Está usted en:

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nueva

Palabras del presidente del Gobierno en el acto de puesta en servicio de las obras de ampliación de capacidad de la AP-9

Santiago de Compostela, miércoles 3 de enero de 2018

Señora presidenta del Congreso de los Diputados, señor presidente de la Xunta, señor ministro, señor alcalde de Santiago de Compostela, señoras y señores, representantes de los medios de comunicación, queridas amigas y amigos, muy buenos días a todos y muchas gracias por estar hoy aquí.

Ponemos en servicio, que es lo que nos reúne aquí, en Santiago, a todos, las obras de ampliación de la circunvalación de Santiago y se da la circunstancia de que acaban de cumplirse sesenta años de la inauguración, el 7 de diciembre de 1957, de la carretera de circunvalación de Santiago. Aquella infraestructura de entonces tenía una longitud de 3.700 metros y su construcción costó siete millones de pesetas, que se sumaron a los cinco millones de pesetas que costaron las expropiaciones de los terrenos. Hoy las cosas ya son distintas; es normal. Sesenta años después, la nueva circunvalación y la remodelación del enlace de Sigüeiro han supuesto una inversión de 84.800.000 euros, con una longitud de 8,5 kilómetros.

Lo que se ha hecho es, como hemos visto en un vídeo hace escasos momentos, construir un carril adicional entre Santiago Centro y Santiago Sur; y dos carriles adicionales entre Santiago Norte y Santiago Centro. El principal objetivo de la obra era resolver el cuello de botella de un tramo que soporta una intensidad media de 42.000 vehículos al día, con picos en verano por encima de los 52.000. El resultado creo que está a la vista: es una infraestructura que, además, mejora notablemente la seguridad de la circulación, que debe ser siempre una gran prioridad. El proyecto incluye la remodelación de Sigüeiro, cuya puesta en servicio tuvo lugar en julio, y, como les decía, la inversión total asciende a 84.800.000 euros.

Además de los dos subtramos de los que consta la infraestructura, se ha ejecutado un ramal de conexión directa de la AP-9, sentido a La Coruña, con la Autovía Santiago-Lugo, que mejora las comunicaciones con el Aeropuerto de Santiago, siendo la más significativa la ampliación del viaducto de Angrois, que pasa a tener cinco carriles por sentido.

Señoras y señores,

Permítanme que haga unos breves comentarios al hilo de esta inauguración en relación con las infraestructuras que tenemos puestas en marcha, tanto en Galicia, como, fundamentalmente, aquí, en Santiago, donde nos encontramos.

Acabamos de poner en servicio --se refería a ello en su intervención el presidente de la Xunta-- hace cuatro días la ampliación del Puente de Rande, que es un hito de la ingeniería española, con una inversión de casi doscientos millones de euros.

Aquí, en Santiago, tenemos en marcha algunas actuaciones importantes: primera, el nuevo enlace de acceso a la Ciudad de la Cultura, cuyas obras adjudicaremos en breves fechas; el enlace orbital de Santiago, del que acabamos de escuchar algunas ideas y es un proyecto que aprobamos hace quince días, que supondrá una inversión de más de treinta millones de euros; también es importante trabajar, como se está haciendo, en la finalización de la A-54 que une Santiago con Lugo, con una inversión de casi cuatrocientos millones: está en obras el tramo Melide-Palas de Rey y el tramo Arzúa-Melide fue adjudicado ya en el mes de noviembre; también, las variantes de la Nacional 550, que une Santiago con A Coruña; hace dos meses iniciamos la tramitación ambiental entre Sigüeiro Sur y Ordes, y continuamos con el proyecto de esta última localidad, con ochenta millones de euros de inversión; y, además, vamos a trabajar --estamos ya en ello-- en el paso inferior de Conxo.

Permítanme, como ha hecho también en su intervención Alberto Núñez Feijoo, una breve referencia al AVE a Galicia. Es, como saben, la gran prioridad de las comunicaciones aquí, en Galicia. Hemos ejecutado actuaciones por un importe de 3.268 millones de euros sobre un presupuesto de 4.995 millones. Es decir, tenemos ejecutado el 74,4 por 100 y nuestro compromiso, como se ha recordado aquí esta misma mañana, es finalizar las obras en 2019. Antes, en 2018 que ahora empieza, nos proponemos acabar el tramo entre Zamora y Pedralba. Les aseguro que estamos trabajando en todos los tramos a pleno rendimiento, a pesar de que no es fácil técnicamente, como ustedes conocen muy bien. Y, también, seguimos trabajando en la tramitación con el Ministerio de Agricultura de la declaración de impacto ambiental del AVE a Vigo por Cerdedo y en los proyectos de conexión ferroviaria que conectan Lugo con Madrid, a través de Ourense, en los tiempos de viaje más competitivos.

Señoras y señores,

Las inversiones en infraestructura tienen pleno sentido en la medida en que son capaces de dar respuesta a las necesidades de la gente e impulsar las posibilidades de nuestro tejido productivo. Para lo que sirven las infraestructuras es para mejorar la calidad de vida de las personas, que es de lo que se trata, y, al mismo tiempo, ayudan a la mejora de la competitividad de la economía, que también es calidad de vida porque, cuanto más competitiva sea una economía, mayores serán los niveles de bienestar y de riqueza de la gente. Al fin y a la postre, ese es el gran objetivo nacional en estos momentos cuando estamos todavía en pleno proceso de recuperación económica. El objetivo es ser competitivos para crear empleo.

Como acabamos de escuchar, esta mañana hemos conocido los datos de empleo del año pasado, 2017, que son datos que nos reconfortan, pero que, sobre todo, nos estimulan, y deben estimularnos a todos, fundamentalmente, a quienes crean bienestar, riqueza y empleo, los emprendedores, a seguir trabajando con intensidad para que las cosas vayan mejor en el futuro.

Este año, el número de afiliados a la Seguridad Social ha sido de 611.146 nuevos afiliados. Es el mejor año desde hace más de diez. Pero, además de que se ha reducido el paro y más de seiscientas mil personas han encontrado un puesto de trabajo, es importante señalar que también va mejorando la calidad del empleo, porque ha sido, también, el mejor año desde hace más de diez en cuanto a la creación de puestos de trabajo fijos, porque han sido muchos los contratos indefinidos que se han hecho.

Al final, estamos ya recuperando más del 70 por 100 de los puestos de trabajo perdidos en la crisis más fuerte que hemos vivido en décadas en España y el objetivo al que creo que podemos llegar, si hacemos las cosas con sentido común y si todo el mundo pone de su parte lo que tiene que poner, es que en el año 2019, a finales, haya veinte millones de españoles trabajando. Eso nos permitirá que haya muchas más personas que puedan encontrar un puesto de trabajo, al mismo tiempo aumentará la recaudación de las Administraciones Públicas y eso nos permitirá atender mejor los grandes servicios públicos que son los que, al fin y a la postre, les interesan a las personas: la sanidad, la educación, los servicios sociales y también las infraestructuras. Este puede ser un buen año, también el año 2018, si somos capaces de hacer las cosas bien.

Hemos escuchado al presidente de la Xunta. A veces, cuando se habla de magnitudes macroeconómicas, parece que esto no importa ni tiene efectos en la vida de la gente pero, si no se cumple con los compromisos macroeconómicos, es luego imposible generar empleo y, por tanto, generar bienestar y riqueza. La Xunta ha hecho un gran esfuerzo en materia del control del déficit en estos años y es capaz de pagar a proveedores a cuatro, cinco, seis, siete y ocho días. Cuando nosotros llegamos al Gobierno, en España se pagaba a los proveedores a seiscientos días vista, que se dice muy pronto.

Al final, en política, como en tantas y tantas facetas de la vida, lo único rentable, al menos en el medio y en el largo plazo, es hacer las cosas bien; luego, si hay premio, mejor, y si no lo hay, tampoco pasa nada, porque no hay nada mejor que tener la conciencia tranquila y hacer las cosas bien. Aquí se han hecho las cosas bien y se puede invertir en infraestructuras.

Yo espero que este año, 2018, tengamos también un buen nivel de crecimiento en Galicia y a nivel de toda España. Los últimos años han sido buenos, hemos crecido por encima de la media europea y hemos creado mucho más empleo que nadie en Europa; es verdad que veníamos de una crisis como casi nadie había tenido en Europa. El único factor de incertidumbre que tenemos en este momento para la economía española y para la creación de empleo es puramente político; pero, si en Cataluña las cosas se hacen con sensatez y con sentido común, España podrá crecer por encima del 3 por 100 un año más, España podrá crear más de medio millón de puestos de trabajo el año que viene y, por tanto, podremos seguir haciendo infraestructuras aquí y en el resto de nuestro país.

Señoras y señores, muchas gracias. Feliz año y, como dije el otro día en Rande, que el 2018 sea muy bueno.

Muchas gracias.

»Más Información