Está usted en:

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nuevaCompartir en Linkedin: abre ventana nuevaCompartir en Tuenti: abre ventana nuevaCompartir en Delicious: abre ventana nuevaCompartir en MySpace: abre ventana nueva

Respuestas del presidente del Gobierno en la sesión de control parlamentario

Congreso de los Diputados, miércoles 5 de abril de 2017

Respuesta del presidente del Gobierno a la pregunta formulada por don Antonio Hernando, del Grupo Parlamentario Socialista

Sr. Hernando.- Señor presidente del Gobierno, el Reino Unido ha puesto en marcha oficialmente su salida de la Unión Europea, ha optado por el denominado "Brexit duro" y, en nuestra opinión, el Gobierno tiene la obligación de combinar la defensa del conjunto de intereses de la Unión Europea con los intereses de España, ya que nosotros tenemos determinados problemas específicos.

Ustedes empezaron por restarles trascendencia al "Brexit" para, después, filtrar graves consecuencias. Incluso usted llegó a decir: "no sabemos cuál va a ser al final la relación si el "Brexit" se consuma". Pues bien, ha empezado a consumarse y yo lo que le pregunto es cómo lo van a afrontar, señor Presidente.

Presidente.- Muchas gracias, señor Hernando. Me voy a referir a lo fundamental porque, como usted comprende perfectamente, es imposible despachar en dos minutos y medio una cuestión de la importancia de esta.

Los objetivos prioritarios van a ser dos: en primer lugar, los derechos de las personas. Nosotros queremos preservar los derechos de los españoles que viven en el Reino Unido, también de los británicos que lo hacen en España, y darles certidumbre, y también a las empresas que invierten y comercian con el Reino Unido. Ése es el primer gran objetivo y el segundo gran objetivo es que el acuerdo de retirada y el nuevo marco de relaciones futuras entre la Unión Europea y el Reino Unido permitan preservar la intensidad de las relaciones de hoy en beneficio de los ciudadanos.

Por tanto, el objetivo básico es que toda esta operación, que yo no comparto, como sabe, no dañe a las personas.

Sr. Hernando.- Señor Presidente, en opinión nuestra, de los socialistas, debemos fijar tres balizas en esta negociación: la primera es reforzar a los negociadores europeos, no entrando en estos momentos en negociaciones bilaterales; la segunda es que al Reino Unido le quede claro que no se puede estar con un pie dentro y con el otro fuera, lo que me parece que es un buen mensaje, tanto para los euroescépticos, como para los aventureros, que quieran iniciar sendas similares; la tercera es: "Brexit" es "Brexit" y, por lo tanto, no se puede estar en ambos lados de la mesa: primero, se negocian las condiciones de salida, y, en el futuro, la nueva relación. O, dicho de otra manera, primero, se sale por la puerta y, luego, se vuelve a llamar.

Entre nuestras prioridades coincidimos: los españoles, los trabajadores españoles y los estudiantes, que viven en el Reino Unido y que en estos momentos están muy preocupados; pero también ser sensibles con las preocupaciones de los británicos que están acá y que quieren seguir conviviendo entre nosotros.

Respecto a Gibraltar, pedirles coherencia a los impulsores del "Brexit" con todas sus consecuencias; mantenernos en nuestras reivindicaciones históricas, naturalmente que sí, pero sin olvidar a los trabajadores y a las empresas del Campo de Gibraltar; actuar con inteligencia a través del diálogo y no entrar en groseras escaladas verbales, y aprovechar esta oportunidad, esta difícil coyuntura histórica, para reafirmar nuestras convicciones europeas.

El proyecto de la Unión Europea, seguramente, es el proyecto político más importante, más interesante y más arriesgado del último siglo. Retomemos ese espíritu de los pioneros, que el otro día celebrábamos en Roma, y hagámoslo como país. En esa mesa estamos todos sentados, señor Presidente, No actúe usted por su cuenta, porque debilitará la posición negociadora de España. Y lo que tenemos que hacer en estos momentos es reafirmar nuestras condiciones europeas y europeístas, y defenderlas con la fortaleza de todos unidos.

Presidente.- Muchas gracias, señor Hernando. En lo sustancial estoy de acuerdo con su intervención, pero voy a hacer algunas precisiones.

Aquí hay temas de procedimiento que son importantes, aunque sean de procedimiento, y temas de fondo. En los temas de procedimiento nos vamos a manejar con los siguientes parámetros: Primero, la negociación tiene que respetar la Ley, puesto que la Unión Europea es una comunidad de derecho; en segundo lugar, la Unión Europea va a negociar en bloque, como pedía usted, no va a haber negociaciones individuales y, por tanto, estaremos a lo que diga el señor Barnier, en representación de la Comisión, pero en el Consejo opinaremos, como no podía ser de otra manera; en tercer lugar, también estoy de acuerdo con lo que acaba de decir: que, primero, se negocian los términos de la retirada y, a continuación, empezaremos a hablar de la relación futura.

Al final, todo esto será un paquete; es decir, no está acordado nada hasta que se acuerde todo.

En cuanto a los temas de fondo, en la relación futura lo que me gustaría que hubiera sería un acuerdo de libre comercio amplio y profundo, como dicen las líneas directrices que ha planteado el señor Tusk, y también acuerdos en materia de seguridad, defensa, lucha contra el terrorismo y el crimen organizado.

También estoy de acuerdo en que Europa debe continuar, como se dijo en Roma, con el proceso de integración. Es el proyecto político más importante que se ha llevado a cabo en siglos en nuestro continente. Y estoy de acuerdo en que estas cosas las debemos hacer conjuntamente en esta Cámara; por tanto, ya anuncio que informaremos al Parlamento, siempre que nos lo pida, y a todos ustedes, y que a cualquier persona que tenga a bien hacer alguna aportación en beneficio del interés general español, lógicamente, la tendremos en cuenta.

Respuesta del presidente del Gobierno a la pregunta formulada por don Gabriel Rufián, del Grupo Parlamentario de Esquerra Republicana

Sr. Rufián.- Señor Presidente, señor Rajoy, se lo pongo fácil: ahora que usted va tanto a Barcelona y, por suerte, ya no es para mendigar firmas contra leyes catalanas, como el Estatut de Autonomía, ¿cree usted que el Gobierno español satisface adecuadamente las necesidades del pueblo de Cataluña?

Presidente.- Muchas gracias por su pregunta, señor Rufián.

Es, desde luego, nuestra intención y creo que damos pasos en la buena dirección. La primera necesidad y el primer gran objetivo era la creación de empleo. Poco a poco se van recuperando los puestos de trabajo perdidos durante la crisis económica que hemos vivido. Ayer hubo, como usted conoce, datos muy positivos en el conjunto de España y también en Cataluña. El segundo gran objetivo fue mantener los grandes servicios públicos fundamentales, sobre todo, sanidad, educación y la atención a las personas. Por eso, en una situación de extrema dificultad para la Generalitat y para otros hemos puesto en marcha instrumentos de liquidez como el FLA y el Fondo de pagos a proveedores que han servido para pagar a aquellas personas que no cobraban los servicios prestados a la Generalitat y, también, para mantener los servicios públicos fundamentales.

Continuamos las inversiones públicas en época difícil. Ahora viene una época un poco mejor. Ha aumentado la recaudación por la mejora de la actividad económica. Vamos a seguir, por tanto, invirtiendo en infraestructuras. Ya hemos planteado un debate en materia de financiación autonómica, sería bueno que el Gobierno de la Generalitat de Cataluña participara en este debate y el viernes hemos concretado algo que llevaba pendiente desde hace mucho tiempo, que era convertir a los interinos en fijos, tras pasar las correspondientes pruebas. Afecta a treinta mil personas en Cataluña.

Por tanto, creo que los temas más importantes para los ciudadanos hemos intentado abordarlo y seguiremos haciéndolo en el futuro.

Sr. Rufián.- La verdad es que lo único que tiene, señor Presidente, es que usted es previsible. Son malas noticias todo eso que está diciendo, más que nada porque se cura, todo eso se cura.

Creer que el empleo va bien en Cataluña y en el resto del Estado español se cura en la cola del paro, sobre todo. Creer que satisfacer, en este caso, al pueblo de Cataluña es hacer un Corredor Mediterráneo que pasa por Madrid se cura; sobre todo, se cura leyendo. Creer que satisfacer al pueblo de Cataluña es pagarle a su amigo Florentino Pérez 1.350 millones de euros por el "Castor" se cura no teniendo según qué amigos. Creer que satisfacer al pueblo de Cataluña, en este caso, es hablar continuamente, conjuntamente con su marca blanca, Ciudadanos, de la Cataluña real, cuando entre todos ustedes juntan una sola alcaldía, se cura dejando de ser partidos residuales en Cataluña.

Creer que se satisface al pueblo de Cataluña echándole a la cabeza el Tribunal Constitucional se cura dejando de enviar militantes a su presidencia. Creer que se satisface al pueblo de Cataluña haciendo flamantes estaciones de AVE en poblaciones de cien habitantes se cura; se cura cogiendo Cercanías en Cataluña, cualquier día, cualquier hora, en cualquier pueblo. Yo le invito. Le invito yo, ¡eh!, que soy catalán; no pasa nada. Igual se hace independentista.

En definitiva, señor Rajoy, que le quede claro, la voluntad del pueblo de Cataluña no se compra. La voluntad del 80 por 100 del pueblo de Cataluña no se compra, ni con mentiras piadosas, ni con cristales de colores. Nos vemos en las urnas.

Presidente.- Realmente, no tengo muchas cosas que decirle, señor Rufián, con absoluta franqueza. Si acaso, que creo que confunde usted sus necesidades con las de todos y eso es muy peligroso, porque corre uno el serio riesgo de situarse fuera de la realidad.

Intentar trabajar para salir de una crisis económica; intentar que se cree empleo después de la destrucción masiva de puestos de trabajo que hubo en cinco años de crisis; intentar mantener los servicios públicos fundamentales como la sanidad, la educación y los servicios sociales, e intentar que se haga, efectivamente, el Corredor Mediterráneo o intentar arreglar el tema de las Rodalies, yo creo que son temas que le importan a la gente. Probablemente, a usted no le importan y, por eso, habitualmente no pregunta de ese asunto.

Yo le respeto, pero le ruego que me respete usted también a mí y admita que yo pueda decir, y alguna razón puedo tener o no, que nunca se sabe, que, cuando digo que es importante crear empleo, que a la gente le vaya bien, que funcionen bien los servicios públicos, que podamos hacer infraestructuras y que la economía sea más competitiva, crea que estamos atendiendo las necesidades de las personas.

Respuesta del presidente del Gobierno a la pregunta formulada por don Aitor Esteban, del Grupo Parlamentario Vasco (EAJ-PNV)

Sr. Esteban.- Señor Presidente, le pregunto por el contenido de las formas de la carta británica comunicando el inicio del "Brexit". Ese mismo día, el ministro de Asuntos Exteriores compareció en Comisión, pero la verdad es que no nos aclaró muchas cosas. Dijo que ya no podría ser lo mismo la relación a futuro con el Reino Unido pero, al mismo tiempo, insistió en que la situación de los ciudadanos debía mantenerse igual que la de ahora. Incluso, habló de que las expectativas de futuro de los ciudadanos respectivos de ambos países deberían mantenerse; habló de que la entrada y el movimiento de personas tenían que ser tan sencillos como ahora y de que el comercio no debía dañarse y debía facilitarse en términos muy parecidos a los de ahora. Dijo, literalmente, que las cuatro libertades deberían mantenerse. Con lo cual, sinceramente, si no iba a ser lo mismo, pero esas cuatro tienen que mantenerse, no entendemos cuál es la posición exacta del Estado.

La carta de la señora May tenía un tono edulcorado en su inicio pero, hablando de personas, ni tuvo en cuenta la recomendación de los Lores de afirmar los derechos nacionales respectivos antes de presentarla, ni tampoco distinguía el ámbito de negociación de salida con la relación posterior.

Sinceramente, lo que me sorprendió, a pesar de que ahora se pone sordina, es la mezcla entre economía y seguridad, porque se afirmaba que, si no se obtiene un buen acuerdo de comercio, literalmente, "nuestra cooperación en la lucha contra el crimen y la seguridad se debilitará, se resentirá". ¡Hombre!, coincidirá conmigo en que es un momento delicado, muy importante, en materia de seguridad en toda Europa y en todo el mundo, y que se precisa la colaboración de todos. A mí, sinceramente, me sorprendió ese tono y esa mezcla.

Yo estoy seguro de que usted no entiende la seguridad en esos términos, sino todo lo contrario: en una colaboración por encima de todo y de todas las fuerzas de seguridad. Pero es que alcanza también a las fuerzas de seguridad dentro del Estado y, por lo tanto, hay que aplicarlo, no solo a las policías de diversos países, sino internamente también.

La Ertzaintza es una policía integral y, por lo tanto, debe ser una policía Schengen. Tiene que tener toda la información europea, pero también participar en los foros europeos. Eso respondería al marco institucional si no se quiere jugar con la seguridad. Es muy importante para nosotros y esperamos una respuesta positiva, señor Presidente.

Presidente.- Muchas gracias, señor Esteban. Es una pregunta que versa también sobre el "Brexit", pero es diferente a la que acaba de hacerme el señor Hernando.

El señor Esteban pregunta por mi opinión sobre la carta notificando formalmente el acuerdo de retirada de la Unión Europea por parte del Reino Unido. No puedo entrar en todos los detalles pero sí me gustaría decirle lo siguiente: hay partes positivas en la carta y hay partes que vamos a decir que no me parece tan positivas.

¿Partes positivas? El tono general quiere ser constructivo; el objetivo de defender los derechos de las personas, que para mí es prioritario y capital, se plasma en el documento; la necesidad de que el proceso sea justo y ordenado es de sentido común, también se recoge, y la voluntad de mantener unas buenas relaciones de futuro en materia económica y de seguridad se fija como objetivo por parte del Reino Unido.

Lo que no me parece tan positivo es lo siguiente: primero, el hecho mismo de abandonar la Unión Europea. Yo lo he dicho, lo ha dicho mucha gente y, lógicamente, eso supone, como ha dicho el ministro de Asuntos Exteriores, al que usted acaba de citar ahora, que la relación ya no va a ser la misma. Las cuatro libertades, a las que usted ha hecho referencia, se seguirán aplicando en los países que formemos parte de la Unión Europea, pero no con el Reino Unido.

En segundo lugar, tampoco estoy de acuerdo con la pretensión que recoge la carta de negociar en paralelo la retirada y la relación futura. No; primero, la retirada y, luego, ya hablaremos de la relación futura.

En tercer lugar, tampoco me parece positivo un tema al que usted se ha referido en su intervención: esa alusión a que la lucha contra la delincuencia y el terrorismo se podía debilitar si no se cumplen determinados requisitos. Yo espero que esto no se produzca. Tengo que entender que usted y yo no lo comprendemos bien, porque creo que siempre habrá una colaboración total y absoluta en la lucha contra el terrorismo y la delincuencia.

Ha hecho observación al tema de la Ertzaintza. La representación de España ante los distintos órganos internacionales corresponde al Estado, como usted conoce y dicen el propio Estatuto de Autonomía del País Vasco y la Constitución. En cualquier caso, tienen acceso a la información internacional de interés policial y las actuaciones de la Ertzaintza con cuerpos de policía de otros países se producen con normalidad.

Dicho esto, y yo creo que teniendo en cuenta el encaje, el respaldo legal y el soporte competencial, que son fundamentales para garantizar el éxito y la eficacia y la coordinación de actuaciones policiales, se puede conversar sobre este punto para intentar, entre todos, ser más eficaces en la lucha contra el terrorismo.

Muchas gracias.