Está usted en:
  • Enviar

En la inauguración del curso "Retos, desafíos y oportunidades del mercado laboral español" de la UIMP

Fátima Báñez pide un amplio acuerdo para formar gobierno y garantizar que los agentes económicos puedan seguir creando empleo

Miércoles 20 de julio de 2016

​La ministra ha afirmado que España ha recuperado la mitad del empleo destruido durante la crisis. "Estamos a mitad de camino. Hemos recuperado 1.600 000 empleos: la mitad de los más de tres millones de empleos destruidos por la crisis y no vamos a dejar la recuperación a medias", ha manifestado.

Durante su intervención, Báñez se declaró convencida de que "la suma de voluntades" es la mejor receta para afrontar los retos a los que nos enfrentamos; de "proponer metas comunes y caminar juntos" y, sobre todo, "hacer del talento el motor del progreso en España, acercándonos a la realidad sin apriorismos, con amplitud de miras y deseo de construir".

Fátima Báñez,  que participó en el acto junto al rector de la UIMP, César Nombela; los directores del curso, Felipe R. Debasa y Arancha de las Heras, y el economista, Ramón Tamames, explicó la situación y evolución de nuestro mercado laboral: sus problemas y sus posibles soluciones.

Deficiencias en el mercado laboral

A su juicio, partíamos de una situación desalentadora. No sólo por los efectos de la crisis. También porque la estructura de nuestro mercado laboral presenta deficiencias que favorece a los individuos con mejor posición y margina a los desempleados y a los asalariados con empleos de peor calidad.  "Este marco conceptual -ha dicho Báñez- permite comprender por qué hemos tenido tasas de empleo superiores a la de países de nuestro entorno, por qué los ajustes se han realizado vía despidos o por qué los salarios aumentan cuando crece el desempleo"

La ministra de Empleo y Seguridad Social considera que son cuatro las principales deficiencias de nuestro mercado laboral: un marco de relaciones laborales extremadamente rígido que situaba al despido como único mecanismo de ajuste y que, "nos ha llevado a destruir once veces más empleo que Italia; seis veces más que el Reino Unido o veinte más que Francia. Además, "ocho de cada diez empleos destruidos hasta la aprobación de la reforma laboral afectaban a los asalariados temporales", ha dicho Báñez.

Otro de los problemas es la existencia de un marco de relaciones laborales poco favorable a la creación de empleo, que nos obliga a crecer a un ritmo del 2,5% o del 3% para crear empleo.

Como consecuencia de ello, tenemos un marco de relaciones laborales que desincentiva la creación de empleo indefinido, y que nos permitió salir de crisis anteriores  con contrataciones temporales. "En 1993, tuvieron que pasar 18 meses para que se incrementara la contratación indefinida. Los llamados "brotes verdes" de 2010 no se tradujeron en un crecimiento de empleo pero ahora, por primera vez, España inicia su recuperación con incrementos en la contratación indefinida", ha explicado la ministra de Empleo y Seguridad Social.

Por último, nuestro mercado laboral no da respuesta a colectivos como los jóvenes, los parados de larga duración y las mujeres. Fátima Báñez ha lamentado que la tasa de paro entre los menores de 25 años pasó del 18% en 2008 a superar el 50% en 2011. Esa misma tasa pasó del 22% a casi el 50% en el colectivo de parados de larga duración y, en ese mismo período de tiempo, siete de cada 10 nuevas desempleadas en Europa fueron españolas.

Reformas

Para paliar la situación, el Gobierno ha realizado numerosos cambios. En materia de empleo, explicó Báñez, se ha llevado a cabo una "completa y equilibrada reforma laboral", que ha traído flexibilidad a las relaciones laborales, acercando la negociación colectiva al centro de trabajo y potenciado la contratación entre pymes y autónomos.

En relación al impacto de las novedades incorporadas por la reforma laboral como la prioridad aplicativa del convenio de empresa, la ministra ha afirmado que "está claro que cuando a los representantes de trabajadores y empresa se les da libertad, aciertan".

También se ha fomentado la contratación estable con medidas como la Tarifa Plana o el mínimo exento de los primeros 500 euros y dado respuesta a los colectivos más desfavorecidos. La Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven y la Garantía Juvenil han ofrecido oportunidades de trabajo a casi 1,5 millones de jóvenes; los servicios públicos de empleo se han reformado para dar respuesta a los parados de larga duración y se han encontrado soluciones para que las madres trabajadoras puedan conciliar su vida laboral y familiar. Además, hemos abordado el teletrabajo, mejorado la regulación del trabajo a tiempo parcial y adoptado medidas para el emprendimiento femenino".

Entre todos -destacó la ministra Báñez- hemos sido capaces de dar un giro de 180º a la evolución de nuestro mercado de trabajo. "Comenzamos la legislatura con el mayor aumento de paro en la historia y hoy reducimos el paro como nunca lo habíamos hecho. Comenzamos la legislatura creando la mitad del paro de Europa y hoy lideramos la creación de empleo de la zona euro y estamos corrigiendo algunas de las deficiencias estructurales de nuestro mercado laboral".

Por primera vez, España crea empleo indefinido (un 17% más respecto a junio de 2015) y lo hace en todos los sectores, en la práctica totalidad de las Comunidades Autónomas, colectivos y grupos de edad, dijo la titular de Empleo y Seguridad. A lo que añadió que se ha reforzado la negociación colectiva, acercándola a la empresa y ganamos competitividad respecto a Alemania.

En relación con la ganancia de competitividad de la economía española la ministra ha destacado la coincidencia entre el periodo de tiempo en que la inflación española es inferior a la de la zona euro, 33 meses, y el periodo de tiempo que la economía española acumula creando empleo.

Retos

La ministra ha declarado, en relación a los retos del futuro del trabajo. "No queremos competir en salarios bajos. Queremos competir en innovación y talento", ha afirmado.

La ministra ha destacado que convivimos con "grandes incertidumbres"; "nos enfrentamos a un mundo que cambia con rapidez, en el que todos los agentes económicos debemos adaptarnos rápidamente", ha sostenido. "No se trata de vincular a los trabajadores a un puesto de trabajo, sino de que sean empleables a lo largo del tiempo en un entorno altamente cambiante, y la llave para ello es la educación, la formación y la capacitación permanente". 

Más Información