Está usted en:

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nueva

Respuestas del presidente del Gobierno en la sesión de control parlamentario

Senado, Madrid, martes 11 de septiembre de 2018

Respuesta del presidente del Gobierno a la pregunta formulada por Rosa María Domínguez de Posada, del Grupo Parlamentario Foro Asturias

Sra. Domínguez de Posada.- Gracias, presidente.

Buenas tardes, señor presidente del Gobierno. Han pasado ya los primeros 100 días de su Gobierno y entre sus escasas declaraciones a la prensa, en lo que respecta a financiación autonómica, ha hecho usted tres.

Una primera, para poner de manifiesto que abriría la negociación para consensuar un nuevo reparto de recursos con las Comunidades Autónomas, aunque el pasado mes de junio, en esta misma Cámara reconoció que su Gobierno no va a poder renovar el sistema de financiación autonómico en lo que resta de legislatura.

Unos días más tarde, declaró que, aunque no hubiese acuerdo, mejoraría las cantidades que perciben ahora las Comunidades Autónomas. Posteriormente dijo que, si los Gobiernos regionales se ponían de acuerdo sobre un sistema de financiación, su Gobierno lo convertiría en Ley.

De momento, los hechos ponen de manifiesto que ha abierto usted el grifo para determinadas versiones. Por ello, le hago la pregunta que doy por reproducida.

Gracias.

Presidente.- Muchas gracias, señor presidente.

Señora senadora, se le ha olvidado también otra cuestión, y es que el Gobierno de España no solamente presentó en el Congreso de los Diputados, sino también en esta Cámara una senda de estabilidad que permitía 2.400 millones más para las Comunidades Autónomas y, en consecuencia, también, para resolver muchas de las cuestiones que tienen que ver con la dependencia, con la sanidad, con las políticas vinculadas con los servicios sociales, con la educación. En fin, con cuestiones que, lógicamente, afectan a todas y cada una de las Comunidades Autónomas, también a esta Cámara, y, por supuesto, al pueblo de Asturias al cual usted  representa.

Lo llamativo, señora senadora, es que, al final, su Grupo, aquí, y, también en el Congreso de los Diputados votara en contra de una senda de estabilidad que, precisamente, lo que hacía era aumentar la capacidad de los Gobiernos autonómicos.

Sra. Domínguez de Posada.- Gracias, presidente. Señor presidente del Gobierno, no se me ha olvidado nada. Mi pregunta se circunscribe a la nueva financiación autonómica.

Señor Sánchez, Foro viene denunciando, desde el año 2015 que existe una grave discriminación en financiación autonómica con Asturias, que favorece a Cataluña, Valencia y Andalucía. Y ayer mismo, seis Comunidades Autónomas, las más despobladas, le han exigido un nuevo modelo de financiación que se base en el principio de igualdad de todos los españoles. Y entre esas seis Comunidades Autónomas, también las había del Partido Socialista Obrero Español.

A Asturias no sólo se le deben los 75 millones de IVA, como reclama la consejera socialista asturiana, que tendría que empezar por reclamar los 815 millones del FLA, y los 213 millones de los Fondos Mineros.

Ahora ya sabemos, tras la llegada de su Gobierno, que aumentan los agravios entre españoles y territorios con compromisos, como los 6.500 millones de euros para pagar el voto independentista catalán y los 850 millones para tapar la boca a su correligionario Ximo Puig. Este es el nuevo sistema de financiación autonómica que nos ha traído la moción de censura.

Los asturianos no queremos ser más que el resto de los españoles, pero no podemos aceptar, tampoco, ser menos. Asturias sufre las consecuencias de un sistema aprobado en el 2009, por el Gobierno Zapatero, a instancias del tripartito catalán, que se agravó a partir del año 2012 con medidas de ayudas financieras a las Comunidades Autónomas, que suponen otro sistema de financiación encubierta, que vulnera el principio constitucional de solidaridad entre españoles y territorios, y que favorece a las Comunidades Autónomas más ricas y a la vez, más incumplidoras de los objetivos de déficit.

Señor presidente, el FLA repartió de manera discriminatoria, entre 2012 y 2016, 162.250 millones en créditos blandos entre CCAA, y, posteriormente, condonó, es decir, regaló, 22.061 millones: 7.509 millones de euros en intereses a Cataluña; 5.321 a Valencia; 3.551 a Andalucía; 271 a Asturias; 268 y medio a Castilla y León; 187 a Madrid, y 120,800 a Galicia.

El resultado comparado de los obsequios del Estado en este periodo es que Cataluña recibió 1009 euros por habitante; Valencia, 1078; Andalucía, 422; Asturias, 262; Castilla y León, 110; Galicia, 45 y Madrid, 29. Sólo Andalucía, Cataluña y Valencia, según los datos oficiales del Ministerio de Hacienda, acumulan el 75% del total de los ahorros por condenación de intereses de todos los fondos recibidos.

No es preciso que me recuerde que su Gobierno no es responsable de ese hecho, porque ya lo sé. Y así se lo trasladé al ministro Montoro en una interpelación en esta Cámara.

Foro ha reivindicado, reiteradamente, desde 2015, en la Junta General del Principado, el agravio que supone el FLA, y el claro incumplimiento de los artículos 2 y 138 de nuestra Carta Magna, que garantiza el principio de solidaridad y que señala que las diferencias entre los Estatutos Autonómicos de las distintas Comunidades Autónomas no podrán implicar, en ningún caso, privilegios económicos o sociales.

Con un sencillo cálculo matemático, podemos concluir que para que los asturianos recibamos el mismo trato que los catalanes, se le deben a Asturias 1.028 millones.

Señor presidente, los primeros 100 días de su Gobierno han demostrado que se premia a Comunidades independentistas tratándolas de forma displicente y acercando a los independentistas a suscripciones, cuando no aceptan las más elementales reglas de la democracia y ni siquiera asisten al Consejo de Política Fiscal y Financiera. Que se aporta financiación extra a Comunidades incumplidoras del déficit como Valencia, y que se ningunea a los asturianos con los firmes compromisos adquiridos con el presidente catalán y valenciano, quedando reducida su reunión con el presidente asturiano a un fotomontaje publicitario, cuya imagen es de las quienes protagonizan el sacrificio de Asturias frente a otros territorios de España.

Un sistema de financiación no puede limitarse a garantizar que a todos les toque cada año un poco más. Debe ser objetivo, técnico e independiente de la coyuntura económica. Eso sí, con mecanismos correctores para poder asumir determinados objetivos de política económica y social.

El pasado jueves, se presentaron en el Congreso los actos a celebrar por el 40 aniversario de la Constitución, y en su intervención, señor Sánchez, señaló que a la Constitución se la honra cumpliéndola y haciéndola cumplir. Como dijo Aristóteles, el hombre es dueño de sus silencios y reo de sus palabras. Como jefe del Ejecutivo tiene que respetar los principios constitucionales de igualdad y de solidaridad entre españoles y entre territorios, y hacerlos cumplir, porque la supuesta igualdad de los españoles es uno de los mitos que peor se sostienen cuando se los confrontan con la realidad, dando un simple repaso de los distintos indicadores autonómicos, queda al descubierto la magnitud de esa desigualdad.

Muchas gracias.

Presidente.- Gracias, señor presidente.

Gracias, señora senadora, por haber leído el texto que ha traído. Yo creo que para hacer una sesión de control, deberíamos de tener una conversación, y escuchar al otro, no solamente venir con las cosas traídas de casa para leerlas aquí, simplemente digo eso.

Diré una cosa, señorías. Señora senadora, usted no me ha respondido a una cuestión muy sencilla y es por qué el Foro de Asturias en este Senado, y también en el Congreso de los Diputados votaron en contra de la senda de estabilidad que ampliaba en 2.500 millones de euros a las Comunidades Autónomas el margen de financiación, ¿por qué? Si tanto le preocupa, si tanto le preocupa el día a día de los asturianas y asturianos, como le preocupa y ocupa también a este Gobierno, lo que tendría que haber hecho es haber sido valiente, haberse despegado del Grupo Parlamentario  Popular y haber defendido a los asturianos, en lugar de haber defendido otro tipo de cuestiones.

Claro, dice la señora senadora que lleva desde el año 2015 defendido que el Gobierno de España --entonces del Partido Popular--, lo que tendría que haber hecho es renovar el sistema de financiación autonómica. Mire, señora senadora, sinceramente le digo una cosa, no se les escuchó. Es más no solamente no se le escuchó, sino que cuando tuvieron la ocasión de votar todas y cada una de las resoluciones del Grupo Parlamentario Socialista que presentó a la oposición en el Congreso de los Diputados, y aquí, en el Senado, ustedes votaron en contra, porque estaban alineados con la mayoría parlamentaria del Grupo Parlamentario Popular.

No deja de llamar la atención, cuando uno va a Asturias --. Por cierto yo estuve en Asturias el pasado fin de semana, enhorabuena por el Día de Asturias del pasado sábado-, la despoblación. En sus seis minutos, señora senadora usted no ha hablado de despoblación. Este Gobierno está comprometido en la lucha contra la despoblación, no como el anterior Gobierno que no hizo absolutamente nada.

Este Gobierno ha defendido siempre un sistema de financiación justo para Asturias y para aquellas Comunidades Autónomas que están sufriendo la despoblación, que están sufriendo el envejecimiento de la población y que son muy conscientes, como lo es este Gobierno, de que la dispersión en muchos servicios exige un mayor coste. Esto es lo que garantiza este Gobierno y, por supuesto, va a garantizar siempre el Partido Socialista Obrero Español, la igualdad entre todos los españoles y españolas vivan dónde vivan, vivan donde vivan.

El nuevo Gobierno de España ha sido claro, no ha mentido; no como hicieron anteriores Administraciones. La verdad es que, señor presidente, es bastante fácil e interactivo, como bien dice la ministra de Hacienda, soliviantar un poco a la bancada popular, cosa que se agradece. Pero, en todo caso, le diré una cosa, señora senadora. Mire, el Gobierno de España ha reunido ya dos veces al Consejo de Política Fiscal y Financiera. El Gobierno de España ha creado un grupo de trabajo dentro del Consejo de Política Fiscal y Financiera para seguir trabajando en el sistema de renovación del sistema de financiación autonómica. Y el Gobierno de España, mientras tanto, lo que hará, señorías, es trabajar por mejorar todas y cada una de las financiaciones autonómicas de todas y cada una de las Regiones de nuestro país.

Por tanto, señora senadora, menos palabras, más hechos, apoye la senda de estabilidad del Gobierno de España, porque eso será mejor para los asturianos y para las asturianas.

Respuesta del presidente del Gobierno a la pregunta formulada por Ignacio Cosidó Gutiérrez, del Grupo Parlamentario Popular

Sr. Cosidó.- Muchas gracias, presidente.

Señor presidente del Gobierno, aunque yo soy nuevo en estas lides, permítame que le dé la bienvenida a esta Cámara, en nombre de mi Grupo. Una Cámara que, aunque algunos de los miembros de su partido lo pongan en duda, representa, junto al Congreso de los Diputados, la soberanía nacional.

Y para el buen desarrollo de estos debates, permítame decirle que yo no voy a leer mi intervención, pero las preguntas las hago yo, no las hace usted. Usted da la contestación.

Señor presidente, los españoles saben muy bien cuál es el proyecto del señor Torra y del señor Puigdemont. Un proyecto xenófobo y excluyente, un proyecto que ha dividido a la sociedad catalana y ha quebrado la convivencia en Cataluña. Un proyecto que vulnera los derechos de quienes no comulgan con las ideas independentistas. Un proyecto que ha tenido un altísimo coste económico para Cataluña y para España con la salida, además, de 2.000 empresas de esa Comunidad Autónoma.

Pero la pregunta que se hacen muchos españoles, y muchos catalanes es ¿cuál va a ser la respuesta del Gobierno de España a este proyecto y a este desafío?

Esta tarde tiene usted una buena oportunidad, aquí, en el Senado, de decirnos, de responder a tres cuestiones muy básicas. La primera es ¿en qué términos va a entablar usted el diálogo con el señor Torra? ¿Cuáles son los límites, señor presidente de ese diálogo? La segunda cosa que a mí me gustaría que usted respondiera en esta Cámara es ¿qué referéndum propone usted para Cataluña? Los independentistas proponen un referéndum de autodeterminación. Usted propone un referéndum de autogobierno. Pero es que, ¿no tiene autogobierno Cataluña?, ¿qué más autogobierno que quepa en la Constitución, le quiere dar usted a Cataluña? ¿Es que no tiene legitimidad el Estatuto de Autonomía actualmente vigente? ¿Qué es, señor presidente, lo que usted quiere someter a referéndum entrando en el juego de los independentistas?

Y, por último, señor presidente del Gobierno, la pregunta clave: ¿Qué precio ha pagado usted por llegar a La Moncloa, y hasta dónde está dispuesto a llegar para seguir siendo presidente del Gobierno?

Presidente.- Gracias, señor presidente.

Gracias señor Cosidó, y también le doy la bienvenida, enhorabuena por ser elegido presidente del Grupo Parlamentario en el Senado, perdón portavoz, está bien que hasta incluso, en eso, interactuemos la bancada popular y el Gobierno de España. Me temo señor Cosidó que, en todo caso, la última de sus preguntas ha sido un poco capciosa. O retórica.

Como temo que, desgraciadamente, porque cuando el Partido Popular está en la oposición, pues ocurre siempre lo mismo, cuando están en el Gobierno, por favor, sentido de Estado. El Partido Socialista lo que tiene que hacer es apoyar al Gobierno de España hasta incluso en la aplicación del artículo 155, como hicimos, pero cuando llegan a la oposición, ese sentido de Estado brilla por su ausencia.

En todo caso, como vamos a hablar mucho de Cataluña, me temo, porque, efectivamente, vamos a estar siempre impregnando la política española de dudas, de sombras, de preguntas capciosas. Le voy a decir una cosa, señor Cosidó, mire, simplemente para que vayamos avanzando en el debate. Cuáles son los ejes de la política del Gobierno de España, respecto a Cataluña. Uno, ley y diálogo. Ley y diálogo. Se lo repito, ley y diálogo. Las veces que usted me pregunte le voy a responder con estas dos frases o con estas dos palabras: ley y diálogo. Y le voy a decir una cosa, señor Cosidó, por la sencilla razón de que siempre hemos creído que legalidad solamente hay una, y que, por consecuencia, en una democracia lo que se tiene que hacer es acatar la legalidad, las sentencias, eso no es una opción, es una obligación, y, sobre todo, los responsables políticos. Eso es lo que ha defendido siempre el Partido Socialista cuando estábamos en la oposición, y, desde luego, cuando estamos en el Gobierno haremos que se cumpla la ley y la legalidad. Pero también, diálogo, señor Cosidó. Hay que apostar por el diálogo, también, con la ciudadanía catalana.

Fíjese, nosotros le estamos pidiendo y creo que también ustedes seguro que pueden convenir con nosotros en que uno de los principales problemas que tiene Cataluña es la convivencia, no la independencia. Y, por tanto, lo que hay que instar al presidente de la Generalitat de Cataluña y al conjunto de la Generalitat de Cataluña es a abrir un diálogo entre catalanes, no de Cataluña contra Cataluña, sino de Cataluña con Cataluña. Eso es lo que tiene que hacer el Gobierno de la Generalitat de Cataluña. Y el Gobierno de España lo que tiene que hacer es ayudar a ese diálogo.

¿Cuál es el problema? ¿Cuál es el problema de ustedes, señor Cosidó? El problema de ustedes es que confunden hacer oposición al Gobierno, con hacer oposición al diálogo. Y ha sido tanto el desencuentro durante estos últimos años que, fíjese, en cien días, en cien días este Gobierno ha hecho lo que ustedes fueron incapaces de hacer en siete años, convocar la Comisión bilateral que está recogida en el Estatuto de Autonomía de Cataluña.

Claro, por lo tanto, ley y diálogo, y, en segundo lugar, señor Cosidó, convivencia, y no independencia.

Fíjese, señor Cosidó, usted antes hacía referencia a la cuestión del autogobierno, y es evidente que creo que después de hace muchos años, yo, fíjese, yo fui elegido secretario general del Partido Socialista en el año 2014, usted, entonces, era director general de la Policía Nacional, creo recordar, ¿no?, y, desde 2014 ¿cuántos procesos electorales ha habido en Cataluña? ¿Cuántas convocatorias de referéndums ha habido en Cataluña, por cierto, bajo su Gobierno? Ese Gobierno que ahora cuando llegan a la oposición exige mucha contundencia al Gobierno de España. Dos referéndums bajo el Gobierno del Partido Popular en Cataluña, señor Cosidó, simplemente para que lo tenga en cuenta cuando tenga que criticar al Gobierno actual.

¿Cuál es el elemento que une ahora mismo al conjunto de la sociedad catalana? El autogobierno. Eso es lo que tenemos que reforzar, señor Cosidó. Por tanto, este Gobierno lo que hace es intentar normalizar la vida institucional en Cataluña, como paso previo para normalizar la vida social en Cataluña que hace falta.

En eso es en lo que está el Gobierno, y nos gustaría contar con el apoyo de la bancada del Partido Popular, lo que pasa es que, como en esta y en otras muchas cosas, el Gobierno del Partido Socialista, o el Partido Socialista, mejor dicho, cuando está en el Gobierno y cuando está en la oposición escucha distintos matices, aproximaciones diferentes, por parte del Partido Popular. Responsabilidad de Estado, cuando ustedes están en el Gobierno exigen al resto de partidos, e irresponsabilidad de Estado, cuando ustedes están en la oposición.

Sra. Cosidó. Señor Sánchez usted no me ha contestado a dos preguntas que creo que son muy importantes y que los españoles quieren saber.

La primera es qué referéndum propone usted para Cataluña. Y la segunda es si tiene usted, de alguna manera no retórica, algún tipo de acuerdo con los independentistas que gobiernan la Generalitat.

No sé si usted no me responde porque no me sabe responder, porque usted no sabe dónde va, o si no me responde porque quiere ocultar a los españoles la respuesta a esas dos preguntas. Pero, en todo caso, permítame decirle algo con toda claridad, el diálogo con los golpistas es un tremendo error. El diálogo con los golpistas sólo sirve para fortalecerlos, para legitimarlos y para envalentonarnos, que es exactamente el escenario en el que nos encontramos actualmente.

Quienes quieren romper España, quienes quieren un proyecto totalitario para Cataluña, no merecen ese diálogo.

Yo lo que le exijo, señor presidente del Gobierno, es que usted dialogue con los partidos que defendemos la Constitución, con los partidos que creemos en la democracia, y con los partidos que defendemos la unidad de España, con esos es con los que usted tiene que dialogar para ver cómo hacemos frente a ese desafío independentista que nos viene desde los golpistas en Cataluña.

Le digo más, el pacto al que usted tiene que llegar no es con los golpistas, el pacto al que tiene que llegar es con los millones de catalanes, con la mayoría de catalanes que se sienten españoles, que se sienten, al mismo tiempo, desamparados por su Gobierno y agredidos por los independentistas. Con esa mayoría es con la que tiene usted que hacer un pacto, señor presidente del Gobierno.

Mire, yo le ofrezco toda nuestra capacidad de diálogo, toda la capacidad de negociación de este Grupo, del Grupo Popular para defender juntos nuestro Estado de Derecho. Para hacer las reformas necesarias en nuestra legislación que nos permita da una respuesta precisa, una respuesta contundente, a quien convoque un referéndum ilegal, a quien cometa delitos de secesión o de subversión o para aquellos no puedan tener derecho a que el Consejo de Ministros les indulte porque hayan cometido algunos de estos delitos.

Yo le ofrezco el máximo diálogo y colaboración, señor presidente del Gobierno, en nombre de mi Grupo Parlamentario para que el dinero que pagamos todo los españoles con nuestros impuestos vaya a mejorar la sanidad, vaya a mejorar la educación, vaya a mejorar los servicios públicos en Cataluña. No vaya a financiar seudoembajadas, o no vaya a financiar directamente un proceso de independencia, en definitiva, un nuevo golpe de Estado en Cataluña.

Yo le ofrezco, señor presidente del Gobierno toda nuestra capacidad de diálogo y negociación para defender nuestra Constitución, para mantener los recursos ante el Tribunal Constitucional que el anterior Gobierno había interpuesto, y para que ustedes, ante cualquier norma, que sea ilegal, recurran al Tribunal Constitucional.

Y, en definitiva, señor presidente del Gobierno, ya termino diciéndole que en cien días de Gobierno usted ha rectificado prácticamente todo: ha rectificado su política económica, ha rectificado su política de inmigración, ha rectificado en materia de justicia, ha rectificado en todo. Usted mismo lo reconocía.

Yo lo que le pido, señor presidente, es que rectifique esta política de apaciguamiento y de diálogo con los independentistas, porque es una política que conduce necesariamente al fracaso. Y cuanto antes rectifique usted esta política va a ser mejor para todos.

Le pido que rectifique esa política, que lo haga cuanto antes, y le digo que mi Grupo le estará esperando, que mi Grupo aplaudirá esa rectificación y apoyará cualquier propuesta contundente que el presidente del Gobierno y el Gobierno dé a este desafío golpista a nuestro Estado de derecho, a nuestra Constitución y a nuestra democracia.

Muchas gracias.

Presidente.- Muchas gracias, señor Cosidó, señor presidente.

Señorías, ¿el cambio era eso? El cambio era ver al Partido Popular regresando al pasado, regresando al agravio territorial, volviendo a utilizar a Cataluña como ariete, como dijo el señor Arenas y otros tantos entre tiempos pretéritos. El cambio era volver a ofrecer a los españoles y al conjunto de la sociedad catalana un proyecto de disgregación, de división, de fractura, y no de unión y de agregación que es lo que está defendiendo el Gobierno de España, señorías.

El problema, señor Cosidó es que ustedes, ustedes hacen referencia a los cien días. Estos son los cien días del Gobierno sí, efectivamente, pero es que antes, hemos tenido siete años de Gobierno del Partido Popular. Y, entonces, ¿cuál es el problema, señor Cosidó?, que, en lugar de hacer ustedes oposición al Gobierno, lo que están haciendo es oposición a sí mismos. A sí mismos, claro. Porque si usted dice que intentar el diálogo con el Govern de la Generalitat es un síntoma de debilidad, entonces, usted me estará diciendo que el señor Rajoy cuando intentó la Operación Diálogo, hacer lo mismo que estamos haciendo nosotros, fue un síntoma de debilidad, y de traición a España, señor Cosidó.

Cuando ha habido altas instituciones del Estado, por ejemplo, esta Cámara, que hasta incluso por escrito ha invitado al anterior presidente de la Generalitat, al señor Puigdemont a venir al Consejo General de Comunidades Autónomas a venir a explicar su proyecto para Cataluña, ¿eso es un síntoma de debilidad, señor Cosidó? ¿Para ustedes es un síntoma de debilidad?  Yo no le vi protestar, entonces, cuando se hizo esa invitación formal al presidente de la Generalitat, entonces, el señor Puigdemont. ¿Fue un síntoma de debilidad, o un síntoma de coraje democrático?, que es lo que interpreta este Gobierno. Un síntoma de coraje democrático y de reivindicación de una democracia que abre las puertas a cualquiera para que puedan defender sus ideas, y siempre dentro de la ley.

El problema es que ustedes, se lo he dicho antes, señor Cosidó a base de hacer oposición al Gobierno están haciendo oposición al diálogo. Y mire, yo lo que espero de la bancada del Partido Popular tanto en el Senado como en el Congreso es lo siguiente, que ustedes piensen, piensen, señor Cosidó que el ejercicio, o mejor dicho, la responsabilidad en el ejercicio del Gobierno, es igual de importante que la responsabilidad en el ejercicio de la oposición. Y que muchas veces, hacer oposición al Gobierno, se lo digo por experiencia, porque yo aprendí de ello, es ayudar al Gobierno en el fortalecimiento del Estado. Eso le vendrá bien a los españoles, y le puedo garantizar una cosa, señor Cosidó, hasta incluso me atrevería a decir que les convendría en términos electorales.

Respuesta del presidente del Gobierno a la pregunta formulada por Ramón Espinar Merino, del Grupo Parlamentario Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea

Sr. Espinar.- Gracias, presidente.

Permítame un momento, señor presidente del Gobierno. Señores del Partido Popular respetar una Cámara parlamentaria no consiste en meter en el registro de la Cámara muchos papeles diciendo que hay que respetarla, consiste, por ejemplo, en no convertirla en una berrea cada vez que habla alguien que a ustedes no les gusta.

En primer lugar, no le doy la bienvenida porque ya está usted aquí. Pero es la primera oportunidad para mi Grupo de dirigirse a usted, y le quería transmitir que estamos muy contentos de poder tenerle a usted delante y haber dejado al señor Rajoy detrás. Y le quería preguntar ¿qué medidas contempla el Gobierno para mejorar la situación económica de la ciudadanía, tras la década perdida entre 2008 y 2018?

Presidente.- Gracias, señor Espinar. Gracias al Grupo Parlamentario de Unidos Podemos. La verdad es que si tuviera que resumir en una frase el propósito de este Gobierno es el de construir un país más comprometido con la justicia social. Y, en ese sentido, creo que hay cinco ejes que creo que podemos compartir ambos Grupos, primero, es el de la educación; el segundo es el del trabajo; el tercero es el de la sanidad pública; el cuarto es el del medio ambiente. Y el quinto es el sistema público de pensiones. La dignidad de las pensiones y por supuesto, también, la sostenibilidad de las mismas que ha sido puesta en cuestión por siete años del Gobierno anterior.

Esos son los objetivos y espero que en ese propósito nos podamos encontrar tanto en el Congreso como en el Senado con su Grupo.

Sr. Espinar.- Sí, señor presidente le agradezco la respuesta y el tono, pero le propongo que vayamos un poco más allá en la reflexión.

En primer lugar, le propongo que compartamos un diagnóstico y un análisis de lo que ha pasado en los últimos años en nuestro país. Llegamos a la crisis en una situación de trasferencia de rentas que arrancó en los años 80, y que hoy se ha intensificado y se sigue intensificando. Las rentas del trabajo pesan cada vez menos, en el total de la renta nacional, y lo que pesa cada vez más son las rentas del capital. Esas transferencias de rentas nos tenemos que poner de acuerdo en revertirla, porque está generando un proceso, que es el de la financialización de la economía, que nos trajo a la crisis de 2008, y que todavía no hemos hecho absolutamente nada en España, desde las instituciones, por resolver.

La cuestión sigue intacta, y vemos algunos indicadores que nos hacen pensar que la crisis de 2008 y las causas que la provocaron siguen ahí vigentes. Estamos volviendo a ver una incipiente burbuja inmobiliaria. Estamos volviendo a ver cómo se precariza el empleo. Estamos volviendo a ver cómo este país pierde población, y hay riesgos de que volvamos a vivir otra crisis.

Y eso tiene que ver con el tercer elemento que quería compartir con usted, y es que somos una economía que genera bajo valor añadido. Deberíamos generar mucho más valor añadido. Deberíamos ser una economía más productiva. Una economía con capacidad, en términos del ya casi olvidado señor Rajoy, una economía con capacidad de hacer cosas, y no sólo de ser competitiva. Y este es el cuarto elemento que quiero compartir con usted, a base de bajadas de impuestos y de competencia fiscal con otros territorios, y de depreciar los salarios, que, como usted sabe, es como hemos salido de la crisis.

En datos, esa gestión de la crisis nos ha costado dos millones de trabajadores en España. Nos ha costado un 30% de pérdida de rentas en España. Cuando hoy se dice que España está creciendo tiene que ver con cómo está, si usted me permite la metáfora, la nevera. Cuando uno tiene la nevera vacía y mete dos tomates, da la sensación de que la nevera está mucho más llena que antes, pero es que estaba vacía. Tenemos un 30%de pérdida de rentas. Tenemos un problema de desigualdad galopante. Volvemos a crecer por encima del 3% interanual, y, sin embargo, un 25% de nuestros compatriotas están en una situación de riesgo de pobreza.

Esto significa que en el dato macroeconómico, la crisis se ha terminado, porque estamos creciendo, pero que seguimos en los datos sociales, para la mayoría de la ciudadanía, de lo peor de la crisis. Y contra eso tenemos que trabajar, sobre todo, tiene que trabajar usted desde el Gobierno, pero tenemos que trabajar todos, y tenemos que componer mayorías parlamentarias al servicio de revertir esa situación.

Además, hemos perdido un 20% de inversión en I+D+i en nuestro país. Y esto es fundamental por una razón que ahora le explicaré. Y tenemos una regulación laboral que ha hecho que desde los años 80 hablar de reforma laboral en España sea hablar de pérdida sistemática de los trabajadores, que nos ha traído una situación de precariedad y de temporalidad nunca vista antes en nuestro empleo. Y hemos batido el récord de horas extras, la mayor parte de ellas no remuneradas en nuestro país. Se hacen 6,8 millones de horas extras a la semana en España, y la mayoría de ellas no se cobran, a la vez que se convive con una situación de desempleo.

Lo que nosotros le proponemos, señor Sánchez, es un Plan Nacional de modernización de nuestra economía. Se tiene que basar, primero, en una condición, y en un acuerdo político. Y es que el Gobierno, cualquier Gobierno, no es una balanza social; no es una balanza de equilibrios que escucha a unos y que escucha a otros y toma medidas buscando una especie de punto medio que no enfade a nadie. Un Gobierno tiene que liderar las transformaciones en el país. Y un Gobierno se tiene que atrever a liderar transformaciones.

No vale ejercer de balanza social, y menos, cuando de un lado se está tirando de la balanza, como están tirando las derechas en nuestro país. Por tanto, ustedes tienen la responsabilidad de ejercer el liderazgo de la transformación en nuestro país. Y nosotros tenemos la responsabilidad de marcarles tareas, y de marcarles agendas y de proponerles algunas medidas, que es lo que voy a hacer.

Se tiene que notar el cambio entre el Partido Popular y el Partido Socialista, se tiene que notar el cambio entre el señor Rajoy y usted, y no sólo se tiene que notar en el talente y en las formas, se tiene que notar en las medidas económicas. Se tiene que notar también en algunas otras cosas que tienen que ver con los estudios, con los másteres y con las explicaciones que se dan, pero no iba de eso la pregunta de hoy.

Necesitamos impulsar acuerdos nacionales para el empleo y para el modelo productivo. Necesitamos financiarlo, abandonando un modelo, y en esto creo que ustedes y nosotros estamos de acuerdo, en el que el Estado ha sido un agente que ha subvencionado sistemáticamente a los ricos en nuestro país. El Estado en España subvenciona a las rentas del capital, a las grandes empresas y a los ricos. Mientras, efectivamente, está friendo a impuestos a los trabajadores y a las clases populares de nuestro país.

Y con lo que obtengamos de la justicia fiscal necesitamos promover un Estado emprendedor. Necesitamos activar un ciclo de consumo que haga que los autónomos puedan desarrollar su actividad, que los trabajadores tengan mejores salarios y mejores empleos, para que también los pensionistas puedan tener mejores pensiones. No es sólo una cuestión declarativa mejorar las pensiones, tiene que ver también con llenar la hucha de la Seguridad Social, con mejores empleos y de mejor modelo productivo.

Invirtamos los 2.700 millones de euros de Castor, los 4.000 de las autopistas o los 2.000 millones de euros de los submarinos que no flotan de la señora Cospedal en mejorar la situación fiscal de los autónomos, en reducir el IVA, en equiparar las pensiones al IPC, en garantizar el material escolar gratuito, en regular el mercado del alquiler o en hacer en que la Ley de la Dependencia no sea declarativa, sino que sea efectiva. Es importante que las leyes y el ordenamiento constitucional se hagan efectivo, no sean solo declarativos, porque lo contrario nos llevará de vuelta a una situación de pérdida de la confianza de la ciudadanía en las instituciones, y esa situación creo que a ustedes y a nosotros, nos suena.

Los Presupuestos Generales del Estado de 2019 tienen la oportunidad de ser el arranque del despegue en España hacia una década ganada, después de la década perdida entre 2008 y 2018, en la que no hemos hecho absolutamente nada por mejorar la situación después de la crisis económica y para caminar hacia un modelo que le devuelva a España la dignidad, que garantice un modelo económico justo, que garantice el crecimiento y que garantice el crecimiento y que garantice el Estado de Bienestar en nuestro país.

Muchas gracias.

Presidente.- Gracias señor presidente.

Gracias, señor Espinar por su aproximación a este debate. A mí hay una cifra que siempre me ha llamado mucho la atención. Y cuando la leo, la comparto con muchos de mis colegas en el Consejo de Ministros, y es que el nivel de ingresos públicos, el porcentaje de ingresos públicos en nuestro país representan en torno al 38% del Producto Interior Bruto. Y en la media europea está en el 46% del Producto Interior Bruto, eso significa que existe un 'gap', por decirlo en términos técnicos, de, en torno a 80.000 millones de euros, de capacidad que pueda tener en este caso, el sector público en nuestro país para poder hacer políticas de redistribución y políticas de modernización de la economía, como usted antes comentaba.

Por tanto, no digo que nosotros queramos llegar a ese 46% en dos o en tres años. Pero es evidente que nosotros nos tenemos que marcar un horizonte y ese horizonte tiene que ser el de no situarnos a la cola de importancia en el sector público, en relación al PIB, ni tampoco en relación a los ingresos públicos, sino que estemos en la media o en torno a la media de nuestros países europeos, sobre todo aquellos que nos queremos asemejar.

En relación con la educación y con la ciencia ¿qué le voy a decir? Todos los días el ministro de Ciencia me lo recuerda: que ha habido un recorte muy sustancial durante estos últimos años, que la ciencia no ha sido percibida por la anterior Administración como uno de los elementos centrales nucleares de todo progreso social y de todo progreso económico y no solamente me lo dice a mí, se lo dice también a la ministra de Hacienda y yo lo que quiero es garantizar, es, por supuesto, un Gobierno va a tener un compromiso que se va a fijar no solamente en negro sobre blanco, sino también en cifras de apuesta decida por la ciencia en nuestro país.

Espero que, además, eso cunda ejemplo, que el resto de Administraciones Públicas que gobernamos, el Partido Socialista, el Partido Popular, Unidos Podemos, que todos hagamos por hacer políticas transversales que mejoren el estado de la ciencia en nuestro país, y de la innovación.

Yo antes decía que había dividido, separado en cinco, esos objetivos de transformación que necesita nuestro país. Yo lo que le digo es, el objetivo efectivamente, es la justicia social. El horizonte tiene que ser 10 años, tienen que ser 12 años. Nosotros nos hemos marcado el 2030 como un momento que, efectivamente, tiene que producirse todo el conjunto de transformaciones que necesita nuestro país para ganar ese futuro.

Y, en relación con esa cuestión, señor Espinar, le diré que queremos hacer una apuesta decidida por la educación, por la educación. Lo que no tiene ningún sentido es que nosotros ahora mismo tengamos unos niveles de educación, en términos de inversión pública, de los más bajos de la UE, que estemos alejándonos y no acercándonos a la media de la UE. Y, por tanto, yo le quiero anunciar también, hoy aquí, en el Senado, que en este próximo Consejo de Ministros vamos a presentar el Gobierno el Anteproyecto de Ley que va a permitir la reversión de todos los recortes educativos que planteó el Gobierno de España en el anterior mandato. Ese es el compromiso del Gobierno de España. Lo vamos a hacer. Entre otras cosas, para que aquellos que tenemos hijas, por ejemplo, en colegios públicos, y que hemos visto durante estos últimos años elevar la ratio de alumno por profesor, veamos a nuestros hijos, a nuestras hijas, a nuestros nietos y a nuestras nietas, en aulas con menos alumnos, con mayor capacidad de pedagogía por parte de los maestros y maestras, que es, precisamente, lo que se perdió durante estos estos años de recorte.

En educación, por supuesto, hemos hablado de este Anteproyecto que vamos a presentar en el Consejo de Ministros, de la ciencia, que le he comentado antes, y, por supuesto, de pobreza infantil.

Yo creo que usted antes ha hecho referencia a la pobreza en nuestro país. Este Gobierno está comprometido con erradicar la pobreza infantil, esto también tiene mucho que ver con el mal estado, en buena medida, del Estado de bienestar, de sobre todo, en la incapacidad para luchar contra la desigualdad intergeneracional. Al final, son los jóvenes los que realmente han sufrido esta política de recortes, y, en ese sentido, nosotros queremos hacer una apuesta decidida desde el ámbito público, pero también desde el ámbito privado, en la lucha contra la pobreza infantil.

En relación con el trabajo, señor Espinar, yo no puedo estar más de acuerdo con usted. Hay unas cuestiones que ha dicho que están ahora mismo siendo tratadas en la Mesa de Diálogo Social, y a eso puede hacer referencia posteriormente, la ministra de Trabajo, por ejemplo, cuando habla de las horas extraordinarias que no están siendo cobradas por los trabajadores y trabajadoras.

Pero le recuerdo una cosa, en menos de cien días este Gobierno ha puesto en marcha un Plan Director por el empleo digno, que es lo mismo que decir un Plan Director en contra de la explotación laboral o de la precariedad laboral. ¿Eso qué ha significado? Pues según los datos que estamos recibiendo ahora mismo, el afloramiento de 8.000 falsos autónomos. Yo creo que este es uno de los elementos, por cierto, usted, que es mucho más joven que yo, sabrá perfectamente que hay mucha gente joven que está siendo explotada laboralmente en muchas ocasiones por esta mal llamada economía colaborativa, donde también tenemos que empezar a regular, precisamente, para ganar esa calidad en el ámbito de la dignidad en el empleo.

Y, por supuesto, también, algo que está en tramitación en el Congreso de los Diputados, que su Grupo Parlamentario ha puesto en marcha, que también nosotros pusimos en marcha, y es la lucha contra la desigualdad laboral entre hombres y mujeres. Creo que la brecha salarial, que la dignidad y la igualdad en muchos ámbitos para con la mujer en el mercado de trabajo tiene que ser un objetivo central de nuestros Grupos Parlamentarios, y, desde luego lo es, del Grupo Parlamentario Socialista.

En sanidad, yo creo que 100 días, el que se haya recuperado y reconstruido la universalidad de la Sanidad Pública es un gran éxito, no solamente de este Gobierno, sino de la izquierda de este país, porque ha sido convalidado también por el apoyo del Grupo Parlamentario Unidos Podemos, y lo quiero reconocer públicamente, así que, gracias, señor Espinar por ese apoyo.

Estamos muy preocupados, y, además, la ministra de Transición Ecológica ya ha hecho alguna declaración al respecto. Estamos muy preocupados por el alza de la tarifa de la luz. Yo creo que si algo refleja el enorme fracaso de la anterior Administración es toda la reforma del sector eléctrico que se hizo. Yo lo siento, pero es así. ¡Qué le vamos a hacer, señorías del Partido Popular!

Y, por supuesto, en relación con el sistema público de pensiones nosotros tenemos dos compromisos. Uno, en el corto plazo, pero también en el medio plazo. Y otro más en el medio plazo, y no tan en el corto plazo. En el medio y en el corto plazo tiene que ser el garantizar la subida de las pensiones y, por supuesto, también el IPC de las pensiones.

Nada más y muchas gracias.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)