Está usted en:

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nuevaCompartir en Linkedin: abre ventana nuevaCompartir en Tuenti: abre ventana nuevaCompartir en Delicious: abre ventana nuevaCompartir en MySpace: abre ventana nueva

Economía e I+D+i

Miércoles 20 de abril de 2016
Fachada del Banco de España (Ministerio de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales)

​​​​​​Artículo 40. Los poderes públicos promoverán las condiciones favorables para el progreso social y económico y para una distribución de la renta regional y personal más equitativa, en el marco de una política de estabilidad económica. De manera especial realizarán una política orientada al pleno empleo.

​Contenido

Evolución reciente de la economía española

El punto de partida del diseño de la política e​​conómica debe ser la identificación y análisis de los problemas a los que se enfrenta la economía española. Durante la etapa de crecimiento económico y en los primeros años de la crisis se generaron importantes desequilibrios macroeconómicos: alto endeudamiento privado favorecido por tipos de interés reales negativos, abultada y creciente deuda externa, pérdida de competitividad y elevado déficit público.

Gran parte de estos desequilibrios se explican por el fuerte crecimiento del crédito durante los años previos a 2007, el aumento de la inversión, principalmente inmobiliaria y las rigideces en el mercado de trabajo. La elevada tasa de inversión durante los años previos al inicio de la crisis explica el fuerte incremento del endeudamiento externo; en particular, el peso de la inversión en vivienda explicaba por sí sola la mitad del desequilibrio exterior generado hasta  2008. Paralelamente, determinados rasgos estructurales del mercado de trabajo español (su naturaleza dual o la organización de la negociación salarial), junto a otros factores ligados a la insuficiente competencia en algunos mercados de bienes y servicios, agravaron esos desequilibrios a través de una pérdida tendencial de competitividad externa.

imagen 1.pngMinisterio de Economía, Industria y CompetitividadAl comienzo de la crisis se adoptó una política fiscal fuertemente expansiva, haciendo que las necesidades de financiación pública aumentaran rápidamente, hasta alcanzar un déficit del 11% del PIB en 2009. Si en el  periodo 2000-2007 el crecimiento de la deuda externa se explicaba por la necesidad de financiación del sector privado, a partir de 2009 el incremento se originó  básicamente desde el sector público.  

De este modo, España afrontaba en 2012 una situación muy complicada, con una economía al borde del colapso, con una fuerte pérdida de confianza y con importantes desequilibrios acumulados.

Además, y tras la revisión de los datos de Contabilidad ​Nacional​ 2011-2014 por parte del INE, ahora sabemos que la crisis económica fue más profunda de lo que se pensaba y también que la recuperación de nuestra economía ha sido aún más fuerte. 

Este giro de 180 grados ha sido posible gracias a las reformas estructurales llevadas a cabo y al importante proceso de corrección de los desequilibrios que ya se ve reflejado en la evolución de las principales magnitudes macroeconómicas. 

Hasta el tercer trimestre de 2015 (último dato de CNTR conocido), la economía española encadena nueve trimestres consecutivos de crecimiento. En términos interanuales, el PIB creció un 3,4% en el tercer trimestre de 2015, dos décimas más que en el trimestre anterior, lo que supone la tasa de crecimiento más elevada desde el cuarto trimestre de 2007.

Al contrario de lo que ocurrió en las fases iniciales de la recuperación, en las que era la demanda externa la que actuaba como motor de la economía, desde mediados de 2013 son el consumo privado y la inversión los que impulsan el crecimiento.

En el tercer trimestre de 2015, la demanda interna contribuyó 3,9 puntos porcentuales al crecimiento interanual del PIB (son 6 décimas más que en el segundo trimestre) y, por segundo trimestre consecutivo, todos sus componentes están en positivo. La fortaleza de la demanda interna está directamente relacionada con: 

  1. la mejora de la confianza de los agentes económicos,

  2. la mejora en las condiciones de financiación (fruto de las múltiples reformas en el sector financiero),

  3. el aumento de la renta disponible de las familias gracias a la reforma fiscal (y a la contención en los precios de la energía) y muy especialmente

  4. la buena marcha del mercado de trabajo que está creando empleo a tasas no vistas en 8 años​.

​​Por su parte, el sector exterior detrajo 5 décimas al crecimiento interanual del PIB.  Esta menor aportación se explica por el mayor crecimiento de las importaciones respecto de las exportaciones.  

Las importaciones crecen al 7,7% interanual (7 décimas más que en el segundo trimestre), crecimiento plenamente consistente con el dinamismo de la demanda interna.

Las exportaciones de bienes y servicios siguen creciendo a buen ritmo: un 5,6% interanual  (destacan las exportaciones de servicios no turísticos que crecen un 13%, casi 3 puntos más que en el segundo trimestre). Este buen comportamiento de las exportaciones de bienes y servicios (que crecen más que el comercio mundial) indica que nuestros sectores productivos siguen siendo competitivos en el exterior, lo que va a permitir que este año logremos un nuevo superávit exterior [en el entorno del 2% del PIB].

Evolución general

Desde 2008 la economía española acumuló significativos desequilibrios económicos y financieros, que dieron lugar a la crisis más profunda de la reciente historia democrática y que se han traducido en un aumento sustancial del desempleo. Además, la economía española necesitaba un conjunto de reformas que modernizaran el tejido productivo y las relaciones laborales e introdujeran competencia.   

Además, desde el inicio de la crisis en 2008, y contrariamente a lo ocurrido en el conjunto de la Zona Euro, la economía española apenas vivió un breve paréntesis de muy débil crecimiento en  el año 2010. Este paréntesis no impidió un crecimiento medio nulo para el conjunto de ese año. 

imagen 2.pngMinisterio de Economía, Industria y CompetitividadComo se ha comentado, la revisión de la Contabilidad Nacional por parte del INE, supuso revisar a la baja (en aproximadamente 5 décimas) las cifras de crecimiento para los años 2011, 2012 y 2013.  En 2011 el crecimiento del PIB fue de -1% (frente al dato anterior de -0,6%). En 2012 continuó el descenso de la actividad, con una caída del PIB del 2,6% (-2,1% anteriormente) y en el 2013 la caída se moderaría hasta el -1,7%  (-1,2% antes). 

De hecho, a partir del tercer trimestre de 2013, la economía española inició su senda expansiva, tendencia que se ha prolongado y consolidado durante nueve trimestres consecutivos. En el 2014 el PIB creció un 1,4% y en 2015 el crecimiento se ha acelerado hasta llegar a tasas de crecimiento interanual de 2,7%, 3,2% y 3,4% en el primer, segundo y tercer trimestre respectivamente.

​​​​​​​​​El compromiso con la consolidación fiscal nos ha permitido reducir el déficit público (excluyendo ayuda financiera) desde el 9% de 2011 hasta el 5,8%  de 2014.  Como es bien sabido, el esfuerzo fue especialmente meritorio en los años 2012 y 2013 ya que la reducción del déficit se produjo en un contexto recesivo. Para el año 2016 España debería salir del Procedimiento de Déficit Excesivo de la Unión Europea.

El compromiso del Gobierno con la consolidación fiscal es contundente. La sostenibilidad de nuestras finanzas públicas ha sido un factor fundamental para recuperar la confianza de los inversores internacionales en la primera parte de la legislatura y, más en general, para consolidar el crecimiento.

imagen 3.pngMinisterio de Economía, Industria y CompetitividadOtro aspecto a destacar de esta nueva fase es que el crecimiento es compatible con el necesario proceso de desapalancamiento del sector privado. Desde el pico y hasta el segundo trimestre de 2015, el peso de la deuda privada como porcentaje del PIB se ha reducido en 42 puntos porcentuales hasta el 176%. De seguir al ritmo actual, a finales de 2015 la ratio deuda privada / PIB estará en línea con la media de la Zona Euro.

Sin duda, el paro representa la peor cara de la crisis. De una tasa de desempleo próxima al 8% en 2007 se pasó a otra cercana al 27% en el primer trimestre de 2013, que ha ido descendiendo progresivamente a lo largo de 2014 y 2015 hasta el 21,2% en el tercer trimestre de 2015. Todas las actuaciones del Gobierno están orientadas a un último fin: la creación de empleo. 

Un aspecto a destacar y que refleja el profundo cambio en las dinámicas del mercado de trabajo es que en esta nueva fase de crecimiento la economía española crea empleo con tasas de crecimiento del PIB sustancialmente inferiores.  De hecho, en los tres primeros trimestres del año 2015, la tasa interanual de creación de empleo está siendo similar a la tasa de crecimiento del PIB. Así, entre el tercer trimestre de 2014 y el tercer trimestre de 2015 se crearon 544.700 empleos, lo que equivale a una tasa de creación de empleo del 3,1% interanual (frente a un crecimiento del PIB del 3,4%).

En la anterior fase de expansión el crecimiento de nuestra economía era altamente dependiente de los sectores construcción e inmobiliario. El peso de estos sectores llegó a representar el 22% del PIB; muy por encima de la media europea del 12%. 

Frente a un déficit por cuenta corriente que se acercó 10% del PIB el año 2007, en 2013 se registró un superávit del 1,5%, en 2014 un superávit del 1% y en 2015 se volverá a registrar un superávit en el entorno del 2%.

Desde el inicio de la actual crisis, España ha ido disminuyendo de forma progresiva y constante la necesidad de financiación de la economía. En 2011, se registró una necesidad de financiación del 2,9% del PIB. Los años 2012, 2013 y 2014 cerraron con capacidad de financiación del 0,1%, 2,2% y 1,6% del PIB respectivamente.  

Directamente relacionadas con la corrección del desequilibrio exterior están las importantes mejoras en la competitividad.La evolución de los costes laborales unitarios (que registraron en 2012 una caída del 3%, del 0,2% en 2013 y del 0,8% en 2014) y un diferencial de inflación con nuestros socios europeos favorable a España (en el entorno de 1pp) son muestras de estas mejoras en la competitividad de la economía española.

Cuota de exportación mundial de bienes y servicios (2000=100)

imagen 4.pngMinisterio de Economía, Industria y Competitividad

Como se ha comentado más arriba, el motor de la economía española ha pasado a ser la demanda nacional impulsada por todos sus componentes. 

En el tercer trimestre de 2015,  el consumo de los hogares creció un 3,5% interanual; encadenando 7 trimestres en positivo y creciendo a la tasa más elevada desde finales de 2006.

Por su parte, el consumo de las Administraciones Públicas creció un 3% interanual.

La formación bruta de capital fijo aumentó un 6,5% interanual; tasa dos décimas superior a la del trimestre anterior y la  mayor tasa desde el último trimestre de 2006.

Destaca la inversión en bienes de equipo que aumentó un 10,6% con lo que encadena cinco trimestres consecutivos de crecimiento acelerado.

La mejora también llega al sector de la construcción que ve como aumenta la inversión un 5,5%, es decir al mismo ritmo que el trimestre anterior, y que encadena 6 trimestres en positivo.

El componente privado del gasto interno se ha visto impulsado por la mejora de la renta real disponible de las familias, favorecida por la creación de empleo, así como por el entorno de moderación de precios y la recuperación de la confianza.

Así, el Indicador de Sentimiento Económico​ que publica la Comisión Europea se sitúo en noviembre de 2015 en el nivel 109,0 (media 1990-2014=100), casi tres puntos por encima del indicador para la Zona Euro. el Indicador de Confianza del Consumidor  (ICC) del CIS para el mismo mes de noviembre fue 104,6 por encima del valor 100, umbral indicativo de percepción positiva de los consumidores.​

Por el lado de la oferta, en el tercer trimestre todos los sectores crecen a tasas positivas (y todos, excepto construcción, aumentan sus tasas de crecimiento):

  • La actividad en el sector primario se acelera 1,5 puntos hasta el 3,6% interanual.
  • La industria crece un 4% interanual encadenando 6 trimestres de crecimiento en aceleración. Destaca el buen comportamiento de la industria manufacturera que se acelera 5 décimas hasta el 4,5%.
  • El sector construcción crece un 5,5%, y
  • Los servicios lo hacen un 3,2% (dos décimas más que en el segundo trimestre).
El modelo de política económica basado en la estabilidad macroeconómica y el crecimiento de la productividad

Superar una crisis de la magnitud de la que hemos enfrentado requiere adoptar una estrategia de política económica completa, coherente y  ambiciosa.  Entre las  prioridades en materia de política económica está la consolidación fiscal. Además, una vez concluido el proceso de saneamiento financiero, son esenciales las reformas estructurales que afectan al funcionamiento de los mercados de factores, de bienes y de servicios. 

En los últimos años el Gobierno ha llevado a cabo un ambicioso programa de reformas que ha permitido recuperar buena parte de la competitividad perdida desde el ingreso en el euro. Es preciso, sin embargo, continuar esta línea reformista para dotar  a la economía de una estructura más eficiente y flexible,  que impulse el crecimiento duradero y la creación de empleo.   

Consolidación fiscal​

La consolidación fiscal se ha basado tanto en medidas de reducción del gasto como en la mejora de la eficiencia del sistema tributario, lo que ha permitido una sustancial reducción del déficit público, que (sin contabilizar la ayuda financiera) ha pasado del 9% del PIB en 2011 al 5,8% en 2014 y al 4,2% esperado para 2015, cumpliendo así los objetivos comprometidos con la Unión Europea.

En cuatro años, se habrá logrado un ajuste del déficit del conjunto de las Administraciones Públicas de 4,8 puntos de PIB, lo que supone reducir el déficit en más de la mitad. 

Además, se ha registrado una continua reducción del déficit estructural, lo que muestra el  esfuerzo fiscal efectivo acometido por la economía española.  Es destacable que, especialmente en los años 2012 y 2013, el ajuste del déficit se ha realizado en  condiciones muy adversas, con contracción de las bases tributarias y  la consiguiente reducción de los ingresos públicos, además de un incremento de partidas de gasto como las  prestaciones por desempleo o los intereses de la deuda.

imagen 5.pngMinisterio de Economía, Industria y Competitividad

​En este contexto cobra relevancia la reforma del marco fiscal que garantiza la estabilidad presupuestaria, la sostenibilidad financiera y la transparencia en todos los niveles de la Administración. En este ámbito destaca la entrada en funcionamiento de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), encargada de velar por el cumplimiento de los principios de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera. Durante 2014 se aprobó el Estatuto Orgánico de la AIReF, que regula la estructura y régimen de funcionamiento, los procedimientos, informes y opiniones a emitir así como los estudios que pueden ser encargados a la AIReF y las relaciones institucionales. 

Como ya ocurriera el pasado año, las previsiones macroeconómicas que sirven de base a los Presupuestos Generales del Estado para el año 2016 han sido avaladas por la AIReF. 

Destaca igualmente la reforma introducida en la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera mediante la  Ley Orgánica 9/2013, de control de la deuda comercial del sector público​ que ha sido objeto del adecuado desarrollo en cuanto al período medio de pago a proveedores.

A lo largo de la legislatura se han puesto en marcha diversas medidas de liquidez para las administraciones regionales y territoriales. En su conjunto, estos mecanismos han supuesto inyecciones de liquidez a Comunidades Autónomas y Entidades Locales por importe cercano a 185.000 millones de euros, de los que más de 75.500 millones han supuesto pagos directos a proveedores de las CCAA. Estos instrumentos han resultado en importantes ahorros en intereses que para el conjunto de las Comunidades Autónomas alcanza los 23.000 millones de euros.  

El Real Decreto-ley​​​ 17/2014 crea un nuevo marco de apoyo a CCAA y EELL a través de dos nuevos fondos de financiación con vocación de permanencia. Este nuevo marco supone un  paso más hacia un modelo de financiación en el que todas las administraciones territoriales se benefician de la mayor eficiencia del Tesoro al captar financiación en los mercados. Así, todos los préstamos concedidos a través de los distintos mecanismos de apoyo a CCAA y EELL gozan de unas condiciones financieras preferentes.

  • ​Fondo de Financiación a CCAA, dividido a su vez en cuatro compartimentos: 
    • ​​​Facilidad Financiera: ofrece liquidez de manera voluntaria a las CCAA que hayan cumplido los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda pública y el periodo medio de pago a proveedores. Da cobertura a la totalidad de las necesidades brutas de financiación de las CCAA, exceptuando la tesorería, incluyendo por primera vez los vencimientos de préstamos con entidades financieras residentes.
    • ​Fondo de Liquidez Autonómico: destinado a aquellas CCAA que incumplan los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda pública y el periodo medio de pago a proveedores. Al igual que la Facilidad Financiera, da cobertura a todas las necesidades de financiación de las CCAA.
    • Fondo Social: cubre las obligaciones pendientes de las CCAA derivadas de convenios suscritos con las EELL en materia social. Se trata de un compartimento de carácter transitorio, pues desaparecerá una vez satisfechas las deudas pendientes. No obstante, se contempla la creación de un registro de convenios de estas características, con el objetivo de evitar que se generen nuevas deudas por conceptos similares.
    • Fondo en liquidación para la Financiación de los Pagos a Proveedores de CCAA: a través de este compartimento se transfiere el patrimonio del FFPP al Fondo de Financiación a CCAA. El compartimento pervivirá en tanto en cuanto permanezcan vivas las deudas de CCAA y EELL. Sin embargo, desaparecerá al llegar su vencimiento.
  • Fondo de Financiación a EELL, dividido en tres compartimentos​​
    • ​​​​Fondo de Impulso Económico: tiene como objetivo la financiación de los vencimientos de préstamos, previamente reestructurados bajo el principio de prudencia financiera, asociados a inversiones financieramente sostenibles llevadas a cabo por las EELL que hayan cumplido los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda pública y el periodo medio de pago a proveedores.
    • Fondo de Ordenación: da liquidez a aquellas EELL que se encuentren en riesgo financiero o hayan incumplido el periodo medio de pago a proveedores. Atiende los vencimientos de  préstamos que previamente hayan sido reestructurados bajo el principio de prudencia financiera (por riesgo financiero) o bien el pago directo a proveedores (por incumplimiento del periodo medio de pago).
    • Fondo en liquidación para la Financiación de los Pagos a Proveedores de EELL: a través de este compartimento se transfiere el patrimonio del extinto FFPP al Fondo de Financiación a EELL.

​En un esfuerzo adicional por racionalizar el gasto público, la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas publicó en junio de 2013 su informe con más de 220 propuestas que se aplicarán progresivamente hasta 2015. El balance global julio 2013-noviembre 2015 establece que el ahorro conjunto resultado de la implementación de las medidas, tanto para las AAPP como para los ciudadanos, es de 33.411 millones de euros. Cabe destacar que la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) presentó un informe de evaluación de CORA y de su ejecución hasta el primer trimestre de 2014, señalando que "el paquete de reformas de la CORA es resultado de un riguroso proceso de recolección de datos, diálogo entre profesionales y diagnóstico de las debilidades de las administraciones públicas españolas. Es sustancial, basado en la evidencia y congruente con el proceso de modernización en curso. ​El número de dimensiones de gestión pública incluidas en la reforma de la CORA (gobierno electrónico, relaciones de gobernanza multinivel, mejor regulación, reformas presupuestarias), junto con las iniciativas paralelas adoptadas durante los últimos dos años en áreas como estabilidad presupuestaria, transparencia y regeneración democrática, explican uno de los más ambiciosos procesos de reforma realizados en un país de la OCDE".

Reformas estructurales​​​​

En 2015 ha continuado desarrollándose el amplio programa de reformas que ha caracterizado esta legislatura. Perfeccionar el funcionamiento del sector financiero ha seguido siendo uno de los objetivos prioritarios dado el papel trascendental que desempeña para la consolidación del crecimiento. La finalidad última es doble: restablecer y consolidar el flujo de crédito bancario y potenciar la diversificación de fuentes de financiación para reducir la dependencia del tejido empresarial al canal bancario.

Fábrica de coches (Ministerio de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales)El proceso de reestructuración de las entidades financieras que obtuvieron ayudas públicas ha continuado durante 2014 y 2015 y la Sociedad de Gestión de Activos de la Reestructuración Bancaria (Sareb) actualizó su plan de negocio apostando por una gestión más activa de su cartera para maximizar sus resultados. En este contexto, el Gobierno solicitó al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) proceder a la devolución anticipada de 1.300 millones de euros del préstamo para la recapitalización del sector bancario español, que ​fue aprobada por el Consejo de Administración de dicho organismo.

El retorno de la estabilidad macroeconómica, la estabilización del sector bancario y las reformas regulatorias introducidas llevan tiempo dando sus frutos en forma de crecimiento de  flujos de crédito en el ámbito privado, en paralelo con el importante proceso de desapalancamiento del sector privado. A finales de 2015, el endeudamiento privado de España se ha reducido notablemente y es cercano al de la eurozona (en peso del PIB).

​Especialmente significativa resulta la evolución de la concesión de nuevos créditos en el sector privado (hogares y empresas no financieras): aumento del 9,5% interanual (9º mes consecutivo de variaciones positivas): 

  • Los nuevos créditos a empresas aumentaron un 8,1% internaual.

  • La tasa de variación interanual de los nuevos créditos concedidos a las familias también fue positiva, del 16,7% con porcentajes de subida en los nuevos créditos para la compra de vivienda del 36,2% y en los nuevos créditos para consumo y otros fines del 3,3%.

La reactivación de la economía y el fin de la crisis financiera, junto a la abundante liquidez por las medidas del BCE han hecho que en 2015 el volumen de mediación se haya reducido respecto a 2014. El ICO está adaptándose a las nuevas condiciones de crecimiento de la economía española. Ha cumplido un papel anticíclico en la financiación de las pymes y autónomos durante los años más duros de la crisis y ahora está siendo sustituido por las entidades financieras privadas, que están normalizando su oferta de crédito.

Es previsible por tanto, que durante el año 2015, la concesión de préstamos mediante las Líneas de Mediación del ICO se sitúe en unos importes similares al volumen medio histórico de los años previos a la crisis.

El ICO, en esta nueva fase de recuperación de la economía, tendrá que pasar de un modelo de actividad crediticia "extensivo", en que ha basado su actuación en los últimos años, donde lo más relevante era proveer de un elevado volumen de liquidez tanto a las empresas como a los emprendedores, hacia un modelo "intensivo" sustentado en la especialización y actividades que aporten mayor valor añadido. En cuanto al ámbito de dicha especialización, además del apoyo que deberá brindar para la financiación de la exportación y los proyectos de inversión internacional de las empresas españolas, el ICO tendrá que identificar fórmulas que faciliten la financiación de la inversión productiva a largo plazo y la financiación de proyectos innovadores.

Es importante destacar otros factores que también han contribuido notablemente a la recuperación y consolidación del crecimiento:

  • Mejora del marco institucional por el que se canaliza y se reasignan los recursos financieros:

Los primeros pasos en la tarea de reformar el sistema financiero español se dieron en la dirección de apoyar su saneamiento y robustecer la solvencia de las entidades. Una vez concluido este proceso, con éxito a tenor de las valoraciones alcanzadas por las entidades de crédito españolas en el ejercicio de valoración llevado a cabo por el Banco​​ Central Europeo, se han revisado los mecanismos de prevención y resolución de crisis en línea con los cambios operados a nivel europeo, tal como queda recogido en la Ley 11/2015, de recuperación y resolución de entidades de crédito y empresas de servicios de inversión. La finalidad última de esta revisión normativa es conciliar la necesidad de preservar la estabilidad del sistema financiero con la minimización del impacto sobre las arcas públicas, y en última instancia sobre los contribuyentes, de la eventual resolución de una entidad. Para ello introduce, por ejemplo, un nuevo esquema de absorción de pérdidas por parte de los acreedores. Además destaca la creación del Fondo Nacional de Resolución, financiado por las propias entidades, que habrá de integrarse a partir de 2016 en el Fondo Único Europeo. Igualmente, la norma arbitra mecanismos de colaboración entre las autoridades españolas de resolución y el Mecanismo Único de Resolución.

Mercado del Borne, Barcelona (J. Tern, Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente)Pero tan importante resulta el disponer de un sistema eficiente que canalice la financiación hacia usos productivos como el permitir que, en caso de fracaso, se pueda rescatar el máximo del valor de la inversión para destinarla con agilidad a fines alternativos. Resulta esencial que los mecanismos de reestructuración empresarial permitan la continuidad de empresas que, teniendo un proyecto viable, tienen dificultades por estar sobreendeudadas.  Para ello, se ha abordado la mejora del marco legal preconcursal de los acuerdos de refinanciación con la Ley 17/2014, de 30 de septiembre, de Reestructuración y Refinanciación. La importancia que se le concede al buen funcionamiento del esquema concursal ha motivado, de hecho, la creación de la Comisión de Seguimiento de Prácticas de Refinanciación y Reducción de Sobreendeudamiento, responsable de analizar los efectos de las medidas implantadas en materia concursal así como de realizar cualquier otro tipo de propuestas que contribuyan al desapalancamiento del sector privado. La Ley 9/2015, de 25 de mayo, de medidas urgentes en materia concursal complementa las medidas aprobadas en la mencionada Ley 17/2014 regulando diferentes aspectos relacionados con el convenio concursal.

La normativa Solvencia II se ha transpuesto a nuestro ordenamiento mediante la aprobación de la Ley 20/2015, de 14 de julio, de Ordenación, Supervisión y Solvencia de las Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras. El objetivo de esta ley es reforzar la solvencia de las entidades aseguradoras españolas, adaptándolas al nuevo marco normativo europeo, y la mejora de su gobierno corporativo.

La Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social permite que una persona física, a pesar de un fracaso económico empresarial o personal, tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida e incluso de arriesgarse a nuevas iniciativas, sin tener que arrastrar indefinidamente una losa de deuda que nunca podrá satisfacer.​​

  •  Fomento de nuevos canales de financiación para las empresas, en especial para las PYMEs:

Las mejoras introducidas en el procedimiento concursal deben contribuir a mejorar las expectativas de recuperación de las inversiones efectuadas por los acreedores en la empresa en caso de su disolución. De esta forma, estas medidas contribuyen también a ampliar el abanico de opciones crediticias disponible para las empresas, y en especial, para las PYMEs. Con ello se complementa el resto de las actuaciones emprendidas para diversificar las fuentes de financiación empresariales de cara a reducir la fuerte dependencia que caracteriza al sector productivo español respecto del crédito bancario.

Dentro de esta línea de actuación, cabe destacar otras modificaciones normativas que han sido aprobadas. En primer lugar, en 2014 se aprobó y entró en vigor la Ley 22/2014, por la que se regulan las entidades de capital-riesgo, otras entidades de inversión colectiva de tipo cerrado y las sociedades gestoras de entidades de inversión colectiva, y por la que se modifica la Ley 35/2003 de Instituciones de Inversión Colectiva. Esta disposición busca, por un lado, favorecer una mayor captación de fondos para las operaciones de capital-riesgo con el fin de allegar financiación a un mayor número de empresas; y, por otro, intentar reorientar este tipo de inversiones hacia la financiación de las empresas de pequeño y mediano tamaño en sus primeras etapas de desarrollo y expansión, dado que son las que más dificultades tienen para financiarse.

El cambio normativo se refuerza, de nuevo, con  el papel del ICO. En este sentido, Fond​​ICO Global, dotado con 1.500 millones de euros, está actuando como catalizador del sector de capital riesgo en España. Desde su creación en 2013, el importe aprobado por FOND-ICO Global asciende a 876 millones de euros, cifra que permitirá que 35 fondos inviertan alrededor de 3.200 millones en empresas españolas. Más allá de su relevancia cuantitativa, FondICO resulta clave por el apoyo que ofrece al desarrollo de proyectos empresariales, sobre todo en sus fases más tempranas.

Adicionalmente, la Ley 5/2015 de Fomento de la Financiación Empresarial articula un conjunto de medidas con una doble finalidad: hacer más accesible y flexible la financiación bancaria a las pymes y avanzar en el desarrollo de medios alternativos de financiación (financiación corporativa directa o financiación no bancaria). De este modo, facilita el acceso de las empresas a la financiación en los mercados de capitales, al hacer libre la emisión de obligaciones por parte de las sociedades anónimas y al flexibilizar el régimen de emisión de obligaciones por parte de las sociedades limitadas. También se facilita el acceso a la Bolsa desde el MAB y se revisan las normas de su supervisión por parte de la CNMV para aumentar la confianza del inversor. Regula el novedoso sistema de captación y canalización de financiación conocido como crowdfunding (plataformas de financiación participativa), especialmente relevante para el suministro de capital a la empresa de reducidas dimensiones en sus fases iniciales de desarrollo, sin perjuicio de la adecuada protección al inversor.

En tercer lugar, se mejora el atractivo de la concesión de financiación a PYMEs mediante la mejora del sistema de garantía provisto por CER​​SA y la reforma del régimen de titulizaciones que busca revitalizar este mercado potenciando la transparencia, la simplicidad normativa y la calidad. Lo más novedoso, sin embargo, es la obligación que establece la Ley  de que las entidades de crédito pongan a disposición de las PYMEs un informe de su calificación crediticia, basado en una metodología común y modelos que a estos efectos elaborará el Banco de España. Además el banco se verá obligado a dar un preaviso de 3 meses a la PYME cuando quiera reducir su financiación.

  • Mejora del Clima de Negocios y apoyo a la PYME

Adicionalmente a las actuaciones llevadas a cabo en el sector financiero, se ha dado continuidad también a las reformas estructurales transversales con el objetivo de mejorar el clima de negocios y apoyar a las PYMEs, contribuyendo a la mejora de la competitividad de la economía española.

En este sentido, es fundamental destacar la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización. De entre sus disposiciones destaca el ejercicio de revisión y mejora del clima de negocios que ha de llevarse a cabo anualmente bajo la coordinación del Ministerio de Economía y Competitividad. Este  ejercicio involucrará a un tiempo a los operadores económicos y a todos los niveles de la administración con competencias reguladoras en la tarea de analizar e impulsar periódicamente cambios normativos o procedimentales que redunden en una mayor facilidad para hacer negocios y crear riqueza.

En el marco de esta Ley se presentó en 2015 el estudio Doing Business en España realizado por el Banco Mundial. Este estudio ha promovido la adopción de mejores prácticas en la regulación autonómica y local del entorno empresarial, a través de una metodología independiente y consolidada.

Por otra parte, desde finales de 2013, ha venido implementándose y desarrollándose la Ley 20/2013, de 9 de diciembre, de Garantía de la Unidad de Mercado y el Programa de Unidad de Mercado. La ley busca eliminar la fragmentación del mercado nacional mediante la aplicación de los principios de no discriminación, cooperación y confianza mutua entre administraciones, necesidad y proporcionalidad de las actuaciones de las autoridades competentes y simplificación de cargas administrativas. En este sentido, destaca la colaboración entre las diferentes Administraciones Públicas en el marco del Consejo de Unidad de Mercado y en las Conferencias sectoriales (más de 20 ya están trabajando en este marco).

Esta Ley 20/2013 establece un marco para la buena regulación y la unidad de mercado. Por una parte, los principios de buena regulación y de eficacia nacional son de aplicación en toda nueva normativa que afecte de forma directa o indirecta a la actividad económica; igualmente, se está procediendo a la revisión de la normativa existente en los diferentes ámbitos territoriales sobre la que se ha considerado necesario proceder a su adaptación a la Ley (en el ámbito de la administración central más de 100 normas han sido ya modificadas).

Por otra parte, se han puesto en marcha los mecanismos de cooperación interadministrativa previstos en la Ley como la constitución del Consejo para la Unidad de Mercado, los trabajos en las conferencias sectoriales y el diseño de las plataformas informáticas para compartir proyectos normativos y para la comunicación entre autoridades en sus labores de supervisión.

Finalmente, están plenamente operativos los mecanismos de protección de operadores previstos para la presentación de reclamaciones o información en relación con la aplicación de la Ley ante la Secretaría del Consejo para la Unidad de Mercado (con más de 140 casos presentados hasta el momento) o ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

En 2014 se inició la política de desindexación en nuestra economía, evitando el uso de mecanismos de indexación ineficientes y distorsionadores en los contratos del sector público. A este respecto, en 2015 se aprobó la Ley 2/2015 de Desindexación de la Economía Española, que afectará al conjunto de valores monetarios del ámbito de lo público. Con esta norma, se establece un nuevo sistema de actualización de precios racional y consistente con un entorno de baja inflación. El objetivo es alcanzar una mejor asignación de los recursos y evitar inercias inflacionistas para aumentar  la competitividad de la  economía.

Finalmente, en el marco de la aprobación y aplicación de las medidas CORA, destacan tres actuaciones en apoyo a la creación y desarrollo de la PYME. En primer lugar, la eliminación de trabas a la apertura de nuevas empresas, que recibió un nuevo impulso mediante el desarrollo a lo largo de 2014 del proyecto denominado "Emprende en 3" (apertura de empresas en 3 días). Esta plataforma aúna los esfuerzos de los tres niveles administrativos involucrados en los trámites correspondientes a la creación de empresas: Administración General del Estado, Comunidades Autónomas y Entidades Locales. Constituye un ejemplo de simplificación administrativa que apuesta por la utilización de los medios electrónicos y por la aplicación sistemática de la declaración responsable, (del control a posteriori), para agilizar el procedimiento de crear o trasladar un negocio.

En segundo lugar, la puesta en marcha de una base de datos centralizada sobre ayudas y financiación para la PYME. Esta base de datos recoge los programas de ayudas e incentivos de apoyo a las empresas otorgados y convocados por los tres niveles administrativos y que se integra dentro de la Base de Datos Nacional de Subvenciones. Con esta herramienta se facilita el acceso a la información relativa a los programas de apoyo financiero público garantizando su mayor difusión y favoreciendo su utilización y aprovechamiento.

En tercer lugar, se ha avanzado en la facilitación del acceso de las PYMEs a la contratación pública. Ello se ha logrado mediante la adopción de medidas como la puesta en marcha de la Plataforma de Contratación del Sector Público, un punto único que centraliza toda la información sobre las licitaciones realizadas por cualquier ente sujeto a la Ley de Contratos del Sector Público.

Evolución de la economía por sectores

Sector servicios

El Valor Añadido Bruto del sector servicios en 2014 a precios corrientes fue de 711.887 millones de euros, lo que representa el 68,4% del PIB, cifra superior en 0,4 puntos porcentuales a la del conjunto de 2013.

El sector ocupó en 2014 a 12,6 millones de personas (empleo equivalente a tiempo completo), aproximadamente el 77% del total de ocupados. Por subsectores, el subsector comercio, transporte y hostelería aportó el 32,2% del valor añadido del sector servicios (5,4 millones de ocupados según EPA 3T15). Le sigue en peso el sector administración pública, defensa, seguridad social obligatoria, educación, sanidad y servicios sociales, que supuso el 25,1% del sector y ocupa a 3,9 millones de personas (EPA 3T15).

En 2014, el valor añadido nominal de todos los subsectores aumentó, salvo información y comunicaciones que se redujo un 2,7%.

​Distribución del sector servicios en 2014

​Millones de euros ​Porcentaje
​Comercio, transporte y hostelería 228.696 32%
​Administración pública, sanidad y educación ​178.364 ​25%
​Actividades inmobiliarias ​114.096 ​16%
​Actividades profesionales ​69.994 ​10%
​Actividades artísticas, recreativas y otros servicios ​41.025 ​6%
​Información y comunicaciones ​40.388 ​6%
​Actividades financieras y de seguros ​39.324 ​5%

Fuente: Ministerio de Economía, Industria y Competitividad

Sector de la construcción

El peso de este sector ha disminuido notablemente aunque se observa una tendencia de recuperación. La inversión en construcción se mantuvo constante en 3T15 con respecto al trimestre anterior. En términos interanuales, el crecimiento de la inversión en el sector es de 5,5%. No obstante, el nivel anual de inversión representa en la actualidad aproximadamente un 50% del que era en 2007.

El peso del sector de la construcción con respecto al PIB era en 2007 de 10,1%; y en 2014, representaba el 4,9%.

Los últimos datos de la EPA señalan que la ocupación en el sector de la construcción se está recuperando. En 3T15 hay algo más de 1 millón de trabajadores en el sector, es decir un 5,8% más que en 3T14. No obstante, se está muy lejos del nivel de 2008 donde había más 2,5 millones de trabajadores en el sector.

Con respecto a la compraventa de viviendas, se observa que indicadores coyunturales recientes confirman el inicio de la recuperación. El número de hipotecas sobre viviendas inscritas en los registros de la propiedad creció un 20% en términos interanuales (septiembre). Del mismo modo, la compraventa de vivienda creció un 13,8% interanual (septiembre) de manera que acumula un crecimiento entre enero y septiembre del 12,2% frente al crecimiento medio del 2% alcanzado en 2014.

Sector comercial​

En el acumulado enero-septiembre de 2015 y según las estadísticas del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales, las exportaciones españolas de bienes siguieron mostrando su fortaleza, aumentando un 4,4% respecto al mismo periodo de 2014 hasta alcanzar los 186.261,1 millones de euros, mientras que las importaciones crecieron un 3,9% interanual hasta los 204.903,1 millones de euros. En volumen, las exportaciones aumentaron un 3,7% interanual, ya que sus precios, aproximados por los índices de valor unitario, subieron un 0,7% interanual y las importaciones se incrementaron un 6,2% interanual, al haberse reducido un 2,1% sus precios.

El saldo comercial registró en enero-septiembre de 2015 un déficit de 18.642,0 millones de euros, un 1,1% inferior que el registrado en el mismo periodo de 2014 (déficit de 18.854,8 millones de euros en enero-septiembre de 2014 con datos provisionales). La tasa de cobertura se situó en el 90,9%, es decir, 0,5 puntos porcentuales más que la registrada en enero-septiembre de 2014 (90,4% con datos provisionales). El saldo no energético arrojó un superávit de 2.034,1 millones de euros, inferior al superávit de 10.704,0 millones de euros en el mismo periodo de 2014, mientras que el déficit energético disminuyó un 30,1% hasta los 20.676,1 millones de euros (déficit de 29.558,8 millones en el mismo periodo de 2014 con datos provisionales).

Por regiones, en los tres primeros trimestres del año las exportaciones dirigidas a la Unión Europea representaron el 64,7% del total del periodo (63,7% en el mismo periodo del año anterior) y subieron un 6,2% interanual; las dirigidas a la zona euro, 50,5% del total (50,0% en el mismo periodo de 2014), subieron un 5,4% interanual; mientras que a destinos extracomunitarios se dirigieron el 35,3% del total (36,3% a igual periodo de 2014) y aumentaron un 1,4% interanual, destacando el crecimiento de las exportaciones a Oceanía (13,9%), a América (10,6%) y a Asia (6,3%).  África es el único continente donde las ventas caen (-2,5%). Por países destaca el aumento de las ventas acumuladas a Estados Unidos (+12,4%) y a Canadá (+8,8%). En América Latina, contrasta otra vez el aumento de las ventas a Chile (29,7%) y a México (22,1%) con las caídas de Venezuela (-27,3%) y Brasil (-8,8%). En Asia, aumentan las ventas a China (7,2%) y caen las destinadas a Corea del Sur (-11,1%) y Japón (-7,1%). En África, destacan los datos positivos de Egipto (22,2%) y Sudáfrica (6,9%). Las exportaciones a Australia han aumentado un 19,5% de enero a septiembre de 2015

Fábrica (Ministerio de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales)

​El sector  exterior ha ido adquiriendo un papel cada vez más relevante por su aportación positiva al crecimiento del PIB de los últimos años: 1,5% en 2008, 2,8% en 2009, 0,9% en 2010, 2,2% en 2011,  2,5% en 2012 y 1,5% en 2013 ejerciendo un efecto amortiguador ante la negativa coyuntura de la demanda interna. A medida que se ha ido afianzando la recuperación, la economía española está teniendo un patrón más equilibrado de crecimiento,  aportando la demanda interna 1,6 puntos porcentuales al crecimiento en 2014 y restando el sector exterior tan sólo 0,2 puntos porcentuales al crecimiento. A lo largo de 2015, la contribución de la demanda exterior neta al crecimiento del PIB se prevé que se sea nula para el conjunto del año (0,0 puntos), al confirmarse la recuperación de la demanda nacional en 2015 (contribución de 3,3 puntos). Para 2016, se espera que la contribución de la demanda exterior vuelva a ser positiva (0,1 puntos).

En el año 2014 se contabilizaron 147.731 exportadores, un 2,2% menos que en el año anterior tras tres años de crecimiento sostenido. No obstante, el 99,7% del valor exportado en 2014 fue realizado por aquellos operadores relevantes que exportaron 50.000 ó más euros en el conjunto de ese mismo año, cuyo número se incrementó un 1,7% interanual hasta un total de 39.239 exportadores. Según los últimos datos de Aduanas, en el periodo enero-septiembre de 2015 se contabilizaron un total de 124.637 exportadores, un 0,3% menos que en el mismo periodo del año anterior, de los cuales ya habían exportado 50.000 ó más euros en enero-septiembre del año corriente un total de 34.814 exportadores, un 1,4% menos que en el mismo periodo de 2014. Lo que es más relevante, con respecto a los exportadores regulares (aquéllos que han exportado en el año de referencia y en cada uno de los tres inmediatamente precedentes), en 2014 se contabilizaron 45.842 exportadores regulares, un 11,4% más que en 2013, acelerando su ritmo con respecto a la tasa experimentada en el conjunto del año 2013 (7,3% interanual) y 2012 (3,0% interanual). Asimismo, a pesar de representar tan solo el 31,0% del total de exportadores en 2014, el valor exportado por los exportadores regulares, 223.101,5 millones de euros, representó el 92,9% de la exportación total de ese año y supuso un 2,8% más que en 2013, encadenando cinco años consecutivos de crecimiento.  De enero a septiembre de 2015 se contabilizaron 46.325 exportadores regulares, un 3,9% más que en el mismo periodo del año anterior, que exportaron por valor de 174.408,3 millones de euros, el 93,6% del total y un 4,8% más que en el mismo periodo del año anterior.

Los sectores más importantes en nuestro patrón exportador están dentro del rango de tecnología media alta y alta, sumando un 54,7% del total. En concreto, los bienes de equipo son el principal sector exportador, con un 19,9% del total y un crecimiento del 3,5% interanual en el acumulado enero-septiembre de 2015. El sector del automóvil (16,8% del total) avanzó un 19,7% y los productos químicos (14,7% del total) se incrementaron un 7,4% interanual. Los subsectores más dinámicos en los nueve primeros meses de 2015 fueron automóviles y motos (aumento del 24,6%), equipos de telecomunicaciones (21,4%), aparatos de precisión (15,5%), motores (17,7), electrónica de consumo (38,2%)y medicamentos (10,9%).

​​Comercio Exterior: desglose por sectores (enero-diciembre 2014)
Sector​ ​ ​ ​ ​EXPORTACIONES ​ ​ ​IMPORTACIONES
​% total ​var.15/14* ​contrib.** ​% total ​var. 15/14* ​contrib.**
Alimentación, bebidas y tabaco ​16,0 9,4​ 1,4 11,1​ 8,1 0,9
​Productos energéticos ​5,1 -27,9 -2,1 14,7 -29,4 ​-6,4
​Materias primas ​2,3 -1,9​ 0,0 3,5 2,2 0,1
​Semimanufacturas no químicas ​10,6 3,8​ 0,14 7,0 6,3 0,4
​Productos químicos ​14,7 7,4 1,1​ 16,1 10,9 1,6
​Bienes de equipo ​19,9 3,5​ 0,7 19,7 18,7 3,2
​Automóvil ​16,8 19,7 2,9​ 13,0​ 17,8 2,0​
​Bienes de consumo duradero ​1,6 12,5 0,2 2,5​ 14,1​ 0,3​
​Manufacturas de consumo ​9,6 8,4 0,8 12,0​ 14,2 1,5​
​Otras mercancías ​3,4 -21,01 -0,9 0,3​ 41,0 0,1
​TOTAL ​100,0 ​4,4 ​4,4 ​100,0 ​3,9 ​3,9
* A efectos de cálculo de variación anual, la comparación se hará con los datos provisionales de 2014.
** contrib.: contribución a la tasa de variación de las exportaciones/importaciones totales, en puntos porcentuales
Fuente: SG de Evaluación de Instrumentos de Política Comercial de la Secretaría de Estado de Comercio a partir de datos del Departamento de Aduanas e IIEE de la AEAT.

Inversión Exterior: inversión extranjera directa en España

​Tomando datos de enero a agosto de 2015 del Registro de Inversiones Exteriores de la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio  de Economía y Competitividad que recoge el principal componente de los flujos de inversión directa, esto es, la inversión productiva (excluyendo ETVE) en cualquier forma de participaciones en el capital, puede afirmarse que  la inversión extranjera en España recupera posiciones en lo que va de año .En efecto, la inversión bruta total se ha incrementado en un 81,8%​.​​

​​​Inversión Extranjera Directa en España ​ ​ ​ ​ ​ ​Enero-Agosto 2015 (millones de euros) ​ ​ ​
Importe ​ % Variación 15/14 ​
Inv. Bruta Inv. Neta Inv. Bruta Inv. Neta
INVERSIÓN TOTAL en participaciones en el capital ​ 15.361 11.217 74,6 71,9
INVERSIÓN DESCONTADAS ETVE ​ 14.737 10.609 81,8 62,6
​      En socs no cotizadas 14.361 10.402 85,7 63,8
​      En socs cotizadas 376 207 1,7 19,1
INVERSIÓN DE ETVE ​ 624 608 -9,9 N.C.

Y a pesar de que las desinversiones de empresas extranjeras en nuestro país han aumentado, se ha pasado de 1.578 millones de € a 4.098 millones en el periodo analizado, la inversión neta  entre enero y agosto de 2015 ha tenido una evolución muy positiva al aumentar en un 62,6%. Ambos hechos, mejora  de la inversión extranjera bruta y neta, muestran la confianza de los inversores extranjeros en nuestra economía y las posibilidades de hacer negocio en España. Recordemos que 2015 sería el tercer año consecutivo en el que la inversión productiva crece con fuerza: 2013(+ 15%), 2014(+ 14%) y enero a agosto (+81,8%). 

Si descontamos la inversión en Empresas de Tenencia de Valores Extranjeros (ETVE), la inversión resultante o inversión productiva, que es la inversión con impacto en la economía real, con sus 14.737 millones de € ha supuesto un 95,9% de la inversión entre enero y  agosto de 2015.  De este importe, la  inversión bruta directa canalizada a sociedades  cotizadas ha sido muy escaso, tan sólo  376 millones en estos ocho  primeros meses de 2015 (sólo se considera inversión directa la que supone un 10% o más del capital social y del poder de voto de la empresa). Por su parte, la inversión productiva bruta en sociedades no cotizadas ha ascendido, sin embargo, a 14.361millones (+18,4 5), mientras la inversión neta productiva ha supuesto 10.609 millones de euros, un 63,8% superior a la del mismo periodo del año anterior.  Finalmente, y  de acuerdo con el citado Registro de Inversiones Exteriores, observando ahora sólo  la inversión en ETVE, de carácter financiero- fiscal y de escaso interés desde el punto de vista de la actividad y el empleo, ésta se ha reducido en un 9,9% en términos brutos y mejoró en un 100%  en términos netos, al pasar de  0 millones de inversión de euros en los 8 primeros meses de 2014 a +608 millones en el acumulado hasta agosto  de 2015.

Inversión Exterior: inversión directa española en el exterior   

Los datos del Registro de Inversiones Exteriores del periodo enero-agosto de 2015, indican que la inversión bruta productiva  española total en participaciones en el capital de empresas extranjeras ha ascendido a 18.118 millones de euros con un incremento del 21,6,%, mientras la inversión neta ha supuesto 13.894 millones de euros, aumentando fuertemente en un 281,2%  respecto a las cifras de los ocho primeros meses de 2014, signo de que el proceso de liquidación de inversiones en el exterior por parte de nuestras empresas puede estar llegando a su fin.  Del total invertido en el exterior, tan solo  el 3,5 % ha sido en ETVE, mientras la inversión productiva (no ETVE) ha  representado el 96,5%. Dentro  de la inversión bruta productiva, la realizada en  sociedades no cotizadas ha supuesto 86 % de aquella, creciendo un 11,3%.​

​Inversión Directa Española en el Exterior ​ ​ ​ ​ ​ Enero-Agosto 2015 (millones de euros) ​ ​ ​
Importe ​ % Variación 15/14 ​
Inv. Bruta Inv. Neta Inv. Bruta Inv. Neta
INVERSIÓN TOTAL en participaciones en el capital ​ 18.780 14.354 13,4 215,8
INVERSIÓN DESCONTADAS ETVE ​ 18.118 13.894 21,6 281,2
​      En socs no cotizadas 15.612 11.388 11,3 1,5
​      En socs cotizadas 2.505 2.505 187,5 133,1
INVERSIÓN DE ETVE ​ 662 460 -60,0 -48,9

La buena noticia es que, al igual que hemos visto con respecto a la inversión extranjera, la inversión productiva española crece con dinamismo por tercer año consecutivo. En efecto, en 2013 la inversión aumentó en un 20,3%. Y en 2014, prosiguió la buena marcha de la inversión española en el exterior, incrementándose  en un 38,3% en tasa interanual, alcanzando los 26.208 millones de €.

Acuerdos de Promoción y Protección  Recíproca de Inversiones (APPRI)   

​Los Acuerdos de Promoción y Protección Recíproca de Inversiones (APPRI) son tratados bilaterales de naturaleza  recíproca que contienen medidas y cláusulas  destinadas a proteger, en el plano del derecho internacional, las inversiones realizadas por los inversores de  cada Estado parte en el territorio del otro Estado parte.  

Tras el Tratado de Lisboa la Unión Europea obtiene la competencia exclusiva en materia de inversiones extranjeras directas, como parte de la política comercial común. Como primera consecuencia, la Comisión adoptó, el 7 de julio de 2010, una Comunicación relativa a una política global europea en materia de inversión internacional y una Propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo, para desarrollar una solución transitoria para los acuerdos bilaterales sobre inversión entre Estados Miembros y terceros países, que finalmente fue aprobado por el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea como Reglamento 1219/2012, de 12 de diciembre de 2012​, cuya entrada en vigor se produjo el 9 de enero de 2013.

El objetivo fundamental del Reglamento es garantizar la seguridad jurídica y el mantenimiento del nivel de protección de las inversiones exteriores de los estados miembros, permitiéndoles no sólo la pervivencia de los APPRI firmados sino incluso la negociación y entrada en vigor de nuevos acuerdos previa autorización de la Comisión Europea. En la actualidad, España cuenta con 72 APPRI en vigor,  sobre todo firmados con países no OCDE, que cubren un 27,5% de la inversión española en el exterior.

Evolución y situación actual del comercio en España

El 2015 fue un año de consolidación que permitió continuar el crecimiento y mantener los indicadores en valores positivos, una vez que la demanda interna se ha recuperado como consecuencia especialmente del comportamiento conjunto de los distintos bienes y servicios.

​La demanda interna siguió mejorando en el tercer trimestre de 2015 y aumentó su aportación al crecimiento del PIB. En el tercer trimestre de 2015 el gasto en consumo final de los hogares experimentó un crecimiento anual del 3,5%, tasa seis décimas superior a la registrada en el segundo trimestre (2,9%). El gasto en consumo final de los hogares tuvo ya tasas de crecimiento anual positivas en todo el año 2014 después de 3 años con tasas anuales negativas (desde el primer trimestre de 2011).

imagen 7.pngMinisterio de Economía, Industria y CompetitividadEn tasa trimestral, el gasto en consumo final de los hogares aumentó el 1,0% en el tercer trimestre de 2015, y lleva en valores positivos 6 trimestres consecutivos.

El comercio es un sector estratégico,  alcanza el 12,3% del PIB total de la economía española y solo el comercio minorista supone el 5,6% del PIB total.

En el año 2012, la crisis económica del 2008 seguía produciendo un fuerte retraimiento del consumo que había afectado al comercio minorista. Después de una labor de apoyo a las empresas, especialmente a las pymes e impulsar la actividad del comercio, en el año 2013 los indicadores del comercio minorista han recogido positivamente los frutos de las políticas llevadas a cabo, experimentando una mejora progresiva, que continúa en la actualidad. Cada vez existen más datos positivos que ponen de manifiesto un cambio de tendencia en el ciclo económico.

Las ventas minoristas registran datos positivos casi todos los meses en variación anual desde septiembre de 2013. De 2008 a 2013, todos los años tuvieron una tasa media de ventas negativa. En cambio en 2014, por primera vez desde el 2008, las ventas minoristas crecieron un 1% interanual de media y algunas comunidades crecieron por encima de la media como Canarias (+4,6%), Illes Balears (+3,2%), Cantabria (+2,4%) y Comunidad Valenciana (+2,1%). En los 10 primeros meses del año 2015, las ventas minoristas, corregidas de efectos estacionales y de calendario, crecieron un 3,7% interanual de media. Hemos dejado atrás seis años de crecimiento negativo de las ventas.

imagen 8.pngMinisterio de Economía, Industria y Competitividad

​Si nos fijamos en la media de los diez primeros meses de 2015, todas las comunidades autónomas más Ceuta y Melilla, aumentan sus ventas respecto al mismo periodo de 2014.

Las comunidades  que han tenido los mayores incrementos  de ventas en los diez primeros meses de 2015 han sido: Cantabria (+6,1%), Illes Balears (+6,0%), Comunidad Valenciana (+5,4%), Galicia (4,0%) y Comunidad de Madrid (4,0%).

En cuanto al número de locales, a 1 de enero de 2015 había en España 928.405 locales activos en el  Sector Comercio y representan el 25,8% del total de locales de la economía española. En el último año 2014, el número de locales del Sector Comercio creció por primera vez (0,6% interanual) desde el inicio de la crisis en 2008.  Según los últimos datos del DIRCE, a 1 de enero de 2015, el número de locales del comercio minorista ascendía a 583.796 y representa el 16,2% del total de establecimientos de la economía española. En el último año 2014, el número de locales del comercio minorista se redujo con el año anterior en 112 locales. Se trata de  una caída prácticamente despreciable (0,0% interanual) que contrasta con las fuertes caídas desde el inicio de la crisis en 2008 (-1,8% inte​ranual en 2010, -1,4% en 2012 y en 2013) lo que también indica un cambio de tendencia en la evolución de la actividad comercial minorista que se pone de relieve con otros indicadores como son las ventas y el empleo.

A 1 de enero de 2015, el número de empresas del Sector Comercio en España era 763.930 y representa el 24,0% del total de empresas de la economía española. En el año 2014, el número de empresas comerciales crecía por primera vez (0,7% interanual) desde el inicio de la crisis en 2008. Según los últimos datos del DIRCE, a 1 de enero de 2015, había en España 469.938 empresas del comercio minorista y representan el 14,7% del total de empresas. En el último año 2014, el número de empresas de comercio minorista se incrementó respecto al año anterior en 121 empresas (0,0% interanual). Se trata del primer incremento desde el inicio de la crisis, lo que también indica un cambio de tendencia.

imagen 11.pngMinisterio de Economía, Industria y CompetitividadEn cuanto al empleo que representa este sector, los ocupados en el sector comercio aumentaron un 2,1%  en el tercer trimestre de 2015, con 60.200 ocupados más que en el mismo trimestre del año anterior. 2014 fue el primer año con crecimiento del empleo en el sector del comercio ( +0,7%).

Según la EPA, en el tercer trimestre de 2015, el comercio al por menor registró 17.400 ocupados más que en el mismo trimestre del año anterior (+0,9%), siendo el sexto trimestre consecutivo en el que los ocupados crecen en tasa anual. 2014 fue el primer año con crecimiento del empleo en el comercio minorista (+0,9%).

​Los datos de mejora en el empleo en el comercio minorista se confirman con otras fuentes. En noviembre de 2015, los afiliados medios totales a la Seguridad Social del comercio minorista eran 40.021 más que en el mismo mes del año anterior (2,2% interanual), siendo ya 22 meses consecutivos de aumentos interanuales (desde febrero de 2014).

Según el Índice de Ocupación que publica el INE, el empleo en el sector del comercio minorista aumentó un 1,3% en octubre de 2015 en relación al mismo mes del año 2014, registrando su décimo octavo repunte interanual consecutivo desde mayo de 2014, tras 31 meses de descensos.

El paro registrado en el comercio minorista descendió un 6,7% en noviembre de 2015 con respecto al mismo mes del año anterior (26.875 parados menos). El comercio minorista registra la vigésimo cuarta caída interanual consecutiva de paro registrado (caídas interanuales todos los meses desde diciembre de 2013).

imagen 12.pngMinisterio de Economía, Industria y Competitividad

La mejora de la situación del comercio se aprecia claramente en los indicadores que miden la confianza, tanto del consumidor como de los comerciantes. El indicador de confianza del comercio minorista, que elabora la Comisión Europea, en noviembre de 2015 en España se sitúa en un valor positivo (15,7 puntos) por vigésimo cuarto mes consecutivo (desde diciembre de 2013).

Según el indicador de confianza del consumidor  que, como el indicador anterior, elabora mensualmente la Comisión Europea, la confianza del consumidor español  mejora 1,8 puntos respecto al mes anterior hasta situarse en noviembre de 2015 en 0,6 puntos.

Otras medidas

Plan integral de Apoyo al Comercio minorista de España

En junio de 2013, el Gobierno, consciente del carácter estratégico del sector del comercio y la caída reiterada de sus ventas, aprobó la primera edición del Plan Integral de apoyo al comercio minorista de España. En 2015, por tercer año consecutivo, el Consejo de Ministros, en su reunión del día 10 de abril acordó aprobar el Plan Integral​​​​ de Apoyo a la Competitividad del Comercio Minorista 2015 a propuesta del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

En este ejercicio 2015 se benefician directamente a cerca de 26.000 pequeños comercios, a los que se suman los 771 millones de préstamos del ICO concedidos en 20.564 operaciones al sector de la pyme del comercio. Desde su primera edición se han visto beneficiados más de 65.000 comercios.

Esta tercera edición del plan incluye treinta y cuatro medidas, está estructurado en diez ejes de actuación orientados a la innovación tecnológica del pequeño comercio; el fomento de los centros comerciales abiertos y mercados municipales; el apoyo financiero a las empresas; la promoción comercial; el impuso del relevo generacional y los emprendedores; el aprovechamiento de las sinergias entre comercio y turismo; la mejora de la seguridad comercial; la adopción de medidas legislativas de impulso a la actividad comercial, de eliminación de barreras a la actividad y alcanzar el objetivo de la unidad de mercado; el apoyo a la internacionalización del comercio español; y la mejora de la formación y la creación de empleo.

Plan Estratégico de Internacionalización de la Economía Española

El Plan Estratégico de Internacionalización de la Economía Española 2014-15 recoge la estrategia del Gobierno a medio y largo plazo en el campo de la internacionalización. Incluye 41 medidas para la mejora de la competitividad y la maximización de la contribución del sector exterior al crecimiento y a la creación de empleo, con el fin de asegurar que esta contribución no sea solo un fenómeno coyuntural, sino estructural, que revierta en la creación de empleo y que se configure como uno de los pilares del nuevo modelo de crecimiento económico. Las medidas del Plan han sido recogidas y destacadas en las recomendaciones económicas para España realizadas en 2014 por Organismos como la Comisión Europea, el FMI, o la OCDE. De acuerdo con el 'Informe de Evaluación Intermedia' de este Plan, se ha avanzado en el  95% de las medidas integradas en cada uno de los 6 ejes de actuación. Se está ultimando el nuevo Plan Estratégico de internacionalización de la economía española 2016-17 en el marco del Grupo Interministerial de Apoyo a la Internacionalización de la empresa española y con la participación del sector privado y las CCAA en el ámbito de sus competencias. Una de las áreas de mayor atención de este nuevo Plan será el apoyo a la internacionalización de las pymes.

Investigación, desarrollo e innovación

​Investigación, ciencia, tecnología e innovación (I+D+i)

Existe un amplio consenso sobre la importancia de la  ciencia, la tecnología y la innovación en el desarrollo  económico. En España, la política científica y tecnológica y de innovación tiene su origen en la Ley 13/1986, de 14 de abril, de Fomento y Coordinación General de la Investigación Científica y Técnica, ya derogada. Las importantes transformaciones registradas a lo largo  de las tres últimas décadas impulsaron la adopción de un nuevo marco legal  y normativo: la Ley 14/2011, de 1 de junio, de la Ciencia,  la Tecnología y la Innovación.

El Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación lo integran un conjunto de instituciones que la Ley  de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación clasifica  desde el punto de vista funcional en tres áreas: coordinación y definición de políticas, fomento de la I+D+i  y ejecución.

Coordinación de las políticas de I+D+i

Paneles solares de la Plataforma Solar de Almería (Centro de Investigaciones Energéticas y Medioambientales)

La Ley establece un nuevo modelo de gobernanza del Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación en el que la coordinación en materia de investigación científica corresponde a la Administración General del Estado y en el que las Comunidades Autónomas tienen un importante papel a la hora de desarrollar sus sistemas territoriales de I+D+i, especialmente en el ámbito de la innovación. La articulación de las políticas de I+D+i queda reflejada en los  objetivos generales, compartidos por la totalidad de las Administraciones. La Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y de Innovación (2013-2020) constituye  el instrumento y el marco de referencia plurianual de las políticas de I+D+i en España y ha de servir para la elaboración de los correspondientes planes de investigación científica  y técnica y de innovación, así como para la elaboración de las estrategias de investigación para la especialización inteligente de las distintas Administraciones  Públicas.  

Uno de los principales objetivos de la Estrategia es dar solución a uno de los grandes déficits del sistema español de Ciencia, Tecnología e Innovación: la falta de transferencia. Se está trabajando para que la I+D+i deje de ser un concepto dividido en investigación, desarrollo e innovación y se convierta en una idea integradora, un recorrido completo que empiece con la generación de la idea y termine llegando a la sociedad en forma de producto o servicio. De ahí que no haya dos estrategias y dos planes como antaño, sino una sola Estrategia y un solo Plan que contemplen investigación e innovación sin distinciones.

Fomento de la I+D+i a nivel estatal

​​El impulso de la política científica, tecnológica y de innovación y la definición de los principales instrumentos de fomento de la I+D+i de la Administración General del Estado corresponden a la  Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, a la que se encuentran adscritos los Organismos Públicos de Investigación, responsables de la ejecución directa de una parte significativa de la investigación científica y técnica del país.

El Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial y la Agencia Estatal de Investigación, constituyen los dos organismos de financiación de las actividades de I+D+i de la Administración General del Estado, a los que corresponde además la gestión de las actuaciones derivadas del Plan Estatal de Investigación  Científica y Técnica  y de Innovación (2013-2016), aprobado por el Consejo de Ministros en su reunión de 1 de febrero de 2013, así como los procesos de selección, evaluación, y seguimiento de dichas actuaciones, sus resultados e impacto. 

Además, e igualmente dependiente directamente de la Secretaría de Estado, la Fundación ​​Española para la Ciencia y la Tecnología realiza una importante tarea en la difusión y promoción social de la ciencia y la tecnología y en la prestación de servicios avanzados al conjunto de la comunidad científica y tecnológica.

Ejecución de las actividades de I+D+i

Gran Telescopio Canarias (Instituto de Astrofísica de Canarias)La ejecución de las actividades de investigación científica,  técnica y de innovación corresponde a una  pluralidad de agentes que son parte fundamental del  sistema. Los principales agentes de ejecución de la investigación del sector público estatal son los Organismos Públicos de Investigación​, que además de ser importantes centros de ejecución de actividades de investigación científica y  técnica prestan servicios y asesoramiento científico y tecnológico.    Los Organismos Públicos de Investigación dependientes de la   Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación son: ​

Junto a los organismos públicos de investigación, destacan como agentes de ejecución de las actividades de I+D+i las universidades públicas, que mantienen estrechas relaciones de colaboración  tanto entre sus grupos de investigación como a través  de la creación de centros mixtos.

Junto a las universidades, organismos públicos  de investigación, centros sanitarios y empresas, responsables de la mayor parte de la actividad de I+D, tienen en la actualidad un papel destacado los centros de investigación adscritos a las Comunidades Autónomas, a la Administración General del Estado o a ambas.

Como elementos de apoyo, el sistema científico español cuenta con distintas organizaciones. Entre estas  entidades e instrumentos se encuentran:

  • Las plataformas tecnológicas, que implican a todos los agentes decididos a impulsar la I+D+i de  un sector concreto (empresas, centros tecnológicos, universidades, etc).   
  • Los centros tecnológicos, entidades sin ánimo de lucro que realizan proyectos de I+D+i con empresas. A menudo se les describe como intermediadores  entre la investigación pública y el tejido productivo.  
  • Los parques científicos y tecnológicos han sido objeto  de apoyo público a través de diversas convocatorias y en la actualidad son uno de los agentes de  la colaboración institucional entre la Administración General del Estado y las Comunidades Autónomas.   
  • Las Instalaciones C​ientíficas y Técnicas Singulares  (ICTS) son aquellas en las que la promoción y financiación pública está justificada por su alto coste de inversión y mantenimiento  o por su carácter singular o estratégico, como son las Bases  Antárticas, el buque oceanográfico Hespérides, la Plataforma Solar de Almería, el Centro Nacional de Supercomputación, el Sincrotrón ALBA de Barcelona, el Gran Telescopio de Canarias o la Red Iris de servicios telemáticos  avanzados para la comunidad científica. Junto a las ICTS desplegadas en el territorio nacional, España participa en grandes instalaciones internacionales como la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), el reactor experimental ITER, el  Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL), el Instituto Laue-Langevin (ILL) o el laboratorio Rutherford Appleton (ISIS), entre otros.  

Principales resultados de la investigación, el desarrollo y la innovación en España   

​Las cifras de la I+D+i muestran cómo los recursos dedicados a la investigación han experimentado en España un importante salto en las últimas décadas. Así, el gasto total en actividades de I+D,  que en 1981 representaba el 0,43% del Producto Interior Bruto, se ha situado en 2014 en el 1,23%  del PIB. El gasto ejecutado por el sector privado representa  el 0,65% en relación al PIB, lo que es sensiblemente inferior al 1,3% que como promedio ejecutan las  empresas en la Unión Europea. A su vez, la financiación privada de las actividades de I+D representa el 52,9%, lo cual constituye uno de los principales déficits del Sistema Español de  Ciencia, Tecnología e Innovación con relación a los países más avanzados de nuestro entorno, donde la financiación empresarial representa de media el 65% del gasto total en I+D. De hecho, la Unión Europea establece que el sector privado debe aportar dos tercios de la financiación para conseguir un sistema sano de I+D+i. Aumentar la participación del sector privado, tanto en la financiación como en la ejecución de las actividades de I+D+i, es por tanto uno de los principales retos que afronta la Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y de Innovación. ​​

Proyecto TJII (Centro de Investigaciones Energéticas y Medioambientales)El número de investigadores en Equivalencia a Jornada  Completa (EJC), que en España ha registrado un incremento desde el año 2001 de más del 50%, era en 2014 de 122.235. Esta tendencia positiva se ve asimismo reflejada en el porcentaje de personal dedicado a actividades de I+D (en Equivalencia a Jornada Completa) que en 2012 representaba el 1,2% de la población total ocupada frente al 1,17% de la UE-27.

En fechas recientes, España ha incrementado su  relevancia científica, siendo el décimo país mundial en producción científica (octavo si tenemos en cuenta las publicaciones en las revistas de mayor impacto) y con un creciente porcentaje de trabajos incluidos entre el 10% de las publicaciones más citadas a nivel mundial.

En términos de patentes España sigue estando por debajo de la media europea, aunque éstas se han incrementado de forma notable en términos relativos. Esto, unido a la baja participación del gasto empresarial en I+D a la que se ha hecho referencia, impide desarrollar con más intensidad la  capacidad innovadora del tejido productivo en su conjunto.

Entre 2000 y 2012 la cooperación internacional se ha  incrementado de forma importante y así queda reflejado en indicadores como el número de trabajos científicos  publicados en coautoría, que ha pasado del 27,2% al 41,4%, o el número de patentes solicitadas en colaboración.

Hay que mencionar el grado de participación en las actuaciones de excelencia del Consejo Europeo de Investigación (ERC en sus siglas en inglés), que en el período 2008-2013 ha concedido 82 «Advanced Grants», 112 «Starting Grants» y 20 «Consolidator Grants» (de esta última solo ha habido una convocatoria, la de 2013) a investigadores que desarrollan su labor en España, lo que avala el avance producido en el nivel de calidad de nuestros centros.   

La Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y de Innovación 2013-2020   

La Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y de  Innovación (2013-2020) se aprobó el 2 de febrero de 2013 como uno de  los instrumentos para «el fomento del crecimiento económico y la competitividad del país». Esta Estrategia Española orienta las  políticas de I+D+i a la creación de capacidades y sobre  todo a la obtención de resultados.  

Los  objetivos de la Estrategia Española de Ciencia y Tecnología  y de Innovación son:  

  • El reconocimiento y promoción del talento en I+D+i  y su empleabilidad.
  • El fomento de la investigación científica y técnica de  excelencia.
  • El impulso del liderazgo empresarial en I+D+i.
  • El fomento de actividades de I+D+i orientadas a los  retos globales de la sociedad y, en especial, a aquellos  que afectan a la sociedad española.

El despliegue de la Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y de Innovación contempla, a su vez, un  conjunto de medidas de carácter transversal que constituyen los ejes sobre los que es necesario trabajar. Los ejes horizontales identificados son:

  • La definición de un entorno favorable que facilite el  desarrollo de las actividades de I+D+i.
  • El impulso a la especialización y agregación en la generación de conocimiento.
  • El estímulo a la transferencia y gestión del conocimiento y la búsqueda de un compromiso a largo plazo para la colaboración público-privada en materia de I+D+i.
  • El apoyo a la internacionalización y promoción del liderazgo internacional.
  • La definición de un marco territorial altamente competitivo basado en la «especialización inteligente de los territorios».
  • La difusión de una cultura científica.

Corresponde al Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación 2013-2016 el desarrollo y financiación, por parte de la Administración General del Estado, de las actuaciones contenidas en la Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y de Innovación.

Vista aérea del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (Ministerio de Economía, Industria y Competitividad)

​​El Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación 2013-2016 es el principal instrumento para la financiación pública de la I+D+i. Es, por tanto, una hoja de ruta básica para el seguimiento de las futuras actuaciones en este campo. Está dirigido a todos los agentes del Sistema Español de Ciencia responsables de: (a) la ejecución de las actividades de I+D+i; (b) la gestión de las actividades de I+D+i; y (c) la prestación de servicios de I+D+i para el progreso científico, tecnológico y de la innovación del conjunto de la sociedad y la economía españolas.

Los objetivos específicos del Plan Estatal incluyen:

  • Potenciar la formación y ocupación de los recursos humanos en actividades de I+D+i.
  • Aumentar la calidad de la investigación científica y técnica.
  • Fortalecer las capacidades y el liderazgo internacional de las instituciones ejecutores de investigación científica y técnica.
  • Facilitar el acceso a las infraestructuras científicas y tecnológicas y al equipamiento científico.
  • Impulsar el liderazgo empresarial en I+D+i.
  • Favorecer la creación y el crecimiento de empresas de base tecnológica y la promoción de redes eficientes de inversores.
  • Incrementar la colaboración en materia de I+D+I entre el sector público y el sector empresarial.
  • Estimular la I+D+I orientada para dar respuesta a los retos de la sociedad.
  • Impulsar la internacionalización de las actividades de I+D+i de los agentes del Sistema Español de Ciencia y su participación activa en el Espacio Europeo de Investigación.
  • Incrementar la cultura científica, tecnológica e innovadora de la sociedad española.
  • Profundizar en las políticas de I+D+i basadas en la demanda.

Así, las actuaciones de la Administración General del Estado contenidas en el Plan Estatal se ordenan en cuatro programas estatales, en correspondencia con los objetivos de la Estrategia. La estructura del Plan Estatal 2013-2016, cuyas actuaciones se concretan en los correspondientes Planes de Actuación de carácter anual, es la siguiente:

Enlac​es y documentos

Enlaces

​Normativa

Documentos