Está usted en:
  • Enviar

Respuestas del presidente del Gobierno en el Pleno del Congreso de los Diputados, en la sesión de control parlamentario

Congreso de los Diputados, miércoles 24 de octubre de 2018

Respuesta del presidente del Gobierno a la pregunta formulada por D. Pablo Casado Blanco, del Grupo Parlamentario Popular


Sr. Casado.- Señor Sánchez, ¿cree que su Gobierno defiende convenientemente a España?

Presidente.- Gracias, señora presidenta.

Mi Gobierno, sí. Usted, no. Al menos, lo intenta, otra cosa es que lo consiga. Ya le digo que esa posición desleal que usted está manteniendo fuera de nuestras fronteras hace que no le tomen muy en serio. Vamos, a usted no le toman en serio, ni fuera, y por el paso que va, tampoco, dentro.

Sr. Casado.- Señor presidente, lo primero, no se ponga usted tan digno con nosotros, esto de sentirse tan ofendido porque nosotros digamos que un Gobierno siempre tiene responsabilidad de lo que pasa en su país. Igual que no es justo que a alguien le digan que las cifras de paro son culpa de un Gobierno, pues, evidentemente, es por culpa de quien despide o de quien no contrata, pero la responsabilidad última es del Gobierno.

Por tanto,  por todos los detalles que yo le he dado respecto a la situación en Cataluña, lo que le estoy diciendo es que su Gobierno sí es responsable de que no se pongan medidas para atajar ese golpe al Estado, que es como me refiero yo siempre, señor Esteban, para ser pulcros con el lenguaje, y, por tanto, no me bajo de esta cuestión.

Pero póngase igual de digno con el señor Torra, cuando le ha amenazado, o con el señor Tardá, cuando le ha amenazado, también ayer. Creo que en ese sentido hay que ser coherentes.

Una cosa, para que quede muy clara: yo no hablo mal de España. Yo hablo mal de su Gobierno, que es lo que usted ha hecho durante la oposición todos los días. ¿O es que estamos ya en el despotismo que yo echaba en cara a la señora Díaz, el otro día en Andalucía, en la que si hablamos mal de los resultados de la Junta, hablamos mal de Andalucía? Y ahora, si decimos que su Gobierno es un desastre, hablamos mal de España. Oiga. ¿Pero quién se ha paseado por Londres, por Portugal y por Estados Unidos poniendo al señor Rajoy de vuelta y media? ¿Eso era antipatriota, como decía Zapatero, cuando avisábamos lo que iba a pasar? Al final, pasó.

Lo que le estamos diciendo es que hay unos indicadores económicos, que no me ha dado tiempo a contestarle, que ya se están encendiendo.

Lo que yo le estoy diciendo es que usted miente con lo que hizo el Partido Popular. Nosotros subimos el salario mínimo un 8% hace dos años; un 4% el año pasado. Hemos pactado que subiera a 850 euros en el 2020. Nosotros subimos las pensiones 8 puntos, --las pensiones de viudedad--, un 3% las más bajas, y un 1,6 la media.

Nosotros hicimos la equiparación salarial. Nosotros, también lo que permitimos es que hubiera más dinero para que las pagas que ustedes congelaron a los funcionarios, se pudieran recuperar. Por tanto, no nos diga que esto es una cuestión de que los Presupuestos son antisociales y que yo encima voy a la Unión Europea a hablar mal de los Presupuestos. No. A mí me preguntan en las reuniones de nuestros socios comunitarios ¿cómo va España? Y España, tanto que le gusta apelar a mi predecesor, no va bien. O como diría el señor Rajoy, España se tuvo que rescatar por cómo la dejó el Partido Socialista.

Yo sí estoy muy orgulloso de mis predecesores. El problema es que los suyos dejaron a España en la misma bancarrota en la que usted ahora planifica dejarla de nuevo.

Presidente.- Gracias, señora presidenta.

Creo entender que la pregunta que se me planteaba era que si consideraba que el Gobierno de España estaba ayudando al prestigio internacional de nuestro país. Usted, luego, pues se ha ido por las ramas, como suele ser habitual, y no responde a la pregunta que antes le hecho. ¿Usted retira o no retira la acusación que me ha hecho como presidente del Gobierno de ser partícipe y responsable de golpe de Estado? Dígalo, señor Casado. Dígalo. Si es muy sencillo: me he equivocado, lo siento. Que se retire esa frase, y ya está, del Diario de Sesiones. No pasa nada, señor Casado.

Mire, en fin, yo lo que le pido es moderación, le pido es que abandone la crispación. Mire el Gobierno de España está haciendo sus deberes en el plan internacional. Lo está haciendo cuando defiende el derecho de las mujeres. Lo está haciendo cuando reconoce y amplía la capacidad en el derecho, por ejemplo, de las personas con discapacidad.

Aquí, en este Parlamento, se ha aprobado un primer paso para el reconocimiento del derecho al voto de 100.000 personas con distintas capacidades, y eso son hechos que lo que hacen es trascender las fronteras, que nos incardinan con compromisos de Naciones Unidas con el multilateralismo, con una visión de España y de la sociedad, muy distinta, señoría.

Por supuesto, también, con lo que tiene que ver con el cambio climático, con los Acuerdos de París, o con lo que representa un compromiso con la Agenda 2030.

Nosotros estamos haciendo nuestros deberes, señoría. Estamos yendo a los foros internacionales, estamos yendo a Europa para defender una visión progresista, humanista de la migración. No somos hipócritas, señorías. No vamos a Bruselas a decir, cierren ustedes las  fronteras, no hay papeles, y, en cambio, luego, nos damos la manita con los pobres inmigrantes subsaharianos que llegan al puerto de Algeciras, como usted hizo, señor Casado.

Por eso, yo le he dicho antes algo muy importante. Usted el otro día dijo que compartía valores esenciales con la ultraderecha de este país, nosotros, señor Casado, y esa es otra diferencia entre usted y yo, no compartimos ningún valor con la ultraderecha de este país.

Respuesta del presidente del Gobierno a la pregunta formulada por D. Aitor Esteban Bravo, del Grupo Parlamentario Vasco PNV

Sr. Esteban.- ¿Cómo justifica la retirada del estatus diplomático al delegado de Flandes en España?

Presidente.- Gracias, señora presidenta.

Señor Esteban, lo comprenderá usted muy rápidamente.

Yo, en el año 1998 trabajé para Naciones Unidas en Bosnia-Herzegovina. Fui testigo de la crisis de refugiados del conflicto bélico en Kosovo, como consecuencia de la limpieza étnica que estaba haciendo en ese momento el dictador Milosevic a la población kosovar.

El comparar España con Bosnia-Herzegovina me parece que es, de todo punto, inaceptable. Y, por eso, lógicamente, retiramos ese plácet al representante del Gobierno autonómico de Flandes.

Sr. Esteban.- No sé si lo reduce usted a esa expresión o a algo más. De todas maneras es un acto inédito en la UE. Y han demostrado ustedes tener la piel muy fina en este caso, y darle poco valor a la libertad de expresión.

Los países europeos suelen aguantar las críticas, aunque estas sean duras. Es verdad que hay otros países que no actúan así. Canadá criticó, a través de sus servicios Exteriores y en un tuit, los derechos humanos en Arabia Saudí. Y Arabia Saudí le retiró el estatus diplomático al embajador canadiense. Pero yo creo que usted no quiere compararse a Arabia Saudí, sino que estamos en otra liga, o deberíamos estar en otra liga.

Han conseguido que el Parlamento flamenco, por unanimidad, por unanimidad de todos los grupos políticos, se manifieste en contra de la decisión del Gobierno español, y en defensa de la libertad de expresión. Parecería que Bélgica no ha tenido ningún agravio, y ha habido desde las presiones del señor Borrell al Gobierno belga para que se personara el Gobierno respaldando al Tribunal Supremo español ante sus tribunales, ante los que le tuvieron que decir que nosotros trabajamos respetando la independencia de los tribunales.

Pero ha habido, señor Pons: Bélgica, abre las puertas a delincuentes. Bélgica es el santuario de los huidos de la justicia. El señor Casado, el que se autodenomina líder de la oposición: Bélgica se ha convertido en refugio de  secesionistas y de enaltecedores del terrorismo. Se ha hablado, incluso, de suspender Schengen. Ha habido muchas cosas aquí.

Pero, mire, ¿por qué no le han dado el sopapo a Bélgica? Porque, también, incluso, el vicepresidente belga, en su momento dijo que habría que estar vigilante desde la Comunidad internacional, y que, desde luego, si ocurriera eso en Polonia o en Hungría, no sucedería. Bien, pero el sopapo, que se lo quieren dar en su frustración a Bélgica, se lo dan en  la cara a Flandes.

Y la grandeza se demuestra en la actitud con los pequeños, señor presidente. Hay mucho que aprender, también, del caso belga.
Fíjese, en relación a lo que puedan ser soluciones para Cataluña y Euskadi. Flandes puede tener un representante al que se le concede estatus diplomático. Y tienen competencias, también, en algunos ámbitos en materia de exteriores. Quizás, por ahí podrían venir algunas soluciones. Apúnteselo. Y, insisto, para darle con la frustración del ministro de Exteriores un sopapo a Bélgica, no hace falta dárselo en la cara a Flandes.

Presidente.- Gracias, señora presidenta.

Gracias, señor Esteban. Bueno, sabe que el Gobierno belga es un Gobierno en coalición, y que ese vicepresidente al cual usted hacía referencia es un miembro del partido Flamenco. Y, lógicamente, nosotros consideramos inaceptable --no una, sino en reiteradas ocasiones--, son las declaraciones que ha hecho el presidente, en este caso, del Parlamento de Flandes.

Le voy a traer un caso que, a lo mejor, le parece más visual para que vea cuál es la posición del Gobierno de España.

Cuando el señor Casado habla de que se practica el apartheid en Cataluña ¿a usted qué le parece?

No, le parece ¿inapropiado?, ¿le parece excesivo?, ¿le parece desafortunado? Estoy convencido de que sí, porque, entre otras cosas, como bien escribió John Carlin, a propósito de otra expresión muy parecida que hizo, en este caso, la exvicepresidenta, la señora Sáenz de Santamaría, en la carrera de las primarias, lo que vino a hacer es, sobre todo, trasladar la injusticia con aquellos que habían sufrido el apartheid de Sudáfrica.
El que se plantee, en este caso, por parte de un responsable político de una institución como el Parlamento flamenco, no, en una ocasión, sino en reiteradas ocasiones, que España poco menos que vive una situación parecida a la de Bosnia-Herzegovina, me parece de todo punto injusto con los bosnios, con aquellos que sufrieron los crímenes de guerra, con Cataluña, y con España. Y, por eso, el Gobierno de España lo que hace es defender, lógicamente, su buen nombre que debe ser lo que prime en las relaciones internacionales, la dignidad y el respeto mutuo.

Respuesta del presidente del Gobierno a la pregunta formulada por D. Joan Baldoví, del Grupo Parlamentario Mixto

Sr. Baldoví.- Señor Sánchez, ¿cree usted que los nuevos Presupuestos darán un trato justo, al fin, a los valencianos y a las valencianas?

Presidente.- Gracias, señora presidenta.

Gracias, señor Baldoví. Yo creo que sí. Creo que Valencia gana. Muchas veces, cuando hablamos con partidos de más anclaje territorial como es el de Compromís, o con otros partidos como pueda ser el Partido Nacionalista Vasco, y demás, siempre hay una perspectiva, incluso, también en nuestro partido, cuando hablas con presidentes autonómicos, siempre hay una perspectiva territorial. Se mide en muchas ocasiones los Presupuestos del Estado en torno a nivel de inversiones territoriales que se producen en cada una de las Autonomías.

Y es verdad, y es cierto, y hay que contemplarlo. Pero también hay una cuestión que supera todo eso, y es el nivel de inversión, el nivel de recuperación de los derechos y de las libertades en nuestro país, del gasto social que esta propuesta de Presupuestos puede abrir a muchísima gente que lo necesita. Con lo cual, desde el punto de vista social, y desde el punto de vista territorial, yo creo que estos Presupuestos responden a las exigencias de los valencianos y de las valencianas.

Sr. Baldoví.- Tengo un dilema, señor presidente. No sé, sinceramente qué es lo que me gusta más, si ver al Partido Popular y a Ciudadanos en la oposición o verle a usted de presidente. Si apelo a mis instintos más básicos, lo tengo claro, la primera, verlos en la oposición. Si apelo a la razón, lo tengo aún más claro, verle a usted de presidente, y no porque sea usted, perdóneme, porque ya sabe que me cae bien, sino por la ventana de oportunidad que se avecina cuando desalojamos legítimamente al PP del Gobierno. Usted tuvo los cuatro votos valencianos de Compromís, porque pensamos honestamente que con la nueva mayoría recuperaríamos derechos como ciudadanos y también, como valencianos. Y los Presupuestos deben de servir, precisamente, para corregir esos desequilibrios, y no hace falta que le cuente que los valencianos partimos de una situación de partida bastante, bastante mala.

Y, a día de hoy, señor presidente, no tenemos ninguna garantía de que esto vaya a cambiar. Insisto, a día de hoy no tenemos ninguna garantía. Ayer mismo, por ejemplo salía una noticia de que en dependencia pasaremos del 12 al 16%, muy, muy lejos del 50% que marca la ley. Y nosotros queremos garantías para la sociedad valenciana, señor Sánchez, que habrá una compensación para la financiación mientras no haya un modelo de financiación. Que habrá financiación para el transporte metropolitano. Que se asumirá la deuda al consorcio de La Marina. Que se invertirá en infraestructuras. Que habrá conexión tren con el aeropuerto del Altet tren de la Costa. Que habrá una solución a la deuda ilegítima.
Y acabo, hablando de nuevas mayorías. Una sugerencia, tiene usted en sus manos solucionar el dilema que tiene el Tribunal Supremo sobre quién debe pagar el impuesto de las hipotecas, sólo tiene que cambiar el artículo 68 del Real Decreto 828/1995. Y donde dice "será sujeto pasivo el adquirente del bien o derecho", que diga: "Será sujeto pasivo el prestamista". Es decir, el banco. Fin del problema. Puede hacerlo, señor Sánchez.

Presidente.- Gracias, señora presidenta.

Gracias, señor Baldoví. Respecto a la última de las cuestiones, que creo que es importante, decirle que, lógicamente, empatizo con su aproximación, pero vamos a esperar a que el Tribunal Supremo se pronuncie finalmente el próximo 5 de noviembre.

A partir de ahí, lógicamente, el Gobierno de España tomará nota, como no puede ser de otra manera. Pero hasta entonces, yo creo que es importante que respetemos el trabajo del Tribunal Supremo, como está haciendo el Gobierno de España.

Respecto a su dilema, bueno, me alegra que lo haya resuelto. En fin, yo creo que lo bueno y lo positivo, dado que usted, también es una fuerza progresista, una fuerza de izquierdas, es que las izquierdas nos estamos entendiendo, estamos colaborando, estamos cooperando. Esta propuesta de Presupuesto yo creo que es un primer toque de muchas cosas que pueden venir, y que pueden llegar en cascadas, que van a ser buenas para los valencianos y para las valencianas y para el conjunto de la sociedad española.

Desde luego, una propuesta de Presupuestos, le digo, en el ámbito más territorial las entregas a cuenta a la Comunidad Valenciana, en estos Presupuestos implicarían 340 millones de euros de recursos. Las compensaciones por la pérdida del IVA, 380 millones de euros de recursos. Hubiera sido la posibilidad de tener 277 millones de euros más si no bloqueara tanto el Partido Popular como Ciudadanos, la senda de estabilidad, pero eso es algo que me imagino que tendrá que reprocharle a ambas formaciones políticas, y no a este Gobierno.

Y estos Presupuestos Generales del Estado van a hacer que más de 300.000 valencianos vean incrementado en un 3% las pensiones mínimas y, también, las no contributivas, 680.000 pensionistas van a dejar de pagar el copago farmacéutico en la Comunitat Valenciana. Y 20.000 personas van a beneficiarse…

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)

Más Información