Está usted en:

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nuevaCompartir en Linkedin: abre ventana nuevaCompartir en Tuenti: abre ventana nuevaCompartir en Delicious: abre ventana nuevaCompartir en MySpace: abre ventana nueva

Respuestas del presidente del Gobierno en la sesión de control parlamentario

Congreso de los Diputados, miércoles 22 de marzo de 2017

Respuesta del presidente del Gobierno a la pregunta formulada por don Antonio Hernando, del Grupo Parlamentario Socialista

Sr. Hernando.- Señor presidente del Gobierno, le pido su valoración sobre el anuncio de ETA de su desarme, pero ya le adelanto la nuestra: consideramos que ETA ha querido recuperar protagonismo a través de este anuncio de entrega de las armas exigiéndoles al Estado español y al Estado francés que no obstaculicen ese proceso.

No se trata de un comunicado sobre la disolución de la banda terrorista sino, más bien, de un acto de propaganda de aquellos que no han asumido su derrota, de aquellos que no han tenido el gesto y que no han tenido el coraje de arrepentirse de las muertes que han causado, ni tan siquiera la humanidad de pedir perdón a las víctimas. Baste con escuchar a un portavoz que en estos días ha dicho que se trata de un acto de soberanía popular y de desobediencia. Ante esa actitud y ese anuncio, el Grupo Socialista quiere decir que ETA no podrá reivindicarse; que el problema no son las armas, que el problema, más que las armas, fueron las manos que las empuñaron y las mentes que decidieron utilizarlas contra otros seres humanos que no pensaban como ellos, con intención de subyugarles.

Es al Gobierno y al Congreso de los Diputados a quienes corresponde conducir esta situación desde el criterio y el compromiso de la unidad y de la lealtad.

El 20 de junio de 2011, después de que ETA anunciase el cese de su actividad armada, el presidente Rodríguez Zapatero dejó unas palabras para la historia. Dijo: "La nuestra será una democracia sin terrorismo, pero nunca una democracia sin memoria". La memoria de las víctimas y de sus familias, de los 829 asesinados, de los extorsionados y de los heridos siempre estará con nosotros y acompañará nuestra historia. Es la memoria que les tenemos que trasladar a las generaciones futuras para que sepan que el conjunto de la sociedad española, primero, resistió el terror, para definitivamente vencerlo.

Ha sido la victoria de la libertad, del Estado de Derecho, de la democracia, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de la cooperación internacional y, en definitiva, de todos nosotros. Por eso, señor Presidente, ante tanto terror y tanto sufrimiento tan inútil, qué triunfo tan importante el de nuestra democracia, el de todos nosotros.

Presidente.- Señor Hernando, coincido con sus afirmaciones. Suscribo el cien por cien de sus palabras.

La postura del Gobierno, que es por lo que me pregunta, respecto a la organización terrorista ETA no ha variado. Es la misma desde el 21 de diciembre del año 2011, cuando asumí la responsabilidad de la Presidencia del Gobierno, y lo era antes de llegar a la Presidencia del Gobierno. Es la misma que la del Gobierno francés que, como recordaba en un comunicado la pasada semana, un comunicado de su Ministerio del Interior el último sábado, tampoco ha variado. Se resume en los siguientes puntos: ETA es una organización terrorista y no se negocia con terroristas; ETA no conseguirá ningún beneficio político, de la misma forma que no ha conseguido ningún beneficio político por dejar de matar.

Si ETA quiere desarmarse, que lo haga; nos parece bien. Que lo haga ya y que lo haga sin más dilaciones. Hasta ahora, el único desarme de ETA es el que han llevado a cabo las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad españolas y francesas.

La mejor forma de hacerlo es que ETA diga dónde están las armas sin alterar su emplazamiento, contenido, y sin ningún tipo de negociación. Y, a partir de ahí, lo que la inmensa mayoría de los españoles deseamos y esperamos es su disolución como organización terrorista, la plena deslegitimación de los terroristas y de sus ideas, y cerrar definitivamente una etapa que solamente ha traído muerte y mucho sufrimiento.

Por último, y como siempre, quiero terminar esta intervención recordando a las víctimas del terrorismo, quienes más han sufrido a ETA. No las vamos a olvidar nunca.

Respuesta del presidente del Gobierno a la pregunta formulada por don Pablo Iglesias, del Grupo Parlamentario Confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea

Sr. Iglesias.- Señora Presidenta, con su permiso, yo sí quería hacer una pregunta al presidente del Gobierno, aprovechando la sesión de control. ¿Qué función cumple, a su juicio, el veto presupuestario?

Presidente.- Señor Iglesias, lo que usted llama veto presupuestario no es más que el ejercicio de una facultad constitucional atribuida al Gobierno por el artículo 134.6 de la Constitución, que dice: "Toda proposición o enmienda que suponga aumento de los créditos o disminución de los ingresos presupuestarios requerirá la conformidad del Gobierno para su tramitación". Es una facultad que también le reconoce al Gobierno, como sabe, el Reglamento de esta Cámara, es una facultad que existe en el Derecho Comparado --basta con ver los textos constitucionales de los países de nuestro entorno, particularmente Francia, Alemania u otros-- y es una facultad que han ejercido siempre los Gobiernos desde hace cuarenta años en España con absoluta normalidad.

Dicha facultad tiene las siguientes funciones: preservar la competencia del Gobierno y la iniciativa legislativa en materia presupuestaria; en segundo lugar, dotar al Presupuesto de estabilidad y garantizar la ejecución de los Presupuestos en vigor y, en definitiva, preservar un cierto rigor en las cuentas públicas. Algo absolutamente normal en todas las democracias, incluida la nuestra, señor Iglesias.

Sr. Iglesias.- Señor Presidente, ya le pregunté por esta cuestión en el mes de noviembre y usted me respondió algo parecido, que se podría sintetizar en ese cruel refrán castellano: "Lentejas, comidas de viejas; si quieres las comes y, si no, las dejas".

Le decía yo entonces que un uso excesivo de la facultad de veto presupuestario podía convertir la separación de poderes en algo que quedara, de alguna manera, recluida en los manuales de Ciencia Política y de Derecho, y usted hoy me ha dado, efectivamente, una respuesta de manual.

Lo que pasa es que hoy llega la primavera a "El Corte Inglés" y llega también un informe de los letrados del Congreso que dicen algo parecido a lo que nosotros decíamos ya en el mes de noviembre. Dicen textualmente que "la capacidad de veto debería configurarse en términos excepcionales y restrictivos, porque se impide que las Cámaras ejerzan la potestad legislativa".

Su Gobierno ha vetado hasta veintitrés iniciativas y en dos casos, la que afectaba a la reforma del Estatuto de los Trabajadores y la que afectaba a la Ley de Educación, se ha producido, incluso, un conflicto entre el Gobierno y la Mesa del Congreso, que ha obligado a su Gobierno a recurrir al Tribunal Constitucional a ver si en el Tribunal Constitucional tiene más suerte.

Yo, preparando esta pregunta, llegaba a la conclusión de que usted me iba a responder básicamente que el informe de los letrados le traía a usted sin cuidado; pero, como usted maneja la prosa de Lope con destreza, he estado yo reflexionando sobre la expresión que utilizaría usted. Tiene usted varias opciones: "me importa un comino el informe de los letrados, me importa un pimiento, me importa un huevo, me importa un rábano o me importa un pepino". Incluso, tiene usted otras fórmulas más directas: "me la trae floja, me la suda, me la trae al fresco, me la pela, me la refanfinfla". E, incluso, he encontrado una, si los señores de la bancada del Partido Popular que acaban de insultar a un compañero mío me permiten terminar, que creo que se adapta perfectamente a su estilo: "me la bufa".

A usted, el informe de los letrados se la bufa. ¿Y sabe por qué se la bufa? Porque lo importante ya lo tiene usted atado: los Presupuestos los tiene usted atados con Ciudadanos, con el Partido Nacionalista Vasco, con Coalición Canaria y con un diputado, que le va a prestar el Partido Socialista, de Nueva Canarias. Por eso se la bufa a usted el informe de los letrados, señor Rajoy.

Presidente.- Celebro saber que ya he conseguido el apoyo a los Presupuestos y espero que todos los citados por usted tomen buena nota y le hagan caso. A partir de ahí, yo pocas cosas más voy a tener que hacer. Así que, si alguien quería una primicia informativa en el día de hoy, ya la tiene. Se la ha dado el señor Iglesias.

Yo soy más modesto que usted. Yo lo único que puedo decirle es que estoy a favor de la separación de poderes. Claro que estoy a favor de la separación de poderes; por eso, respeto las funciones de este Parlamento y, por eso, pido que el Parlamento respete también las funciones del Gobierno; sobre todo, que respete aquellas facultades que tiene el Gobierno y que están recogidas en nuestro texto constitucional porque, si no, la separación de poderes quedaría en agua de borrajas o en todas esas cosas a las que usted ha hecho referencia en su intervención.

Una de las facultades más importante que tiene el Gobierno, como dice la Constitución, es ejercer la iniciativa presupuestaria y velar por el funcionamiento de los Presupuestos. Y la disconformidad del Gobierno no versa sobre ningún contenido político, sino solamente versa sobre las consecuencias presupuestarias, que es lo que dice la Constitución. De hecho, hay muchas veces que aquí se valoran iniciativas que el Gobierno no quiere, el Gobierno se tiene que aguantar, se debate y en muchas ocasiones las pierde.

Pero otra cosa absolutamente diferente… Sí, ésa es la demostración inequívoca de que yo tengo razón sin hacer las cosas que hace usted en esta Cámara: que, cuando se trata de temas presupuestarios, el Gobierno tiene unas facultades constitucionales, y cuándo no, no las tiene. En ambos casos, democracia.

Respuesta del presidente del Gobierno a la pregunta formulada por don Albert Rivera, del Grupo Parlamentario Ciudadanos

Sr. Rivera .- Señor Rajoy, el modelo de infraestructuras español, sin duda, ha avanzado en algunas cuestiones, pero ha fracasado también en cuanto a costes, inversión y productividad.

En España, señor Rajoy, hemos construido, han construido ustedes, el Partido Popular, y el Partido Socialista, radiales en Madrid sin coches, que tenemos que pagar todos los españoles, cinco mil millones; pero también el Partido Socialista, y hoy lo vemos en la portada de un diario: 1.500 millones vamos a tener que pagar de fiesta de la concesión, en este caso, de la Autopista AP-7. Hemos construido aeropuertos sin aviones en Castellón, en Ciudad Real y en Murcia. 1.000 millones, 280, 100 millones… Lo que usted quiera, señor Rajoy.

En España se han hecho las cosas mal y nosotros no estamos dispuestos a que la fiesta siga siendo tan grande y que la factura la paguen los españoles. Nosotros, señor Rajoy, no estamos de acuerdo, como usted sabe, en el rescate que hicieron a las Cajas de Ahorros por 60.000 millones de euros que, según el Tribunal de Cuentas, han desaparecido y que en esta Cámara vamos a investigar.

Señor Rajoy, la fiesta ha sido muy grande y la fiesta la han pagado todos los españoles. Yo estoy indignado, como muchos otros, con el presidente del Eurogrupo, el socialista holandés, porque dice que nos hemos gastado el dinero en España en alcohol y mujeres. Eso no es cierto; nos lo hemos gastado en corrupción, en aeropuertos sin aviones, en radiales sin coches y en trenes sin pasajeros.

Así que, señor Rajoy, en el punto 21 del Acuerdo de Investidura Ciudadanos le pide al Partido Popular un cambio de rumbo en ese sentido. Le pedimos que apueste no sólo por la concepción radial, que es necesaria, sino también circular. Necesitamos un Corredor Mediterráneo para unir nuestros puertos con nuestros trenes y con nuestras mercancías. Señor Rajoy, ¿se compromete usted en el Presupuesto 2017 a seguir invirtiendo y a acabar una vez por todas el Corredor Mediterráneo; esa obra necesaria, productiva, urgente, que lleva tantos años sin hacerse en España?

Presidente.- Algo bueno se ha hecho en España, señor Rivera, aunque en ese momento no estuviera usted en esta Cámara; particularmente, en materia de infraestructuras. Puede usted salir de España, lo hace muy a menudo, puede usted preguntar fuera y quiero decirle que este es un país que tiene de las mejores infraestructuras de Europa, tanto infraestructuras de ferrocarril, con la Alta Velocidad, como carreteras, autovías, autopistas y aeropuertos. Eso es así por muchas razones, quizá la más importante es que 75 millones de personas nos visitan todos los años. Por algo será. Algo bueno que hay en España por más que hayan podido cometerse errores, como en cualquier obra humana.

A partir de ahí, el Corredor Mediterráneo, que es por lo que usted me pregunta, es una prioridad política, económica y social para el Gobierno de España. En el año 2012 nosotros pusimos en marcha una planificación realista y conseguimos algo muy importante en el año 2013: que la Unión Europea declarase esta actuación como corredor prioritario de la red básica transeuropea.

Tanto nos importa que desde el año 2012 hemos hecho inversiones importantes en una época que, presupuestariamente, como sabe, era difícil. En los años 2012, 2013, 2014, 2015 y 2016 hemos invertido más de mil millones de euros en el Corredor Mediterráneo, que tiene una inversión total de diecisiete mil millones de euros, y es nuestra intención, en el Presupuesto de este año, 2017, el hacer una dotación, al menos, en la línea en la que lo hemos hecho en los últimos años. Insisto, prioridad básica para el Gobierno, porque es otra gran necesidad en materia de infraestructuras.

Sr. Rivera.- Me alegro del cambio de prioridades, porque el Corredor no se ha cumplido en los plazos en que se habían acordado. Espero que se acabe antes que la Sagrada Familia, al paso que vamos, porque el Corredor Mediterráneo tenía que estar ya acabado, según los planes del propio Gobierno. Faltan cuatro mil millones de euros, muchísimo menos del dinero que hemos dedicado a esos aeropuertos vacíos, a esas radiales que estamos pagando o a esas autopistas infrautilizadas.

Señor Rajoy, cambiemos las prioridades. Apoyaremos los Presupuestos si cumplen con esas condiciones y si está también ese Corredor Mediterráneo.

Presidente.- Como usted sabe, señor Rivera, hemos vivido la etapa más difícil, desde el punto de vista presupuestario, en España. Aun así, hemos hecho inversiones por encima de los seis mil millones de euros. Hay grandes logros que se han alcanzado como la frontera francesa-Barcelona, el acceso al Puerto de Barcelona, La Encina a Monforte del Cid y el ramal de mercancías en Alicante, y este año vamos a continuar en los avances. El último domingo finalizaron las obras del tercer carril Valencia-Castellón y se va a reducir la duración del trayecto entre Madrid y Castellón, porque el lunes se inician las circulaciones en pruebas de este mismo tramo.

Insisto, esta es una prioridad para el Gobierno y lo verá usted plasmado en los Presupuestos Generales del Estado. Además, lo tenemos pactado con usted en los famosos 150 puntos.

Muchas gracias.