Está usted en:
  • Enviar

Réplica del presidente del Gobierno a todos los grupos parlamentarios, en el Pleno del Congreso de los Diputados

Congreso de los Diputados, miércoles 24 de octubre de 2018

Presidente.- Gracias, señora presidenta. Gracias a todos y cada uno de los intervinientes en este debate que, sin duda, es importante.

Voy a responder a todos y cada uno de ellos, por el orden de intervención que ha habido. En primer lugar, voy a responder al señor Casado, como líder de la oposición, y líder del Grupo Parlamentario Popular.

Y me gustaría, lo primero, trasladarle una reflexión, señor Casado. Yo creo que, bueno, es la primera vez que usted interviene en tribuna, en la comparecencia del Gobierno, y, por tanto, creo que hay que sentar las bases, al menos de la relación y de la dialéctica parlamentaria que, sin duda alguna, en ocasiones, pues, es difícil. Entiendo que el fervor del momento, pues le puede llevar, en fin, a decir más palabras por minuto que las habituales, o incluso, el tono, pero algunas de las cuestiones que usted ha dicho en su intervención, yo creo que no son aceptables: el acusarme a mí de partícipe y responsable del golpe de Estado que se está perpetrando en nuestro país, no es algo aceptable, señor Casado.

Tiene usted una enorme oportunidad, ahora, en el turno de réplica, para retirar esta frase. Yo le explico que lo haga. Creo que, por supuesto, vamos a tener diferencias sustanciales en múltiple ámbitos, que vamos a reprocharnos mutuamente en muchas cosas. En fin, eso entra dentro del juego, y es asumible. Pero usted a mí no me puede reprochar el ser un supuesto 'golpista' ni un supuesto colaborador del golpismo.
Por lo tanto, lo que le pido, señor Casado, es que retire aquí, cuando suba a la tribuna, esa frase que lo que hace es llenar de ignominia a su Grupo parlamentario.

En fin, tan importantes son todos los artículos de la Constitución, usted, reiteradamente, siempre señala el artículo 155 de la Constitución Española. También lo es el artículo 113 de la Constitución Española por el cual se plantea y se reconoce constitucionalmente una moción de censura constructiva, que es lo que ha hecho este Gobierno cuando estaba en la oposición: plantear una opción de Gobierno constructiva que, precisamente, está haciendo muchas de las cosas que ustedes no hicieron cuando estaban en el Gobierno.

En todo caso, señor Casado, lo que le puedo decir, al menos como recomendación, es que haga oposición. Que vuelva a la moderación, y que abandone la crispación, la radicalización, porque al fin y al cabo, creo que eso no es, precisamente, lo que esperan, en buena medida, los votantes de centro derecha de este país. Esperan un Partido Popular renovado. Y renovar es evolucionar, no es involucionar. No es volver a tesis pasadas que, precisamente, lo que han hecho es que ustedes estén ahora mismo en la oposición.

En todo caso, claro yo tengo dificultades para responder a algunas de las cuestiones, porque el objeto de la comparecencia era claramente los distintos Consejos que ha habido, el Consejo del artículo 50, el Consejo ordinario, o mejor, dicho, la Eurocumbre y, posteriormente, también, lógicamente, lo que tiene que ver con la cuestión de Arabia Saudí.

Usted no ha respondido a ninguna de estas cuestiones. Por lo tanto, la reflexión que me gustaría hacerle a usted, y espero que, a lo mejor, me la despeje en su segundo turno de intervenciones, si de verdad a usted le preocupa o le ocupe el Brexit, los ciudadanos españoles que viven en el Reino Unido, los ciudadanos del Reino Unido que viven en España. Las empresas españolas que tienen intereses comerciales e inversiones en el Reino Unido, porque usted no se ha referido a nada de eso, señor Casado.

Ha venido aquí a hablarnos de todo, menos del objetivo de la comparecencia. Será porque no le preocupa. Será porque no le interesa. Será porque lo desconoce. En fin, pero me veo obligado a entrar en algunas de las cuestiones que usted ha planteado, porque lógicamente, si no las respondo, pues evidentemente, no estaría cumpliendo con mi deber.

Mire, yo le he dicho en muchas ocasiones, en relación con Cataluña y la posición que ha mantenido el Partido Popular durante estos últimos 15 años. Le veo muchas veces ahora andar con Aznar por ahí, presentando libros, y  haciendo referencias al aznarismo. En fin, ya usted tendrá que ver dónde se posiciona ideológicamente, si en el centro derecha o en la derecha, o en la derecha extrema. Pero acuérdese de una cosa, señor Casado: José María Aznar ganó las elecciones hablando catalán en la intimidad. Acuérdese de lo que le he dicho.

Porque, claro, usted viene aquí y parece que ustedes no han estado gobernando durante estos últimos siete años. Usted viene aquí y parece que usted no ha estado en un partido que, cuando se planteó una propuesta política para resolver la cuestión catalana, como es el Estatuto de Cataluña, plantaron mesas petitorias en Andalucía, en todas las partes de España. Yo recuerdo hasta cuñas que hacía el entonces presidente del PP, el señor Arenas, alertando a los niños andaluces y a las familias andaluzas que como consecuencia del Estatuto de Autonomía de Cataluña iban a acabar aprendiendo catalán en las escuelas andaluzas.

En fin, yo lo que le quiero recordar, señor Casado, es su irresponsable oposición cuando el señor Rajoy era presidente del Partido Popular, y el señor Zapatero era presidente del Gobierno de España con la cuestión del Estatuto de Autonomía. El recurso de inconstitucional ante el Tribunal Constitucional, que, por cierto, cuando fue vicepresidenta del Gobierno, la señora Soraya Sáenz de Santamaría dijo que había sido un error haber presentado ese recurso de inconstitucionalidad. Los dos no-referéndums que se celebraron y que se plantearon en Cataluña, la declaración unilateral de independencia, la situación que llevó, el año pasado, precisamente, a la aplicación inédita en la historia democrática de nuestro país del artículo 155 de nuestra Constitución.

En fin, no debería usted llegar a una reflexión de que, a lo mejor, si usted lo que está haciendo es volver a pedir la aplicación del Artículo 155 es porque no tiene ningún tipo de discurso, de solución para Cataluña.

Es más, no deja de llamar la atención que usted el otro dia dijese en una entrevista en un medio digital, que la primera decisión que usted tomaría sería la aplicación de un Artículo 155 duro. Esa es su propuesta política para resolver los problemas en Cataluña. Un artículo 155 duro, como si hubiera artículo 155 blando, medio …

Mire, el artículo 155, señor Casado, debe tomarse con extraordinaria responsabilidad. Mire, yo le he escuchado decir en una entrevistas que estaría dispuesto a aplicar el artículo 155 hasta, incluso, sin el apoyo de otros Grupos parlamentarios, singularmente, del Partido Socialista Obrero Español.

Pues fíjese lo que le digo, señor Casado, usted es un absoluto irresponsable. Lo es. Lo es. Yo no sé, honestamente, señor Casado, me lo pone muy fácil, de verdad, piénselo, cuando llegue a casa. Reflexione sobre la estrategia de oposición que está haciendo usted. Lo pone demasiado fácil. Y, desde luego, no rompa consensos institucionales.

Si desgraciadamente, nos tenemos que ver en una situación parecida a la que se vivió hade un año, con un Gobierno del Partido Popular que contó, precisamente, con el apoyo firme, seguro, y hasta incluso, en algunos momentos, mordiéndonos la lengua, porque había cuestiones que no nos estaban buscando, necesitan de un amplio consenso parlamentario, señor Casado.

Y, desde luego, esa vía, ese camino que usted ha escogido, yo no sé adónde le llevará, pero reflexione una cuestión. Todo lo que usted está diciendo sobre la política territorial, todo lo que está usted diciendo sobre la política de migración, no le beneficia al Partido Popular, le beneficia a Ciudadanos y a Vox.

Venezuela. Venezuela que, en fin, con el señor Rivera suele ser un tema habitual en las sesiones de control, y en las comparecencias cuando gobierna la izquierda.

Mire, yo tengo que decirle, señor Casado, y, también al señor Rivera se lo voy a decir con todo respeto y sin acritud. Ustedes son políticos sin escrúpulos. Sí, sí. Les voy a decir por qué. Sí, escúchenme. ¿Saben por qué? Porque ustedes están utilizando para consumo doméstico el dolor y el sufrimiento del pueblo venezolano.

Claro, a ustedes qué más les da, que como líder de la oposición yo no reconociera las elecciones en Venezuela. A ustedes qué más les da las reuniones que hemos mantenido con distintos líderes de la oposición venezolana. Mañana mismo me reuniré con otro que acabamos, precisamente, de liberar en Venezuela, un estudiante que ha permanecido durante muchos años en la cárcel de Venezuela, como consecuencia del régimen de Maduro.

A ustedes qué más les da, señor Casado, que nosotros hayamos apoyado en nuestro primer Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea todas las acciones del endurecimiento del régimen de sanciones a los líderes del régimen venezolano, como ha hecho precisamente este Gobierno. A ustedes eso les da igual, porque lo que están es en intentar trasladar y traducir una posición política, sensata, cargada de sentido común, y es la de mantener las sanciones a los líderes del régimen venezolano, pero también, desde el punto de vista de la Unión Europea de facilitar un diálogo que es necesario para resolver una crisis política profunda que vive Venezuela, a ustedes qué más les da, porque lo que están es en intentar capitalizar la crisis y el sufrimiento y el dolor de Venezuela para intentar reprochar al Grupo Parlamentario Socialista y a este Gobierno el apoyo de Unidos Podemos. 

De verdad, hablemos claramente, si a ustedes Venezuela no les importa. A ustedes lo que les importa es reprochar el apoyo de Unidos Podemos al Gobierno de España, y eso es no tener vergüenza, señor Casado. Eso es no tener vergüenza.

Mala memoria, señor Casado, también tiene usted. Claro, viene usted aquí a poco menos que a decirnos que el Partido Popular, en fin, cuando ganaba el Partido Popular todo eran ventajas. Había compromisos en todos los ámbitos que se cumplían por parte del Gobierno de España para con la Unión Europea.

Yo le recuerdo, señor Casado que, con ustedes en el Gobierno se incumplieron los objetivos de déficit en 2012, en 2013, en 2014 y en 2015. Sí, señor Casado. Tengo que recordarle, además, que también se recibieron por parte del Gobierno de España a instancia, no de un director general, sino de comisarios y vicepresidente de la Comisión Europea. Dos cartas, al menos en 2016 y 2017 alertando sobre la desviación de los objetivos de déficit de los presupuestos que ustedes enviaron.

En fin, yo tampoco le quiero dejar de mencionar el que ustedes pusieron a España en la cola de la transposición de muchísimas directivas comunitarias que ahora mismo este Gobierno está intentando sacar adelante.

Por tanto, el objetivo, o mejor, dicho el compromiso europeo de su Gobierno no es, ni de lejos, el que tiene este Gobierno. Estamos haciendo todo lo que ustedes no hicieron, y, por cierto, también le digo una cosa, y al señor Rivera también, porque parece que no se acuerdan de que el objetivo o la previsión de déficit público que ustedes presentaron en 2018 era de más de 4.600 millones de euros. Y ya, entonces, precisamente, la Comisión Europea alertaba de que ustedes no iban a reducir el déficit estructural.

La respuesta del Gobierno de España reduce el déficit estructural en un 0,4%. Ese es el grado de compromiso que tiene el Gobierno de España, respecto a lo que ustedes plantearon.

En fin, también es verdad que cuando usted habla de los Presupuestos Generales del Estado hay una cosa que parece que, al menos, alberga cierta esperanza, y es que van a dejar ustedes, entonces, de bloquear. Vamos a poder hablar de los Presupuestos. ¿Van a dejar ustedes de bloquear en la Mesa del Congreso de los Diputados, de manera espuria, la modificación de la Ley de Estabilidad Presupuestaria que goza de un amplio consenso y una mayoría absoluta en este Parlamento? Eso es respetar al Parlamento, señor Casado.

En fin, yo también le digo una cosa a sus señorías del Grupo Parlamentario Popular, y también del Grupo Parlamentario de Ciudadanos, porque como ha apelado a los votantes socialistas el señor Rivera. En fin, estos Presupuestos son unos Presupuestos, señorías, cargados de sentido común. De sentido común. ¿O no es de sentido común recuperar el subsidio al desempleo de los parados de más de 52 años?

¿O no es de sentido común recuperar la cotización a la Seguridad Social de los cuidadores no profesionales, que en su mayoría son mujeres, familiares de los dependientes?

¿O no es de sentido común aumentar en un 6,7% la inversión en I+D+i, y en Ciencia en este país?

¿O no es de sentido común subir el Salario Mínimo Interprofesional a 900 euros, en un país, cuya realidad laboral es dramática, con seis millones de trabajadores y de trabajadoras que cobran menos de 600 euros al mes? ¿No es de sentido común?

Yo estoy convencido de que hay votantes del Partido Popular y de Ciudadanos que consideran que esto es de sentido común.

O sea, que ustedes deben aprobar los Presupuestos Generales del Estado, señor Casado.

Pero, en fin, claro, usted habla de Gibraltar. Mire señor Casado, le voy a decir una cosa, porque la posición que ha mantenido el Gobierno de España, que está manteniendo el Gobierno de España en la negociación con el Reino Unido es la misma que se ha mantenido y que se mantuvo por el exministro Dastis y del señor Rajoy.

No, no mire, al señor Margallo y hable con el señor Dastis. Créame lo que le digo. Hable con el señor Dastis y hable también con el señor Rajoy. Hable menos con Aznar, y hable un poquito con Rajoy, ya verá como la posición que tiene el Gobierno de España es la misma que mantuvo el anterior Gobierno en relación con Gibraltar.

Si la cosa es bien clara, señor Casado. Infórmese bien.

Vamos a ver: una cosa es el Acuerdo de retirada y otra cosa es la declaración política de relación futura entre el Reino Unido y la Unión Europea. En lo que estamos ahora es en el Acuerdo de retirada, en lo que es el periodo de transición. Y eso es lo que vislumbró bien la anterior Administración del Partido Popular, y que nosotros hemos seguido. Hemos heredado, y como es una cuestión de Estado, estamos siguiendo la misma línea, que es acordar un protocolo, un protocolo de relación en una cuestión tan fundamental como es Gibraltar. Nada más. Que toca temas que tienen que ver con los derechos de los ciudadanos, el transporte aéreo, la fiscalidad, el medio ambiente, la pesca, la cooperación judicial, las aduanas. Eso es lo que está inscrito en el protocolo. A partir de ahí, hay lógicamente, como bien ha dicho antes la portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, cuatro memorandos de entendimiento que estamos ahora mismo negociando con el Reino Unido.

Uno es un aspecto mucho más exacto de los derechos de ciudadanía. Otro sobre cooperación policial y aduanera. Otro sobre medio ambiente y pesca. Otro sobre tabaco. Y otro sobre cooperación y el tratado fiscal. Y tengo que decirle que prácticamente hemos llegado a acuerdos en los tres primeros, y donde tenemos, evidentemente, las dificultades son en los que tienen que ver con el tabaco y el acuerdo fiscal.

Ahora, no malinterpreten mis palabras. No retuercen mis palabras. No las manipule. Yo no estoy diciendo que si hay acuerdo bien, y si no, también. Lo que he dicho es que hay ya un protocolo, que se ha acordado, que cuenta con el apoyo del jefe de la negociación por parte de la Unión Europea, que es el señor Barnier. Ese es el protocolo. Se ha llegado a un acuerdo que es coherente no solamente con la posición que ha mantenido este Gobierno, sino el anterior. Y que lo que estamos en la negociación de cuatro memorandos con el Reino Unido en relación con Gibraltar.

Si llegamos a esos acuerdos, pues bien. Y si no, pues no pasa nada, porque ya hemos firmado y hemos llegado a un acuerdo en relación con el protocolo. Y creo que esto es importante porque el Brexit no puede pararse por esto, pero, lógicamente, el Brexit no se puede producir sin tener en cuenta el aspecto de Gibraltar como hemos tenido desde el primer momento en cuenta.

En definitiva, señor Casado, yo, en fin, me gustaría tener un debate mucho más fructífero, menos de golpes de pecho, --tengo que decírselo--, menos de crispación, más de moderación, más de futuro, con el Partido Popular.

Yo, en la primera reunión y última que he tenido con usted, señor Casado le ofrecí cuatro acuerdos, cinco acuerdos, creo recordar, uno de ellos era sobre la migración. Usted los ha desestimado, los ha desechados. Tampoco ha hablado ni de ciencia, ni de infraestructuras, ni de Europa; le da igual. Usted expande y exporta su irresponsabilidad por toda Europa. No hay problema.

También le digo una cosa, señor Casado: los españoles toman nota. Créame, toman nota. Toman nota y le digo una cosa, ustedes no supieron gobernar y no saben hacer oposición. Y al ritmo que van, van a estar bastantes años en la oposición.

Sobre la intervención del señor Iglesias, sí me gustaría plantear una previa y es, precisamente, en relación con el comentario que ha hecho, con la digresión que ha hecho sobre el Brexit y Cataluña. Yo creo que, en fin, hablaba en primer lugar de la forma, y también del fondo. De la forma de hacer política que ha llevado ahora mismo al Brexit. Y, precisamente, hacía un llamamiento a todos, a todas las partes. No estaba solamente reprochando el que algunas fuerzas ahora mismo están defendiendo la independencia de Cataluña no estén mirando de las consecuencias políticas que se están sufriendo y que se van a sufrir de manera mucho más intensa cuando se materialice el Brexit. Y también hablaba de nosotros, de aquella parte que no estamos a favor de esa segregación, de esa separación, que defendemos la unión de España, que defendemos que puede haber diversidad territorial, un reconocimiento a la diversidad territorial a nuestro país, sin menoscabo entre la igualdad entre españoles, y que si había un punto de unión, si había un denominador común era, precisamente el fortalecimiento de la Unión Europea.

Y yo siento discrepar del señor Esteban. Yo no he dicho que las fuerzas independentistas sean fuerzas antieuropeistas, al contrario. Son fuerzas que defienden otro tipo de Europa.

Lo que digo es, después del Brexit, la Unión Europea se tiene que reforzar, y si la Unión Europea se tiene que reforzar, --y esa es la gran oportunidad que tiene el Brexit-- para los que nos quedamos en la Unión Europea. Lo que tendremos que hacer no será centrifugar, lo que tendremos que hacer será abrir procesos de integración federal. Y eso creo que es la gran vía, la gran avenida que, también, podemos sacar como lección para resolver la cuestión catalana en el plano nacional.

Y, desde luego, también, no solamente a ellos, también a nosotros, creo que tenemos que tomar nota de lo que ha ocurrido en el Brexit y ser muy conscientes de que si el Brexit ganó, aunque fuera por un 51%, probablemente, no, seguro que tuvo mucho que ver con la falta de reforma de la Unión Europea. Y, también la falta de reformas del Reino Unido en cuestiones que, luego, se tradujeron en un voto contrario al sistema, ya sea el británico o el de la Unión Europea.

Por tanto, creo que lo que estaba haciendo era una reflexión sobre la reforma, la transformación y la necesidad de que unos y otros seamos conscientes de lo que nos estamos jugando. Porque los errores históricos ya los estamos viviendo.

Y, fíjese lo que está costando el Brexit a un país, que es el Reino Unido, que tenía su propia moneda, su propio Banco Central. Lo que va a costar, pues, imagínese, en algo mucho más cercano como pueda ser una potencial segregación de una parte de nuestro territorio con la que compartimos no solamente Banco Central, sino también moneda, cultura, historia y múltiples cuestiones.

Este es simplemente el planteamiento que quería hacerles. La reflexión que quería hacer en relación con el Brexit, para hacerlo en una traducción de política doméstica.

Yo no puedo coincidir con usted, señor Iglesias, en que estamos teniendo un perfil bajo en política internacional. Al contrario, creo que, --y quiero, además trasladárselo--, estar en la Asamblea General de la Naciones Unidas y trasladar el compromiso que tiene este Gobierno con el feminismo, con la igualdad de género, o trasladar el compromiso que tiene este Gobierno con una aproximación al fenómeno de la migración respetuosa con los derechos humanos. O trasladar el que España ha vuelto a la senda de los compromisos medioambientales, y que nos tomamos muy en serio la Agenda 2030, y que nos tomamos muy en serio los compromisos vinculados con los Acuerdos de París, que, precisamente, han sido reprochados por algún interviniente al cual posteriormente me referiré. Creo que justamente es lo contrario, que no tenemos un perfil bajo, tenemos un perfil acorde con el tamaño y la importancia de nuestro país.

Por tanto, tanto en la cuestión climática, en la cuestión de la Agenda 2030, estas son dos referencias que nosotros, como Gobierno defendimos incorporar en las resoluciones del Consejo Europeo, y ahí están.

Comparto con usted la reflexión que ha hecho sobre la seguridad. No deja de llamar la atención que a quien ha llamado la atención y ha tirado de las orejas  la Comisión Europea es a un Gobierno del que forman parte unos extremistas, con los cuales el Grupo Parlamentario Popular hace manitas ideológicas.

Señor Casado ¿nos puede decir qué valores esenciales comparte usted con Vox?

Señor Rivera ¿nos puede decir por qué no rechaza la asistencia de Vox al acto que usted va a plantear y va a celebrar en Navarra?

Pero yo creo que, efectivamente, que uno de los grandes mensajes que hemos trasladados al conjunto de la Unión Europea es que, precisamente, dos fuerzas de izquierdas, como es Unidos Podemos y es el Partido Socialista Obrero Español, podemos hacer políticas expansivas, políticas de reconstrucción del Estado del bienestar, políticas de derechos laborales, con una subida del Salario Mínimo Interprofesional tan importante, como la que viene recogida en el acuerdo, sin tener que poner en cuestión, como pone, por ejemplo, el Gobierno italiano, la senda de estabilidad, y el pacto de estabilidad y crecimiento de la Unión Europea.

Y, en ese sentido, creo que la apreciación que usted ha hecho, desde luego, cuenta con mi apoyo, y la comparto plenamente. De hecho, otras de las cuestiones que también hemos planteado en este Consejo Europeo y que, desgraciadamente, no ha encontrado escaso éxito en las distintas intervenciones ha sido la propuesta del Gobierno de España de crear un Fondo de Seguridad para el Desempleo. No solamente hablar de la Unión Bancaria, no solo hablar de la necesidad de acabar y culminar el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), sino por qué no empezar a hablar de la Unión Fiscal. Y por qué no empezar a hablar de la necesidad de estabilizar, a través de inversiones públicas, a nivel europeo, como pueda ser, por ejemplo, un fondo de desempleo a nivel comunitario.

Sobre la cuestión de Arabia Saudí, señor Iglesias, señorías, porque ha sido tocada lógicamente en todas y cada una de las intervenciones, sí diré lo siguiente: vamos a ver, nosotros como Gobierno lo que tenemos que hacer es respetar los contratos de la Administración. Esa es la seguridad jurídica. Este es un contrato que fue firmado por la anterior Administración, y que, en consecuencia, nosotros lo único que podemos hacer es hacer que se cumpla. A partir de ahí tenemos que ser conscientes de que nuestra relación con Arabia Saudí no se circunscribe única y exclusivamente a la venta de material de defensa, o a  la venta de armamento. Se circunscribe a múltiples ámbitos que tienen que ver con inversiones empresariales, con inversiones comerciales que dan de comer a mucha gente en España. Que crean empleo.

Y, por tanto, en ese sentido, yo, en la intervención, lo que he venido a decir es que por supuesto que rechazamos cualquier violación de los derechos humanos; por supuesto que rechazamos y condenamos, como lo hemos hecho público, como Gobierno de España a nivel de la Unión Europea, y también, a nivel de Naciones Unidas, porque nos hemos alineado, precisamente, con sus planteamientos de conclusión de la investigación, de que se ajusten las cuentas, conforme a la legislación y a la justicia de aquellas personas que hayan podido cometer este terrible crimen contra Jamal Khashoggi y, por supuesto, a partir de ahí, pues habrá que tomar nota. Habrá que tomar nota en relación con Arabia Saudí.

Nosotros ¿qué es lo que hemos planteado? Bueno, pues hemos planteado el que podemos reforzar nuestros controles de verificación ex-post del armamento que se pueda vender a terceros países, como pueda ser, en este caso, a Arabia Saudí.

Pero, en todo caso, tenemos que combinar ese respeto que, lógicamente tiene el Gobierno de España respecto al multilateralismo, la paz, la libertad, la defensa de los derechos humanos, con, por supuesto, el cumplimiento de contratos de anteriores administraciones que es lo que ha hecho este Gobierno.

También les digo una cosa, nosotros estamos dispuestos a conversar con todas las fuerzas parlamentarias y con todas las instituciones sobre la necesidad de reorientar la industria armamentística en nuestro país, pero hay que ser conscientes de que esto no lo podemos hacer en un día, ni en dos días, ni en tres días. Ni en el corto plazo. Por tanto, si queremos proteger los puestos de trabajo, como estoy convencido de que queremos proteger todos los que estamos aquí presentes, y, en consecuencia, también, reorientar, al mismo tiempo, la industria armamentística, hagámoslo, pero démonos plazos. En eso les puedo garantizar que el Gobierno de España está abierto a sus sugerencias.

Comparto con el señor Esteban el que, efectivamente, lo que necesitamos es una posición europea sobre la venta de armas, porque aquí hay, efectivamente, algo de hipocresía, no hay una equidad comercial. Y, por tanto, el impacto que puedan tener determinados posicionamientos, que no son europeos, como comunitarios, pues afectan más a unos más que a otros. Y, nosotros, lógicamente, pues tenemos, en este caso, que ser conscientes de todo lo que implica, todo lo que vendría detrás.

Y, en cuarto lugar, también comparto con algunos otros intervinientes que la venta de armas precisa de una de toma de conciencia a nivel internacional, y, también de legislación mundial. Y, en ese sentido, como Gobierno nosotros estamos dispuestos a participar de esa reflexión.

Yo lo que le diría al señor Iglesias como a la señora Martina, como al señor Bustamante y al señor Gómez y es algo que he dicho en mi primera intervención, que nadie cuestiona el compromiso pacifista, ni el compromiso antimilitarista de alcaldes, también, de su partido, de la Bahía de Cádiz, porque son conscientes de cuáles son las implicaciones en términos laborales, en términos sociales que pueda tener cualquier quiebra en relación con Arabia Saudí.

Usted mismo, señor Iglesias, dijo en una ocasión, que entendía, que 'Kichi', el alcalde de Cádiz, pusiera por delante los contratos de los trabajadores. Bueno, pues yo lo único que le pido es que también tenga en cuenta esa consideración cuando se dirija a este Gobierno y hacia mi persona.

Lógicamente, yo lo que tengo que hacer es combinar y equilibrar ambos intereses, pero no le quepa duda de que estamos con la paz, con la libertad, que estamos absolutamente consternados, que rechazamos lo que ha ocurrido en el Consulado de Arabia Saudí, en Turquía, pero que, lógicamente, también tenemos que defender los intereses de España. Y creo que son perfectamente compatibles en el marco en el que he intentado desarrollar nuestra posición como Gobierno.

La señora Martín ha hecho una reflexión que no comparto. En primer lugar, Trudeau no ha dicho lo que usted ha comentado. Simplemente, el primer ministro de Canadá no ha dicho lo que usted me ha comentado, simplemente para que lo tenga como información.

Y, en segundo lugar, no ha habido un cambio de posición, lo vuelvo a decir. Lo he dicho en anteriores comparecencias, pero también lo vuelvo a decir hoy: no ha habido ningún cambio de posición respecto al 'Aquarius'. Es más, ha sido, precisamente, el 'Aquarius 1', lo que trajo el 'Aquarius 2' y el 'Aquarius 3'. Y ahora mismo, en lo que está el Gobierno de España es, precisamente, en intentar articular un mecanismo de solidaridad y de corresponsabilidad para con los migrantes que están ahora mismo en riesgo de naufragio en el Mediterráneo.

Tanto es así, tanto es así, señorías, para que vean ustedes que no ha cambiado en absoluto la posición del Gobierno de España para con este asunto, que nosotros nos estamos haciendo cargo, no solamente de los migrantes que llegan a las costas de España, sino que nosotros nos estamos haciendo cargo también de migrantes que están en riesgo de naufragio en el Mediterráneo. No hay ningún Gobierno en Europa que esté asumiendo la carga de solidaridad y de responsabilidad que el actual Gobierno de España.

Respecto al señor Rivera, la propuesta sobre la cuestión de Arabia Saudí se la vuelvo a subrayar. Se la he dicho antes en mi primera intervención. También, ahora, al responder al señor Iglesias. La propuesta es la de implementar un sistema de verificación ex-post en la venta de armamentos. Eso es lo que queremos hacer. Desde luego, la posición de España es la defensa, como he dicho antes, de los derechos humanos, pero también la de responsabilizarnos con los contratos que se hicieron por parte de anteriores administraciones.

También les voy a decir una cosa, señorías de los distintos grupos parlamentarios. También, en relación con la intervención del señor Tardá. En este momento no hay pendiente de ejecutar ninguna venta de armas por parte del Ministerio de Defensa, la única que ha habido fue la de las 400 bombas, firmada por la anterior Administración, y este Gobierno como tal no ha vendido armas de ningún tipo a Arabia Saudí, y no hay nada pendiente, ni en trámite, ni firmado. Insisto. No ha habido ninguna venta durante estos más de tres meses que llevo al frente del Gobierno de armamento a Arabia Saudí. Ni la hay pendiente, ni la hay en trámite, ni hay nada firmado. Con lo cual, creo que el compromiso del Gobierno de España es bastante claro, bastante firme e inequívoco, Lo único que estamos haciendo es respetar un contrato que firmó la anterior Administración.

Señor Rivera, usted pone siempre como fetiche al presidente Macron, al presidente de Francia. Debo decirle que debe enterarse un poco más y mejor de las cosas que dice el señor Macron, porque, evidentemente, Macron lo que ha hecho ha sido separarse absolutamente del posicionamiento de Alemania. Sí, hubo una declaración a tres, entre Reino Unido, Francia y Alemania, efectivamente, el sábado. El domingo, lo que ha habido ha sido un desmarque por parte de la canciller Merkel. Por cierto, 'in voce' porque no hay una declaración oficial en papel por parte del Gobierno de Alemania. Y ayer mismo, el señor Macron lo que hizo fue desmarcarse absolutamente de la posición de Merkel.

Con lo cual, simplemente le pido que usted se informe antes de contarnos o de expresar sus opiniones porque, en algunas ocasiones patina, por utilizar un término coloquial.

Hombre, señor Rivera, yo sería algo humilde. Yo le recomendaría algo de humildad. No, porque, hombre, va usted dando lecciones a otros grupos parlamentarios sobre su supuesta hermandad con otras formaciones políticas. Usted que se asoció con Libertas, señor Rivera.

Claro usted critica también. Da igual lo que haga, porque es, por supuesto criticable. "Todo para estar 15 minutos más al frente de La Moncloa", esta es la coletilla que usted va a repetir hasta la fecha de las elecciones, señor Rivera. Perfecto. No hay ningún problema. Va a tener que utilizarla bastante tiempo. Tengo que decirlo.

Pero, claro, me critica hasta que vaya a Cuba. Pero es que han ido tres Papas, señor Rivera. Demuestra usted también un desconocimiento también de las implicaciones y del sentido profundo de nuestra relación con Cuba. ¿No le parece a usted reprochable que durante más de 30 años no haya habido un presidente del Gobierno que vaya a Cuba? No le parece reprochable. O sea, ¿qué le parece que haya ido Obama, Macron --no, Macron, no-Hollande..?, que han ido tres Papas ¿le parece a usted todo eso reprochable? Todo con tal de criticar al malvado señor Sánchez que quiere continuar 15 minutos al frente del Gobierno de España.

Señora Rivera, por favor, es como cuando usted habla de los constitucionalistas. Permítame que le diga, constitucionalistas somos los que estamos aquí sentados. Todos y cada uno, los 350 diputados y diputadas, señor Rivera.

Sí, sí, lo son. ¿Sabe por qué, señor Rivera? Porque se presentan bajo las reglas que están recogidas en la Constitución Española, sí, bajo la Ley Orgánica del Régimen Electoral. Esa que usted quiere, precisamente, modificar. También el señor Casado para ilegalizar a todos aquellos partidos que no piensen como él.

Y, luego, pues, evidentemente, entramos en el territorio de la modernidad. El señor Rivera siempre viene aquí y nos cuenta lo que es moderno y lo que no es moderno. Entonces, no es moderno defender, señorías, diputadas de la Cámara, el feminismo, ¿qué le vamos a hacer? No es moderno movilizarse el 8 de marzo con las mujeres de este país a favor de la igualdad laboral. Lo que es moderno, señor Rivera es defender la gestación subrogada. Eso es moderno.

No es moderno subir el Salario Mínimo Interprofesional, salvo que lo pida el señor Rivera, que lo pidió en 2008, --mil euros--, y, en cambio, parece que si lo proponemos Unidos Podemos y el malvado Gobierno socialista, una subida de 900 euros, pues, entonces, es simplemente una cacicada impropia de estos tiempos.

Lo que es moderno, es, como le decía antes, y le recordaba antes al señor Casado, que seis millones de trabajadores y de trabajadoras cobren en nuestro país menos de 600 euros al mes. Eso sí que es moderno para el señor Rivera.

En fin, señor Rivera, la reflexión que me gustaría hacerle, claro, uno ve lo que dice el señor Casado, y lo que dice el señor Rivera y dice, bueno, pues tenemos mellizos en la derecha española. Ahora resulta que ha salido un trillizo. ¿Ese trillizo no habrá salido por alimentar el discurso de ultraderecha que usted, de manera irresponsable y el señor Casado están alimentando?

Respecto al señor Tardá, creo que en todo lo que representa Arabia Saudí, he fijado la posición del Gobierno de España y tampoco quiero extenderme mucho más en ello, simplemente volver a recordarle que este Gobierno no ha vendido armas de ningún tipo a Arabia Saudí. Ni lo hemos hecho, ni hay nada pendiente, ni en trámite, ni firmado. Insisto, lo único que hemos hecho ha sido respetar la seguridad jurídica, y respetar contratos que fueron firmados por anteriores Administraciones.

Ha hecho usted referencia a la reprobación del Rey que se produjo en el Parlamento de Cataluña, ayer tuve ocasión de poder responder a un senador de Esquerra Republica sobre esta cuestión, y lo que le digo es lo siguiente, señor Tardá: ustedes, han sobrepasado el ámbito de competencias del Parlamento de Cataluña. Ustedes están cuestionando la forma del Estado español y eso se debate en el Congreso de los Diputados, no en ningún parlamento autonómico. Y, por tanto, la obligación de este Gobierno es recurrir esta decisión ante el Tribunal Constitucional, como vamos a hacerlo.

Y, en relación con Quebec, en fin, yo tuve ocasión de estar en Montreal, precisamente con el primer ministro Trudeau, y allí hice una reflexión sobre Quebec, y la reflexión que hice sobre Quebec es que, con independencia de cuál sea el camino que emprenda o que emprendió en su momento Canadá, o el camino que podamos emprender aquí para resolver la cuestión catalana, desde luego, la lección que tenemos que sacar de Quebec es que, por supuesto, si creemos en la política, encontraremos una solución política al conflicto en Cataluña.

Yo creo que si uno mira cuál es el acuerdo que se logró en Quebec, difícilmente algunos de los líderes independentistas estarían dispuestos a trasladarlo aquí a España.

Pero, en todo caso, sí le digo una cosa, señor Tardá: me llamó mucho la atención la reflexión que hizo el señor Maragall, el conseller de Relaciones Exteriores en una entrevista en la BBC. Me llamó mucho la atención porque precisamente venía a decir que mientras el independentismo en Cataluña no tuviera el 50% de apoyos era muy difícil defender un referéndum en Cataluña.

Bueno, algo vamos avanzando, porque, evidentemente, ustedes ya están reconociendo que no tienen una mayoría social en Cataluña para poder imponer a la otra parte ese referéndum de autodeterminación.

Por tanto, vuelvo a lo de siempre, señor Tardá. Lo importante ¿qué es? Lo importante es que ustedes abran un proceso de diálogo con la parte no nacionalista de Cataluña. Cuando hagan ese proceso de diálogo con la parte no nacionalista de Cataluña y encontremos entre todos un acuerdo que represente al 70, al 80% de la sociedad catalana, yo estoy convencido de que podremos dar curso y solución a la crisis política que se vive en Cataluña, también aquí, en el Congreso de los Diputados.

Al señor Esteban decirle, como representante del Partido Nacionalista Vasco, que yo no puedo más que estar de acuerdo en que algunas ocasiones cuando uno va a estos Consejos Europeos se da cuenta de que, efectivamente, las cosas podrían ir más más rápidas, pero que van excesivamente lentas en cuestiones que son perentorias para el conjunto de la ciudadanía europea, la migración, la Unión Económica y Monetaria, sin duda, lo son, o por ejemplo, el Brexit.

Creo que en relación con el Brexit y la digresión que hacía vinculada con Cataluña, ya le he respondido antes. En relación con Gibraltar, creo que también lo he hecho. Y, en relación con la migración, sí le diré varias cuestiones. La primera, en relación con los menores extranjeros no acompañados. Saben ustedes que hicimos una modificación presupuestaria para poner encima de la mesa 40 millones de euros y poder ayudar a las Comunidades Autónomas que ahora mismo están recibiendo a esos menores, para poder acompañarlas. Porque, efectivamente, como bien decimos en muchas ocasiones, primero son menores y, luego, son emigrantes, y, por tanto, tienen una serie de derechos como menores que tienen que ser salvaguardados y reconocidos por las distintas administraciones.

Y, también le diré que en este Consejo de Ministros vamos a aprobar un Real Decreto donde aquellas Comunidades Autónomas que ya han mostrado su disponibilidad a ser solidarias en el reparto de esos menores extranjeros no acompañados vamos a empezar a darle cauce.

Por tanto, lo que tenemos que hacer es decirles a las otras Comunidades Autónomas que todavía no lo están haciendo, que todavía no han mostrado esa disponibilidad, a que lo hagan, porque creo que, precisamente va en beneficio de todos. Pero lo que está haciendo este Gobierno, desde luego, en el ámbito de los menores extranjeros no acompañados creo que es lo que debemos, y lo que debemos es poner recursos económicos para llevarlos a los ayuntamientos a las Comunidades Autónomas y, también, habilitar este sistema de reparto de los menores al conjunto de Comunidades Autónomas. Nos gustaría que fueran todas las Comunidades Autónomas, pero en todo caso, el anuncio ahí se lo dejo, señor Esteban. Este Consejo de Ministros del viernes vamos a aprobar el Real Decreto que empiece ya a hacer o a materializar ese mecanismo de reparto entre Comunidades Autónomas de los llamados MENAS.

Usted, efectivamente, ha recordado las palabas de Tusk. Por matizarle, simplemente, yo nunca defendí las plataformas regionales. Yo lo que he podido, digamos, proponer junto con el presidente francés Macron son los centros de acogida en el continente europeo. Las plataformas regionales es algo que cualquier país del Norte de África, o prácticamente todos los países africanos, si no son todos, la han rechazado completamente y lo entiendo. Lo entiendo porque, al final, es externalizar, la gestión que ahora mismo tenemos que hacer a diario en nuestro Continente. Y, en realidad ellos volverían a tener con esas plataformas regionales los mismos problemas que nosotros ahora mismo tenemos, en cuanto a los flujos migratorios, en cuanto a las políticas de retorno. Y, en cuanto a las políticas de integración.

Nosotros, yo así se lo trasladé al presidente del Consejo, no creemos en las plataformas regionales. Evidentemente, pues, en conclusiones que representan y que tienen la pluma de 28 Estados miembros, pues hay cosas en las que nos reconocemos, y, en otras en las que no nos reconocemos. O no nos reconocemos tanto. Esta, por ejemplo, es una de las cuestiones. Pero, evidentemente, nosotros no estamos a favor de esas plataformas regionales.

Y tengo que decirle, también, por la impresión que me llevé del debate que hubo en el Consejo Europeo, de que cada vez son menos los países que creen  en este tipo de soluciones. Y los que creen están muy vinculados con posicionamientos políticos, en relación con la migración y Europa, que nada tiene que ver con nosotros.

Nosotros sí defendemos, y lo he dicho en mi primera intervención, esa Alianza Africa-Unión Europea. Tengo que decirle que en diciembre va a haber, precisamente, una reunión entre países europeos y países africanos para hablar no de migración, pero sí de desarrollo económico, y ahí va a participar España. Y, desde luego, también, siguiendo el discurso de la Unión Europea del señor Juncker hubo dos elementos que planteó y que nosotros estamos dispuestos a debatir con ellos. Uno tiene que ver con algo que usted ha dicho, y es, precisamente, la directiva de asilo. Tengo que decirle que ahí estamos muchos países también muy pendientes de la reforma. Querríamos que fuera en el más breve de tiempo posible.

Tengo que decirle que yo, dentro del Consejo Europeo defendí que esa reforma fuera antes de finalizar el año, pero desgraciadamente nos quedamos en un "as son as possible" es decir, cuanto antes, que, lógicamente no nos satisfizo, pero tampoco quisimos bloquear el acuerdo por esta cuestión.

Otras de las cuestiones tiene que ver con la propuesta del señor Juncker, en cuanto la reforma de la Directiva de retorno. Y, en esto, nosotros sí que hemos expresado nuestras dudas, aunque, lógicamente vamos a ver cuál es la propuesta que hace la Comisión Europea al respecto.

El señor Xuclà ha hablado también de Cataluña, y creo que he respondido previamente. Sobre los recursos ante el Tribunal Constitucional vamos a examinar esta cuestión que usted nos ha comentado. También he de reconocerle que, en fin, creo que en esto estaremos satisfechos los grupos parlamentarios que estamos de acuerdo en rebajar el nivel de conflictividad, que todo lo que tiene que ver con la recuperación de la universalidad pública ha implicado, entre otras cuestiones, que se desista en ese recurso de inconstitucionalidad; y de otros que tienen que ver con materia energética. Y creo que esta es la línea que tendríamos que seguir.

En relación con Macedonia del Norte, tengo que decirle que desde luego el apoyo del Gobierno es inequívoco. Nosotros, desde luego, apoyamos la resolución del Parlamento. Lamentamos, desgraciadamente, lo que pasó en el resultado del referéndum, pero, en todo caso, creo que es una extraordinaria oportunidad tanto para la Unión Europea como para la OTAN, el que podamos resolver esta crisis política.

Yo tengo que reconocer, desde luego, el liderazgo y la valentía del primer ministro griego, Alexis Tsipras, y también del primer ministro de Macedonia del Norte porque, precisamente, enfrentándose a los radicales, enfrentándose al radicalismo de sus países, lo que han hecho ha sido ofrecer un horizonte de concordia que creo que es digno de aplaudir.

El señor Bataller también me ha hablado de Arabia Saudí. Creo que nosotros ya hemos explicado cuál es la posición del Gobierno. Sí que también le diré una cosa, señorías, nosotros estamos con la posición europea. Ayer mismo fue precisamente, me parece, cuando la señora Moguerini intervino en el Parlamento Europeo a propósito de esta cuestión. Y nosotros estamos apoyando la misma posición que está defendiendo la Alta Representante de la Unión Europea en la cuestión de Arabia Saudí. La misma posición.

Al señor Matute pues, en fin, creo que lo importante es guardar ese equilibrio que he manifestado desde la tribuna, en lo que representa el respeto de los  derechos humanos y lo que representa la responsabilidad que tenemos con el cumplimiento de determinados contratos de Administraciones anteriores.

Al señor Allí, pues decirle la misma reflexión que le hacía al señor Rivera, fuerzas constitucionalistas somos todas, hasta incluso aquellas fuerzas que quieren romper con la Constitución son constitucionalistas porque se presentan a través de leyes que dimanan de la Constitución Española.

En fin, tomo nota en cuanto a los niveles de ejecución del presupuesto para con Navarra antes de convocar elecciones generales.

Y, en relación con el señor Martínez, pues trasladarle que nada más lejos de nuestra realidad. Cumplir con la Ley no es fundamentalismo, señor Martínez, no lo es. Defender los derechos laborales no es fundamentalismo. Defender nuestros compromisos climáticos, y medioambientales no es fundamentalismo. Lo que creo que es es responsabilidad. Y la irresponsabilidad fue precisamente la que manifestó usted y también el anterior Gobierno sin dar solución ni tampoco un horizonte de mejora a las cuencas mineras de Asturias, como consecuencia del abandono al que fueron sometidas durante estos últimos siete años. Creo que nosotros me parece, que en el día de mañana, señora ministra, u hoy, vamos a firmar con los principales agentes sociales un acuerdo para la minería en Asturias, y creo que esto va a ser muy importante, también, para el bienestar y la prosperidad de Asturias.

Dos cuestiones más, al señor Quevedo y a la señora Oramas. Al señor Quevedo decirle que es verdad, que nos gustaría que, en todo lo que tiene que ver con la cuestión migratoria las cosas fueran más rápidas en la Unión Europea. También, le diré una cosa: uno de los principales acuerdos que va a haber, --si no ha sido ya, prácticamente, lo tenemos culminado--, es que haya un aumento de 10.000 efectivos en Frontex, y esto yo creo que es importante para todo lo que tiene ver con el control de Fronteras.

Y, en segundo lugar, a la señora Oramas decirle que tomo en cuenta la petición que hace de reunir a la Conferencia Autonómica para los Temas de la Unión Europea, de la CARUE, lo vamos a hacer. Creo es importante hacerlo en el marco del Brexit, tomo en consideración su propuesta. Trasladarle que, en todo lo que tiene que ver con las perspectivas financieras, el Gobierno de España está defendiendo dos cuestiones. La primera de ellas es que esas perspectivas financieras sean aprobadas ante de las elecciones europeas. Es decir, que el horizonte presupuestario de la Unión se esclarezca cuanto antes. Tengo que decirle que esa es la posición del Gobierno de España. Hay también otros Gobiernos que defienden esta misma posición, pero desgraciadamente, mucho me temo que no va a ser posible. Pero esa es la posición, al menos, del Gobierno de España.

Y, en segundo lugar, dentro de ese debate, y ahí me consta que el Gobierno en Canarias ha hablado con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, nosotros estamos defendiendo clarísimamente los intereses de la pesca, los intereses de la Política Agraria Común, y los intereses de los Fondos de Cohesión.

Esa es la posición que tiene el Gobierno, que no se retroceda en recursos económicos para con la PAC y para con las políticas de cohesión que son tan fundamentales para muchos territorios de nuestro país.

Señorías, espero haber respondido si no satisfactoriamente a muchas de las cuestiones que ustedes han planteado, pero sí para fijar posición en elementos que son fundamentales en la política española como es el Brexit, como es la política migratoria y como es lo que tiene que ver con las relaciones con terceros países, en este caso, con el Reino de Arabia Saudí.

Quedo a su disposición para responder a otras preguntas. Y ojalá que esas preguntas sean sobre lo que nos toca. Lo que toca hoy, en este debate. Sobre estas cuestiones y no sobre política doméstica donde ya habrá ocasión para poder hablar de esas y de otras cuestiones en otras comparecencias.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)

Más Información