Está usted en:

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nueva

Adolfo Suárez González

Cebreros, Ávila,1932 - Madrid 2014. Estudió Derecho en las universidades de Salamanca y Madrid. Funcionario de la Secretaría General del Movimiento, fue nombrado gobernador civil de Segovia en 1968, ocupó la Dirección General de Radiodifusión y Televisión de 1969 a 1973 y fue presidente de la Empresa Nacional de Turismo de 1973 a 1975. Al aprobarse la ley franquista de asociaciones políticas, promovió la asociación política Unión Democrática del Pueblo Español (UDPE), de la que fue presidente.

En el primer gobierno de la Monarquía, todavía presidido por Carlos Arias Navarro, fue nombrado ministro secretario general del Movimiento y, tras la dimisión de Arias Navarro, su nombre fue incluido por Torcuato Fernández Miranda en la terna ofrecida al rey Juan Carlos I para la elección de jefe del nuevo gobierno. Inició con firmeza la transformación del régimen franquista en una democracia parlamentaria, a pesar de la resistencia de determinados sectores de los núcleos franquistas y de la suspicacia inicial de la oposición democrática.

El 4 de agosto de 1976, el gobierno de Suárez publicó el decreto que hizo efectiva en España una amnistía para los delitos de motivación política, perseguidos por el régimen anterior. En septiembre del mismo año se produjo el nombramiento del teniente general Manuel Gutiérrez Mellado como vicepresidente del Gobierno, lo que favoreció la neutralidad de las Fuerzas Armadas a los planes de reforma política. La votación en las Cortes franquistas de la Ley de Reforma Política, que suponía la autodisolución del Movimiento, supuso un gran éxito para Suárez, al igual que la legalización del Partido Comunista de España (abril de 1977), decisión que removió los sectores más conservadores del franquismo.

Fundó la Unión de Centro Democrático (UCD), mediante la coalición de diversos grupos democristianos y socialdemócratas, y con esta formación obtuvo la victoria en las primeras elecciones generales de la democracia, en 1977. Dirigió la transición mediante una política de consenso con los partidos de la oposición que se plasmó en los llamados Pactos de la Moncloa (octubre de 1977). Un año más tarde logró que las Cortes votaran una Constitución en virtud de la cual España se convertía en una monarquía parlamentaria. Durante este tiempo mostró un perfil excepcionalmente liberal, pese a su procedencia, y procuró sumar a todos los sectores en la tarea de construir un régimen democrático para los españoles.

Después de las elecciones de 1979 y tras la nueva victoria de la UCD, el Rey volvió a nombrarlo jefe del Gobierno. No obstante, el intenso desgaste político de este periodo, las tensiones golpistas de algunos mandos militares y de los sectores del franquismo residual (concretadas en el fracasado golpe de Estado del 23 de febrero de 1981) y, especialmente, la falta de cohesión en el seno de la UCD, contribuyeron a debilitar su posición.

En 1980 tuvo que hacer frente a una moción de censura presentada por el PSOE y ese mismo año ganó por escaso margen de votos la moción de confianza que presentó al Congreso de los Diputados. Debilitada su posición y la de su partido en las Cortes, el 29 de enero de 1981 presentó su dimisión como jefe del Gobierno y como presidente de la UCD, cargos en los que fue sustituido por Leopoldo Calvo-Sotelo. En el mes de febrero de ese mismo año el Rey le concedió el título de duque de Suárez. Creó una nueva formación política, denominada Centro Democrático y Social (CDS), por la que fue elegido diputado por Madrid en las elecciones de 1982, 1986 y 1989.

En mayo de 1991, tras el fracaso en las elecciones municipales y autonómicas, presentó su dimisión como presidente del CDS y abandonó la política activa para dedicarse profesionalmente a la abogacía. En 1996 fue nombrado presidente del consejo directivo del Consejo Español de Apoyo a los Refugiados (CEAR) y de la Fundación de dicha organización. Ese mismo año recibió el premio Príncipe de Asturias a la Concordia y, en 2001, fue designado presidente de la Fundación de Víctimas del Terrorismo.

Falleció el 23 de marzo de 2014 a los 81 años.