Conferencia de prensa de la vicepresidenta y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad en funciones después de la reunión del Consejo de Ministros

La Moncloa, viernes 26 de julio de 2019

CARMEN CALVO, vicepresidenta y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad en funciones.

Buenas tardes y, como siempre, muchas gracias por estar aquí para cumplir sus funciones a la finalización del Consejo de Ministros del día de hoy.

Estamos delante de una semana que está a punto de finalizar y que es una semana bastante negra. En cinco días, todo apunta -esperemos la última confirmación- a cuatro asesinatos de mujeres, incluida la hipótesis también en este momento un niño de 11 años que haya podido ser también asesinado por violencia de género en nuestro país. Esta es una circunstancia no solamente trágica y dolorosa para encarar el funcionamiento pacífico y cotidiano de nuestro modelo de convivencia y de la firmeza con la que hemos de estar, no solamente toda la ciudadanía, sino también todas las instituciones y todos los poderes públicos frente a la violencia de género a la violencia machista y al terror que esto significa para las mujeres y para los menores. Sin duda, hemos de hacer mucho más esfuerzo atendiendo a la hipótesis que tenemos ahora mismo de este niño de 11 años, si se corrobora, muchos más esfuerzos en la dirección política y normativa que nos permita proteger a los menores por encima de cualquier otra circunstancia, cuestión o valoración. Desde los criterios del Gobierno y del propio partido que nos sostiene como Gobierno del Partido Socialista, hemos puesto en numerosas ocasiones la posibilidad de una revisión de las visitas que, en el caso de los progenitores separados o divorciados, puedan poner en riesgo la seguridad de los menores. Sabemos que esa es una línea de trabajo en la que tenemos diferencias con otros partidos políticos, pero hay que seguir en esta única dirección posible que es la de colocar los valores superiores de los menores por encima de cualquier otra cuestión en nuestro orden de convivencia, en nuestro orden de trabajo político pero, sobre todo, también en la protección pública y normativa intensa. De corroborarse esta circunstancia de este niño, serían dos menores asesinados este año y 29 desde que tenemos estadísticas desde el 2003. Esto tiñe rotundamente de negro la semana, que ahora termina.

Dicho esto, que es nuestra principal preocupación en este momento, haré un balance del conjunto de cuestiones que han ido aconteciendo a lo largo de la semana siendo muy principal como es lógico y todos tenemos en la cabeza, la investidura, obviamente no alcanzada, por nuestro candidato y el resto de cuestiones que nos preocupan como Gobierno, como Gobierno en funciones, en el orden cotidiano del trabajo constante en el día a día de la eficiencia de lo que corresponda al Gobierno de la Nación para el funcionamiento de nuestro país y también de algunas cuestiones que han sido objeto de decisión hoy en el Consejo de Ministros. El Partido Socialista ha alcanzado, en las dos citas electorales del 28 de abril y el 26 de mayo, una rotunda y clara victoria electoral, como es sabido. A distancia muy considerable del resto de las fuerzas políticas, evidentemente, sin alcanzar con la cifra de escaños suficientes para alcanzar la investidura que no ha podido ser de nuestro presidente en funciones y candidato, pero eso ha significado para nosotros: primero, una lectura respetuosa y correcta de las urnas, las urnas querían dos cosas seguramente que hubiera Gobierno ya en funciones y que el Gobierno fuera socialista. Nosotros hemos hecho todo lo que correspondía a esa lectura: poner en marcha a través del mecanismo constitucional del artículo 99 a un candidato, someternos a una sesión de investidura, pedirle a todos los grupos parlamentarios la parte del trabajo que le correspondía porque las urnas también hablaron para ellos y, naturalmente, intentar un acuerdo negociando con una fuerza afín para alcanzar la cifra de escaños que nos permitieran estar en este momento con un presidente investido, o a punto de investirse, para formar Gobierno. No ha podido ser pero no ha podido ser por la situación de falta de asunción de sus responsabilidades de los dos partidos de derechas que han estado de brazos caídos durante todo este tiempo sin asumir una sola de las responsabilidades en las que las urnas también les colocaban. Les colocaban a impedir un Gobierno que se hundiera o tuviera que abdicar con una situación que nunca es querida para nosotros en relación a los partidos independentistas. Tampoco, han movido una sola pieza para que, en este momento, estemos sin candidato. Ya, nadie es candidato en este momento a la Presidencia del Gobierno España. Es lo que dice nuestra Constitución. Somos quienes lo hemos intentado porque nos correspondía pero lo hemos hecho con responsabilidad, con seriedad, y con la mayor dosis de eficacia que hemos podido. Y ahora serán otros quienes tendrán que enfrentarse también a su propia realidad, a sus propias responsabilidades y, particularmente, a la más importante a lo que los ciudadanos estén observando y concluyendo de cada uno de nosotros y del trabajo que cada uno de nosotros estamos aportando a la gobernabilidad de España. El mecanismo de nuestra Constitución ya trabaja, por sí solo y de no alcanzar ningún candidato el respaldo del Congreso de los Diputados antes del 23 de septiembre; como todos sabemos, las elecciones se convocarán automáticamente. No habrá sido por el deseo de este partido, que sustenta al Gobierno que hemos querido alcanzar el Gobierno de España porque hemos entendido que era la voluntad que había dejado escrita en las urnas y en las papeletas la mayoría suficiente de la ciudadanía de nuestro país. Pero, como dijo el presidente anoche, no tiramos la toalla de ningún modo. Mantenemos el entusiasmo, el compromiso y la capacidad de trabajo intactos desde el minuto uno en que asumimos la responsabilidad del Gobierno de España, a lo largo del final de la última legislatura, del tiempo que llevamos en funciones, lo hacemos cada día y así lo vamos a hacer en cada instante. En aquellas cuestiones del contexto de la política española y de la política internacional donde España se sitúa y alguna nos preocupa. Y, naturalmente, en el orden cotidiano, limitados como estamos, en nuestra condición de Gobierno en funciones. Ya querríamos no tener esta limitación y estar la semana que viene con un nuevo gobierno conformado al albur de lo que las urnas nos han dicho.

Nos preocupa enormemente que el Reino Unido. En este momento, todos podemos deducirlo fácilmente se encare al 31 de octubre como una salida abrupta del Reino Unido de la Unión Europea. Nos preocupa. Estamos preparados, hicimos nuestras tareas preventivamente con diligencia, pero esto no quita un ápice para la preocupación que tenemos, como Gobierno en funciones, llegado ese día en relación a los intereses de nuestro país. Son los intereses de nuestros compatriotas en el Reino Unido, que son muchos, de los británicos en nuestro país, que son también muchos, y de los intereses económicos y comerciales cruzados entre nuestros respectivos países. El presidente ha dicho en numerosas ocasiones que esta es una situación lamentable, desgraciada, no querida, desde luego por el Gobierno socialista de España, y es que el Reino Unido abandone la Unión Europea. En muchas ocasiones, hemos dicho que quienes trabajaron con mentiras fabricadas para el sí al Brexit, que ha encallado de una manera absolutamente sorprendente de esa admirable democracia histórica que siempre ha sido un Reino Unido, que ha metido a la propia sociedad británica en una situación absolutamente endemoniada para la propia política británica pero también para la propia Unión Europea. Y, como Gobierno en funciones, nos gustaría trasladar la ocupación de nuestro trabajo, pero también la preocupación que significa para nosotros que el 31 de octubre este país tenga un Gobierno en funciones para afrontar esta situación.

Nos preocupa también, no la vamos a soslayar la situación en la que vayamos a afrontar como Gobierno de España, como Estado y como sociedad democrática las sentencias que están cercanas, por todo lo que apunta a la finalización del proceso, y que van a afectar a los líderes independentistas que tienen en este momento la respuesta de los tribunales de justicia mediante sentencia. Estaremos también, seguramente, si los demás no asumen su parte de la tarea, en funciones para dar respuesta de manera cohesionada, con altura de Estado, con tranquilidad del funcionamiento de una democracia y de la independencia de la justicia de una democracia como la española. Nos preocupa. Nos gustará que, en ese momento, no haya Gobierno en funciones y nos gustará poder dar una respuesta absolutamente tranquilizadora a lo que otros intentaran reaccionar como inquietud, para asuntos tan mayores como significa la cohesión, la convivencia y, naturalmente, la calidad de la democracia española. Nos cogerá también en esta situación, si los demás - repito- no empiezan en este momento, desde ayer a hoy a hacer el trabajo que les corresponde por su país.

Es verdad que, en esta semana, hemos tenido también unos datos que son unos datos muy reconfortantes para saber que tenemos un país absolutamente admirable y consistente en su economía, en su capacidad de hacer cada día el trabajo, cada uno de nosotros y de una sociedad absolutamente plena y brillante, como corresponde a la democracia que somos en Europa y en el mundo, porque la EPA nos ha dicho que estamos prácticamente en 20 millones de empleados. Nos ha dicho que, por primera vez , el empleo femenino avanza más que el masculino como corresponde para seguir deconstruyendo la brecha laboral que, no solamente es brecha salarial y brecha de pensiones, brecha injusta de género sino también brecha de empleo con más de 9 millones de mujeres ocupadas, que dejan nuestra tasa de desempleo en el 14 % , que está muy lejos. Hay que remontarse a una década para encontrar esta tasa de desempleo y esto nos motiva todavía más para seguir trabajando en el ámbito capital del horizonte positivo de un país que es tener empleo para que cada cual pueda construir su propio proyecto de vida. Nos anima enormemente.

Y en este análisis de lo ocurrido, de la situación en la que estamos, nosotros seguimos trabajando con las limitaciones de un Gobierno en funciones pero repito con la plenitud de esfuerzo y de entusiasmo que traíamos para gobernar España desde el minuto uno. Todos y cada uno de los ministerios y naturalmente el esfuerzo de dirección constante del presidente en funciones. Hoy hemos aprobado, en materia de infraestructuras, una cantidad importante, de la que yo destacaré dos espacios que me parecen muy importantes. Hemos aprobado casi cien millones para mejorar la red ferroviaria en términos de conservación y de mantenimiento. Ustedes saben y todo el mundo puede saber, que durante los años más penosos de la crisis, el déficit de inversiones en algunos equipamientos importantes para entender nuestro país han hecho un deterioro notable en muchos de los elementos que forman parte de las comunicaciones. Éste es uno. Y hoy tenemos un dato importante que quiero destacar, entre otros, pero que va a afectar al proyecto de mejora de Rodalies en Barcelona porque es el tramo que une Manresa con Barcelona Sants y Sant Vicenç Calders con casi 100 millones y que ha sido una reivindicación y un escollo importante en las inversiones para Cataluña y, naturalmente, para la mejora de las comunicaciones.

Hoy tenemos también una inversión importante de casi 43 millones, para este ejercicio para el siguiente, y que tiene que ver con el suministro de combustible para todo nuestro transporte ferroviario. Seguir avanzando y seguir poniendo las plataformas constantes no solamente de la movilidad de las personas, pero también de la movilidad de bienes, servicios, mercancías es seguir trabajando por el sostenimiento robusto de la economía española, donde todos los indicadores ajenos al propio Gobierno nos siguen poniendo en una tesitura positiva de la fortaleza que tenemos, que es la única forma como todo el mundo también puede deducir de seguir generando empleo. Es verdad y yo no lo ahorraré que tenemos siempre, y casi de manera endémica desde que se inició esta crisis, la calidad del empleo, los contratos indefinidos, la subida de los salarios que es donde tenemos que seguir trabajando en la fortaleza de lo que representa el empleo en la economía, de lo que representan las cotizaciones para sostener las pensiones y de lo que representan la dinamización de una economía como la nuestra la subida del salario, habiendo empezado por la subida del salario mínimo interprofesional que a todas luces ha beneficiado la economía española frente a quienes nos dijeron que sería justo lo contrario. Somos un Gobierno que trabaja constantemente en las profundidades de lo que tiene que seguir mejorando la sociedad española y de donde se reparten los mejores espacios para seguir construyendo calidad en nuestro estado de bienestar que es la mejor manera de garantizar igualdad entre españoles.

Ha habido también decisiones en el ámbito de Sanidad y de Asuntos Exteriores y, particularmente, en el ministerio de Hacienda con la agilización de expedientes y de modificaciones que nos permiten, cada día y a cada semana, por el calendario, responder aquellas cuestiones que están calendarizadas como, por ejemplo, las becas. Todo esto forma parte de la agilidad y de la eficiencia que, aun estando en funciones, para nosotros significa una responsabilidad honrosa de seguir trabajando por nuestro país, de seguir mejorando las condiciones de nuestros compatriotas en las que hay todavía muchas dificultades y en las que nos gustaría, sinceramente, como también dijo ayer el presidente: cuanto antes, mejor poder estar a plenitud de potencia.

Estas son las cuestiones principales y la que más nos preocupa es la que ha iniciado esta comparecencia ante ustedes y ahora estoy a su disposición, como es natural. Gracias.

P. Esther Redondo, de La Sexta. Buenas tardes, vicepresidenta. Varias preguntas tenía que hacer. La primera, si bien podría confirmar que el encuentro que ha mantenido el presidente con el Rey es simplemente el despacho semanal y habitual o tiene otro otro carácter este encuentro, dada la situación de bloqueo político. Esa sería la primera pregunta. La segunda, ayer el presidente dijo que no está dispuesto a tirar la toalla; parece que se abre a someterse a una segunda investidura, usted ha insistido también en ese mensaje; quería saber si estaría dispuesto Sánchez a ir a una investidura tenga o no tenga la garantía de que su investidura puede salir adelante. Sobre Unidas Podemos, me ha sorprendido mucho en esta comparecencia que usted no ha mencionado a la formación morada, al menos, no les ha metido en el catálogo de responsables de la actual situación de bloqueo; ha hablado usted simplemente de las fuerzas políticas de la derecha; no si ustedes ya no responsabilizan a la formación de Pablo Iglesias de que esta investidura haya sido fallida y preguntarle también si la última oferta que hizo el Gobierno el pasado miércoles a Unidas Podemos ha caducado ya, tal y como advirtió el presidente hace una semana, que caducará si la investidura no sale adelante y ustedes están dispuestos a sentarse a negociar de nuevo con ellos.

Vicepresidenta.- La visita, en audiencia, del presidente en funciones al Rey forma parte de la normalidad de los despachos que , en esta semana, obviamente por el calendario, también se alteraban, puesto que el presidente estaba sometido, como todo el mundo ha visto, a un proceso de investidura, pero, obviamente, también forma parte con total normalidad y transparencia de lo que ambos tengan que hablar de una investidura que no ha salido adelante.

El presidente Sánchez ha sido el candidato designado por el jefe del Estado para someterse a ella. Parece de lo más razonable que ahora tengan un despacho en el que ambos también reflexionen sobre el encargo que le hizo, la disposición que ha tenido a cumplir con ese encargo. Lo digo porque hemos vivido en nuestro país momentos donde el Rey hace un encargo y el candidato, fallido hasta como candidato, se niega a asumir el encargo del jefe del Estado. Eso no lo hemos hecho nunca los socialistas; es más, fue el propio presidente Sánchez, el propio secretario general, quien sacó de ese escollo del artículo 99 a este país, asumiendo una responsabilidad que no quiso asumir en aquel momento, el señor Rajoy. Nosotros somos un partido que asume, con mucha seriedad, las formas y las instituciones de nuestro país, en este caso lo hemos hecho como la formación más votada, con un mensaje de claridad en las urnas, pero no ha salido adelante. Las derechas no han hecho su trabajo. Unidas Podemos ha rechazado una oferta razonable, equilibrada, posible, entendible para inaugurar un espacio inédito en la política española que era el Gobierno de la nación recayendo en una fórmula de coalición en dos partidos políticos. Ellos sólo la han rechazado.

No hemos sido nosotros. Nosotros hemos hecho el otro trabajo: el de hacer una oferta razonada, realista, posible de funcionamiento de un Gobierno de coalición. Ellos solos rechazándola se han colocado en un espacio que es ahora el que les corresponde. El señor Iglesias tiene en la política reciente de nuestro país, sobre su responsabilidad, la cifra de dos investiduras fallidas de un presidente socialista, que coinciden además en la misma persona, en la persona del señor Sánchez. Tendrá que meditarlo. Tendrá que hacer su trabajo de reflexión como considere oportuno, pero tiene ese record lamentable para la izquierda española, que es el de haber sido el protagonista del rechazo por dos veces a un presidente socialista. Esa es la realidad en la que Unidas Podemos se colocaron ayer, rechazando una oferta -repito- razonable, realista, equilibrada y posible de funcionamiento de un Gobierno. No nos toca a nosotros responder ahora de porqué Unidas Podemos ha hecho esto. A nosotros nos toca reflexionar sobre cómo es asumible que una fuerza de izquierdas, como representa Unidas Podemos; es verdad que en situaciones muy distintas y obviamente con los escaños que tiene este momento que no son los que tenía en el 2016; cómo ha podido ocurrir que el señor Iglesias frene, por dos veces, a un presidente socialista. Esa es su realidad, sobre la que les tocará, evidentemente, reflexionar a ellos y no a nosotros.

El presidente le ha pedido a los dos partidos de derecha que asumieran su responsabilidad, que nadie se sorprenda de que se lo sigamos pidiendo, pero con un cambio importante: se lo hemos pedido cuando podían haber dejado de obstaculizar y de desestabilizar la posibilidad de que España ya tuviera un presidente, pero era un candidato. Había un candidato. Ahora, no hay candidato y como no hay candidato y cualquier candidato puede asumir la condición de candidato con el encargo del jefe del Estado, la responsabilidad no es eludible de ninguna de las maneras porque quien eluda responsabilidades ahora lleva a su país a elecciones, pero no seremos nosotros. Nosotros las hemos ganado insuficientemente. Hemos puesto en marcha mecanismos de nuestra Constitución. Lo hemos intentado absolutamente en serio y responsablemente, por primera vez en la historia de nuestro país, con una formación con la que tenemos afinidades y divergencias grandes. No ha podido ser, pero no porque no haya habido una oferta posible de nuestra parte; ha sido Podemos quien la ha rechazado. Lo ha podido ver todo nuestro país, atendiendo a la política, como ha estado tanta gente en estos últimos días. Bueno, pues es que ahora la situación está absolutamente en otro lugar. Nosotros somos, en este momento, el Gobierno en funciones. Todo el mundo tiene que ponerse a trabajar ya. El presidente lo dijo ayer, en la parte en la que nos siga correspondiendo con estos resultados electorales, seguir trabajando y seguir hablando con todo el mundo - lo dijo él- lo vamos a hacer con el sentido de responsabilidad que caracteriza a este partido que sostiene al Gobierno, al Partido Socialista; pero no se va a volver a repetir lo que ha ocurrido en esta semana. Nada ha movido a la responsabilidad a los partidos de derechas. Nada ha movido a su responsabilidad y Unidas Podemos sola ha rechazado un Gobierno de coalición. Está rechazado. Y rechazado queda.

P. Paula de las Heras, de Colpisa. Quería ver si estoy interpretando bien sus palabras ¿Usted lo que está diciendo es que, en este momento, Pedro Sánchez, como ya no es candidato a la investidura, tampoco va a hacer ningún esfuerzo negociador con ninguna fuerza política para que en este país haya un gobierno y no haya que ir a elecciones antes del 10 de noviembre? Si no es así, me gustaría que esto me lo aclare que si ya lo único que queda es que el resto de fuerzas parlamentarias se abstengan y facilitan un Gobierno o no. Si no es así, le pregunto ¿Ustedes consideran que todavía es posible, en algún momento de aquí a septiembre, negociar un gobierno de coalición con Unidas Podemos o dejaría estar completamente clausurada? Y, por otro lado, le quería preguntar sobre el tiempo que estará Gobierno en funciones. Bueno, es obvio que los presupuestos de 2019 ya no van a salir a la luz; pero supongo que están ustedes trabajando en los de 2020 quisiera saber si se plantean presentar el techo de gastos aun estando en funciones tal y como pedía el PSOE en 2016 al Gobierno en funciones de Mariano Rajoy. Gracias.

Vicepresidenta.- Discúlpeme si me he expresado mal, pero creo que las últimas frases de mi anterior intervención, lo he dejado claro; lo dijo el presidente ayer, por lo tanto, no necesita interpretación mía. Él va a seguir trabajando, a cada momento, con todos los demás líderes político para que pueda haber Gobierno antes de que sean inevitables unas elecciones. Lo dijo él ayer. Por lo tanto, yo no tengo que interpretarlo, así que si no me he expresado bien, lo lamento. Nosotros vamos a trabajar, no solamente en el orden Cotidiano de nuestro trabajo como Gobierno en funciones, sino también, obviamente, para alcanzar una posición de investidura para el presidente de Gobierno y de gobernabilidad a este país antes obviamente de que se puedan plantear las elecciones , que no serán nunca porque nosotros deseemos que lleguen y que los ciudadanos sientan como pueden sentir, en este momento, que ellos han hecho ya su parte y que la otra parte no está haciendo todos los esfuerzos. De ninguna de las maneras. El presidente se va a dirigir a todos los líderes políticos, otra vez. Ya no como candidato, porque en este momento no lo es y, mientras que el jefe del Estado no haga un nuevo encargo, pues no hay candidato, pero somos la lista más votada a mucha distancia de los demás. Y seguimos sintiendo la responsabilidad de que nuestro sistema funcione y de que se pueda alcanzar un Gobierno. Lo dijo él y lo repito yo hoy aquí y sobre esto no puede caer ninguna duda. Otra cosa distinta es que haya posibilidades o no, y que es obvio que el presidente en funciones se ha sometido a una investidura fallida y no ha sido, desde luego, por nuestro esfuerzo y por nuestro intento.

Al gobierno de coalición le cerró las puertas Unidas Podemos. Es que no hay más. Le han cerrado las puertas con una oferta, que para nosotros ha sido producto de un trabajo de flexibilidad en las posiciones, de realismo para que el Gobierno que hipotéticamente podía haber salido fuera realmente un Gobierno razonable y que funcionara, como una primera experiencia en la política española, y quienes no se han movido ha sido Unidas Podemos. Fíjese que hasta en la forma, nos hemos comportado de manera muy diferente. Nosotros no hemos hecho un comentario, más allá de la actitud de prudencia, de capacidad de negociación, para que pudiera salir bien a lo largo de los días. Nunca. Porque pensábamos que era una oportunidad que merecía la pena explorar con todas sus consecuencias. Por lo menos, nosotros lo hemos hecho de esta manera. Nos hemos movido en cinco posiciones que el presidente las ha explicado en varias ocasiones y lo ha hecho además la propia Cámara, en la propia tribuna. Desde querer un Gobierno en solitario hasta ofrecer una vicepresidencia del Gobierno de España y tres carteras importantes porque en el Gobierno de España nadie puede decir con sentido común en la política que hay áreas decorativas, y, desde luego, no son áreas decorativas la Sanidad, la Vivienda, la Igualdad, la Ciencia o las Universidades. Decir eso es algo absolutamente inentendible para cualquier ciudadano, totalmente rechazable para un partido como el nuestro, que sostiene este Gobierno, pero lo hemos hecho y no ha sido aceptado. Nosotros hemos movido posiciones, hemos llegado a una posición final y no ha sido aceptada, esa vía ha sido explorada y no ha funcionado. Toca explorar otras situaciones y en cualquier caso nosotros no queremos llevar a este país a elecciones sin que, obviamente, todo nuestro sistema, no sólo nosotros, todo nuestro sistema ponga toda su diligencia en funcionamiento para que los ciudadanos y ciudadanas no tengan que verse el 10 de noviembre otra vez ante las urnas. Pero repito hemos asumido la carga absoluta de la responsabilidad y ahora no habiendo candidato es que le toca, con seriedad, a todo lo demás asumir sus realidades y mover también las piezas que consideren oportunas para que no haya que convocar nuevamente a las urnas.

P.- Carlos Cué, de "El País". Le quería preguntar, dice que no hay ninguna posibilidad de coalición con Podemos pero porque ellos rechazaron esa última oferta, pero ellos están diciendo que están dispuestos a volver a negociar, es evidente que usted está diciendo que ellos fueron los que rechazaron la oferta, pero si ellos cambiaran su posición ¿el Gobierno podría cambiar su posición? ¿Hay alguna posibilidad de reabrir esa negociación? y lo que le quería preguntar ¿Hay algún tipo de autocrítica por parte del Gobierno de la forma en la que se ha hecho la negociación? de los 80 días que se tardó en comenzar, de los últimos días, porque el resultado de esa negociación, de estos tres meses es que el Gobierno consiguió ayer un voto más que los votos del Partido Socialista. ¿Hay algún tipo de autocrítica por lo que puedan haber hecho mal durante estos tres meses? Y por último estamos aquí hablando de Podemos y demás pero no estamos hablando creo mucho de los ciudadanos le quería preguntar por los ciudadanos sobre todo los votantes de izquierda que usted lo está viendo, yo no tengo los datos del Gobierno, que tal vez los tenga, si los tienen me lo dice, pero todos percibimos que hay un enorme enfado entre los votantes de izquierda.¿ Puede ser esto demoledor para toda la izquierda no sólo para Podemos también para el PSOE en unas futuras elecciones?¿ Temen que este enfado se convierta en un castigo electoral?

Vicepresidenta.- Empezaré por el final. Yo creo que en las sociedades en las que vivimos ahora mucho más fragmentada políticamente donde a veces la información va por un lado la realidad va por otro las percepciones y las burbujas que creamos de opinión a veces se corresponden y se acompasan con la realidad y a veces no. Por eso se producen tantas sorpresas a veces en los procesos electorales no digo ya los referéndum por ejemplo que son así o no. En muchas cuestiones estamos ante situaciones muy diferentes.

Hacer grandes prospectivas ahora sobre estas cuestiones son posibles, las podemos hacer absolutamente todo, y casi todas pueden ser aceptables en un debate en una conversación o incluso en una pregunta periodística como usted me está haciendo en este momento. Nosotros pensamos que tiene que haber una posición en fin de desconcierto y de frustración de votantes de todos los partidos absolutamente de todos los partidos porque las urnas del 28 de abril del 26 de mayo convocaron a nuestros compatriotas, particularmente las del 28 abril a que hubiera un Gobierno. Por lo tanto si lo hay imagino, es prácticamente sentido común que incluso los que no han votado al Partido Socialista, no forman parte de esa lista ganadora estarán pensando que querrían Gobierno, aunque no estuvieran de acuerdo. A eso ya estamos acostumbrados durante cuarenta años, estamos acostumbrados a votar y a que gobierne el partido que a ti no te gusta. Pero una sociedad como la nuestra en 40 años, que ha asumido la democracia, por fin, en la historia de España, yo entiendo que en este momento tiene que haber mucha frustración en el eje electoral y Ciudadanos que nacieron a la política como partido de centro para regenerar y que estarían encantados de que ya hubiera Gobierno Incluso de que Ciudadanos no hubiese llamado en un debate de investidura al Gobierno de España banda, y a los ministros y ministras del Gobierno de España miembros de una banda seguramente que eso no es el centro político, seguramente que eso no forma parte de la regeneración, y seguramente que habrá muchos votantes de Ciudadanos pensando que esto se llama Gobierno, y que además debería de estar ya funcionando aunque ellos tuvieran una posición crítica. El señor Rivera no ha hecho ni siquiera oposición, la oposición en democracia es necesaria, absolutamente imprescindible, porque se dicen cosas que complementan o porque critican o porque permiten la oportunidad de que desaparezcan, si verdaderamente tienen que desaparecer, de tu adversario. Señor Rivera le hemos visto subir a la tribuna sin una sola idea sobre la política española, literalmente, a considerar que el Gobierno en su país se llama Banda. Debe ser significativo en cualquier espacio de la prensa fuera de nuestro país que alguien que pretende el Gobierno español, o que lo ha pretendido, lo que pretenda sea ser el jefe de la banda. Bueno si es que estarán bien destemplados esa parte del electorado.

Nosotros también entendemos que la parte del electorado del Partido Popular, que es un partido evidentemente que ha asumido responsabilidades importantísimas, que las asumen otros planos en este momento, y que es el líder de la oposición el señor Casado. La oposición formalmente en este país como grupo parlamentario la lleva al Partido Popular. Y la tiene en términos personales el señor Casado, desde el día siguiente del 28 de abril. No ha hecho en un solo esfuerzo siendo un partido de Estado que imagino que habrá una parte de sus votantes, seguramente lo más moderados, que no les suena la música de Vox que también estarán frustrados lo que este Gobierno pretende es que todo esto tenga una vía de cauce y de salida y mire, por primera vez también, hemos vivido situaciones inéditas. La moción de censura, sin duda, la aplicación 155, sin duda, que una comunidad autónoma haya utilizado las instituciones del Estado para romper el orden constitucional, sin duda, pero también hemos vivido una situación única, dos procesos electorales, que convocaban a todas las urnas posibles de nuestro país en 28 días. También lo hemos vivido, pues hemos estado respetando, un proceso electoral, inmediatamente después el presidente fijó fecha de su investidura y se ha reunido durante el mes de junio en bastantes ocasiones con el señor Iglesias, bastantes, todas esas reuniones forman parte del trabajo que ha hecho el presidente Sánchez para alcanzar la investidura, cuando además todo el mundo en el campo de la izquierda lo que opinaba era que había una oportunidad de que las izquierdas se entendieran para gobernar este país. ¿A título de qué computamos todas esas reuniones si no ha sido trabajar y ganar tiempo y no perderlo? Pero el señor Iglesias en todas esas reuniones no ha querido hablar de programa, de documento, de contenido. Lo han vivido ustedes los medios de comunicación, lo han vivido. Nosotros enviamos un documento pronto que no ha sido objeto de consideración, es más ustedes saben porque el señor Iglesias lo calificó ese intento de negociar un programa y después las posibilidades de estar en el Gobierno como una estupidez. Esto forma parte del trabajo que el presidente ha hecho y hasta que no se abre otro plano del trabajo, que es que entre Unidas Podemos sin el señor Iglesias no arrancamos lo que habríamos querido arrancar muchas semanas antes, un documento, al que por cierto se le ha hecho también poco aprecio a lo largo de los días en la negociación, y una posibilidad real de áreas de trabajo con convergencia de políticas posibles.

Esta es la realidad pero usted me pregunta por si asumimos autocrítica. Mire cuando se está gobernando la autocrítica va en el kit de gobernar todos los días. En todos los registros en los que te puedas mover, bien en el orden cotidiano de lo que hace, bien en el orden excepcional como han sido justamente estas semanas. Obviamente tenemos la posición constante de la crítica externa y de la capacidad que nosotros tenemos de rectificar de avanzar o de movernos en otras direcciones, pero fíjese en modo de cambio de posición el Presidente dijo no me planteo un gobierno que no sea con mis propios apoyos, no se refería a los apoyos de los escaños porque sabía que necesitaba otro pero sí que fuera un Gobierno socialista, progresista, feminista, ecologista y europeísta que son nuestras señas de identidad en la izquierda. Pues mire francamente podemos colocarlo a título de modificación de posición llegar a ofrecer la entrada en ese Gobierno. Pero Unidas Podemos no se ha movido finalmente, ha sido inamovible su posición, y mire nosotros también hemos querido como método de trabajo prudente, discreto, ustedes lo saben, ni siquiera han sabido en mucho momento ni cuántas horas ni el sitio, han sabido las personas que nos sentamos de nuestra parte nada más. Lo que tampoco queríamos es que los ciudadanos no dispusieran de la información transparente y limpia que se merecían para saber por qué no ha podido ser un acuerdo de Gobierno de coalición. Hasta ahí podíamos llegar, que los ciudadanos no supieran exactamente de qué hemos estado hablando, ¿Cuándo? Cuando ya era absolutamente inviable la posición en la que Unidas Podemos no avanzaba y no aceptaba. Esto es lo que hemos vivido y esto es lo que ha ocurrido, y por nuestra parte imagínese siendo la lista más votada y el Gobierno en funciones, que más habríamos querido tener a estas horas prácticamente al presidente ya habría prometido su cargo y estaría el fin de semana pensando en la composición de su nuevo Gobierno. Pues si se cometen errores, pero en este caso el señor Iglesias ha tardado todo el mes de junio en comprender que podíamos aceptar un Gobierno de coalición con su formación pero no con un líder político que nos ha dicho en numerosas ocasiones que la izquierda de verdad es Unidas Podemos que este Partido Socialista de 140 años no sería seguramente izquierda, según su criterio, que tenía que entrar porque si no, no se fiaba de lo que haríamos nosotros, nosotros que hemos gobernado tres veces nuestro país, que tenemos todavía, en fin hijos y nietos en el exilio de nuestro líderes y compañeros en las cunetas enterrados anónimamente por defender la democracia. Pues esto lo hemos vivido, y hasta que eso no se ha despejado y ha sido el trabajo del presidente Sánchez en funciones para abrirle paso a su investidura, no hemos podido pasar al otro espacio y como en el otro espacio la fecha estaba colocada pues hemos trabajado de la manera más diligente y más rápida que hemos podido. pero vamos ya se lo puedo decir y yo que lo vivido en primera persona, no había modificación alguna.

P.- Carina Verdú, de Antena 3. Vicepresidenta, Podemos dice que quiere seguir negociando cuando antes de hecho esta misma mañana Echenique le pedía al presidente que no se vaya de vacaciones, que siga negociando, quería saber cuál es el plan si el presidente va a tomar unos días de descanso para reflexionar y volver a la carga con las negociaciones, o si se queda en Madrid. Por otra parte también cree preguntarle si el presidente nos va a convocar para hacer el habitual balance que hace antes del verano y cuándo sería gracias.

Vicepresidenta.- Ahora mismo, repito, como candidato cada líder está en su perfecto derecho de saber qué es lo que tiene que hacer o que lo que quiere hacer, para alcanzar en algún momento que en la ronda que haga el jefe de Estado, cuando considere que tiene que hacer, ha dicho que dejará pasar unos días para que cada uno reflexione y cada uno es cada uno, todos, obviamente, no hay candidato. Cada líder se va a mover como considere oportuno para saber en qué dirección puede tener apoyos. Para nosotros la negociación ha sido en serio, todo el tiempo, porque para nosotros significaba una innovación importante en nuestro propio partido y estábamos dispuestos a asumirla, porque significaba tener un Gobierno de izquierdas para este país ya, y como lo hemos intentado en serio y no ha sido más que en serio, incluso en las formas y en el método ha sido en serio, nos separan mucho las formas, también, con Unidas Podemos, nos separan enormemente las formas, ese espacio está concluido, porque concluyó ayer. Ayer fue el señor Iglesias quien concluyó, repito, por segunda vez, cerrar el paso a un presidente socialista. Y esto no es baladí pues no se puede pasar hoy por la mañana como si no hubiera ocurrido ayer es así de importante, no lo podemos rebajar a otra cosa. Ahora mismo mi candidato, el presidente en funciones, por ser el líder de la lista más votada va a seguir hablando como considere oportuno con todos los líderes para que nuestro país no esté encallado y el 23 de septiembre se convoquen automáticamente elecciones, pues claro ¿en una posición real que es la de tener los escaños que tiene y ser la lista más votada? Naturalmente. Así que habría que preguntarle a los demás que lo que van a hacer ellos pero nosotros intentamos, en serio, un Gobierno de coalición y ayer le cerró el paso Unidas Podemos. Esto es lo que hay. No hay vía en esa dirección.

Y luego mire, el año pasado como habíamos llegado a primeros de junio, ya prácticamente no hubo descansos algunos pequeños días y, en fin, por turnos, pues este año no va a ser ni eso porque hay que aprovechar el tiempo constantemente, así que salvo una semana va a haber Consejo de Ministros todo el mes de agosto, salvo la semana central que además cae creo que en un puente, por lo que he visto en el calendario, por lo que tengo preparado, desde el Ministerio de Presidencia, salvo esa semana que cae en un puente, creo, que es el 15 sobre el 15 que fiesta en nuestro país, agosto es absolutamente hábil para este Gobierno y habrá Consejo de Ministros todas las semanas de agosto, es lo que toca hacer, lo hacemos con mucho gusto sabiendo, como decía antes, que estamos absolutamente llenos de entusiasmo como hemos ido demostrando a lo largo del año último de la legislatura pasada y como estamos haciendo ahora. No hay vacaciones en nuestro campo y todo el mundo tendrá que estar haciendo su trabajo y el presidente, como presidente en funciones, pero también como secretario general del Partido Socialista explorando las posibilidades de no llevar a este país a las urnas porque el señor Iglesias, repito, tiene que asumir la responsabilidad de haber llevado por segunda vez al desbarre a la posibilidad de un presidente socialista.

P.- (Inaudible)

Pues lo hará cuando pase también estos primeros momentos, en los que estamos, obviamente, calibrando también todo lo que ha ocurrido y en esa dirección, repito, como no nos vamos de vacaciones, es que no nos vamos a ir de vacaciones, pues es que estamos en la actividad plena de lo que el Presidente considere, además de la explicación en formato de entrevista que ayer, horas después de ser investido, quiso dar a en fin al país en general a la audiencia que luego que lo siguiera en concreto, y al eco que se han podido hacer obviamente todos los demás medios de comunicación, como es normal en cualquier país libre como el nuestro.

P.- Irene Castro, de eldiario.es. Buenas tardes, quería retomar la pregunta de Paula que no le ha contestado, si pretenden aprobar el techo de gasto y luego respecto a la investidura y las negociaciones, más allá de lo que hagan otros líderes políticos a los que preguntaremos, el presidente planteó ayer volver al punto de inicio y explorar otros caminos, ¿qué caminos son esos¿ y entiendo que ustedes ya no van a volver a plantear ningún gobierno de cooperación ni un gobierno de coalición.

Vicepresidenta.- Miren, el presidente lo ha dicho también en la propia tribuna, fíjese que lo que estábamos intentando era la entrada de otro partido en el Gobierno, pero el caso portugués, sin ir más lejos, exitoso, tiene a la izquierda homóloga a Unidas Podemos fuera. Esto no es ninguna novedad, no estoy dando ninguna noticia, el presidente lo ha dicho en muchas ocasiones. Habrá que explorar un programa de elementos en los que convergemos. En otras situaciones históricas, se han visto distintas alianzas de dos izquierdas en otros países, en el caso de Mitterrand con George Marchais fue así, los famosos 101 puntos en los que Marchais dijo que no entraba. Evidentemente el modelo danés o el modelo portugués, donde se apoya desde fuera con un programa de legislatura, con un programa conjunto de iniciativa legislativa o de objetivos político que el presidente ofreció al señor Iglesias durante todo el mes de junio, es que quiero recalcar esto, porque el presidente Sánchez ha estado todo el mes de junio, inmediatamente después del 26 de mayo, trabajando para abrir paso a las fórmulas posibles y colocó en la mesa programa, objetivos apoyo desde el Parlamento y convergencia política en objetivos, pero el señor Iglesias rechazó todo esto, todo este tiempo, todo este tiempo. Semana tras semana. Primero este periodo hay que, lógicamente, computarlo como trabajo para abrir paso a su investidura y segundo ha sido una fórmula que Unidas Podemos ha rechazado.

Esas fórmulas pueden estar abiertas, la coalición no. Entre otras razones porque las formas con las que hemos tenido que vivir las últimas horas de la solemnidad que representa la investidura de la Presidencia del Gobierno de España, a nosotros tampoco nos han parecido aceptables. La investidura de la Presidencia del Gobierno de España no es una negociación, es el acuerdo solemne, formal y responsable de los grupos de la cámara, en diferentes formas abstención el voto positivo de diferentes grupos, de uno solo si se alcanzaran las cifras con él. A nosotros nos han parecido, repito, siquiera entendibles las formas finales de las últimas horas a la solemnidad que a nosotros nos parece que tiene que tener la investidura de la Presidencia de la Nación y de un Gobierno que representa a España. Es que claro, lo vivido ayer, incluso desde la tribuna, nos parece que en materia de fondo y de forma, porque en política el fondo y la forma acaban siendo lo mismo y es muy difícil distinguirlas nos alejan de esa hipótesis.

Se puede explorar un programa de acuerdos mínimo o máximo o para la legislatura entera, ya estoy diciendo que el presidente está en la intención constructiva, absolutamente positiva, como dijo ayer, de ponerse día a día en ello hasta alcanzarlo. Pero es que eso ya está planteado, señora Castro, eso es que ha estado planteado todo el mes de junio. Si nosotros ahora tuviéramos que deducir que eso ya está rechazado, porque ellos ya lo han rechazado la pregunta la podríamos poner a la inversa, y, sin embargo, como dijo ayer el presidente volveremos hacia donde haya que volver para que haya un Gobierno donde se respete a la lista más votada, que parece que es lo que los ciudadanos quieren, incluso, sospechamos, electorado que desde luego no es nuestro pero que querrían un Gobierno para que su partido, al que han votado, hiciera ya oposición. Porque, francamente, lo que nos hemos encontrado tanto de Ciudadanos, como del Partido Popular, más que un debate para hacer oposición, propuestas alternativas, ha sido otra cosa, particularmente de Ciudadanos.

Y si, mire, porque me lo preguntaba antes su compañera. Bueno nosotros tendremos que ver que es lo que va a pasar entre agosto y septiembre, como nosotros no tenemos vacaciones, para nosotros agosto es trabajo útil, pues tendremos que ver con calendario y con plazos que lo que va a pasar en agosto y septiembre Este Gobierno ha peleado, y lo ha podido ver todo el mundo, incluidos ustedes, que son nuestros notarios especiales, como como periodistas. Todo el mundo ha podido ver cómo hemos peleado por un Presupuesto hasta el final, también, lo han podido observar.

Este Gobierno ha ido muy rápido, incluso en las condiciones de rapidez con las que llegamos al Gobierno, a hacer unos Presupuestos se ha pelearlos hasta el final. Les cerraron el paso los mismos que ayer, con fórmula distinta, le cerraron el paso al Gobierno, los mismos. Porque ayer finalmente frustraron la investidura las derechas con Unidas Podemos y nos vimos con unos presupuestos rechazados, donde estaban los independentistas votando con las derechas. Mire, la política española tendrá que entrar en principios de realismo y tendrá que empezar con principios, también, de buena voluntad y de capacidad de construir, pero es que este Gobierno da pruebas de ello constantemente. Y claro que cometemos errores, y claro que nadie está exento en posiciones difíciles de no hacerlo al cien por cien bien, claro, evidentemente, pero los hechos pueden más que los comentarios y las teorías y las posiciones apriorísticas o incluso inventadas, que no tengan nada que ver con la realidad. Este Gobierno, en un año y poco, ha hecho un Presupuesto, ha ido a unas elecciones, las ha ganado aunque sea insuficientemente, ha ido a una investidura, entendemos que algún balance positivo tendremos si nos han votado como nos han votado, en fin, creo que si la política española tiene que inaugurar una cultura distinta y un espacio distinto tendremos también que compartir la capacidad de innovar y de movernos de otras maneras, pero fíjese con qué diferentes alianzas han cerrado el paso a unos Presupuestos y han cerrado el paso a una investidura Esto es lo que empezaba diciendo esta mañana, todo el mundo tendrá que empezar a trabajar por su país, y tendrá que saber cuál es su realidad y tendrá que mover sus posibilidades, porque nosotros hacemos todo lo que podemos, pero es insuficiente, sólo lo podríamos hacer con un resultado electoral con el que las cifras nos dieran, y eso parece que está muy lejos en la política española, y en cualquier lugar del mundo.

P.- Antonio Rodríguez de Voz Populi. Buenos días vicepresidenta, usted mismo lo ha dicho, el Partido Popular tiene un mensaje más conciliador que Ciudadanos, y usted ha hablado de que el candidato Sánchez tiene que explorar nuevas situaciones. ¿En esta nueva situación exploraría un Gobierno de coalición, de gran coalición con el Partido Popular o negociar una abstención sentándose en una mesa, pasando el rato que haya que pasar con el Partido Popular? Muchas gracias

Vicepresidenta.- La complejidad de la situación nos obliga a muchas cosas, yo las he intentado modestamente desgranar, faltarán muchas más, obviamente, pero nos obliga al realismo. El Partido Popular es en este momento el partido mayoritario del campo de la derecha, y nuestro adversario natural, como es lógico, nosotros somos el Partido Socialista. Otra cosa distinta es que el Partido Popular entienda que lo que no puede mandar es un mensaje completamente no constructivo para nuestro sistema político, y que podamos, como el presidente ha dicho desde la tribuna, asumir elementos de Estado con otro partido de Estado, nada más.

Mire el adversario de Unidas Podemos no está en el Partido Socialista y el adversario político del Partido Socialista son obviamente los partidos de derechas. Qué ocurre, pues que todos tenemos que contribuir a la gobernabilidad, no a los contenidos del Gobierno que, obviamente, nos alejan en todo del Partido Popular, estos son los grandes matices, por llamarle a esto matiz, que hay que empezar a entender en la política española, pero el presidente lo ha dicho abra paso a mi Gobierno aunque no coincida en nada con él y haga luego oposición. Esto es lo que tiene que pensar hoy el Partido Popular si quiere sostener bien el sitio político y formal que le han dado los ciudadanos, que es ser el líder de la oposición, el líder de la oposición es el señor Casado, si quiere asumir lo que eso representa tendrá que saber si el día que toque, cuando el Rey pueda volver a hacer un encargo, lleva a este país a elecciones o deja que se abra paso la voluntad de las urnas que, repito, en mayoría minoritaria parece que lo que han dicho es que haya un Gobierno progresista, si es que esto es la innovación claro, esto ya no es lo de hace 15 y 20 años.

Con el Partido Popular nos pueden unir grandes trazos de la política de Estado, que en algún momento el señor Casado los ha hablado con el presidente Sánchez, porque se han visto en varias ocasiones. Fíjese que el señor Rivera ya en el tramo final, cuando ustedes preguntan que hemos hecho durante todos estos días pues entre otras cosas el presidente ha hecho algo así como llamar al señor Rivera y que el señor Rivera le haya dicho que no tiene que hablar con el presidente del Gobierno. Claro, si luego hemos descubierto que es que era el presidente el jefe de la banda, pues obviamente en el planteamiento político del señor Rivera no está que uno se tenga que sentar con el jefe de la banda, Lo que ocurre es que los votantes del señor Rivera seguramente lo que habrían pedido es que se sentará con el presidente del Gobierno. Pues mire esto es lo que hay ahora en la política española nos obliga a todos. Hasta ahora lo hemos hecho en solitario. Desde el 28 de abril lo hemos tenido que hacer en solitario, a partir de ahora todo el mundo tiene que trabajar por su país como considere que lo puede hacer. Pero hasta ahora lo hemos hecho en solitario, tan en solitario como que el señor Rivera creo que debe ser una cosa inédita en la política europea, se haya permitido decir que ni habla, que ni expresa lo que quieren sus escaños, que ni cuenta lo que las urnas le han encargado, que no tiene nada que decir y que obviamente el presidente del Gobierno de su país no tiene que ser atendido cuando trabaja para poder abrir paso un Gobierno para su país. Es verdad que luego hemos descubierto por qué, porque él no se habla con una banda.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)