Grupo; he sido el primer Presidente que acepta preguntas en el Senado; he sido el primer Presidente que ha comparecido en una Comisión de Investigación; he sido el primer Presidente que ha estado siempre dispuesto al diálogo y he sido el Presidente que ha recuperado los debates electorales. Y he intentado ser un Presidente que ha cumplido sus compromisos básicos.

Incluso en los temas más difíciles que hemos vivido en esta Legislatura, como ha podido ser la apuesta por ver el fin de la violencia, objetivamente no ha habido un proceso de diálogo con más transparencia. Ha sido sometido al control parlamentario una semana sí y otra también, incluso hasta llegar al punto de comparecer, como he comparecido, después de un atentado terrorista, cosa que era la primera vez que sucedía en la España democrática, la primera vez. Por tanto, he estado sometido a un control y a una exigencia.

La democracia garantiza el contraste de las opiniones y de los hechos. La verdad siempre tiene más fuerza que la mentira, lo vimos hace cuatro años en las elecciones, y mi apuesta es que lo veremos el próximo domingo.

C. Francino.- ¿Ha sido usted el Presidente de todos los españoles?

Presidente.- He trabajado cada día para ser el Presidente de todos los españoles. La mejor prueba es que he llegado a crear un escenario de diálogo social en el que hemos tenido veinte acuerdos entre empresarios y sindicatos. Ha sido la Legislatura con menos horas de huelga de la democracia por mi afán por el diálogo y creo que es extraordinariamente positivo.

Por Moncloa han pasado… He tenido sesenta reuniones con los Presidentes de Comunidades Autónomas. Han pasado todos los Presidentes de Comunidades Autónomas y el mismo número de veces, prácticamente, los del Partido Popular que los del Partido Socialista. Y he suscrito acuerdos con todas las Comunidades Autónomas.

He procurado el diálogo. Es verdad que hubieran sido deseables más diálogo y más acuerdos con el Partido Popular. Pero hoy, cuatro años después, visto con perspectiva, si no ha sido posible es porque el Partido Popular asumió muy mal su derrota electoral de hace cuatro años. Eso explica el tono de crispación y lo que hemos vivido en este período. Pero eso ya lo hemos vivido; lo que me importa es lo que tenemos por delante, los próximos cuatro años. Esta etapa ha de ser una etapa de convivencia, de serenidad y de diálogo.

Yo pido a los ciudadanos que emitan un mensaje nítido en las urnas. Ese mensaje nítido es que queremos que los próximos cuatro años las cosas discurran de otra manera en la política porque, si no fuera así, si esa crispación y esa descalificación como argumento se mantuvieran, corremos el riesgo de que eso se traslade a la sociedad. Lo que deseo, el deseo mayor que tengo para los próximos cuatro años, es que el clima de tolerancia, de diálogo y de respeto que hay en la calle vuelva a recuperarse en el Parlamento y en la política.

C. Francino.- Le voy a pedir por un minuto, señor Rodríguez Zapatero, que se ponga en mi lugar y en el lugar de los oyentes que están escuchando la radio a esta hora de la mañana, que posiblemente le escucharon anoche en "El Larguero", que posiblemente hayan leído la entrevista de "El País"…

Presidente.- Espero que no estén saturados.

C. Francino.- …y que con toda la seguridad le han escuchado durante los últimos quince días. ¿Le queda algo por decir o por prometer que no sepamos?

Presidente.- No. Me queda por pedir una mayoría amplia.

C. Francino.- No, ésa ya la ha pedido.

Presidente.- Me queda por pedir una mayoría amplia y por afirmar que tenemos un país fuerte y que hay que fortalecerlo en la convivencia; que tenemos un horizonte de ponernos en un país de los más avanzados y con mejor bienestar del mundo en los próximos cuatro años. ¿Quién puede hacer eso? Un proyecto como el que representa el Partido Socialista en el ámbito de fortalecer una economía más innovadora, en el ámbito de comprometerse con nuevos derechos sociales y en el ámbito de luchar contra el cambio climático.

Me queda por decir que, desde luego, en los próximos cuatro años, rectificaré lo que sea necesario, mantendré mi visión y mi actitud de gobernar con humildad, y pedir a la inmensa mayoría de los ciudadanos que vayan a votar. Donde los ciudadanos votan, el poder es de los ciudadanos, y donde no votan, el poder tiene a los ciudadanos.

C. Francino.- ¿A finales de 2008 tendremos un millón de parados más en España? Es un dato del Grupo G-14, de las principales empresas constructoras de este país.

Presidente.- La verdad es que la evolución del empleo ha sido extraordinariamente positiva en los últimos años. Es la cifra de paro más baja de la democracia y nuestro país tiene condiciones, en esta Legislatura, para llegar al pleno empleo. Ahora tenemos un momento de ajuste en la construcción. Se está trabajando en un plan de recolocar a las personas que pierden el empleo en el sector de la construcción y en el inmobiliario…

C. Francino.- Eso lo dijo en el Debate. ¿En qué consiste lo de recolocar?

Presidente.- Fundamentalmente, formación y, fundamentalmente, unir demandas de otros sectores que las hay, pues sigue creándose empleo. En el mes de febrero, que aumentó el número de parados que se han inscrito en el registro, se recuperaron 90.000 afiliaciones. O sea, hay muchos sectores demandantes de empleo y hay que hacer que las personas que estaban en la construcción o en el sector inmobiliario puedan cubrir la demanda que hay en otros sectores. Por ejemplo, en el sector de administración de fincas hay demanda de empleo.

El Ministro de Trabajo está trabajando con ese sector para que personas que han estado trabajando en el sector inmobiliario o en las oficinas inmobiliarias, que gestionaban la compra-venta de pisos, muchas de las cuales han cerrado, puedan pasar a ese sector. Ésta es la labor que tiene que hacer un Ministerio de Trabajo activo siempre en acuerdo con empresarios y sindicatos.

Pero el potencial de la economía española sigue fuerte. Hemos tenido dos últimos datos positivos de estos días, el Índice de Producción Industrial, que se ha recuperado, y la actividad en el sector servicios, que también se ha recuperado. Por tanto, debemos de tener un mensaje de confianza porque, además, el pesimismo no ha creado nunca un puesto de trabajo; la confianza, el trabajo, las ganas, el sumar esfuerzos, sí.

C. Francino .- Estamos hablando de economía y antes me ha dicho que Pedro Solbes se ha comprometido por cuatro años. ¿Tiene usted in mente su futuro Gobierno si gana las elecciones del domingo? ¿Algún nombre, alguna sorpresa?

Presidente.- Habrá algún cambio, pero con la estructura básica del Gobierno mi intención es continuar.

C. Francino.- De cero a diez, ¿al Gobierno de ahora qué nota le pondría de satisfacción suya?

Presidente.- A los Ministros les pongo una nota alta y no voy a poner nota al Presidente; pero sí quiero subrayar que yo tengo un Gobierno concebido con dos columnas básicas que, en mi opinión, es lo mejor que tenemos en la vida pública. Las dos columnas son: en el área económica, Pedro Solbes, incuestionable para todo el mundo: seguridad, seriedad, rigor y competencia; y en el área política, María Teresa Fernández de la Vega: seguridad, trabajo, rigor y seriedad. Ésas son las dos columnas de un equipo. Están muy pensadas desde el inicio de la Legislatura, han funcionado muy bien, nos entendemos perfectamente y creo que le da un gran rigor.

No quiero hacer una comparación pero, sinceramente, creo que en eso el Partido Popular, y Rajoy en concreto, tiene problemas muy serios.

C. Francino.- Señor Rodríguez Zapatero, como yo sabía, y se lo he preguntado antes, que sería complicado sacar algún titular muy novedoso de esta entrevista, ayer, cuando la preparaba, pensé en una cosa: ustedes se van a callar en las próximas horas: el sábado, jornada de reflexión y, el domingo, los ciudadanos votan…

Presidente.- A los ciudadanos les sorprenderá.

C.Francino.- Durante cuatro años a los políticos les escuchamos con mucha frecuencia lo que piensan, lo que proponen, lo que prometen y lo que sugieren, y a los ciudadanos se nos suele preguntar siempre a través de las encuestas. Yo, como sé que usted es muy amante de los hábitos democráticos, le he preparado una mini encuesta para que me conteste cómo tendría que contestarla yo o cualquier persona que esté escuchando la radio.

He cogido cuatro titulares de la Legislatura y usted tiene cuatro opciones de respuesta que son las de un sondeo: muy de acuerdo, bastante de acuerdo, bastante en desacuerdo o muy en desacuerdo.

Presidente.- Esto es muy original.

C. Francino.- Primero, ¿es bueno que haya un Gobierno de mayoría absoluta, sea del partido que sea, para que las minorías no impongan sus condiciones?

Presidente.- Bastante de acuerdo.

C. Francino.- Segundo, ¿es lógico que en Cataluña se imponga una multa a alguien que sólo rotula su comercio en castellano, porque el catalán ha sido discriminado muchos años y ahora hay que compensar?

Presidente.- Es una norma que está aprobada por los órganos que tienen la competencia y hay que respetar las normas, y, sobre todo, no hacer de ello un elemento de división, aunque…

C. Francino.- Pero eso es voto explicativo, ¡eh! Voto con observaciones, de momento, en las encuestas no funciona. ¿Muy de acuerdo, bastante de acuerdo, bastante en desacuerdo o muy en desacuerdo con esta afirmación?

Presidente.- Estoy más de acuerdo.

C. Francino.- Está más de acuerdo.

Tercero, José Luis Rodríguez Zapatero ha sido demasiado ambicioso al pretender en una sola legislatura resolver la cuestión catalana y el terrorismo de ETA. ¿Muy de acuerdo, bastante de acuerdo, desacuerdo o muy en desacuerdo?

Presidente.- Es que mezclar las dos cosas es complicado. Si puedo separar ETA y lo que representa el Estatuto de Cataluña…

C. Francino.- Vale. Venga.

Presidente.- En lo de ETA, bastante de acuerdo.

C. Francino.- Bastante de acuerdo.

Presidente.- Y en lo que afecta al Estatuto de Cataluña, bastante en desacuerdo. Yo creo que Cataluña no es un problema; Cataluña es un activo, una virtud, para España. Una manera de ser español es cómo se vive y cómo se siente Cataluña. Esto sí que es un problema de fondo, de concepción.

Ayer decía en el mitin de San Jordi que en España nadie tiene la propiedad intelectual de la idea de España. España es Cataluña, Galicia, Canarias… Cada uno a su manera, pero nadie nos va a imponer una idea de España. Hemos firmado todos en la Constitución que respetamos la diversidad y la pluralidad, y todas las lenguas y todas las banderas. Ésa es nuestra manera de ser y, por cierto, nuestra fuerza.

C. Francino.- Último, porque a los encuestadores, si les contestaran así, tenían que hacer horas extras. Frase, y usted me dice si está de acuerdo, en desacuerdo, mucho, poco: "la gestión de la Economía que hizo el Gobierno de Aznar fue, en términos generales, positiva para España".

Presidente.- Bastante en desacuerdo.

C. Francino.- Señor Rodríguez Zapatero, para terminar, ¿qué le desea a la niña de Rajoy?

Presidente.- Que sea feliz, igual que le deseo a él que sea feliz.

C. Francino.- Pues yo le deseo lo que les he dicho a todos los candidatos. Sé que tiene usted el "copyright", pero buenos días y buena suerte, señor Rodríguez Zapatero.

Presidente.- Buenos días y buena suerte.