Está usted en:
  • Enviar

Margallo participa en el seminario "Las Claves de la Cumbre del Clima: París 2015"

Martes 24 de noviembre de 2015

El consenso científico señala que el incremento significativo de emisiones de gases de efecto invernadero a lo largo de los últimos 150 años es, en gran medida, resultado de la acción del hombre y consecuencia de nuestro modelo de producción y consumo. Ese incremento en el volumen de emisiones está generando un calentamiento global que de no revertirse tendría efectos adversos sobre el clima, la producción de alimentos, el acceso al agua potable, la salud o la seguridad internacionales. Como ha insistido el Ministro García-Margallo, nos jugamos mucho en la Cumbre del Cambio Climático (COP21).

Naciones Unidas trabaja desde hace más de veinte años en la lucha contra el cambio climático a través de su Convención Marco sobre Cambio Climático y el Protocolo de Kioto. Recientemente, la Cumbre sobre Desarrollo Sostenible incluyó un objetivo específico sobre cambio climático.

La COP 21, que se celebrará en París del 30 de noviembre al 11 de diciembre, es una oportunidad para responder a la exigencia social contra el cambio climático. El objetivo último de la Cumbre es que la temperatura global del planeta no se incremente más de 2ºC sobre los niveles preindustriales. 

España apuesta por un acuerdo universal, vinculante y ambicioso. Un acuerdo justo y razonable que no sea un fin en sí mismo, sino un paso en la dirección correcta. Un acuerdo con visión a largo plazo que facilite una transición hacia un nuevo modelo productivo y de consumo bajo en carbono y respetuoso con el desarrollo sostenible. Para ello, el ​​​ministro García-Margallo reclamó la implicación de la sociedad civil.

España participa en la negociación internacional de cambio climático en el marco de la UE y comparte sus objetivos y posición de liderazgo en esta materia. Así, la UE se ha fijado como objetivo vinculante reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en, al menos, un 40% en 2030 con respecto a los niveles de 1990.