Está usted en:
  • Inicio >
  • Consejo de Ministros

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nueva

Autorizada la participación de España en el lanzamiento de la Cooperación Estructurada Permanente de la Unión Europea

Viernes 10 de noviembre de 2017

​El Consejo de Ministros ha aprobado un Acuerdo por el que se autoriza la participación de España en el lanzamiento de la cooperación estructurada permanente (PESCO) de la Unión Europea.

La idea de la PESCO se recuperó tras la Cumbre de Bratislava de septiembre de 2016, en la que los jefes de Estado y de Gobierno de los veintisiete Estados miembros decidieron que la Defensa sería uno de los ejes del relanzamiento del proyecto europeo, convirtiéndose en un nuevo eje vertebrador de la construcción europea.

El Consejo Europeo del pasado 23 de junio acordó "la necesidad del lanzamiento de la cooperación estructurada permanente" y solicitó a los Estados miembros que redactaran una lista de compromisos detallados, con un calendario preciso y mecanismos de evaluación específicos, para permitir que los Estados miembros que estén en situación de hacerlo puedan cumplir las misiones más exigentes.

El 21 de julio, los titulares de Defensa de Alemania, Francia, España e Italia dirigieron una carta conjunta a la Alta Representante y al resto de los Ministros de Defensa de los Estados miembros de la Unión Europea, en la que se diseñaron los principios y compromisos de la PESCO.

España ha sido uno de los principales impulsores de la Política Común de Seguridad y Defensa desde sus inicios y ha mantenido un compromiso constante con las operaciones y misiones militares lanzadas por la Unión Europea, así como con el desarrollo institucional de la defensa europea. Ya en la Presidencia española del Consejo de 2010, la puesta en práctica de la PESCO estuvo incluida en el programa del Ministerio de Defensa, aunque entonces no prosperó.

Compromisos de España

Los principales compromisos que asume España al incorporarse a la PESCO son:

  • Aumentar regularmente los presupuestos de defensa en términos reales para alcanzar los objetivos acordados.
  • Aumento sucesivo a medio plazo del gasto de inversión en defensa hasta el 20 por 100 de su gasto total en defensa (objetivo de referencia colectivo).
  • Incrementar los proyectos de capacidades estratégicas de defensa conjuntos y "colaborativos".
  • Aumentar la proporción de los gastos dedicados a la investigación y la tecnología en materia de defensa para aproximarlos al 2 por 100 del gasto total en defensa (objetivo de referencia colectivo).
  • Establecimiento de una revisión periódica de estos compromisos.
  • Desempeñar un papel sustancial en el desarrollo de capacidades dentro de la Unión Europea, incluso en el marco de la Revisión Anual Coordinada de la Defensa (CARD), con el fin de garantizar la disponibilidad de las capacidades necesarias para alcanzar el nivel de ambición europeo.