Está usted en:

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nueva

La economía crea empleo anual por primera vez desde 2008 y reduce el paro en 310.400, un récord histórico

Jueves 24 de julio de 2014
Mujer trabajando (Foto:archivo)
Foto:archivo

El empleo aumentó en 402.400 personas en el segundo trimestre del año, un 2,4% más, según las estimaciones de la Encuesta de Población Activa (EPA) que elabora el INE. Este es el mayor crecimiento del empleo en un segundo trimestre desde el año 2005.

​En el último año se han creado 192.400 empleos, un 1,1% más, el primer incremento de puestos de trabajo creados desde el segundo trimestre de 2008, periodo en el que la economía inició la recesión. El desempleo se ha reducido en 310.400 personas en el segundo trimestre, un récord histórico para cualquier trimestre en cifras homogéneas. El número total de personas desempleadas se sitúa en 5.622.900, el más bajo desde el último trimestre de 2011, y la tasa de paro se reduce 1,5 puntos, hasta el 24,5%. La EPA de flujos arroja un saldo positivo entre el número de parados que pasan a estar ocupados y el número de ocupados que pierden su empleo (+335.700 personas). Esta evolución refleja un aumento de la confianza en el empleo.

Desde una perspectiva sectorial, el empleo ha aumentado en todos los sectores, salvo el agrario, con ganancias de 378.600 empleos en el terciario, 56.700 en industria y 36.900 en construcción. Por el contrario, agricultura anotó una reducción de 69.800 empleos. Respecto a un año antes, el único sector que incrementó su nivel de ocupación fue servicios, con 263.800 empleos más. Mientras, construcción perdió 55.200 efectivos, agricultura 13.800 e industria 2.400. No obstante, industria ralentiza el ritmo de caída en 3,5 puntos porcentuales, hasta el -0,1%, y construcción 6,3 puntos, hasta el -5,3%. Agricultura disminuye un 1,8% respecto a un año antes, frente al avance del 12,9% del trimestre anterior.

Atendiendo a la situación profesional, el avance trimestral del empleo ha correspondido en 388.000 a los asalariados y en 14.400 a los no asalariados. El aumento de la ocupación se ha concentrado principalmente en el sector privado, 393.400 puestos más, mientras que el público aumentó en 8.900 empleos. Respecto a un año antes, el sector privado aumentó sus efectivos en 208.000 y el público los redujo en 15.500, con tasas interanuales del 1,5% y -0,5%, respectivamente.

Según la estabilidad del empleo, el incremento trimestral de los asalariados ha recaído tanto en los temporales como en los indefinidos. Estos últimos han aumentado en 180.200 y los temporales lo han hecho en 207.800. En relación con un año antes, los trabajadores con contrato indefinido aumentaron un 0,3%, desde el -1,9% del trimestre previo, y los de contrato temporal se elevaron el 6,5%, 1,5 puntos más que en el primer trimestre del año. Tras este resultado, la tasa de temporalidad sube 0,8 puntos respecto al primer trimestre, hasta el 24%.

Por lo que se refiere a la jornada laboral, los ocupados con jornada completa aumentaron en 304.400 en el segundo trimestre y los de tiempo parcial crecieron en 98.000. Respecto al mismo periodo de 2013, los de tiempo completo mostraron un avance del 0,8% y los de tiempo parcial aumentaron un 2,6%. Estas tasas suponen una aceleración de 1,7 puntos en el primer colectivo y de 0,5 puntos en el segundo. Tras estos resultados, el peso de los trabajadores a tiempo parcial sobre el total aumenta 0,2 puntos en el trimestre, situándose la tasa de parcialidad en el 16,4%.

La población activa aumentó en 92.000 personas en  el trimestre (0,4%), tras seis trimestres de retrocesos consecutivos. Respecto a un año antes, se redujo en 232.000 personas, el -1%, frente al descenso del 1,8% del trimestre anterior. El aumento intertrimestral de la población activa responde, principalmente, a un incremento de la tasa de actividad y, en menor medida, al aumento de la población mayor de 16 años. La tasa de actividad se incrementa en 0,2 puntos, situándose en el 59,6%, debido a la tasa de actividad de los varones, que sube cuatro décimas, mientras que la de las mujeres se reduce cuatro centésimas, hasta el 53,7%. 

El paro descendió en 310.400 personas en el segundo trimestre, frente al retroceso de 230.900 en el mismo trimestre del año anterior, lo que representa un descenso trimestral del 5,2%. Cabe destacar, que la caída del paro del segundo trimestre, es la mayor de las series históricas del INE, en términos homogéneos.

Tras este resultado, el total de parados se sitúa en 5.622.900 personas y la tasa de paro baja 1,5 puntos, hasta el 24,5% de la población activa; este descenso trimestral de la tasa de paro también es histórico. Al trabajar con la serie de paro desestacionalizada por el INE, la variación intertrimestral se sitúa en el -3,1%, frente al -2,5% del primer trimestre. Respecto a un año antes, el paro se redujo en 424.500 personas, un 7%, lo que supone una intensificación del ritmo de descenso anual de 1,5 puntos porcentuales.

La caída trimestral del desempleo ha afectado tanto a los hombres como a las mujeres. El primer colectivo disminuyó en 184.400 personas, con lo que su tasa de paro bajó 1,7 puntos hasta situarse en 23,7%. En las  mujeres el paro bajó en 126.100, reduciéndose su tasa de paro 1,2 puntos, hasta el 25,4%. El número de hogares con todos sus miembros en paro descendió en 145.000 respecto al primer trimestre.

En resumen, la EPA del segundo trimestre del año es positiva, evidencia mejoras importantes en el mercado de trabajo y revela que la recuperación económica ya está teniendo impacto en la creación de empleo. No solo se ha alcanzado un trimestre record histórico en ocupación, sino que además se ha conseguido crear empleo durante los últimos doce meses, lo que no se lograba desde hace seis años. Esta respuesta del mercado de trabajo no habría sido posible sin las reformas estructurales emprendidas y sin  la moderación salarial y de precios que sigue observándose. No obstante, el nivel de paro es inaceptable y por eso resulta esencial perseverar en las reformas estructurales, así como en la moderación de precios y salarios lo que permitirá mantener el impulso de la recuperación de la producción y del empleo.

»Más Información