Está usted en:

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nueva

Intervención del presidente del Gobierno en la comparecencia conjunta durante la Cumbre de países del sur de Europa

Roma, miércoles 10 de enero de 2018

Señoras y señores, muy buenas noches a todos.

Quiero empezar mi intervención agradeciendo al primer ministro Gentiloni su invitación. Como todos ustedes acaban de escuchar, somos los países del sur de Europa; nos unen la tradición, la historia y la cultura, y nos une también el hecho de compartir intereses y retos. Por tanto, nos reunimos aquí con el único objetivo de aportar valor añadido al proceso europeo e intentar tener una posición común en los temas que importan a los ciudadanos.

Ustedes ya conocen la Declaración y, por tanto, yo no voy a reiterarla; pero sí quisiera fijar mi atención, con la brevedad que requiere una comparecencia de estas características, en seis puntos que a mí me parecen relevantes.

En nuestra opinión, el gran objetivo para los próximos años tiene que continuar siendo el crecimiento económico y la creación de empleo. Como saben ustedes, Europa vivió una crisis --unos países lo hicieron con más intensidad que otros-- de la que, por fortuna, todos estamos saliendo. Concretamente, en España, llevamos cuatro años de crecimiento económico, los tres últimos por encima del 3 por 100; estamos creando empleo en Europa, y también en mi país: 611.000 españoles encontraron un puesto de trabajo el pasado año 2017. Y, por tanto, yo creo que, siendo este el objetivo, debemos perseverar en las políticas reformistas que hemos llevado a cabo a lo largo de los últimos años.

El gran objetivo debe ser la competitividad de la economía, porque los demás también pretenden, haciendo reformas, ser competitivos.

Hoy hemos conocido en España unos datos muy relevantes en materia de turismo; un sector que ha hecho un gran esfuerzo, a pesar de tener mucha tradición en España, para ser más competitivo. 82 millones de ciudadanos extranjeros llegaron a España el pasado año, un 9 por 100 más que en el año 2016, y los ingresos fueron de 87.000 millones de euros, un 12 por 100 más que en el año 2016. Nos hemos convertido en el segundo país del mundo a la hora de recibir turistas y en el segundo país del mundo en ingresos por turistas.

El segundo gran objetivo, después del crecimiento económico y el empleo, tiene que ser mantener y mejorar nuestro sistema de bienestar social: las pensiones, la sanidad, la educación, la dependencia… Este es un valor europeo y esto es algo a lo que, a veces, no le damos la importancia que tiene. Esto existe aquí, en Europa, pero en el resto de los países del mundo existe en mucha menor cuantía. Por tanto, tiene que ser un segundo gran objetivo, es un valor europeo y está íntimamente ligado al crecimiento económico y al empleo.

El tercer gran objetivo, muy relacionado con estos dos, se refiere a lo que tenemos que hacer en Europa. Europa es un factor decisivo, desde el punto de vista económico, para que los ciudadanos de todos los países puedan conseguir puestos de trabajo y para poder atender sus necesidades y mejorar su bienestar social. Como ya se ha dicho aquí, es fundamental, y objetivo en el que todos estamos de acuerdo, profundizar en la Unión Económica y Monetaria; hay que cerrar a la mayor celeridad posible la Unión Bancaria; también hay que completar el mercado interior, fundamentalmente el de la energía --saben ustedes que es un factor de competitividad muy importante--, pero también el mercado único digital, y darle al libre comercio, y por tanto perseverar para conseguir más tratados de libre comercio, la importancia que tiene en la economía de las personas.

Cuarto comentario que quiero hacer: los problemas de la inmigración. Es uno de los retos, si no el reto más importante, que tiene planteados la Unión Europea de cara al futuro. Todas las personas que estamos aquí, todos los países del Sur de Europa, estamos afectados por estas migraciones que se producen desde distintos continentes. Solamente quiero apuntar una idea: la Unión Europea debe ayudar más al control de las fronteras, porque estamos en un territorio donde no se puede dejar a los Estados nacionales en solitario, porque son temas muy complejos y de enorme dificultad; segundo, la Unión Europea debe hacer un esfuerzo, que ya ha comenzado a hacer, y hay que celebrarlo, para dotar de más recursos a su política exterior. El objetivo tiene que ser luchar contra la pobreza en el continente africano, mejorar su situación y luchar contra las mafias.

El quinto comentario que quiero hacerles es que queremos una Europa más democrática y con participación de la gente. Yo estoy a favor del sistema de consultas del que acabamos de escuchar hablar y tiene que haber un procedimiento para que haya foros y debates donde agentes económicos y sociales, ciudadanos en general y expertos puedan dar su opinión sobre lo que debe ser el futuro de la Unión Europea.

El sexto comentario que quería hacerles es el de las listas trasnacionales. Nosotros somos partidarios --aquí no lo somos todos-- de avanzar en la idea europea de que haya un número de diputados europeos que se elijan en una lista con una circunscripción única que se llama Europa. Creo que esto, igual que otros intercambios que se han producido en Europa en los últimos años, sin duda alguna, puede servir para avanzar en la Unión Europea.

Por último, y en séptimo lugar, quiero decirles que los ciudadanos tienen derecho a vivir sin miedo. En Bratislava, no hace mucho tiempo, tuvimos una reunión informal los miembros del Consejo Europeo y allí se nos entregaron algunos estudios que decían que el terrorismo era una de las principales, la primera, preocupaciones de los ciudadanos europeos. Eso se recoge en la Declaración. El terrorismo tiene que seguir siendo la gran prioridad, nos ha golpeado a todos, e intensamente, y el apoyo a las víctimas del terrorismo, también será una gran prioridad para mi país, y estoy seguro de que para todos los que estamos aquí presentes.

Muchas gracias.

»Más Información