Está usted en:
  • Enviar

Rajoy entrega la Medalla de la Orden del Mérito Constitucional a título póstumo a Ana María Vidal-Abarca

La Moncloa, Madrid, martes 7 de julio de 2015

​Durante su intervención, Mariano Rajoy ha asegurado que "la libertad y la democracia en España nunca se han defendido solas", sino que ha sido necesario el testimonio vital de personas como Ana María Vidal-Abarca, "una mujer que durante décadas ha sido un referente de libertad y un testigo de esperanza para millones de españoles".

Ana María Vidal-Abarca -ha dicho el presidente- consiguió "mostrar al mundo en toda su crudeza el terror y la injusticia radical de ETA" y dar visibilidad a las víctimas del terrorismo: "Sin más armas que su convicción, su coraje y su amor a España y a su tierra vasca, hizo visible la grandeza de nuestros valores y nuestra convivencia frente al acoso intolerable del terror".

Según ha subrayado Rajoy, "los méritos extraordinarios de Ana María Vidal-Abarca hacen de esta una medalla ganada a pulso y con plena justicia", una distinción con lal que "honramos su memoria y también perpetuamos la huella de quien ha sido una mujer tan valiosa como las causas que defendió".

El presidente del Gobierno también ha señalado que "es el coraje cívico de Ana María al que rendimos homenaje en primerísimo lugar y, por ende, al régimen de libertades y democracia de la España constitucional".

"Os queremos presentes en nuestra vida pública"

Antes de terminar, Rajoy se ha dirigido a todas las víctimas del terrorismo: "Seguimos necesitando vuestro compromiso, vuestra inspiración y vuestro ejemplo cívico". Según ha afirmado, "os queremos presentes en nuestra vida pública" porque "nos es imprescindible vuestro testimonio para fijar el relato de una España constitucional capaz de derrotar con la única fuerza que tienen las democracias que es la ley y con la convicción de la razón al terrorismo y también a sus cómplices y a sus coartadas".

Pool Moncloa 

Han precedido al presidente del Gobierno en el turno de palabra Mari Mar Blanco, actual presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, y una de las hijas de la homenajeada, Ana Velasco Vidal-Abarca.

Ana María Vidal-Abarca, fallecida el pasado mes de junio, fue una de las impulsoras de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) en los años 80 y la primera presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, puesto que desempeñó entre los años 2001 y 2005. Su marido, el comandante Jesús Velasco Zuazola, fue asesinado por ETA en enero de 1980, cuando ocupaba el cargo de jefe del Cuerpo de Miñones de Álava.