Está usted en:
  • Enviar

Viaje oficial

Grande-Marlaska reitera en Costa de Marfil que la inmigración debe ser "legal, ordenada y segura"

Martes 19 de febrero de 2019

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha subrayado en Abidjan (Costa de Marfil) que es necesario "crear expectativas de futuro" para los jóvenes africanos y que para ello es imprescindible impulsar una política migratoria basada en la cooperación "franca y sincera" entre todos los países de origen, tránsito y destino.

Los nacionales de Costa de Marfil representaron en 2018 el 5% de las entradas de migrantes a España por vía marítima, siendo la quinta nacionalidad en número de llegadas.

El titular español del Interior ha sido recibido en Abidjan por su homólogo marfileño, Diakité Sidiki, y por el vicepresidente del país africano, Daniel Kablan Ducan, con quienes ha mantenido sendas reuniones de alto nivel para analizar y reforzar las relaciones bilaterales entre España y Costa de Marfil en la gestión de los flujos migratorios y la lucha contra las redes de tráfico de inmigrantes, así como la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico.

En concreto, los ministros del Interior de España y Costa de Marfil han acordado durante su encuentro bilateral mantenido esta mañana que la primera reunión de la Comisión mixta hispano-costamarfileña se celebre en España en el segundo semestre de 2019. Ambos países se han comprometido a abordar en esta comisión la cooperación en materia de seguridad humana, en cuestiones relacionadas con la protección civil, las emergencias y el ámbito de la seguridad vial. Grande-Marlaska ha ofrecido al Gobierno marfileño la experiencia de España en estos ámbitos, así como la posibilidad de explorar nuevos mecanismos de cooperación.

Inmigración, eje prioritario

La inmigración irregular constituye uno de los ejes prioritarios del Departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska. Con su visita de hoy a Costa de Marfil son ya siete los países del continente africano, en concreto de la zona occidental y la región del Sahel, que Fernando Grande-Marlaska ha visitado desde que fuera nombrado ministro del Interior.

Durante esta gira por África Occidental, que concluye mañana en Ghana, el titular de Interior español ha visitado los países de Marruecos, Argelia, Mauritania, Senegal, Guinea Conakry, Gambia y Costa de Marfil, como muestra del compromiso y del interés "prioritario" que tiene España con los países de origen y tránsito para gestionar la inmigración de una forma "ordenada" y para acabar con las redes que trafican con seres humanos.

Durante su estancia en Costa de Marfil, Grande-Marlaska también ha mantenido encuentros bilaterales con el ministro de Defensa, Hamed Bakayoko, y con el ministro de Integración Africana y Marfileños en el Exterior, Ally Coulybaly, con los que ha abordado otros asuntos en materia de seguridad.

Lucha contra el terrorismo

El ministro del Interior español ha señalado que España y Costa de Marfil comparten la preocupación por la amenaza que supone para la seguridad de los ciudadanos el terrorismo yihadista. Grande-Marlaska les ha transmitido en este sentido la voluntad de España y del Ministerio del Interior para trabajar conjuntamente en la lucha contra este terrorismo.

En esta línea, Grande-Marlaska ha ofrecido a las autoridades del país la capacidad de interlocución que tiene España en el marco del G-5 Sahel para que Costa de Marfil pueda beneficiarse de alguna de las iniciativas desarrolladas en materia de lucha contra el terrorismo.

El ministro del Interior español ha pedido en este sentido a las autoridades de Costa de Marfil seguir intensificando la cooperación y el intercambio de información entre las Fuerzas de Seguridad de ambos países y reforzar los programas de formación policial conjunta.

Las autoridades de ambos países han coincidido en destacar que es imprescindible continuar con las políticas preventivas para combatir la amenaza del terrorismo yihadista. El ministro español ha puesto como ejemplo la eficacia de los programas desarrollados en España en los centros escolares, el ámbito de las prisiones o los lugares de culto, entre otros ámbitos para prevenir la radicalización.