Está usted en:

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nueva

Conferencia de Prensa del presidente del Gobierno tras la Cumbre de la OTAN

Bruselas, jueves 12 de julio de 2018

Buenas tardes a todos y a todas.

Comparezco ante ustedes para informarles sobre el contenido y los resultados de la cumbre de la Alianza Atlántica, que acaba de finalizar aquí en Bruselas. Sobre la unidad, que es el principal mensaje, me gustaría señalar que, pese a las dificultades que se avecinaban y se adivinaban, antes de la celebración de esta cumbre, se ha mantenido la unidad de los 29 aliados que nos hemos reunido durante estos dos últimos días y creo que esto es lo principal y diría el mensaje más importante que se traslada por parte de los 29 aliados y es que se refuerza esa alianza, se refuerza la unidad.

Esto es especialmente importante porque es la base sobre la cual la OTAN ha conseguido construir a lo largo de estos últimos 70 años la paz y también garantizar la seguridad de todos y cada uno de sus ciudadanos, de todas y cada una de sus sociedades.
En relación con la participación de España en la OTAN, sí quería decir que el nuevo Gobierno ha trasladado a sus aliados el compromiso con la OTAN, como garante de la paz y de la seguridad. La alianza debe adaptarse, y eso también ha sido objeto de muchas de las reflexiones del conjunto de países miembros de la OTAN, debe adaptarse a las nuevas amenazas, singularmente al terrorismo, que afectan muy directamente a los ciudadanos.

España es frontera del sur de Europa, con todo lo que ello implica, y en ese sentido la estabilidad de la región mediterránea constituye para este gobierno, y ha constituido para todos los gobiernos, como también para nuestros ciudadanos, una prioridad política de primer orden. Por eso me he comprometido, durante esta Cumbre, a seguir impulsando todas las iniciativas que refuercen la paz y la seguridad de la región.

En relación con la cooperación entre la OTAN y la Unión Europea, que también ha sido objeto de debate, más en la cena que en la reunión de ayer, como presidente de un país y de una sociedad profundamente europeísta, y así se traslada en todos y cada uno de los estudios que se hacen, estamos convencidos, estoy convencido de que la necesidad de buscar sinergias y también complementariedades entre la OTAN y la Unión Europea es fundamental para hacer frente precisamente a esos retos, a esos desafíos globales, a esas amenazas. Y, por supuesto, también para hacer frente al terrorismo. Ambas organizaciones deben contribuir, desde su ámbito, a la paz y a la seguridad global y en ese sentido nosotros hemos manifestado nuestro absoluto compromiso.

Hay una cuestión que para nosotros ha sido fundamental, a lo largo de estos dos días, y es el enfoque de la OTAN 360 grados. Siempre hemos dicho, hemos defendido, que la seguridad debe ser debe ser entendida como algo indivisible, como una visión de 360 grados. En esta cumbre se ha reafirmado precisamente la solidaridad del Gobierno de España, y del país, con los países bálticos, donde estamos presentes, y también he subrayado la importancia de desarrollar la cooperación con los países del sur.

En ese sentido estoy, estamos plenamente satisfechos de que la Alianza haya adoptado el llamado 'Paquete para el Sur' que sirve para proyectar estabilidad en una amplia zona que incluye Túnez, Jordania, Irak y Afganistán.

En primer lugar, en Túnez y en Jordania la OTAN va a ayudar en la construcción de las capacidades de defensa.
En Irak hemos aprobado la nueva misión de la OTAN en el marco de la coalición global contra el Daesh. El Gobierno va a mantener la contribución de España al entrenamiento y a la formación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad iraquíes.
Y, en tercer, lugar hemos aprobado la Declaración sobre Afganistán. Vamos a seguir promoviendo todas aquellas medidas que fomenten la seguridad, la protección de los derechos humanos, los derechos de la mujer, sobre todo de las niñas, y el desarrollo de ese país.

Soy, somos, muy conscientes de que los conflictos quienes los sufren sobre todo y ante todo son los más vulnerables: las primeras víctimas siempre son las mujeres, las niñas, y los niños; y todos ellos y todas ellas, necesitan especial protección, también en el marco de la OTAN. En este sentido la Cumbre, y nosotros desde luego lo hemos respaldado, ha adoptado un nuevo plan de acción de la Agenda Mujer, Paz y Seguridad.

Por último, en esta visión global de la Alianza hacia el exterior, hemos reiterado la importancia de mantener con Rusia una posición que se mueva en dos términos: el de firmeza en nuestras convicciones, en el respeto a la legalidad internacional; pero, también, dejando abiertos los cauces necesarios para el diálogo, que resultan lógicamente imprescindibles para reducir las tensiones y aumentar la confianza.

Tres últimas cuestiones que me parecen importantes, la última es lógicamente una conclusión. En relación con el reparto de cargas, que saben ustedes ha sido uno de los elementos centrales de nuestra agenda de debate, ya en la cumbre de Gales en el año 2014, los países miembros de la OTAN asumimos unos objetivos de incremento de gasto, que se complementaron posteriormente con el desarrollo de capacidades de defensa.

Es decir, no solamente la aportación financiera de todos y cada uno de los Estados miembros de la Alianza, sino que también se complementó con la evaluación, la aportación de capacidades de defensa y la contribución en operaciones a la seguridad global.
Por tanto, cuando estamos hablando de la aportación que hacen todos y cada uno de los Estados miembros a la Alianza Atlántica, de lo que estamos hablando no es solamente de recursos financieros que se ponen en términos del Producto Interior Bruto, sino también de las contribuciones y las capacidades que cada Estado miembro aporta.
 
España, en este sentido, está haciendo un enorme esfuerzo, un gran esfuerzo para avanzar hacia un reparto equilibrado de las cargas. Somos, lo he dicho antes, comprensivos, empáticos con las demandas de la Administración norteamericana, pero también es importante subrayar que tenemos que evaluar a todos y cada uno de los Estados miembros en función de esos tres criterios, de esos tres parámetros, de la aportación financiera, de las capacidades y de las contribuciones.
 
Es verdad que nosotros estamos aumentando, y así se ha percibido, y así se ha reconocido en estos últimos Presupuestos Generales del Estado, en 1000 millones de dólares la aportación, la inversión, el gasto en defensa. Es verdad que queda todavía un camino por recorrer hasta el 2 por ciento del Producto Interior Bruto marcado para el año 2024.

Pero también es cierto que, en lo que tiene que ver con las capacidades y las contribuciones, España está muy por encima de la media, muy por encima de la media. En muchas ocasiones esta cuestión es mucho más importante, porque estamos hablando de aportaciones cualitativas, que garantizan la seguridad global del conjunto de aliados de la OTAN. Por lo tanto, estamos haciendo un gran esfuerzo y quiero destacar que cumplimos, como he dicho antes, ya con los objetivos de capacidades asignados por la OTAN y también somos uno de los principales contribuyentes a las operaciones militares internacionales.

En este sentido, para trasladar también ese compromiso, les informo que el Gobierno ha asumido en esta cumbre dos nuevos compromisos concretos. El primero es que España se va a hacer cargo de la misión de entrenamiento y capacitación de las unidades de Fuerzas Armadas de Túnez en la lucha contra el terrorismo. Y, en segundo lugar, en el marco de la OTAN, que España lideraría, si llegara a ser necesario, son importantes estos matices, la evacuación del personal de la Misión de Naciones Unidas en Libia, ofreciendo a la Alianza el cuartel general de Alta Disponibilidad marítima en Rota con capacidades anfibias.
¿Por qué lo ponemos en condicional? Porque tiene que ser Naciones Unidas quien nos diga si finalmente va a tener esa presencia en Libia, y en caso de que tengan esa presencia en Libia, que abran de nuevo sus oficinas, su misión de Libia, pues lógicamente, España lo que ofrece es toda su capacidad para poder apoyar ante eventuales crisis que se puedan producir en Libia.

 En definitiva, podemos sentirnos razonablemente satisfechos por el debate y los resultados de esta cumbre. Creo que se ha vuelto a trasladar y reforzar la imagen de una Alianza unida, solidaria, una Alianza que mira mucho más allá de sus fronteras y que busca aportar la estabilidad a sus vecinos, y una Alianza que además asume el reto de la modernización para adaptarse a los nuevos desafíos, con un reparto de cargas equilibrados entre todos los socios.

Así que creemos, creo, que esta Alianza Atlántica es hoy más necesaria que nunca para garantizar la paz, la estabilidad de todas las sociedades y que es clave, lógicamente, para la prosperidad de todos los ciudadanos.

 Esta es un poco la aportación, la introducción a esta comparecencia de prensa y lógicamente quedo a disposición de responder las preguntas que ustedes consideren.

P.- Buenas tardes presidente, quería preguntarle en primer lugar que vimos que tuvo ayer un breve saludo con el presidente Trump, si pudo intercambiar algunas palabras y habría tenido alguna conversación con él. Lo que sí sabemos es que el presidente Trump ha insistido, a lo largo de toda la Cumbre, en la necesidad de que los aliados gasten más en defensa y gasten más y cumplan más rápido con el objetivo del 2 por ciento. Esta mañana, de hecho, ha tenido que interrumpirse la reunión que había con los presidentes de Georgia y de Ucrania para volver a tratar el tema del reparto de cargas, ha mencionado expresamente a España y, al parecer, ha dicho también que hay que llegar al 2 por ciento no en 2024, sino en 2019. Incluso diciendo que, si no, Estados Unidos seguiría su camino. No sabemos exactamente qué es lo que quiere decir. A propósito de todo esto, quería preguntarle ¿cuál es el compromiso del Gobierno español en cuanto al aumento de los gastos de defensa? El anterior Gobierno presentó un plan, en diciembre del año pasado, el cual contemplaba llegar al 1,53 por ciento del PIB en el año 2024. No sabemos si este Gobierno asume este plan. ¿Este Gobierno tiene su propio plan? Incluso de sus palabras, las que acaba de pronunciar, parece deducirse que usted asume que hay que llegar al 2 por ciento en 2024 ¿Cuál es el plan del Gobierno español? Muchas gracias.

Presidente.- Es verdad que tuve dos encuentros con el presidente Trump, uno que no fue, digamos, público, porque fue en la zona previa al saludo que teníamos con el secretario general de la OTAN, al principio de la Cumbre. Fue simplemente un intercambio de saludos, cordial, diplomático, nada reseñable, que se pueda decir, más allá de las buenas palabras y de conocernos personalmente.

En relación con el reparto de cargas, el planteamiento de la Administración americana es evidente, lo han dicho por activa, por pasiva y por perifrástica, lo han dicho antes y después de la reunión y también en la rueda de prensa, el presidente de Estados Unidos. Ellos quieren que todos los aliados intentemos llegar, en el 2024, a dos por ciento del gasto en relación con el Producto Interno Bruto vinculado con la defensa.

Nosotros, y yo personalmente también he trasladado que lógicamente entendemos, comprendemos, la posición de los estadounidenses, necesitamos equilibrar los intereses de todos los aliados de la OTAN, y en eso el Gobierno de España no tiene nada más que ser comprensivo con esta reflexión que hace el gobierno estadounidense, pero también, en contraposición, lo que pedimos es comprensión al conjunto de aliados de la OTAN. Porque, si uno coge cuáles son las aportaciones y estima y evalúa cuáles son las aportaciones de todos y cada uno de los Estados miembros de la Alianza, lo que es evidente es que España en los tres parámetros… En uno es verdad, en las aportaciones financieras estamos por debajo, no cumplimos con el requisito, es verdad, pero lo que hay que mirar es la evolución, España ha salido de una crisis económica muy importante y hemos tenido que hacer recortes y ajustes fundamentales en el estado del bienestar de nuestro país.

Y ahí están, en muchas ocasiones, las dramáticas consecuencias, en términos no solamente de desempleo, de falta de cobertura en el desempleo, de desigualdad sobre todo entre la gente joven.

En definitiva ¿qué quiero decir? Ahora estamos en una senda completamente distinta. De crecimiento. Tenemos que hacer, lógicamente, una tarea importante de redistribución de esa riqueza, de lucha contra la desigualdad, de amparar a todos aquellos que ahora mismo no tienen esa protección, y combinarlo con lo que creemos es una base fundamental para la prosperidad de nuestra sociedad, que es la seguridad. Y en el marco de la seguridad, es evidente que nuestra aportación y nuestro compromiso con la OTAN es inexcusable, y tenemos que cumplirlo. Por lo tanto ¿qué es lo que hace este gobierno? Asumir la hoja de ruta que fue marcada en previas Cumbres por el anterior gobierno.
 
En nuestro ánimo estará el llegar a esos objetivos en el año 2024. Pero, insisto, y me parece que esto es importante, España no solamente tiene que ser evaluada como el resto de países de la OTAN, por la aportación financiera, sino que se tiene que evaluar también por las capacidades y por las contribuciones. Y en esta Cumbre España ha mostrado ese compromiso, de ser no solamente un país fiable, sino también de ser un país activo.

Activo, con nuestra presencia en Túnez, como ya la tenemos en Irak, como ya la tenemos en Turquía o como ya la tenemos en Letonia. Y también, lógicamente, esa cobertura en caso de que Naciones Unidas decida abrir de nuevo su misión en Libia.
Por tanto nosotros seguimos la hoja de ruta trazada, porque creo que es razonable, es posible, realista, pues es bastante acorde con las necesidades y, sobre todo, con las capacidades económicas de nuestro país. Pero sin duda alguna, creo que además de lo cuantitativo está lo cualitativo. En lo cualitativo, todos los aliados, incluido también Estados Unidos, reconocen la aportación del Gobierno en España.

P.- Gracias, buenas tardes. Si me permite voy a cambiar radicalmente de tema. Esta mañana Alemania ha rechazado el delito de rebelión en el caso de Carles Puigdemont. ¿Cree que es un nuevo golpe a la justicia española? Y teniendo en cuenta que tanto Bélgica como Alemania han rechazado este delito de rebelión, ¿considera que se sostiene el delito de rebelión en el caso de los políticos catalanes?

Presidente.- Cuando era líder de la oposición y ahora como presidente del Gobierno siempre ha mantenido la misma máxima, las resoluciones judiciales no se califican, se respetan. Y eso es lo que hace este Gobierno, respetar todas y cada una de las decisiones judiciales, ya sea en España, en Bélgica, en Alemania, donde sea.

Lo importante, en términos de la Justicia española, es que aquellas personas involucradas en los hechos que ocurrieron en el último semestre del año 2017 tienen que ser juzgadas por los tribunales españoles. Esto va a ocurrir.

Desde el punto de vista político, lo único que podemos hacer, y lo que creo que espera a la sociedad española de su Gobierno, no es calificar las resoluciones judiciales sino respetarlas.

P.- Buenas tardes presidente. Voy a seguir con el tema de Cataluña y, si me permite, vamos a ir a la reunión que tuvo el pasado lunes con el president de la Generalitat; él ha hecho una serie de manifestaciones a lo largo de esta semana con lo cual necesitaríamos una serie de aclaraciones. Me gustaría preguntarle si es cierto que usted le dijo, como él asegura, que el encaje de la autodeterminación se abordaría en su próximo encuentro. ¿Y a qué cree usted que se refiere el president cuando dice que tras esa reunión espera cambios inmediatos en la situación de los líderes independentistas que permanecen encarcelados? Él dice que espera cambios inmediatos en su situación. ¿A qué cree que se refiere con eso?

Presidente.- Tendrá que responderlo él. Yo creo que nuestro país es un país que, lo he dicho en muchas ocasiones, es un Estado Social y Democrático de Derecho; al Poder Ejecutivo lo que es del Poder Ejecutivo y al Poder Judicial lo que es del Poder Judicial; y, desde luego, nosotros en el ámbito del Poder Judicial no tenemos nada más que acatar las sentencias y las resoluciones.
Del ámbito político, que es donde yo creo que el presidente de la Generalitat y el presidente del Gobierno, o el Gobierno, pueden coincidir, es precisamente que esta es una crisis política que necesita una solución política. Por tanto, la primera reunión que mantuvimos el pasado lunes fue un punto de arranque.

Es evidente que va a ser complejo, que va a ser difícil, que no lo vamos a poder resolver en un mes, en dos meses, en tres meses. La sociedad española, el conjunto de la sociedad catalana, no espera que el president Torra y el presidente, o el Gobierno de España resuelvan una crisis, que se ha larvado y que ha crecido durante sus últimos diez años, en cuestión de meses, pero sí que empecemos a dialogar y que sepamos exactamente hasta dónde podemos llegar.

Por supuesto que hablamos de muchas cosas, en fin, creo que soy una persona que ha demostrado esa capacidad de poder dialogar y de poder compartir reflexiones. Pero el president Torra defiende la autodeterminación y nosotros defendemos el autogobierno. Creemos que la mejor manera de reconocer a Cataluña es dentro de una España democrática, constitucional, europea, como la que tenemos desde hace 40 años gracias a la Constitución del 78.

Y creo que dentro de la Constitución podemos encontrar muchos caminos que resuelvan, desde el punto de vista político, esta crisis política. Pero, insisto, esto no lo vamos a resolver ni en un día, ni en dos meses, ni en cinco meses. Va a exigir mucha dedicación, paciencia, sosiego, generosidad, determinación, diálogo.

Y estos no son conceptos etéreos, son conceptos que, desde luego, nosotros queremos aplicar, porque nos tomamos muy en serio lo que está pasando en Cataluña, porque entendemos que voten a quien voten los catalanes, necesitan de un Govern en Cataluña y de un Gobierno de España que se ocupe de sus temas.

Por eso creo que es importante el hecho que se produjo el pasado lunes, el hecho que se ha vuelto a reafirmar hoy por parte de la vicepresidenta del Gobierno en la reunión que ha tenido con el vicepresidente la Generalitat, de que vamos a poner en marcha las comisiones bilaterales, comisiones que llevan sin reunirse desde el año 2011. Comisiones que están recogidas en el Estatuto de Autonomía de Cataluña y que son Comisiones que tienen que hablar y abordar temas como las infraestructuras, el Eje del Corredor Mediterráneo, como todas las transferencias que están pendientes, como los recursos de inconstitucionalidad planteados a leyes sociales sobre pobreza energética, sobre dependencia, que lógicamente no solamente afectan a los catalanes, sino al conjunto de la sociedad española.

En definitiva, ¿qué quiero decir con todo esto? Que el Gobierno o los gobiernos, el de España y en este caso también el de Cataluña, lo que tenemos que hacer es empezar a hacer política, y hacer política es empezar a hablar de los temas que importan a los ciudadanos. Y creo que si empezamos a hablar de las cosas que nos unen, que son los problemas del día a día de los ciudadanos, probablemente podamos encarar las cosas que nos separan de una manera mucho más constructiva.

Y ese es el planteamiento que tiene este gobierno. Yo lo que espero es que el Govern de la Generalitat entienda que tenemos que abordar esta crisis de una manera generosa, y no planteando primero las discrepancias. Planteemos primero dónde están las coincidencias, cuales son los problemas de los ciudadanos, y a partir de ahí podremos empezar a resolver posteriormente los otros.

P.- Buenas tardes presidente, me gustaría saber cuál va a ser la actitud del Gobierno, qué va a hacer el Gobierno tras la condena a España del Tribunal Supremo en el tema del número de refugiados que no ha acogido España y que se había comprometido en Europa. Gracias.

Presidente.- Pues vamos a cumplir los incumplimientos de la Administración anterior. Los compromisos están para cumplirse. Este Gobierno, creo que desde el primer día, ha demostrado sensibilidad, empatía, con una realidad dramática que viven miles de seres humanos en el Mediterráneo y sobre los cuales no podemos mirar hacia otro lado.

P.- Gracias Presidente. Dos preguntas. Una sería muy concreta, es un poco una precisión a raíz de la respuesta que ha dado usted a mi compañero Miguel, cuando ha dicho que quieren asumir la hoja de ruta y llegar a objetivos en 2024. ¿Se supone que va a poner en marcha un Plan Nacional para llegar al 1,56 por ciento de gasto en Defensa para este año? Una segunda más general, aunque usted al principio ha hablado de que se ha conseguido unidad en esta Cumbre, después de ver los modos y el fondo del presidente norteamericano Donald Trump, ¿no cree que se ha ampliado un poco más la brecha entre Estados Unidos y sus aliados europeos, especialmente con Alemania, pero también con otros países?

Presidente.- Yo no diría eso. Yo creo que hay un debate que se ha suscitado de reevaluación de los equilibrios internos de la OTAN, de los intereses que tienen cada uno de los países, de la necesidad de que los países europeos aportemos más a la seguridad colectiva. Y, probablemente ese sea el debate, cómo aportamos más todos y cada uno de los Estados miembros a esa seguridad colectiva, a esa seguridad global.

La Administración norteamericana lo tiene claro, tiene que ser con una aportación mayor desde el punto de vista financiero. Nosotros no negamos esa vía, lo que decimos es que hay otras dos cosas que se tienen que poner también en valor, que son, insisto, las capacidades y las contribuciones, donde nosotros estamos por encima de la media.

Incluso cuando hablamos en términos de aportación financiera, en muchas ocasiones, cuando se habla del 2 por ciento del Producto Interior Bruto nos olvidamos de que dentro de ese 2 por ciento de gasto, hay gastos y gastos. Hay también inversión. Y en la inversión, aunque nosotros estamos por debajo de ese 2 por ciento y por debajo del 1 por ciento del Producto Interior Bruto, estamos por encima del 20 por ciento de media que se fijó.

Por lo tanto, creo que desde el punto de vista del titular puede ser efectivo el 2 por ciento, del 1 por ciento, el 4 por ciento; pero desde el punto de vista de lo que importa, de lo que se ha debatido dentro de esa sala, es más, como concebimos la aportación cuantitativa y cualitativa de todos y cada uno de los socios. Y en ese sentido creo que el debate no está cerrado, tenemos que continuar con ese debate de cuál es la aportación que tiene que hacer cada cual.
 
Evidentemente, desde el punto de vista de este Gobierno, nosotros recogemos el testigo de otras administraciones, que a su vez recogieron el testigo de otras administraciones. ¿Qué quiero decir con esto? Que nosotros no queremos romper la coherencia de lo que ha sido la política de defensa y de seguridad que, durante estas últimas décadas, España ha aportado a la OTAN. En ese sentido, nosotros cumpliremos o intentaremos llegar a esos compromisos fijados por la anterior Administración.

Y, como sabe, esto no depende de mí sino que depende del Parlamento, lógicamente espero que todos los grupos parlamentarios sean sensibles también a nuestros compromisos con la OTAN.

Pero ese es otro debate que ya llegará cuando presentemos los Presupuestos. Eso es lo que hemos marcado nosotros, lo que se tiene marcado por parte de la anterior Administración, que fueron precisamente los acuerdos famosos de Gales y posteriores.

¿Y la segunda era? Bueno yo creo que hay que poner la mirada larga y la mirada alta.
 
Gracias.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)

»Más Información