Está usted en:
  • Enviar

Artículo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, publicado en el diario 'El País'

Preparados ante el Brexit

Miércoles 13 de marzo de 2019

El Parlamento británico ha decidido rechazar la ratificación del Acuerdo de Retirada alcanzado entre los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea y el Gobierno de Reino Unido. Lo ha hecho a pesar de las garantías suplementarias que, con gran esfuerzo, se habían ofrecido por parte de la Unión. Esta decisión, que lamento profundamente, supone prolongar el contexto de incertidumbre a poco más de dos semanas de la fecha en que teóricamente debería materializarse el Brexit.

Hay muchas lecciones que podemos extraer de un proceso que mantiene al pueblo británico en un auténtico callejón sin salida.

Es imposible entender el Brexit sin tener en cuenta la conjunción de tres factores. Un nacionalismo que propugna el repliegue desde la exaltación de mitos y falsas nostalgias, el avance de la extrema derecha y la simplificación de la democracia en torno a la figura del referéndum como herramienta desde la que ofrecer respuestas simples a problemas complejos.

Los años previos a la celebración del referéndum de junio de 2016 estuvieron marcados por el auge del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP). Una fuerza política que hizo de la salida del Reino Unido de la Unión Europea la razón de toda su existencia. Para que su relato pudiera avanzar en la sociedad británica recurrió a la demonización constante de la Unión Europea y al olvido consciente de las necesidades reales de los ciudadanos. Todo con un único fin: que la salida del Reino Unido de la Unión monopolizase la agenda política.

Vimos reproducirse un fenómeno ya conocido en la historia de este continente: un sector minoritario y extremista impone sus ideas por la vía de condicionar a otros actores políticos. Actores que sacrifican el pragmatismo con consecuencias devastadoras.

El referéndum tuvo lugar, con el resultado que todos conocemos

El método de decisión no es ajeno a las circunstancias en las que hoy nos encontramos: una respuesta sencilla -sí o no- a preguntas complejas que tienen consecuencias trascendentales. Un mecanismo de decisión binaria, con alternativas mutuamente excluyentes, que negaban la riqueza de matices que es propia de la democracia. Esa es la visión de la democracia que merece la pena ser preservada en Europa.

En la campaña sirvieron todo tipo de exageraciones y mentiras. Se dijo que habría recursos adicionales para el Sistema Nacional de Salud; que habría acceso al mercado único o que decenas de acuerdos comerciales estarían listos inmediatamente.

La máxima prioridad del Gobierno de España siempre ha sido la misma: ofrecer rigor, certidumbre y seguridad en este proceso -especialmente a ciudadanos y actores económicos- y fortalecer los cimientos de la relación futura con un país con el que nos unen profundos vínculos de toda naturaleza.

En un día como el de hoy, lo importante es que España ha hecho su tarea. Los españoles estamos preparados para cualquier escenario, con acuerdo o sin acuerdo.

Para gestionar con certidumbre la salida del Reino Unido, el pasado mes de noviembre, una vez verifiqué las garantías sobre Gibraltar que España necesitaba, los jefes de Estado y de Gobierno endosamos el Acuerdo de Retirada y aprobamos la Declaración Política sobre la relación futura.

Este Acuerdo ofrece tranquilidad y seguridad a los ciudadanos que han tomado decisiones vitales basadas en la pertenencia de Reino Unido a la Unión durante décadas, al tiempo que preserva sus derechos y garantiza que el Reino Unido cumplirá con los compromisos financieros adquiridos en el tiempo en que ha sido miembro de la Unión Europea.

También prevé un período transitorio que permitirá una adaptación progresiva a las nuevas circunstancias, así como avanzar en la negociación sobre la relación futura entre la Unión y el Reino Unido.

El Acuerdo garantiza, asimismo, que la frontera entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte seguirá siendo invisible, preservando la paz y el espíritu de los Acuerdos de Viernes Santo. Por cierto, pocos ejemplos mejores que este sirven para ilustrar con más claridad el papel clave jugado por Europa para curar heridas larvadas durante generaciones. Heridas abiertas en torno a fronteras olvidadas que algunos tanto desean volver a erigir.

El Acuerdo ofrece todas las garantías, certeza y seguridad posibles para una retirada ordenada. Y se complementa con una Declaración Política que marca el camino hacia una relación futura mutuamente provechosa.

En lo que respecta a Gibraltar, el Consejo Europeo y la Comisión adoptaron una declaración conjunta en la que, por primera vez en la historia, se reconoce un papel determinante a España, incluyendo el derecho de veto sobre las futuras relaciones entre la colonia y la Unión. Las garantías obtenidas se han visto reforzadas al incluir la clarificación sobre el ámbito territorial del artículo 184 del Acuerdo de Retirada en el nuevo instrumento conjunto. Gracias a ello, estamos en una posición privilegiada para construir el futuro de prosperidad compartida entre el Campo y Gibraltar en las próximas décadas.

Para alcanzar este acuerdo, los 27 Estados miembros hicimos un esfuerzo máximo de flexibilidad. Lamentablemente, cuando el nacionalismo más intransigente monopoliza el debate toda concesión o pacto se interpreta como una traición.

En enero, el Parlamento británico se encontró frente a los dilemas planteados por la destrucción de un entramado de relaciones políticas, jurídicas y económicas de más de 45 años. Fue la lógica culminación de un proceso contaminado por la retórica simplista planteada por una herramienta divisiva como el referéndum.

Los diputados ni ratificaron el Acuerdo de Retirada, ni pudieron alcanzar un mínimo consenso sobre las posibilidades reales existentes: salida sin acuerdo, el Acuerdo negociado o permanencia en la Unión Europea. A la exaltación máxima de la decisión vía referéndum ha seguido un bloqueo político total.

En cualquier caso, ante la posibilidad de una salida sin acuerdo, quisiera transmitir un mensaje de tranquilidad. El Gobierno de España aprobó el pasado 1 de marzo un real decreto con medidas de contingencia, que cubre todos los aspectos ligados a la retirada. También ha tomado medidas de carácter logístico, con la aprobación de una oferta de empleo público para los sectores más afectados, como las aduanas.

La Comisión Europea, por su parte, ha adoptado las medidas necesarias en los ámbitos de su competencia.

Tras su retirada, el Reino Unido dejará de formar parte de la Unión Europea, pero no de Europa. Seguirá siendo un socio de gran importancia, especialmente para España, primer país por número de residentes y turistas británicos en la Unión Europea.

Las medidas que hemos adoptado protegen los derechos de los ciudadanos británicos residentes en España, y el Gobierno británico ha anunciado que hará lo propio con los residentes españoles.

Nuestras relaciones bilaterales son, y seguirán siendo, excelentes y el Reino Unido podrá contar con España como socio y aliado. De cara a la relación futura, deseo mantener la mayor movilidad para nuestros ciudadanos y conectividad entre nuestros dos países, así como una cooperación lo más cercana posible en el ámbito de la seguridad, la lucha contra la delincuencia organizada y el terrorismo.

La Unión, ocurra lo que ocurra a partir de ahora, debe continuar el proceso de integración. Las próximas elecciones europeas constituirán un momento decisivo. Se enfrentan dos opciones claramente definidas.

Una apela al pasado, el rechazo a la diversidad y el temor al futuro. La otra opción la representan fuerzas políticas decididamente europeístas, que apuestan por la razón y el sentido común, a través del pacto y el espíritu de acuerdo. Es el momento de dar un paso al frente por esa Europa. Es el momento de proteger Europa si queremos una Europa que nos proteja.

El jueves que viene, en el Consejo Europeo, seguiré trabajando para garantizar la seguridad y certidumbre de los españoles y europeos. Por la vigencia de un marco único en el mundo, que requiere del compromiso de Gobiernos europeístas para seguir avanzando. En defensa del modelo europeo. El único que ha sabido conjugar desarrollo económico y primacía de derechos, libertades y valores por los que merece la pena seguir luchando.

NOTA: Artículo publicado con la autorización de El País.