Está usted en:
  • Enviar

Intervención del presidente del Gobierno ante las tropas desplegadas en el Centro de Adiestramiento de Koulikoro

Mali, jueves 27 de diciembre de 2018

Presidente.- Buenos días. Muchas gracias, mi coronel. Gracias a todos los miembros de la Misión destacados en este Centro de Adiestramiento por vuestro cálido recibimiento y por la charla y la presentación que me habéis hecho de vuestra misión.

Es un honor para mí, tengo que decirlo, como Presidente del Gobierno y también como español, estar hoy aquí con vosotros y con vosotras.

Es mi primera visita a nuestras tropas desplegadas en el exterior. Tuve la ocasión el 24 de diciembre de poder dirigirme a muchos de vosotros y vosotras por videoconferencia, pero, como decía, es la primera visita que hago a nuestras tropas desplegadas en el exterior.

Y he querido que sea aquí, en Mali, en un lugar en el que vuestra presencia no solamente está ayudando a la estabilidad de la región como me habéis explicado, sino a fortalecer la seguridad de España y también del conjunto de la Unión Europea, a la que pertenecemos.

He podido conocer de primera mano vuestro día a día, la labor de formación del personal del ejército de Mali, que estáis llevando a cabo en aspectos muy diversos como es la topografía, las transmisiones, la conducción, el mantenimiento también de vehículos, la artillería o la formación de oficiales, por citar solo algunos de vuestros cometidos.

Y esta yo creo que es la mejor prueba, no solo del excelente nivel de formación que tenéis y que está reconocido por las unidades de otros ejércitos que comparten con vosotros la misión, sino también de vuestra extraordinaria capacidad de transmitir esa formación, que creo que también es importante.

Formáis, en definitiva, parte de una misión muy importante desde el punto de vista estratégico para el país y para el conjunto de la Unión Europea. Una misión que contribuye a mejorar, como he dicho antes, la seguridad de España y la del Sahel. Una región que sufre, y es origen a su vez, de amenazas y desafíos globales que también afectan a nuestra seguridad, amenazas tales como el terrorismo, como el tráfico de seres humanos, como la delincuencia organizada, que no pueden combatirse aisladamente desde nuestros países, que debemos afrontar desde un enfoque global para atajarlas desde la raíz.

Esa es la naturaleza de vuestra misión aquí. Una misión que me consta, estáis desarrollando con compañerismo, como he visto, con moral alta y también con una máxima exigencia en el servicio. Y que está dando sus frutos. Con vuestro esfuerzo hacéis que las Fuerzas Armadas de Mali sean más operativas, sean cada vez más eficaces para garantizar la estabilidad y la seguridad de su país, pero también para mejorar las condiciones de vida de una población que merece sin duda seguridad y prosperidad.

Estáis ayudando a que los problemas africanos, aquí en Mali, puedan ser afrontados y resueltos con soluciones y recursos africanos, de cada uno de sus países. La seguridad como valor, es una garantía imprescindible para el futuro de la ciudadanía, de todo país.

Vosotros aquí y en muchos otros lugares, donde vuestros compañeros también de otras unidades de las Fuerzas Armadas están desplegados, sois determinantes para cumplir este objetivo. Quiero deciros que me ha impresionado la extraordinaria tarea que estáis realizando aquí, vuestras unidades, también desde el plano de la cooperación cívico militar. Esa ayuda es garantía de futuro de esta tierra y lo es porque al estar centrada las mujeres, en las niñas, en los niños, estáis sembrando el porvenir de Mali. Estáis sembrando esperanza en el futuro de este país. Os animo en consecuencia a seguir trabajando con la misma dedicación en este camino.

Soy muy consciente también de los riesgos que corréis en el ejercicio de vuestras misiones, especialmente cuando os desplazáis a otros puntos como Gao o Tombuctú. Quisiera en este momento tener un recuerdo especial para el soldado Antonio Carrero que os antecedió en vuestra misión y que desgraciadamente perdió su vida mientras cumplía con su deber.

Soy muy consciente de la dureza de vuestra tarea y por tanto no hay mejor homenaje a su memoria que recordar su ejemplo y el que dan todos y todas los que han pagado el más alto precio en el cumplimiento de su deber, como un testimonio de la entrega de todos los miembros de las fuerzas armadas.

Quiero también aprovechar esta visita para desearos todo lo mejor ante el año nuevo, el año 2019 que estamos a punto de recibir. En mi nombre, y en el de toda la sociedad española que reconoce vuestro trabajo y vuestra dedicación, en nombre de España, que en vosotros y vosotras ofrece al mundo la mejor imagen de sí misma, y que siente como país y como sociedad un legítimo orgullo por el papel que cumplen las fuerzas armadas en todas las misiones en las que están desplegadas.

Sé que esta misión está aún lejos de concluir, y que todavía tenéis por delante muchos desafíos, muchos meses de trabajo duro y que estoy convencido tendrán el mejor de los resultados. No necesito, por tanto, desearos el éxito de vuestra misión, sé que está garantizado por vuestra dedicación y por vuestra profesionalidad.

Lo que sí que me gustaría desearos de corazón es algo muy concreto: es salud. Que cuidéis de vosotros mismos y del compañero y compañera que tengáis a vuestro lado, de esa persona por quien lo darías todo. Ese espíritu colectivo, no os queda ninguna duda, no dejar a nadie atrás en el camino, es el ejemplo inspirador de las fuerzas armadas, pero que transciende también a las fuerzas armadas y que entra de lleno en algunos de los desafíos  que tenemos por delante el conjunto de la sociedad.

Así que solamente os pido y os digo que os queremos de vuelta sanos y salvo en casa.

Y concluyo con un recuerdo sincero a vuestras familias, sé que son días duros porque estáis lejos de vuestros seres queridos, que os esperan en España, especialmente en Cádiz, en Pontevedra y en Valladolid, de donde  sois la mayoría originarios.

Quiero que sepáis que el orgullo de vuestras familias sienten por vuestra labor  lo comparten el conjunto de la sociedad y por tanto me gustaría, por último, realizar un brindis con todos vosotros, por vuestra misión, por España y por el primer soldado: por el Rey.

Gracias.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)