Está usted en:

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nueva

Defensa

Martes 21 de marzo de 2017
Eurofighter en vuelo durante su participación en la operación de Policía Aérea del Báltico ((Ministerio de Defensa))

​​​​Artículo 8.1 de la Constitución. Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

Artículo 30.1 de la Constitución. Los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España.

Contenido

Fines y objetivos

Los conceptos de seguridad y defensa están íntimamente vinculados con la obligación del Estado de garantizar a los ciudadanos el pleno ejercicio de los derechos y libertades públicas reconocidas en la Constitución y en la Carta de las Naciones Unidas de 1945, todo ello en el marco de la legalidad internacional.

La defensa nacional radica en el conjunto de la sociedad que, junto con los poderes públicos, configura la base existencial de la misma. En este sentido,  la Constitución española establece que los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España.

La Constitución y la Ley Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional, establecen el marco competencial al respecto y definen las líneas maestras de la organización militar. En relación con la Fuerzas Armadas, la Constitución resalta su importancia, al asignarles la misión de garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional. 

Para el  cumplimiento de las misiones de las Fuerzas Armadas y el desarrollo de su contribución complementaria o subsidiaria de interés público requieren realizar diferentes tipos de operaciones, tanto en territorio nacional como en el exterior, que pueden conducir a acciones de prevención de conflictos o disuasión, de mantenimiento de la paz, actuaciones en situaciones de crisis y, en su caso, de respuesta a la agresión.

En particular, las operaciones pueden consistir en: a) La vigilancia de los espacios marítimos, como contribución a la acción del Estado en la mar, la vigilancia del espacio aéreo y el control del espacio aéreo de soberanía nacional y aquellas otras actividades destinadas a garantizar la soberanía e independencia de España, así como a proteger la vida de su población y sus intereses. b) La colaboración en operaciones de mantenimiento de la paz y estabilización internacional en aquellas zonas donde se vean afectadas, la reconstrucción de la seguridad y la administración, así como la rehabilitación de un país, región o zona determinada, conforme a los tratados y compromisos establecidos. c) El apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la lucha contra el terrorismo y a las instituciones y organismos responsables de los servicios de rescate terrestre, marítimo y aéreo, en las tareas de búsqueda y salvamento. d) La respuesta militar contra agresiones que se realicen utilizando aeronaves con fines terroristas que pongan en peligro la vida de la población y sus intereses. A estos efectos, el Gobierno designará la Autoridad nacional responsable y las Fuerzas Armadas establecerán los procedimientos operativos pertinentes. e) La colaboración con las diferentes Administraciones públicas en los supuestos de grave riesgo, catástrofe, calamidad u otras necesidades públicas, conforme a lo establecido en la legislación vigente. f) La participación con otros organismos nacionales e internacionales para preservar la seguridad y el bienestar de los ciudadanos españoles en el extranjero, de conformidad con los criterios de coordinación y de asignación de responsabilidades que se establezcan. Ley Orgánica de Defensa Nacional. Artículo 16.

SM el Rey en la entrega de los Reales Despachos en Zaragoza (Antonio Romero, Ministerio de Defensa)El Rey de España, D. Felipe VI, además de ejercer la Jefatura del Estado, ostenta el Mando supremo de las Fuerzas Armadas y, previa autorización de las Cortes Generales, tiene la potestad para declarar la guerra y hacer la paz. Por su parte, el Gobierno dirige la administración militar y la defensa del Estado. 

El Presidente del Gobierno tiene la responsabilidad de dirigir la política de defensa​ y determinar los grandes objetivos estratégicos, de la gestión de las situaciones de crisis que afecten a la defensa así como de la dirección estratégica de las operaciones militares en caso de uso de la fuerza. Asimismo, se le otorga la autoridad para ordenar, coordinar y dirigir la actuación de las Fuerzas Armadas.

Dentro del Gobierno, el ministro de Defensa desarrolla y ejecuta la política de defensa, que tiene como objetivos garantizar la defensa del conjunto de la sociedad y de los valores y principios del Estado de Derecho previstos en la Constitución, así como contribuir en el marco de la legalidad internacional, a la paz y a la estabilidad global. Asiste al Presidente del Gobierno en la dirección estratégica de las operaciones militares y dirige la actuación de las Fuerzas Armadas bajo la autoridad del Presidente del Gobierno. 

Corresponde al Jefe de Estado Mayor de la Defensa la función de asesoramiento militar al Presidente del Gobierno y al Ministro de Defensa, a los que auxiliará en la dirección estratégica de las operaciones militares. Ejerce el mando de la estructura operativa de las Fuerzas armadas, y la conducción estratégica de las operaciones militares.

Por otro lado, los Jefes de Estado Mayor del Ejército de Tierra, de la Armada y del Ejército del Aire ejercerán, bajo la autoridad del Ministro de Defensa, el mando de su respectivo Ejército.

Finalmente, reside en las Cortes Generales la potestad para tratar los temas relativos a las líneas generales de la defensa y los planes de modernización, así como para conceder la autorización para la firma de tratados o convenios internacionales de carácter militar. Por otro lado, el Gobierno tiene la obligación de consultar al Congreso de los Diputados y recabar su autorización previa para el desarrollo de operaciones en el exterior que no estén directamente relacionadas con la defensa de España o del interés nacional.

Estas operaciones deberán, en todo caso, ser conformes al derecho internacional y contar con una petición expresa del Gobierno en cuyo territorio se vayan a desarrollar, así como contar con el respaldo legal de una resolución de Naciones Unidas, de la Alianza Atlántica o con un acuerdo de la Unión Europea. No será necesario el control previo del Parlamento para responder en legítima defensa a una agresión contra España o sus intereses nacionales, ni para emprender una misión que tenga directamente que ver con la protección de los legítimos intereses de nuestro país.

Marco estratégico de la política española de defensa

La concepción estratégica española se fundamenta en la consolidación de nuestra posición en el mundo, a través del fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación con aquellas naciones con las que nos unen lazos de vecindad, vínculos históricos o intereses estratégicos.

El presidente del Gobierno establece las líneas generales de la política de defensa y las directrices para su desarrollo, para lo cual formula la Directiva de Defensa Nacional en la que se fija el marco estratégico, los intereses de España, así como las líneas y directrices fundamentales.

La Directiva establece una serie de objetivos  que se resumen a continuación:

  • Asegurar unas Fuerzas Armadas operativas que permitan mantener la influencia necesaria en el contexto internacional,  contribuir a la estabilidad de éste, principalmente en nuestra zona de interés directo, así como a preservar nuestros intereses nacionales en el resto del mundo.
  • Desarrollar la plena coherencia y coordinación de los instrumentos en manos de los distintos departamentos ministeriales con el objetivo de lograr la mayor eficacia.
  • Mantener un nivel nacional de disuasión creíble y suficiente con objeto de evitar que los escenarios de riesgo en nuestro entorno geográfico se materialicen en amenazas, y unas capacidades de reacción que garanticen la defensa.
  • Llevar a cabo la necesaria transformación de las Fuerzas Armadas para hacer frente a los crecientes retos estratégicos de España, en un momento de limitada disposición de recursos.
  • Promover y divulgar una cultura de la defensa compartida por la ciudadanía.

Como consecuencia de esta Directiva, el ministro de Defensa emite la Directiva de Política de Defensa en la que se establecen las directrices para alcanzar los objetivos del Gobierno. La Directiva de Política de Defensa, recoge como puntos importantes: la racionalización de estructuras; la capacidad de disuasión; el mantenimiento de las relaciones internacionales en materia de defensa y el impulso a la presencia internacional de la industria nacional.

Asimismo, completan el marco estratégico, la Estrategia de Seguridad Nacional,  aprobada en 2013 por el Consejo de Ministros, y que se recoge en la Ley 32/2015 de 28 de septiembre, de Seguridad Nacional como el marco político estratégico de referencia de la Política de Seguridad Nacional. Como aspecto destacable  de ésta, se encuentra la constitución del Consejo de Seguridad Nacional, órgano colegiado del Gobierno, para asistir al Presidente del Gobierno en la Política de Seguridad​

En mayo de 2016, el Consejo de Seguridad Nacional, presidido por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aprobó el III Informe Anual de Seguridad Nacional. El Informe realiza un diagnóstico completo de los retos para la Seguridad Nacional, así como de las principales medidas implementadas durante el año para dar una respuesta eficaz y completa a estos desafíos, que comprometen la libertad y el bienestar del ciudadano, la defensa de España, nuestros principios y valores constitucionales, así como la propia seguridad internacional. Esta práctica se inauguró en 2014. El Consejo dio entonces su conformidad al Informe Anual de Seguridad Nacional de 2013, primer Informe de esta naturaleza elaborado en España, que fue presentado ante el Congreso de los Diputados en julio de 2014.

Las Fuerzas Armadas

Las Fuerzas Armadas, integradas en el Ministerio de Defensa, constituyen una entidad única, que se concibe como un conjunto integrador del  Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire. El cumplimiento de las misiones de las Fuerzas Armadas y el desarrollo de su contribución complementaria o subsidiaria de interés público requieren realizar diferentes tipos de operaciones, tanto en territorio nacional como en el exterior, que pueden conducir a acciones de prevención de conflictos o disuasión, de mantenimiento de la paz, actuaciones en situaciones​ de crisis y, en su caso, de respuesta a la agresión.​​​​​​​

Desde el año 2002, al suspenderse el servicio militar obligatorio, todos los hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas son profesionales y constituyen sin duda su mayor valor. Con fecha 1 de noviembre de 2016, de los 119.756 efectivos en activo 75.822 corresponden al Ejército de Tierra, 20.608 a la Armada,  20.370 al Ejército del Aire, y  2.956 a los cuerpos comunes de las Fuerzas Armadas. A esa cifra hay que sumarle 19.409 trabajadores de personal civil de los que 4.508 son funcionarios, 13.245 personal laboral y 1.656 personal estatutario. ​

Además, refuerzan nuestras Fuerzas Armadas 4.185 reservistas voluntarios, personas que voluntariamente prestan sus servicios en filas durante determinados periodos de tiempo cada año, así como 399 reservistas de especial disponibilidad, acogidos a esta modalidad en aplicación del artículo 17 de la Ley 8/2006, de 24 de abril, de Tropa y Marinería, desarrollado posteriormente por el Real Decreto 383/2011, de 18 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento de Reservistas de las Fuerzas Armadas, a la que podrán acceder los militares de tropa y marinería cuando finalicen sus compromisos de larga duración, estando sujetos a las condiciones para su incorporación, cuando se les requiera, a las Fuerzas Armadas. También podrán acogerse a esta modalidad los militares de complemento de la Ley 17/1999, de 18 de mayo, de Régimen de Personal de las Fuerzas Armadas.

En el ámbito de personal, la norma básica es la Ley 39/2007, de 19 de noviembre, de la carrera militar, que establece, entre otros  aspectos básicos del modelo, los efectivos de las Fuerzas Armadas, los cometidos que corresponde prestar a los militares de los diferentes cuerpos y categorías y las normas por las que debe regirse su ingreso, formación y trayectoria profesional. Dicha Ley incluye, entre otras novedades, la reforma del sistema de enseñanza militar y el acceso a ámbitos profesionales distintos del militar. Esta Ley fue modificada por la Ley 46/2015, de 14 de octubre, y sus aspectos más relevantes están relacionados con las condiciones para el pase a reserva y ascenso en esa situación, el personal retirado por discapacidad, y los destinos en circunstancias excepcionales de conciliación de la vida profesional, personal y familiar.

Además, la Ley 15/2014, de 16 de septiembre, de racionalización del Sector Público y otras medidas de reforma administrativa modificaron el artículo 107 de la Ley de la carrera militar, creando una nueva situación administrativa para el personal militar, "Servicio en la Administración Civil".

También la Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio, de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas, cuyas novedades más relevantes son la regulación del derecho de asociación, la creación del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas y la del Observatorio de la vida militar,  ha tenido como desarrollos más importantes la publicación de la Ley Orgánica 8/2014, de 4 de diciembre, de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas y de la Ley Orgánica 14/2015, de 14 de octubre, del Código Penal Militar.

Asimismo, se aprobó el Real Decreto 176/2014, de 21 de marzo, por el que se regula el procedimiento para la tramitación de las iniciativas y quejas relativas al régimen de personal y a las condiciones de vida que pueda plantear el militar, como vía de participación individual de los militares.

Por su parte, la reforma del sistema de enseñanza militar actual incide en la formación en los valores militares y técnicas profesionales e incorpora la obtención de una titulación universitaria de grado para los oficiales y de formación profesional de grado superior para los suboficiales. La revisión del modelo busca igualmente que la tropa y marinería obtenga el título de formación profesional de grado medio.

Así, el nuevo modelo de formación de oficiales en marcha desde 2010 está totalmente implantado, egresando su primera promoción en julio del 2015. Por otra parte, el modelo de formación de suboficiales, que se inició en el curso 2011-2012, está igualmente implantado y la primera promoción egresó en julio de 2014. En el caso de los cuerpos comunes de las Fuerzas Armadas, es importante destacar la integración de todas las escuelas de formación en la Academia Central de la Defensa, cuya estructura interna y funciones se establecen por orden ministerial, donde además de formar a los alumnos con titulación de los cuerpos Jurídico, Intervención, Sanidad y Música, se ha iniciado en cooperación con la Universidad de Alcalá un modelo de formación en medicina similar al de las academias principales, que previsiblemente verá egresar a la primera promoción de médicos militares (ingreso sin titulación) en julio de 2018.

De este modo, la enseñanza militar se configura como el pilar básico sobre el que se asienta la capacidad y aspiraciones de los profesionales de la defensa, por lo que la proyección y desarrollo del sistema de enseñanza en el medio y largo plazo es de capital importancia.

Con la Ley Orgánica de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas, en el marco de la política de apoyo al personal, se puso en marcha un sistema de aprovechamiento de capacidades profesionales del personal militar (programa SAPROMIL), como medida de apoyo al personal por el que se impulsa el acceso voluntario de personal militar a otros ámbitos laborales ajenos al Ministerio de Defensa aprovechando, así, las capacidades del personal militar que voluntariamente decida desvincularse de las Fuerzas Armadas. Las medidas que impulsa el programa permiten entre otras oportunidades laborales, que el personal militar de tropa y marinería continúe ocupando plazas reservadas para él en la Guardia Civil, en la Policía Nacional y, en algunos casos, en Policías Locales. 

Además, como consecuencia de la modificación de la Ley de la carrera militar, aprobada mediante la Ley 15/2014 mencionada anteriormente, y en línea con los objetivos del programa SAPROMIL, durante el año 2015 empezaron a publicarse los primeros concursos de traslado en los que se ofertaban plazas en otros departamentos de la Administración para ser ocupadas por personal militar. Este personal, al ocupar esos puestos ha pasado a la nueva situación administrativa.

La mejora de la protección social y el apoyo al entorno familiar de los militares es otra de las líneas generales de actuación del Ministerio de Defensa a los que presta la máxima atención. Dentro de la política social para el apoyo al personal militar y sus familias, destacan los aspectos relacionados con las ayudas a la acción social, la asistencia al personal militar, el apoyo a los militares desplegados en misiones internacionales y sus familias, la conciliación de la vida familiar y la igualdad de oportunidades para el acceso y permanencia de las mujeres en las Fuerzas Armadas.

Por otro lado, las plantillas que periódicamente aprueba el Gobierno determinan el tamaño de nuestras Fuerzas Armadas acorde con las necesidades de nuestra defensa. Para el año 2016, la Ley de presupuestos generales del Estado establece que las plantillas máximas de militares de tropa y marinería a alcanzar el 31 de diciembre del año 2016 no podrán superar los 79.000 en dicha categoría, habiéndose solicitado que esta misma cantidad se mantenga en los presupuestos del año 2017.​

Conviene resaltar que del total de militares en activo, 15.095 son mujeres, lo que representa  el 12,6% del total. La incorporación de la mujer a las Fuerzas Armadas se inició parcialmente en 1988. En la actualidad, se incorporan y desarrollan sus carreras en igualdad de oportunidades, accediendo a todos los cuerpos y escalas y a todos los destinos, incluidos los más operativos, existentes en las Fuerzas Armadas​.

Hoy se puede afirmar que la igualdad formal está asegurada en el seno de nuestras Fuerzas Armadas y que el objetivo es la consolidación de la igualdad efectiva de mujeres y hombres en este ámbito. España es uno de los países de nuestro entorno con mayor representación femenina en sus ejércitos. Los máximos empleos alcanzados por las mujeres en las distintas categorías militares son las de coronel, subteniente y cabo mayor.​
Los extranjeros nacionales de países con los que España tiene importantes vinculaciones históricas pueden formar parte de nuestras Fuerzas Armadas, como tropa y marinería y como oficiales de complemento del Cuerpo Militar de Sanidad. La contribución de los extranjeros que sirven en nuestras Fuerzas Armadas, cuyo cupo máximo del total de  efectivos militares de tropa y marinería no puede  superar el 9%, asciende a 130 efectivos, que representan el 0,11%.

Modernización e innovación

La modernización es imprescindible para dotar a las Fuerzas Armadas de los medios precisos, con el nivel óptimo de operatividad y seguridad. Para ello, se requiere un gran esfuerzo y equilibrio entre inversión y necesidades.

La política en este ámbito se dirige a asegurar la cobertura satisfactoria de las capacidades definidas en los Objetivos de Capacidades Militares para el desempeño de las misiones y cometidos de las Fuerzas Armadas. En este sentido, el Ministerio de Defensa ha puesto en marcha diversas medidas para fomentar y apoyar el desarrollo de capacidades, en el ámbito de la defensa, con un doble objetivo: dotar a las Fuerzas Armadas de los sistemas más modernos y adecuados e impulsar la base industrial y tecnológica nacional de la defensa.

Por ello, el Consejo de Ministros del viernes 29 de mayo, aprobó el conjunto de las capacidades industriales y áreas de conocimiento que afectan a los intereses esenciales de la defensa y la seguridad nacional, vinculadas a la protección de capacidades para diseñar, desarrollar, integrar, evaluar y mantener sistemas ​y subsistemas militares claves. Esta medida permite al Ministerio de Defensa calibrar mejor los criterios industriales y militares aplicables en futuros procesos de adquisiciones para las Fuerzas Armadas. Pese a que ya existe en otros países europeos, es la primera vez que se hace en España, y tiene como primera aplicación la puesta en marcha de los proyectos tecnológicos del 8x8 y de la Fragata F-110.

En este marco, la aprobación de la Estrategia Industrial de Defensa a finales de 2015 ha permitido al Ministerio de Defensa iniciar acciones orientadas a la potenciación de la base industria de defensa nacional y proseguir con actividades ya comenzadas. Cabe destacar los esfuerzos en el alineamiento de las actividades del Ministerio hacia las capacidades industriales y áreas de conocimiento que afectan a los intereses esenciales de la Defensa y la Seguridad Nacional.

El buque Contramaestre Casado participa en el ejercicio 'Seaborder 2014' (Ministerio de Defensa)

Asimismo, se ha trabajado en la optimización y mejora de la gestión de los programas de obtención, modernización y sostenimiento común de sistemas de las Fuerzas Armadas. Se ha racionalizado las estructuras y reformado el sistema de adquisiciones, centralizando las Oficinas de Programas del Ministerio de Defensa en un único centro directivo. Con ello se profesionaliza la función de gestión, se mejora el planeamiento, la transparencia y visibilidad técnica y financiera de los programas. Asimismo, se ha trabajado en la reducción de los órganos de contratación del Ministerio de Defensa que se caracterizaban por su diversidad, dificultando el control, la sinergia  y la eficiencia. Además, se han puesto en marcha nuevas medidas de racionalización como la centralización de los contratos de seguros, energía eléctrica y combustible de operaciones, en el ámbito del Ministerio de Defensa.

Respecto a los principales programas, se ha realizado un gran esfuerzo inversor, en colaboración con otros Departamentos, que ha permitido la puesta en marcha de nuevos programas y la continuidad de los anteriormente iniciados. Cabe señalar el helicóptero EC-135 de entrenamiento para el Ejército de Tierra, los nuevos Buques de Acción Marítima para la Armada y la puesta en marcha de los proyectos tecnológicos asociados a los futuros programas Fragata F-110 y blindado 8x8, base de lo que será un nuevo ciclo industrial en la defensa, con un alto componente tecnológico que siga proporcionando a las Fuerzas Armadas el material que requieren para el cumplimiento de sus misiones.

En esta línea, también se ha iniciado la adquisición de un sistema de aviones remotamente pilotados de carácter estratégico. Así mismo, se han puesto en marcha diversos planes directores que establecen el marco global para la adquisición de capacidades para las Fuerzas Armadas.

Otros proyectos de modernización se realizan a través de programas internacionales en los que España participa con sus socios y aliados. Es el caso del caza Eurofighter, del avión de transporte militar A-400, el helicóptero de ataque Tigre o el helicóptero multipropósito NH-90, cuyas unidades están siendo recibidas ya por el Ejército de Tierra.

Por otra parte, la información es un recurso estratégico en el ámbito del Ministerio de Defensa que se sustenta en las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), consideradas como motor de transformación y elemento crítico para el desarrollo de las misiones y cometidos de las Fuerzas Armadas. En este marco, el Ministerio de Defensa ha iniciado una revisión de la Política de los Sistemas y las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones en todo el Departamento para adaptarla a las necesidades actuales de la defensa nacional.

En materia de innovación en el ámbito de la defensa el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) es el centro de referencia y se especializa en tecnología, certificación y asesoramiento en el ámbito aeroespacial. Recientemente se ha producido la integración en dicho centro de todos los organismos de investigación de las Fuerzas Armadas como son el Instituto Tecnológico la Marañosa, especializado en la investigación de armamento, material y equipo, el Canal de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo​, especializado en experimentación e ​​investigación hidrodinámica para la construcción naval, y el Laboratorio de Ingenieros del Ejército. De esta forma se he establecido una dirección única que incrementará las sinergias en la materia.

Finalmente, cabe destacar que se ha seguido trabajando en sanear la situación financiera de la Defensa, procediendo al pago anual a proveedores. Esto facilita la consecución de un clima de estabilidad, confianza y  credibilidad con los actores públicos y privados que intervienen en los procesos de modernización e innovación en el ámbito del material de defensa.

España en el ámbito internacional

España comparte con sus socios y aliados la idea de que los retos y amenazas, a los que se enfrenta, deben solucionarse desde una perspectiva multilateral integradora. Por ello se ha incrementado la actividad internacional a través de dos ámbitos diferenciados: la Diplomacia de Defensa, que refuerza la cooperación bilateral, y la participación en Organismos Internacionales.

Diplomacia de Defensa

La Directiva de Defensa Nacional establece la necesidad de reforzar la relación bilateral con aquellos actores con los que compartimos intereses y amenazas, así  como que puedan aportar estabilidad a nuestro entorno o mejorar la posición de España en el ámbito de las relaciones estratégicas. En consecuencia, la política de defensa española recoge un Plan de Diplomacia de Defensa en el que se establecen los principios, fines, prioridades y objetivos que conforman el esfuerzo en este ámbito. Dentro de él y con carácter anual, se elabora y revisa un Plan Bienal de Diplomacia de Defensa, que orienta las actividades a realizar para los próximos dos años.

Para alcanzar sus fines, la diplomacia de defensa utiliza una combinación de diversos instrumentos cuyo peso varía en función del fin y área de actuación. Entre ellos cabe destacar los acuerdos de cooperación, reuniones bilaterales, intercambios, reforma del sector seguridad, fortalecimiento de capacidades, enseñanza y formación, ejercicios, y cooperación industrial y tecnológica.

La posición de España en el concierto internacional orienta su actuación preferentemente hacia unos ámbitos geoestratégicos considerados prioritarios por razones geográficas, históricas, culturales, económicas o de otra naturaleza. Entre los actores internacionales relevantes en la lucha contra los riesgos y amenazas globales, los Estados Unidos de América desempeñan un papel fundamental, por lo que España continúa en su esfuerzo por mantener una sólida relación bilateral, contribuyendo al fortalecimiento del vínculo transatlántico.

España considera de gran valor la "Iniciativa 5 + 5 Defensa" por reunir a 5 países europeos del sur del Mediterráneo junto a los 5 que conforman el Magreb tradicional, constituyendo el único foro multinacional para desarrollar la cooperación sobre asuntos de seguridad entre las riberas norte y sur del Mediterráneo Occidental.

Tras más de diez años de funcionamiento, esta iniciativa basa su éxito en una cooperación desarrollada en un plano de igualdad, que promueve como ningún otro foro el dialogo político, el intercambio de ideas y la confianza mutua, fomentando actividades prácticas de cooperación en aquellos campos de interés común que servirán como punto de encuentro para intercambiar conocimientos y experiencias.​

Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)

España, miembro de la OTAN desde 1982, ha contribuido a la transformación de la Alianza en su proceso de adaptación a los nuevos riesgos y amenazas que afectan a la seguridad global. En este sentido, la Cumbre de la OTAN celebrada en Lisboa en noviembre de 2010, supuso un hito, ya que aprobó un nuevo Concepto Estratégico que definió una Alianza Atlántica renovada, más preparada para los desafíos del siglo XXI.

Ceremonia de bienvenida en la Base de Rota por la llegada del USS DONALD COOK ((Ministerio de Defensa))Los últimos años se han caracterizado por un cambio significativo en la situación de seguridad en el espacio euroatlántico. A la inestabilidad en el flanco oriental motivada por la actual crisis en Ucrania, se ha unido unió un agravamiento considerable de los riesgos provenientes del flanco sur aliado. La Cumbre celebrada en Gales en septiembre de 2014, confirmó la validez del Concepto Estratégico de 2010, pero determinó que la OTAN debía adaptar su componente militar a esta nueva situación de seguridad, para lo cual se aprobó un Plan de Acción de Preparación Aliada con el objetivo de aumentar la capacidad de respuesta y el nivel de alistamiento ante cualquier amenaza.

En julio de 2016 se celebró la Cumbre de Varsovia, en la que se dio un nuevo impulso a la adaptación de la Alianza ante los riesgos y amenazas a su seguridad, orientándola en las dos líneas prioritarias de refuerzo de la Postura de Disuasión y Defensa y de Proyección de Estabilidad hacia el entorno aliado. En esta Cumbre también se reafirmó la voluntad de reforzar la cooperación con la UE y se ratificaron las decisiones adoptadas en Gales, con la implementación del Plan de Acción para la Preparación aliada.

La medida más importante de este del Plan es la revisión de la Fuerza de Respuesta de la OTAN (NRF) con la creación de una Fuerza Conjunta de Muy Alta Disponibilidad (VJTF) para proporcionar a la Alianza un conjunto de elementos con una mayor disponibilidad y capacidad de respuesta ante crisis.  España asumió desde el principio un fuerte el compromiso con este Plan y con la nueva NRF, liderando la primera brigada VJTF "operativa" en 2016, cuya declaración de operatividad supuso el despliegue en territorio polaco de 1300 militares españoles durante más de un mes.

Además de ello, nuestra nación continúa contribuyendo de manera notable a las medidas de refuerzo de la seguridad aliada adoptadas desde 2014, destacando el incremento en la aportación a las fuerzas navales permanentes de la OTAN, el mando durante 2016 de la SNMG-1, la contribución con cuatro aviones a la misión de Policía Aérea en el Báltico, que se sumó al liderazgo de la propia misión por parte de España durante cuatro meses, y el despliegue de una unidad de defensa antiaérea y antimisil PATRIOT en territorio turco.

España sigue comprometida con las misiones y fuerzas aliadas, manteniendo presencia en la misión de la OTAN en Afganistán o participando en el programa de Defensa Antimisiles de la OTAN mediante el acuerdo con los Estados Unidos de América para el despliegue permanente, en la base naval de Rota, de cuatro destructores de la US Navy dotados del sistema de combate AEGIS.

Política Común de Seguridad y Defensa de la Unión Europea (PCSD)

España, como miembro de la Unión Europea (UE), es una de las naciones que más activamente contribuye a convertir Europa en un actor cada vez más relevante en el panorama internacional a través de los instrumentos propios  de la Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD). Esta contribución se viene materializando mediante su presencia en las misiones y operaciones  internacionales de la UE, en el desarrollo de capacidades y proyectos conjuntos de investigación, y en el desarrollo de armamento y tecnologías para la defensa, así como  a través de su comercialización en el mercado europeo de la defensa.

Es de desatacar la significativa participación española en el desarrollo de conceptos e instrumentos, lo que está impulsando el avance de la Política Europea de Seguridad y Defensa, permitiendo así que la Unión Europea se convierta en un auténtico actor global en la dimensión de seguridad y defensa. 

Tras la presentación en junio de 2016 de la Estrategia Global de Política Exterior y de Seguridad de la UE, España está siendo especialmente activa en los debates y en la preparación de documentos para desarrollar el Plan de Implementación de la Estrategia citada. Se prevé un importante desarrollo de la Política Común de Seguridad y Defensa de la UE en los próximos meses, en especial a través del impulso de los instrumentos que contempla el Tratado de Lisboa relacionados con la seguridad y defensa.

En este marco, España está firmemente comprometida con la Agencia Europea de Defensa y participa activamente en la actividad de este organismo (principalmente en las áreas de desarrollo de capacidades, armamento, investigación y tecnología, y asuntos de industria y mercado). Este año, un Embajador español ha sido designado Director Ejecutivo de la Agencia y la Base Aérea de Zaragoza ha sido designada sede permanente (European Tactical Airlift Center-ETAC) del Programa Europeo de Transporte Europeo Táctico (European Tactical Airlift Program-ETAP), liderando el Ejército del Aire su desarrollo dentro de la iniciativa de la Flota Europea de Transporte Aéreo (European Air Transport Fleet - EATF). Como prueba del compromiso de España con el impulso de iniciativas dentro de este organismo, España ha presidido la reunión de Directores de Capacidades del mes de marz y octubre.

Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE)

La OSCE constituye un elemento fundamental en la arquitectura europea de seguridad en materia de alerta temprana, prevención de conflictos, gestión de crisis y rehabilitación postconflicto. Todo ello, actuando en tres dimensiones: político-militar; económica y medioambiental; y humana.

La OSCE es el único marco multilateral para discutir los problemas de seguridad de euroatlánticos, euroasiáticos y euromediterráneos donde Rusia ha suscrito las normas y principios comunes, y participa activamente en igualdad de condiciones con otros países. La Organización mantiene la importancia del punto de vista de Rusia en las conversaciones sobre el futuro de la seguridad europea.

España, como Estado participante de la organización desde sus orígenes en 1973, mantiene su compromiso para la construcción de un sistema europeo de seguridad global y cooperativo, a través de la participación en actividades relacionadas con: la seguridad; el control de armamentos; la diplomacia preventiva; así como medidas destinadas a fomentar la confianza y la seguridad. España, en esta dimensión, desempeña una labor muy proactiva que trata de impulsar el entendimiento, especialmente en lo que se refiere a derechos humanos y al cumplimiento de las medidas de confianza y de la seguridad.

Dentro de las herramientas utilizadas por la Organización,  destacan tres iniciativas: el "Documento de Viena", foro de confianza y transparencia para el intercambio de información; el Tratado de Fuerzas Armadas Convencionales en Europa, con el objetivo de limitar el armamento en poder de los Estados signatarios, y el Tratado de Cielos Abiertos que permite la realización de vuelos de observación sin restricciones de un Estado parte sobre otro Estado firmante del mismo.

En el actual entorno de seguridad de Europa es crítico relanzar el diálogo político-militar sobre el fomento de la confianza y la seguridad, la reducción de riesgos y el control de armamentos. La OSCE, como plataforma de diálogo estratégico con visión de futuro, ha asumido su responsabilidad para acometer esta tarea. Por ello, la necesidad de dar cabida a la evolución de las Fuerzas Armadas y la adaptación a la nueva situación de seguridad en su espacio de interés, ocupan gran parte del diálogo en la OSCE en su dimensión político-militar, orientado actualmente hacia la modernización del Documento de Viena 2011 y la negociación de un nuevo Tratado FACE, dos de los tres instrumentos sobre los que se construye la seguridad en Europa (el Tratado de Cielos Abiertos constituye el tercer pilar).

A todo ello se debe añadir el hecho de que la crisis de Ucrania continua siendo el vértice sobre el que gira la mayor parte de la actividad en los últimos años, y a su resolución se orientan los esfuerzos diplomáticos y militares, además de otros conflictos no resueltos como Nagorno Karabaj, Georgia -Abjasia y Osetia - y Moldavia - Transnistria -.

La OSCE brinda a los Estados no miembros del Área Mediterránea, identificados como Socios de Cooperación, la oportunidad de promocionar su propia visión de la seguridad, teniendo en cuenta que, cada vez más, los riesgos y amenazas a la seguridad de esos países (terrorismo, gestión de la migración, tolerancia, etc.) son compartidos por Europa.

En este sentido, España ejerce un papel importante en las iniciativas desarrolladas por la Organización, en apoyo a los socios mediterráneos, gracias a nuestra posición estratégica y cercanía histórica y cultural que constituye un valor añadido en las relaciones con los citados Estados, piezas clave para la estabilidad y seguridad en el Mediterráneo y, en consecuencia, de Europa.

Desarme y no-proliferación

En asuntos de desarme y no-proliferación, la Política de Defensa -acorde con las directrices del Gobierno- está orientada a participar en los Organismos Internacionales e iniciativas multilaterales y bilaterales, fomentando la adopción de medidas jurídicamente vinculantes en diversos ámbitos de actuación. 

En estos últimos años se ha colaborado en cursos de desminado humanitario con diversos países, tanto de Hispanoamérica como del norte de África. Cabe destacar el compromiso de España con Colombia, especialmente a raíz del Acuerdo de Paz con las FARC, firmado en 2016, al que España contribuye, entre otras iniciativas, mediante la formación en desminado de instructores del Ejército colombiano, y colabora en la creación del Centro Internacional de Desminado de dicho país, a través del Centro Internacional de Desminado (CID) español, dependiente del Ejercito de Tierra Finalmente, se está participando en labores de asesoramiento en la reestructuración del Ejército de Colombia.

Asimismo, se ha participado en distintas iniciativas para prevenir la proliferación de armas de destrucción masiva y sus sistemas vectores. Tal es el caso de la contribución del Instituto Nacional de Técnicas Aeroespaciales (INTA) a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), mediante la participación del Laboratorio de Verificación de Armas Químicas (LAVEMA) como laboratorio de referencia, y su colaboración en la creación de una Red de laboratorios de la OPAQ de habla hispana; o en el ámbito biológico, con la creación de la Unidad de Aislamiento de Alto Nivel en el Hospital Central "Gomez Ulla", y la designación como laboratorio colaborador del Laboratorio de Identificación Rápida desplegable (LABIR) de la Unidad Militar de Emergencias (UME) en la Red nacional de Laboratorios de Alerta Biológica (RE-LAB).

Del mismo modo, se trabaja en varios foros para combatir el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras, tanto en el ámbito de las misiones permanentes y operaciones llevadas a cabo por las fuerzas armadas -específicamente o formando parte de la acción integral del Estado-, como en las actuaciones originadas por las organizaciones internacionales y regionales. 

Todo ello subraya el compromiso de Defensa por un mundo más seguro, particularmente en zonas de especial interés para nuestro país o de relevancia para la seguridad mundial, en la que llevamos a cabo un papel importante como actor destacado en los procesos de no proliferación y desarme -que complementa la actuación esencial de las Fuerzas Armadas en el mantenimiento de la paz y seguridad internacionales-.

La participación española en las misiones internacionales

Las Fuerzas Armadas españolas mantienen su presencia en el exterior a través de su participación permanente en las misiones de vigilancia y seguridad en los espacios marítimos y aéreos, así como en distintas misiones internacionales. Entre éstas destacan las siguientes:

Afganistán -  ISAF y Misión Apoyo Decidido (Resolute Support-RSM)

España ha desplegado militares españoles en Afganistán en apoyo del gobierno afgano desde 2002, inicialmente integrados en la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) y desde principios de 2015 en la Misión "Apoyo Decidido" o "Resolute Support" (RSM), ambas lideradas por la OTAN.

El hospital ROLE 2 en Herat, Afganistán (Ministerio de Defensa)

Durante estos años el contingente español ha pasado de 350 militares, que inicialmente desplegaron en Kabul a 550 en 2004, incremento necesario para atender al cambio de cometidos de ISAF y su expansión a todo el territorio afgano.

Esta contribución se modificaría de nuevo, más adelante, para acomodarse a los nuevos cometidos asignados por la ISAF, alcanzando un máximo de más de 1.500 efectivos en 2011.

Además de Kabul, los militares españoles han desarrollado sus funciones fundamentalmente en las provincias de Herat, donde gestionaron el aeropuerto de la capital y mantuvieron un importante centro de atención sanitaria, y Badghis, donde lideraron durante años el Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT), dejando en toda la región una huella de progreso y estabilidad. Durante 2014 el contingente de Badghis se replegó, cediendo al ejército afgano la base de Quala-i-Naw, una moderna y dotada infraestructura desarrollada por las fuerzas españolas.

A principios de 2015 la misión ISAF dio paso a la actual misión "Resolute Support" RSM,  cuya finalidad se ha centrado en la instrucción, el adiestramiento y el apoyo de las fuerzas de seguridad afganas. España ha ostentado la jefatura del Mando Oeste de Adiestramiento, Monitorización y Asistencia (TAAC-W), desplegando durante 2015 un contingente aproximado de 300 militares en Herat para estos cometidos. Se replegó a territorio nacional en el mes de octubre de dicho año, lo que supuso el adiós definitivo a la Región Oeste de Afganistán. A partir de este momento han quedado únicamente una veintena de españoles en el cuartel general de la misión en Kabul

El futuro de la Misión y del apoyo duradero de la OTAN a Afganistán está actualmente siendo objeto de planeamiento.

Líbano - UNIFIL

La misión de Naciones Unidas en el Líbano UNIFIL tiene sus orígenes en 1978, si bien su actual estructura se remonta al verano de 2006, tras la denominada crisis israelí-libanesa, cuando el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, por la Resolución 1701, determinó el incremento de la entidad de UNIFIL hasta los 15.000 efectivos, ampliando también el mandato de la misión. En la actualidad, participan en la misión 37 países y cerca de 10.000 efectivos.

El compromiso de España en este último mandato se materializó desde el primer momento con la aportación de fuerzas. Además, dentro de esta misión se dio la circunstancia de que, por primera vez en el ámbito de Naciones Unidas, un general español desempeñó el papel de Jefe de Misión y Comandante de la Fuerza.

En la actualidad, las fuerzas españolas se cifran en cerca de 600 efectivos y España lidera el Sector Multinacional Este que integra, además de las españolas, fuerzas de: India, Indonesia, Nepal y Malasia. Además, el contingente que conforma la Brigada Multinacional constituida por España, cuenta con efectivos de El Salvador, Serbia, Brasil y México por acuerdos bilaterales con estas naciones.

Según Resolución 2236 (2015) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, de fecha 19 de agosto de 2015, ha sido prorrogado el Mandato de UNIFIL hasta el 31 de agosto de 2016.

El pasado 30 de agosto el Consejo de Seguridad de las NNUU adoptó por unanimidad la Resolución 2305, que renueva el mandato de UNIFIL por un año, hasta el 31 de agosto del 2017. En la misma se solicita una nueva Revisión Estratégica de la Misión para antes de febrero del 2017.

Mali - EUTM Mali   y Operación A/M, Destacamento Aéreo de Apoyo a Mali (Destacamento Marfil)

A principios de 2012, se produce en el norte de Mali una serie de acontecimientos que convierten la región en un centro de inestabilidad y en una grave amenaza para toda la región del Sahel y para Europa. Como consecuencia, el presidente interino de Malí remitió peticiones oficiales de apoyo al Secretario General de la ONU, a la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) y a la UE, incluyendo en esta última una petición de ayuda para la reestructuración y entrenamiento del ejército de Malí.

En respuesta a esta solicitud, el Consejo de la UE acordó una misión de entrenamiento de carácter militar, EUTM Malí, en el sur del país. Esta operación no lleva a cabo acciones de combate y coordina sus actividades con el resto de misiones desplegadas.

Tras el éxito inicial obtenido, y como consecuencia de la Revisión Estratégica de la Misión aprobada en noviembre de 2013, se procedió a una ampliación del mandato por otros 24 meses hasta el mes de mayo de 2016.

El 18 de mayo de 2016 entró en vigor el tercer mandato de la Misión de Entrenamiento en Malí (EUTM Mali) con una extensión de dos años. El mandato, evolución del anterior, mantiene los pilares de adiestramiento y asesoramiento estratégico, y tiene como principales novedades la extensión del área de la misión hasta el río Niger, incluyendo Gao y Tombuctú; y  la implementación del adiestramiento descentralizado de unidades de las Fuerzas Armadas de Mali, en sus bases de despliegue y el asesoramiento a los cuarteles generales de las regiones militares. Esta evolución del anterior mandato se produce tras la formación de ocho Grupos Tácticos Interarmas (GTIAs), incidiendo en la apropiación del Ministerio de Malí y de las propias Fuerzas Armadas Malienses, en materia de formación y gestión de personal.

España participa en la misión desde su inicio aportando equipos de adiestramiento. Actualmente la misión cuenta con 531 efectivos de 26 países (22 de los Estados miembros de la UE, además de Albania, Serbia, y Montenegro y Georgia), de los cuales 135 son españoles, lo que convierte a España en el segundo país que más fuerzas aporta a la misión, tras haber ostentado la jefatura de la misión desde el 24 de octubre de 2014 hasta finales de julio de 2015 con un general de brigada del Ejército de Tierra. En estos momentos Bélgica ostenta el mando de la misión.

Además de lo mencionado, España está llevando a cabo, desde comienzos del año 2013, la operación de Apoyo a Mali (A/M), con el despliegue del Destacamento Aéreo "Marfil" en Dakar (Senegal), con 55 54 efectivos, consistente en un avión T-10 (C-130 Hércules) y el contingente necesario para su operación y mantenimiento. Se proporciona apoyo a la operación francesa en la crisis de Mali, (Operación Barkhane), además de colaborar con la misión de la Unión Europea (EUTM Mali) y la misión de Naciones Unidas en Mali (MINUSMA).

La contribución española es de suma importancia en el país, no solo para las autoridades malienses sino también para Francia y el resto de países de la Unión Europea y terceros estados participantes tanto en EUTM Mali como en MINUSMA.

Cuerno de África - EUNAVFOR Atalanta, Ocean Shield, EUTM Somalia y EUCAP Nestor

España está presente en el Cuerno de África en el marco de las tres misiones de la Unión Europea que se desarrollan simultáneamente y que tienen como objetivo común pacificar y estabilizar la región. 

España y Francia impulsaron la puesta en marcha, a comienzos de 2009, de la operación de la Unión Europea EUNAVFOR Atalanta en aguas del Océano Índico cercanas a Somalia, con el objetivo de proteger a los barcos del programa mundial de alimentos y la actividad pesquera, frente a los ataques de los piratas que actúan en la zona. La misión ha permitido reducir a niveles mínimos los intentos de secuestro por parte de los piratas.

En la operación se participa con uno o dos buques y el destacamento del Ejército del Aire "Orión", dotado con una unidad de Patrulla Aérea y Reconocimiento (MPRA) desplegado en Yibuti. Ádemás, España ya ha ejercido el mando de la Fuerza Naval cinco veces desde el comienzo de la operación y está previsto que lo vuelva a ejercer en febrero del 2017​. Hay que destacar que somos el único país que mantiene de forma permanente medios de superficie y el destacamento "Orión", siendo, a día de hoy, el principal contribuyente a la Operación.

Submarino S-74 Tramontana (Ministerio de Defensa)

Está previsto que la operación equivalente de la OTAN Ocean Shield finalice en diciembre de 2016. Durante este año España no ha aportado ningún buque a esta operación.

En mayo de 2016 la UE aprobó la Triple Revisión, fruto del consenso entre los Estados Miembros, y en la que se marca la base para avanzar en la aproximación integral de la Unión Europea en el Cuerno de África. Entre lo que afecta a Atalanta estaba la extensión del Mandato hasta diciembre del 2018.

La misión se inició en mayo de 2010 y el primer jefe de la operación y comandante de la Fuerza desplegada fue un coronel español del Ejército de Tierra. EUTM Somalia se encuentra en su cuarto mandato. Desde marzo de 2015 el General italiano Antonio Maggi ejerce como Jefe de misión.

Los cometidos de la misión se realizan en tres áreas principales: adiestramiento militar al personal, llevado a cabo por el equipo de entrenamiento; asesoramiento, enfocado a las autoridades militares de las Fuerzas Armadas somalíes; y labores de mentorización para que los mandos somalíes vayan asumiendo progresivamente la responsabilidad de seguridad.

Actualmente, existe representación de 11 países (10 de la UE más Serbia) con un total de 178 efectivos, de los que España aporta 14 militares. 

El Comité Político y de Seguridad de la UE aprobó en 2011 la ejecución de la misión civil EUCAP Nestor que tiene por objeto la Construcción de Capacidades Marítimas Regionales en los Estados del Océano Índico Occidental (Somalia, Kenia, Tanzania, Yibuti y Seychelles), fomentando el desarrollo de una capacidad nacional para aumentar la seguridad marítima, incluyendo la lucha contra la piratería y la gobernanza marítima. El despliegue del personal militar español, que se inició en septiembre de 2012, finalizó el 17 de febrero de 2016. La participación española continua con cuatro civiles desplegados en la zona.

España apoya la creación de una verdadera capacidad marítima regional en dicha zona y considera que esta misión debe ser un complemento necesario a las operaciones Atalanta y EUTM-Somalia, dentro del enfoque global que requiere la región.

Bosnia y Herzegovina - EUFOR  Althea

La operación EUFOR Althea de la UE en Bosnia y Herzegovina, nace con el fin de mejorar las condiciones de seguridad en la zona, mediante la monitorización y el apoyo a las autoridades locales en los cometidos derivados de los Acuerdos de Dayton. Esta misión tomó el relevo de las anteriores operaciones lideradas por la ONU (UNPROFOR) y posteriormente por la OTAN (IFOR, SFOR), iniciadas en la década de los noventa.​

El Consejo de la Unión Europea reafirmó, en octubre de 2010​,  su compromiso con Bosnia y Herzegovina, a través de la constitución de un componente para el asesoramiento y entrenamiento de sus Fuerzas Armadas, que coexiste con la misión EUFOR Althea de mantenimiento de la seguridad y en noviembre de 2015, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas prorrogaba la autorización de la operación EUFOR Althea durante doce meses.

En febrero de este año, EUFOR Althea firmó con las Fuerzas Armadas de Bosnia y Herzegovina un documento sobre "Evaluación y desarrollo de capacidades", como primer paso hacia la autonomía de estas últimas para liderar su propio proceso de análisis de necesidades de adiestramiento.

En la actualidad la misión tiene un total de 821 miembros pertenecientes a 21 países (16 Estados miembros y 5 Estados no UE contribuyentes: Albania, Chile, Suiza, FYROM y Turquía).

Por parte española y la vista de los avances logrados, desde el mes de marzo de 2015 se procedió a una reducción paulatina de la contribución. Actualmente, España participa con 3 representantes (2 en el Cuartel General de la misión, en Sarajevo, y 1 de enlace en el Supreme Headquarters Allied Powers Europe, en Mons).

República Centroafricana - EUMAM RCA, EUTM RCA y Operación A/R, Destacamento de Apoyo Aéreo a la RCA (Destacamento Mamba)

Como consecuencia de la crisis en la República Centroafricana, en marzo de 2014, se aprobó el despliegue de unidades militares españolas en la misión EUFOR RCA. En octubre de 2014, debido a los retrasos y falta de capacidades militares de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Centroafricana (MINUSCA), el Comité Político y de Seguridad de la UE aprobó la extensión en tres meses de la Operación EUFOR RCA. La operación, una vez alcanzados los objetivos previstos, finalizó el 15 de marzo de 2015.

Durante el tiempo que estuvo en vigor España aportó alrededor de 100 efectivos a la operación EUFOR RCA, siendo el segundo país contribuyente.

Eurofighters que participan en la misión de Policía Aérea del Báltico en Amari, Estonia (Ministerio de Defensa)

A solicitud del Jefe de Estado de la Transición de la República Centro Africana, el Consejo de la Unión Europea decidió en enero de 2015, el establecimiento de una misión de "asesoramiento Militar" para la gestión de los recursos disponibles, la futura reforma de sus Fuerzas Armadas y el establecimiento de las condiciones adecuadas del programa de entrenamiento de la fuerza, denominada EU Military Advisor Mission in the Central African Republic EUMAM-RCA, que complementara la actuación de la Misión de Naciones Unidas en el país (MINUSCA).

El mandato de la misión de asesoramiento (EUMAM RCA) finalizó el 26 de Julio de 2016. A partir de esa fecha la misión se transformó en una de tipo "adiestramiento" (EUTM RCA), por un periodo inicial de dos años, que además de asesoramiento a nivel estratégico al Ministerio de Defensa y Estado Mayor de la República Centroafricana, proporciona educación a oficiales y suboficiales de las Fuerzas Armadas de RCA y entrenamiento a sus unidades con el fin de conseguir unas Fuerzas Armadas autónomas, capaces y étnicamente equilibradas, para así contribuir a la reforma del Sector de Defensa.

España, como miembro de la Unión Europea, asume su responsabilidad de continuar con el apoyo a la República Centroafricana y ha decidido participar en esta misión con un contingente similar al desplegado en las operaciones anteriores, compuesto por el personal destinado en el Eurocuerpo. La contribución española actual a la misión es de 22 efectivos, integrados en el Equipo de Mando, en los Equipos de Entrenamiento y Asesoramiento, y como personal de apoyo. 

La Operación de Apoyo a la República Centroafricana (RCA) fue aprobada por el Gobierno en diciembre de 2013 para contribuir al despliegue y sostenimiento de las fuerzas francesas en la Operación Sangaris. Para ello, en Libreville (Gabón) se constituyó el Destacamento Aéreo "Mamba", formado por un avión de transporte y por 49 efectivos procedentes de diversas unidades del Ejército del Aire, encargadas de operar y mantener la aeronave, así como de prestar los apoyos necesarios.

En la actualidad, se encuentra desplegado un avión T-21 (C-295), ya que esta plataforma tiene la capacidad de operar en aeródromos de reducidas dimensiones, lo que está siendo aprovechado para reforzar el despliegue y mejorar al apoyo a las fuerzas en la zona, incluyendo a la misión de Naciones Unidas para la estabilización de la República Centroafricana (MINUSCA), y a la operación de la Unión Europea EUTM RCA.

Operación Active Endeavour - Sea Guardian

La Cumbre de Varsovia dio por finalizada la Operación Active Endeavour, siendo sustituida por una operación de seguridad marítima equivalente pero sin la consideración de Artículo 5 del Tratado de Washington. La nueva operación, denominada Sea Guardian, desempeña de forma permanente las mismas tareas llevadas a cabo por la antigua operación y añade cuatro cometidos adicionales de seguridad marítima cuya activación debe ser autorizada por el Consejo Atlántico. Estos cometidos adicionales están relacionados con la interdicción marítima, la protección de infraestructuras críticas, la lucha contra la proliferación de armas de destrucción masiva y la libertad de navegación.

España contribuyó a ambas operaciones durante el año 2016 con fragatas, submarinos, patrulleros y aviones de patrulla marítima, tanto de forma directa, en periodos dedicados en exclusividad a la operación, como de forma asociada, aprovechando los tránsitos de nuestras unidades por el área de operaciones. Además en 2016 se ha activado un Elemento de Mando y Control de Operaciones Especiales para esta operación en Cartagena bajo mando de un oficial español. 

Operación de Apoyo a Iraq (A/I) - Inherent Resolve (OIR)

España, acudiendo al llamamiento de las Naciones Unidas, decidió integrarse en la Coalición Internacional para la lucha contra el DAESH. En este contexto, el Ministro de Defensa compareció ante el Congreso de los Diputados el 22 de octubre del 2014 para recabar su autorización para el envío de instructores en apoyo de las Fuerzas Armadas iraquíes.

Por acuerdo de Consejo de Ministros del 26 de diciembre de 2014 se autorizó la participación de las Fuerzas Armadas Españolas en cometidos de "adiestramiento y capacitación" de las Fuerzas Armadas Iraquíes con personal integrado en los Cuarteles Generales de la Coalición, unidades de adestramiento para una Brigada de las Fuerzas Armadas Iraquíes y Unidades de apoyo y protección de la fuerza, con un número máximo en torno a 300 efectivos.

La Coalición, liderada por Estados Unidos y formada por más de sesenta países con diferentes contribuciones, se ha formado bajo la legitimidad de las Resoluciones 2169 y 2170 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Desde 2015 han relevado en este cometido cuatro contingentes españoles que han desarrollado en conjunto una notable labor de adiestramiento de las Fuerzas de Seguridad Iraquís. Durante el mes de noviembre de 2016 se está llevando a cabo el relevo del contingente A/I-V de forma escalonada (días 1, 12 y 23), por vía aérea a través de la Base Aérea de Kuwait Abdullah Mubarak, para posteriormente posicionar al personal en sus destinos vía vuelos intra-teatro.

La distribución actual del personal participante en la operación es la siguiente:

  • El grueso principal se encuentra en la Base "Gran Capitán" a 60 km de Bagdad dentro de las instalaciones de entrenamiento de la Base iraquí de Besmayah. Allí están desplegados, 227 militares con funciones de adiestramiento e instrucción de brigadas de infantería iraquís.
  • En el Centro de Formación de Operaciones Especiales de Bagdad (Command Joint Special Operations Task Forcer-Iraq o CJSOTF-I) se encuentra desplegada una Fuerza de Operaciones Especiales de 31 efectivos con la misión de impartir instrucción a los grupos de operaciones especiales iraquíes.
  • Otro equipo de operaciones especiales formado por 35 efectivos se encuentra desplazado a la Base Aérea de Tadji, al norte de Bagdad.
  •  Repartidos entre los distintos Cuarteles Generales de la Coalición, hay desplegados 14 efectivos, 7 de ellos en Kuwait y 7 en los dos Cuarteles Generales de Bagdad.

La misión de los equipos desplegados se basa en adiestrar a unidades de nivel brigada de Infantería del ejército iraquí, en la Base de Beshmaya. Nuestros militares han instruido hasta el momento a cinco brigadas iraquíes, con un total de más de 6.000 militares, que han demostrado ya su eficacia en combate con una participación destacada en la liberación de ciudades como Makhul, Mohammad Musa, Sheikh y, sobre todo, Falluyah. A las dos primeras brigadas ligeras instruidas por nuestros militares (92 y 72) han seguido otras tres acorazadas (35, 37 y 34), siendo España la primera nación que ha asumido el adiestramiento de unidades acorazadas.

Es muy probable que en el futuro inmediato España proporcione apoyo especializado reforzando la "seguridad interior" con la formación de unidades policiales, el asesoramiento en materia de sanidad, el adiestramiento táctico de unidades blindadas y la formación en la lucha contra artefactos explosivos improvisados (C-IED) y desminado.

Operación Active Endeavour

Esta operación marítima fue lanzada en 2001 con el objetivo de contrarrestar las actividades terroristas en el Mediterráneo y llevar a cabo un seguimiento de la actividad marítima en el área de operaciones. España contribuyó durante el año 2014 con fragatas, submarinos, patrulleros y aviones de patrulla marítima, tanto de forma directa, en periodos dedicados en exclusividad a la operación, como de forma asociada, aprovechando los tránsitos de nuestras unidades por el área de operaciones, continuando esta contribución durante el 2015

Operación de Apoyo a Iraq - Inherent Resolve

España, acudiendo al llamamiento de las Naciones Unidas, decidió integrarse en la Coalición Internacional para la lucha contra el DAESH. En este contexto, el Ministro de Defensa compareció ante el Congreso de los Diputados el 22 de octubre del 2014 para recabar su autorización para el envío de instructores en apoyo de las Fuerzas Armadas iraquíes.

Por acuerdo de Consejo de Ministros del 26 de diciembre de 2014 se autorizó la participación de las Fuerzas Armadas Españolas en cometidos de "adiestramiento y capacitación" de las Fuerzas Armadas Iraquíes con personal integrado en los Cuarteles Generales de la Coalición, unidades de adestramiento para una Brigada de las Fuerzas Armadas Iraquíes y Unidades de apoyo y protección de la fuerza, con un número máximo en torno a 300 efectivos.

La Coalición, liderada por Estados Unidos y formada por más de sesenta países con diferentes contribuciones, se ha formado bajo la legitimidad de las Resoluciones 2169 y 2170 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

El relevo del primer contingente español se produjo entre los meses de junio y julio de 2015, y durante el mes de diciembre de 2015 se ha llevado a cabo el segundo relevo, siendo la situación actual la siguiente:

  • El grueso principal se encuentra en la Base "Gran Capitán" a 60 km de Bagdad dentro de las instalaciones de entrenamiento de la Base iraquí de Besmayah. Allí están desplegados, 242 militares con funciones de adiestramiento e instrucción de la 92 Brigada iraquí.
  • En el Baghdad Diplomatic Support Center  (BDSC por sus siglas en inglés) se encuentra desplegada una Fuerza de Operaciones Especiales de 30 efectivos con la misión de impartir instrucción a los grupos de operaciones especiales iraquíes.
  • Además se ha incrementado la instrucción de operaciones especiales con el despliegue de un nuevo equipo formado por 35 efectivos, que se ha  desplazado a la Base Aérea de Tadji, al norte de Bagdad.
  • Repartidos entre los distintos Cuarteles Generales de la Coalición, hay desplegados 14 efectivos, 7 de ellos en Kuwait y 7 en los dos Cuarteles Generales de Bagdad.

La misión de los equipos desplegados se basa en adiestrar a unidades de nivel brigada de Infantería del ejército iraquí, en la Base de Beshmaya. Además, personal militar español de Operaciones Especiales, tiene el cometido de impartir instrucción, mediante diversos cursos al objeto de adiestrar al personal iraquí de esta especialidad en los Grupos Tácticos de Operaciones Especiales de Bagdad y de Tadji.

Operación OTAN de Apoyo a Turquía (A/T) - Persistent Effort

Lanzador de misiles PATRIOT en el aeropuerto de Adana, Turquía (Ministerio de Defensa) Durante el año 2012 la situación de guerra civil en Siria, trajo como consecuencia una  situación de inestabilidad para en el flanco sur de la OTAN y la posible amenaza de un uso incontrolado de misiles balísticos en las fronteras de Turquía. Ello llevó al gobierno de este país a solicitar a la Alianza la adopción de medidas de refuerzo de su Defensa Aérea, lo que motivó, a finales del mismo año, el despliegue a principios de 2013, en el marco del Plan Permanente de Defensa Aérea  Active Fence del territorio aliado, de unidades PATRIOT de EEUU, Alemania y Países Bajos en territorio turco.

En este sentido, en agosto de 2014, el Comandante Supremo de la Alianza en Europa (SACEUR) solicitó a España que valorara la posibilidad de relevar en 2015 a alguna de las unidades PATRIOT desplegadas en Turquía para poder mantener el esfuerzo de la Alianza en este cometido.

Tras analizar las posibilidades de España de desplegar estos medios, se decidió atender la solicitud del Cuartel General de las Fuerzas Aliadas en Europa (SHAPE por sus siglas en inglés) y contribuir a este esfuerzo de la OTAN mediante el despliegue, en enero de 2015, de la Batería PATRIOT perteneciente al Ejército de Tierra.

Así, en virtud del Acuerdo de Consejo de Ministros de 26 de diciembre de 2014 que prorrogaba la participación de unidades y observadores militares en operaciones fuera del territorio nacional, el día 29 de diciembre de 2014 la unidad PATRIOT española inició su traslado y despliegue en Adana (Turquía) relevando a la unidad holandesa que hasta enero de 2015 se encontraba desplegada en esa ciudad.

A finales de 2015 Estados Unidos y  España han decidido mantener su despliegue de acuerdo a lo convenido hasta el 31 de diciembre de 2016. Durante los meses de mayo y junio de 2016  una unidad italiana del sistema SAMP/T se sumó al despliegue español, estando prevista su permanencia también hasta finales de 2016. 

El pasado verano, tras la aprobación de un nuevo plan de defensa aérea y antimisil del territorio aliado, la Misión cambió de denominación pasando a denominarse ahora "Persisten Effort". En la actualidad se encuentran desplegados unos 130 efectivos españoles en la base aérea de Incirlik, en la ciudad de Adana.

En este sentido, España ha remitido al Cuartel General de las Fuerzas Aliadas en Europa (SHAPE) la extensión de la misión hasta el 30 de junio de 2017, previa autorización política.

Con la participación en esta misión, España realiza una nueva aportación a la seguridad y estabilidad internacional, confirmando su compromiso con las operaciones de la Alianza, en un momento en que la estabilidad regional en el Flanco Sur se ve afectada por un conflicto en la frontera de la Alianza. Esta contribución nacional se enmarca además en la misión permanente de defensa aérea del territorio y poblaciones de la Alianza, y se orienta hacia uno de los escenarios en los que la Alianza se enfrenta en mayor medida a retos y amenazas, la región de Oriente Medio y África del Norte (MENA).

Operación Mediterráneo Central - EUNAVFOR MED-SOPHIA

Ante la situación provocada en e​l Mediterráneo central y meridional en relación con la inmigración irregular, alimentada por la inestabilidad en Libia, la Unión Europea ha decidido reforzar su presencia en el mar para luchar contra los traficantes, prevenir los flujos de migración ilegal y reforzar la solidaridad y la responsabilidad internas.

En el Consejo de Asuntos Exteriores de la Unión Europea del pasado 18 de mayo se aprobó la Decisión (PESC) 2015/778 que autorizaba el establecimiento de la operación militar de la UE en el Mediterráneo central meridional (EUNAVFOR MED). El lanzamiento de la misión se aprobó el 22 de junio, , iniciándose en ese mismo momento la Fase 1 de la operación.

La misión tenía inicialmente por objeto interrumpir el modelo de negocio de las redes de tráfico ilícito de personas en el Mediterráneo central y meridional, mediante esfuerzos sistemáticos para identificar, capturar y eliminar las embarcaciones y medios utilizados o que se sospeche son utilizados por los traficantes, de conformidad con el Derecho Internacional. Para ello la operación se articula en varias fases:

  • Primera fase: apoyo a la detección y seguimiento de las redes de migración a través de la recopilación de información y las patrullas en alta mar.
  • Segunda fase: dividida a su vez en dos:
    • ​Visita, registro, apresamiento y desvío en alta mar de las embarcaciones sospechosas de ser utilizadas para el tráfico ilícito o la trata de seres humanos conforme al Derecho internacional aplicable.
    • De conformidad con una Resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas o el consentimiento del Estado ribereño concernido, visitar, registrar, apresar y desviar en alta mar, mar territorial o aguas interiores del mencionado Estado, las embarcaciones sospechosas de ser utilizadas para el tráfico ilícito o la trata de seres humanos, conforme a las condiciones establecidas en la resolución o consentimiento.
  • ​Tercera fase: adoptar todas las medidas necesarias contra una embarcación sospechosa y los medios relacionados, incluso deshacerse de ellos o inutilizarlos, de conformidad con una Resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas o el consentimiento del Estado ribereño en cuestión

Dado que el objetivo de la Unión Europea es proporcionar soluciones duraderas y estables a largo plazo, se establece que EUNAVFOR MED coopere con los Estados Miembros relevantes, estableciéndose los mecanismos de coordinación apropiados con otras agencias y organismos, especialmente FRONTEX, EUROPOL, EUROJUST, la Oficina Europea de Apoyo al Asilo y las misiones PCSD relevantes. 

El 7 de octubre de 2015 el Comité Político y de Seguridad aprobó pasar a la fase 2 A, es decir, mantener la capacidad de operar en alta mar. Igualmente, la operación pasó a llamarse EUNAVFORMED OP. SOPHIA.

La Resolución 2240 (2015), de 9 de octubre de 2015, del Consejo de Seguridad autoriza a EUNAVFOR MED OP. SOPHIA a actuar en el mar y frente a las costas de Libia contra el tráfico ilícito de personas e incluso a apresar los buques que se dediquen a la inmigración ilegal. 

España como socio responsable de la Unión Europea y ante el drama de la muerte en el mar de miles de personas y por Acuerdo de Consejo de Ministros de fecha 24 de julio del 2015 el Gobierno autorizaba la participación en la misión EUNAVFOR MED, que a día de hoy es la siguiente:

  • 6 oficiales en el Cuartel General Operativo en Roma y 3 oficiales en el Cuartel General a flote de la Fuerza.
  • Un avión de patrulla marítima, destacamento "SIGONELLA" en la base de Sigonella (Italia).
  • La Fragata Navarra con una dotación de 207 efectivos, llevando consigo un Equipo Operativo de Seguridad, un Role 1 con médico y un helicóptero embarcado.

En el Consejo de Asuntos Exteriores (CAE) del 20 de junio de 2016 se aprobó la Decisión del Consejo que modifica la Operación EUNAVFORMED en el Mediterráneo Central. Esta modificación supone la asunción de dos tareas adicionales:

  • Construcción de capacidades y entrenamiento de Guardacostas libios.
  • Contribuir al intercambio de información y a la implementación del embargo de armas de Naciones Unidas en alta mar​ frente a las costas de Libia.

La Resolución de Naciones Unidas 2296/2016 ha sido integrada en la propia Decisión del Consejo y en el Plan de Operaciones de la Operación, y del que cabe destacar:

  • Las inspecciones deberán realizarse en alta mar cuando existan indicios razonables de que los buques llevan armas o material relacionado, a/desde Libia, violando el embargo de armas. En cuyo caso se tomaran medidas para el desvío de los buques y sus tripulaciones a un puerto apropiado.
  • El intercambio de información deberá realizarse a través de los mecanismos establecidos.

Fuerzas navales permanentes de la OTAN - SNMG

Desde el pasado 18 de diciembre de 2015, y hasta el 14 de enero de 2017, el almirante español ostenta el Mando de la Fuerza Naval Permanente de la OTAN Nº 1 (SNMG1). España también aporta una fragata tipo F 100 durante todo ese periodo.

Igualmente, y según Acuerdo de Consejo de Ministros de Prorroga de Operaciones de Paz para el año 2016, España aporta a la SNMG 2 un buque de aprovisionamiento, el BAC Cantabria por un periodo de 2 meses.

Misión Política de Naciones Unidas en Colombia

A requerimiento del Gobierno de Colombia, y con el acuerdo de las FARC, se solicitó al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que, tras la firma del Acuerdo de Paz se iniciara la supervisión por parte de un mecanismo tripartito para monitorizar y verificar el alto el fuego, cese de hostilidades y, por medio de la parte internacional del tripartito (misión de observadores de la ONU), la entrega de las armas.

Por ello, la ONU decidió establecer una misión política con observadores desarmados (sin uniforme ni divisas) amparada en el capítulo VI de la carta de NNUU (arreglo pacífico de controversias), por un periodo inicial 12 meses. La misión tendría un componente militar, un componente policial y uno civil, con unos 400/450 observadores desplegados.

El Acuerdo Final de Paz fue firmado el 26 de septiembre, aunque no fue refrendado por el pueblo colombiano, alcanzándose un segundo y definitivo Acuerdo entre las partes el 12 de noviembre.

España recibió de Naciones Unidas la invitación a participar en la misión, tanto con personal militar (14 observadores) como policial, habiendo desplegando a lo largo de noviembre de 2016. La participación principal será de países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, a la que contribuirán países europeos además de la posible inclusión de otros estados como Rusia.​