Está usted en:
  • Enviar

Conferencia de prensa del presidente del Gobierno y del presidente de la República Argentina

Buenos Aires, martes 10 de abril de 2018

Sr. Macri.- Buenos días, ante todo quiero darle una cálida bienvenida al presidente de España, querido amigo, a quien respeto mucho. Respeto mucho su liderazgo, su honestidad, su empuje, y que le ha tocado conducir su país en un momento difícil, saliendo de una crisis profunda, similar en situaciones, tal vez, con la cual hemos comenzado nosotros a gobernar.

Y también quiero agradecer muchas cosas. Primero, quiero agradecerle, una vez más, querido presidente, y en su nombre, a todos los españoles por lo increíble, por lo cálida, por lo afectuosa que fue la recepción que tuve con mi familia y la delegación que me acompañó en la visita hace un año a España. Los argentinos lo vivimos como una gigantesca demostración de afecto del pueblo español al pueblo argentino. Realmente, vivimos una honesta alegría de una Argentina que volvía a unirse con España hacia ese futuro que tanto nos desafía.

También quiero agradecerle por la visita actual, por la importantísima delegación empresarial que le acompaña, que vislumbra inversiones, empleo, que es la solución que tenemos para reducir la pobreza, que es el principal compromiso que he asumido como presidente.

Y la tercera, las palabras de apoyo, que ya he emitido antes de viajar, y las que he escuchado esta semana de parte suya, de su embajador, de la secretaria de Comercio; las palabras tan elogiosas sobre el camino que hemos emprendido y las reformas que estamos haciendo.

Quiero reiterarle que para nosotros España es un ejemplo a seguir, porque claramente tenemos un camino común. También nosotros venimos de un largo periodo de aislamiento y queremos integrarnos en forma inteligente al mundo, y de esa manera llevarle mejores oportunidades a nuestra gente, de desarrollarse, de vivir mejor y de tener un proyecto de vida que nos ayude a ser realmente felices.

Todo esto, obviamente, en un contexto en el cual España --quiero reiterar--, es un país muy cercano al corazón de los argentinos. Son múltiples los vínculos. Todos venimos de algún español --yo tengo también mi (ascendencia) española- y la verdad es que sentirnos de vuelta tan juntos es algo importante y, sobre todo, como le dije hace un año cuando lo visité. Hemos emprendido una agenda de reformas y todas las cosas que le prometimos que íbamos a hacer las estamos haciendo, en función de ser creíbles, de ser confiables, de que ustedes sientan de que apostar a que juntos recordamos los desafíos del siglo XXI va a ser algo que les va a resultar también en beneficio de los españoles.

Creemos que nos enfrentamos a un mundo dinámico donde va a haber ganadores y perdedores y creemos que si estamos juntos vamos a tener más oportunidades de estar entre los grupos de los ganadores.

En esa línea, hoy recorrimos una agenda de trabajo importante, dentro del Plan de Acción Estratégica, y hemos reconfirmado nuestra vocación de trabajar en el desarrollo de infraestructuras, en el intercambio educativo, en el cuidado del medio ambiente, que es una prioridad para ambos Gobiernos, que tiene que ver también con obras de mitigación para reducir los problemas que trae este cambio climático.

Y, también, el tema de modernización, porque creemos que para estar más cerca de nuestra gente, para que los Gobiernos estén más cerca de los ciudadanos hay que introducir la tecnología y darle transparencia a las acciones de Gobierno, cercanía, dinámica, velocidad y facilitación del desarrollo de la comunidad.

También, quiero agradecerle el apoyo para el ingreso de la Argentina en la OCDE, para nosotros es un punto importante, y me alegra que compartamos la visión de que este acuerdo entre Mercosur y la Unión Europa es una gran, gran, oportunidad para ambos, y que nunca estuvimos tan cerca, y esta vez la tenemos que hacer realidad.

Y, por último, decirle que, bueno, lamentamos compartir una visión tan negativa de todo lo que está sucediendo en Venezuela. Claramente, en Venezuela, hace rato que se han dejado de respetar los Derechos Humanos, el nivel de atropello con el que ha actuado el Gobierno de Maduro respecto de los ciudadanos venezolanos es tremendo; que desconocemos el resultado de la elección que la hará en la fecha que se le ocurra, pero eso no es una elección democrática. Y que seguiremos reclamando por una salida democrática para el pueblo venezolano.

Entonces, agradeciéndole, diciéndole que no se crean que ese resultado del seis a uno en un amistoso significa nada; que en el Mundial capaz que tenemos revancha en el cuarto del final, y con Messi en campo, nos tenemos toda la fe de poner las cosas en su lugar, como corresponde. Y eso, por supuesto, espero que si nos toca ganar no va a dañar en absoluto la relación de afecto entre Argentina y España.

Muchas gracias, presidente, nuevamente, por visitarnos.

Presidente.- Muchas gracias, señor presidente. Muy buenos días a todos. Es un honor para mí comparecer ante todos ustedes junto al presidente Macri, con motivo de esta visita oficial. Es mi primera visita oficial a Argentina, y la primera de un presidente del Gobierno español, desde hace más de diez años.

Ha sido, en mi opinión, mucho tiempo, demasiado, para dos países tan próximos como los nuestros, pero, como reza el refranero popular: "Nunca es tarde si la dicha es buena".

Esta visita, y se ha referido a ello en su intervención, el presidente Macri, es, en cierto sentido, la continuación natural de la exitosa visita de Estado que el presidente Macri realizó a España en febrero de 2017. Esa visita, coincido, permitió lanzar una verdadera y profunda renovación de nuestras relaciones bilaterales.

España y Argentina, como saben, comparten mucho: una historia, una lengua y una cultura comunes. También, estrechísimos vínculos familiares. Pero ahora comparten otra cosa que puede ser de tremendo provecho para ambos países y eso es dos Gobiernos en plena sintonía sobre la mayoría de las cuestiones de política económica y exterior. Eso puede generar un efecto multiplicador de nuestros esfuerzos y creo que estamos trabajando bien para sacarle partido.

Bien, durante nuestras conversaciones de hoy hemos pasado revista a la situación interna en ambos países, así como a las relaciones bilaterales y a la situación regional e internacional.

En la reunión de esta mañana, he tenido ocasión de felicitar al presidente Macri por la política decidida de reformas y de apertura económica que ha emprendido. Coincidimos en que para generar riqueza hay que ofrecer seriedad, previsibilidad y seguridad jurídica a los ciudadanos. Solo así las Administraciones Públicas podrán coadyuvar a que cada individuo pueda desarrollar plenamente sus capacidades, y creo que en ambos países estamos empezando a ver los primeros resultados de esa receta y las mejoras para el bienestar del conjunto de la gente.

También hemos hablado de nuestras relaciones bilaterales del futuro. El potencial de nuestros dos países, y de nuestras relaciones bilaterales es inmenso, y creo firmemente que trabajando mano a mano con el presidente Macri podremos aprovecharlo plenamente.

La presencia empresarial de España en Argentina es potente, y, además, está comprometida con el futuro del país. Somos el segundo inversor en Argentina y no veo razón por la que no podamos volver a ser el primero, como lo fuimos durante muchos años. Nuestras empresas perseveraron en Argentina en tiempos más difíciles; están comprometidas con Argentina y tienen vocación de permanencia. También Argentina tiene fuertes capitales invertidos en España.

Me he llevado una excelente impresión del encuentro empresarial que hemos inaugurado esta mañana y animo a ambos sectores empresariales a seguir confiando en ese futuro compartido. Creo que es un buen momento, porque las dos economías van bien, y porque además hay una buena sintonía entre ambos Gobiernos. Y eso siempre ayuda a la generación de riqueza, de bienestar y de empleo.

Bien, señoras y señores, la economía es importante, pero ciertamente no lo es todo. Con este viaje a Argentina he querido, también, mandar un claro mensaje político; compartimos valores, compartimos análisis sobre la realidad internacional, compartimos objetivos. Toca unir esfuerzos en la convicción de que en un mundo globalizado la suma de uno más uno es más que dos.

Hemos podido hablar con el presidente de sus planes para Mercosur y del futuro de Europa. Creo en la convergencia entre ambos procesos y en el papel protagonista que corresponde a Argentina y a España, desde sus respectivas riberas del Atlántico. Por ello, le he reiterado el firme apoyo de España a una próxima conclusión del Acuerdo de Asociación Unión Europea-Mercosur. Igualmente, apoyamos a Argentina en su aspiración de convertirse en miembro de pleno derecho de la OCDE, creo que es un acto de justicia.

El presidente Macri también me ha informado sobre su presidencia del G-20. Es una tarea ardua, sobre todo, en un momento en el que soplan vientos proteccionistas, pero todos estamos seguros de que va a tener un gran éxito. Hay una apuesta muy importante por la digitalización de nuestra economía, por la digitalización de nuestros países. Ahí está, sin duda, un elemento de competitividad de primer orden y tenemos que estar a la cabeza de los países del mundo en esta materia de la que va a depender, y mucho, la competitividad y la economía, y por lo tanto, el futuro de la gente en los próximos años.

Como dijo el presidente Macri, también hemos hablado sobre Venezuela. Desgraciadamente, el problema es de tal magnitud que no queda otra, y ya afecta a toda la región, ha desbordado todas las fronteras. Coincidimos plenamente en nuestro análisis de la situación y en la única solución viable. Hay que devolver la palabra a los venezolanos, sin cortapisas, sin amenazas y sin aprovechar el hambre y la miseria provocada por la incompetencia o peor, para establecer regímenes clientelares. Simple y llanamente dejarles elegir en libertad, como prevé su propia Constitución.

Queremos para los venezolanos --estoy seguro que el presidente Macri, también--, lo mismo que queremos para nuestros países: democracia, libertad, Derechos Humanos, estabilidad, tranquilidad y progreso económico y social. Eso es lo que queremos para nuestros países, para nuestros nacionales y, también, para el conjunto de todos los venezolanos.

En definitiva, y estoy convencido de que el presiente Macri coincide conmigo, ha sido una reunión muy provechosa, como estoy seguro de que resultará toda la visita. Estamos trabajando para convertir nuestra excelente sintonía política en un valor añadido para nuestros ciudadanos, a nivel bilateral, a nivel de relaciones entre Europa y América Latina, y en las principales cuestiones de la actualidad, regional e internacional.

Deseo, por todo ello, agradecerle al presidente Macri su invitación. Argentina y España siempre se han profesado amistad y cariño mutuo; ahora se trata de sacar el máximo provecho posible a este valioso acervo común.

Y no quería terminar esta intervención sin recordar que el presidente Macri me ha trasladado una invitación para Su Majestad el Rey para que haga una visita oficial a Argentina, después del Congreso de la Lengua, que tendrá lugar en Córdoba, creo recordar que en marzo del año que viene.

Y ya, para terminar de verdad, es verdad que el partido era amistoso, pero aun siendo amistoso, no es lo mismo un resultado que otro. En cualquier caso, todo eso ya es historia de la humanidad, y volveremos a vernos pronto.

Sr. Macri.- Eso esperamos

P.- Carmen de Carlos del diario "ABC". Buenos días, presidentes. El diagnóstico sobre Venezuela lo comparten los dos. La pregunta inmediata es ¿qué pueden hacer? ¿Se plantean un liderazgo compartido? ¿Qué hechos concretos pueden abordar juntos Argentina y España?

Y para el presidente Rajoy. Albert Rivera amenaza o advierte con apoyar la moción de censura a Cristina Cifuentes. ¿Qué va a hacer usted, cómo va a reaccionar frente a esa amenaza? ¿Va a poner un candidato como él pide o no va a hacer nada?

Sr. Macri.- Bueno, lo primero, en Lima va a estar en el tope de la agenda el tema, Venezuela. Allí vamos a debatir los países que asistimos a esta Cumbre insistiendo en que esta elección no tiene validez, que no hay una elección democrática y que, realmente, esperamos que se liberen los presos políticos, que se establezca un cronograma electoral en serio, para permitir a los venezolanos elegir cómo seguir hacia el futuro.

Y, por supuesto se intentará ver qué otras medidas complementarias se pueden agregar, pero siempre reiterando que no vamos a convalidar el resultado electoral del 20 de mayo, o no sé, la fecha que sea, porque no tiene ningún valor esa elección, por más que el señor Maduro me insulte. No lo vamos a reconocer como un presidente democrático, porque hace rato que no hay democracia en Venezuela.

Presidente.- Bien, yo me sumo a esas palabras.

Y sobre el otro asunto, es un tema de los partidos, no sé, si alguien amenaza o advierte, en fin, debería explicar por qué lo hace. Yo, desde luego, ni amenazo ni advierto, pero ese tema tiene su lugar donde está residenciado y espero que allí se resuelva a la mayor celeridad posible, y con el mayor sentido común posible, que falta hace.

P.- Natasha Niebieskikwiat, del diario "Clarín". Al presidente Rajoy, buenas tardes. Hoy, en la mañana, los empresarios que saludaron al presidente Macri, en la bilateral, en un ambiente muy cordial, y según he conversado con ellos, han dado como capítulo pasado, la falta de seguridad jurídica en Argentina, la falta de estabilidad, pero tienen algunos planteos todavía como la alta inflación que sigue habiendo en Argentina, algunas leyes que quieren que pase. Mi pregunta es ¿qué le falta a la Argentina, a su criterio?, y si cree que puede trasladar el modelo español, que ha tenido éxito, pero ha sido muy duro, también.

Y al presidente Macri, ¿qué piensa de la detención de Lula da Silva, del proceso judicial contra Lula da Silva, y si le gustaría ver en Argentina un proceso judicial y que los jueces argentinos actúen como están actuando en Brasil?

Presidente.- Bien, bueno la pregunta que me hace a mí es ¿qué más debería hacer Argentina para seguir generando confianza? Bueno, yo no soy ni mucho menos la persona indicada para decirle al Gobierno argentino lo que tiene que hacer, ¿no?

Nosotros vivimos una época económica muy dura, muy compleja, y como he intentado explicar esta mañana, hemos hecho una política, que creemos que es la buena, la del control de las cuentas públicas, la de no gastar lo que no se tiene, la de prestar atención a la macroeconomía, pero, luego, hay un valor que en economía tiene una enorme importancia, que es la generación de confianza.

Yo lo he dicho esta mañana en mi intervención y lo reitero en este momento. El cambio que se ha producido en la percepción mundial sobre Argentina es un cambio muy notorio, y hoy, en estos momentos, lo que hay es una confianza muy importante en el Gobierno de Argentina, y, por tanto, en el país. Y eso es fundamental. Esas cosas las hemos vivido todos los países a lo largo de la historia.

Nosotros pasamos una etapa muy mala. Yo llegué al Gobierno en una etapa de extrema dificultad; cinco años de crecimiento negativo tuvo España y 3.800.000 puestos de trabajo se perdieron; personas que perdieron su trabajo.  Bueno, oiga, todo eso, al final, recuperarlo cuesta mucho y todo eso genera una gran desconfianza, pero al final, si se trabaja, si se hacen las cosas bien, si se hacen las cosas con sensatez y con razón, las circunstancias negativas se superan.

Yo, sinceramente, no quiero repetirlo más veces, pero es que lo que se está haciendo en Argentina, en tan poco tiempo, porque pienso que estamos hablando de dos años y pico, desde que el presidente Macri es presidente, es un cambio muy sustancial, y desde luego se ha producido. Yo me siento cada mes y medio con los Jefes de Gobierno de 28 países europeos, se ha producido un cambio sustancial en todas partes.

¿De qué se trata ahora? Pues de que los empresarios aprovechen eso. Los empresarios, aparte de trabajar para tener beneficios --como es lógico--, tienen que generar bienestar, tienen que generar riqueza y empleo. Y ellos lo que necesitan son oportunidades, reglas de juego claras, unas normas que no se cambien, y a partir de ahí, ellos tienen que pelear. Esto es así en cualquier faceta de la vida. Los Gobiernos estamos para generar oportunidades, para dar posibilidades, debemos molestar poco con un exceso de regulación, pero luego, es la gente la que tiene que dar la batalla.

Yo, sinceramente, he visto hoy a muchos empresarios españoles y los he visto muy animados, con muchas ganas, y con mucha ilusión de venir a invertir aquí, de venir a intentar, como viene otra gente, a obtener contratos. Vi un buen ambiente, con absoluta franqueza, y así se lo traslado.

Sr. Macri.- Gracias, presidente.

Se habrán dado cuenta que la palabra que más veces menciona el presidente Rajoy es confianza, es de la que les he hablado a los argentinos durante estos dos años. La importancia que tiene la confianza para mover una sociedad, para generar un espacio distinto de desarrollo, y cuando hablas de confianza, un elemento central es tener una justicia independiente. Es un elemento fundamental. Una justicia que haga respetar la ley, y eso es lo que tiene, hoy, Brasil, una justicia que se ha demostrado verdaderamente independiente.

Y, desde acá, como presidente de Argentina, no tengo más que decir que respetamos, obviamente, el funcionamiento institucional de Brasil, y que soñamos con que, con el correr del tiempo, designando a los jueces mejores en cada terna, por parte del Consejo de la Magistratura, haciendo algunas reformas que están encarando ya el "Plan Justicia 2020", logremos ir teniendo cada vez un sistema judicial más sólido, y más sólido significa, más independiente, más creíble, más confiable. Así que estamos todos empeñados en esa tarea.

P.- Juan de Colmeneros, de radio Onda Cero. Tengo una pregunta para el presidente del Gobierno español. Hace poco nos recordaba que Europa era un espacio, además de un espacio común económico, un espacio moral, un espacio de confianza y de Estado de derecho. Entonces mi pregunta es si cree que eso se está respetando ahora con la situación de Puigdemont en Alemania, y si el Gobierno está haciendo o ha hecho algo para evitar algunas acusaciones o algunas declaraciones que dudan de la aplicación del Estado de derecho en España.

Y, luego, si me permite, presidente, aunque sé que es una cuestión de partidos, si es usted partidario de cambiar o no a Cristina Cifuentes.

Presidente.- Europa es ante todo y sobre todo un conjunto de valores. Cuando se dieron los primeros pasos para constituir lo que es la Unión Europea que ya fue incluso antes del Tratado de Roma en el año 1957, la idea era convertir a Europa en un espacio de paz, de libertad, de Derechos Humanos, un espacio donde la primacía de la ley fuera un valor asumido por todos, y un Estado de derecho, con tres poderes: el poder legislativo, el poder ejecutivo y el poder judicial. Y, además, es un espacio económico, es un espacio de progreso. Eso es Europa. Europa son muchas cosas. Yo soy un profundo europeísta.

Me pregunta usted ahora por lo que ha ocurrido en Alemania. Mire yo siempre he creído, lo he dicho, y lo he reiterado hace muy pocas fechas, en una última intervención que tuve en Madrid. Las decisiones de los tribunales de justicia se respetan y se acatan, porque si eso no es así, las decisiones tomaría cada uno las que le pareciera oportuno y conveniente. Usted y yo podríamos tener un problema si me gana usted y yo no lo acepto, pues, entonces, podríamos tener un problema mucho mayor.

Eso es democracia, y es un principio básico de la democracia. Y, luego, ¿se pueden equivocar? Sí, igual que se puede equivocar el poder legislativo o los ministros de cualquier Gobierno ejecutivo de cualquier país del mundo. Por tanto, eso es muy importante tenerlo claro.

Los jueces españoles han dictado una euroorden, la fiscalía alemana apoyó la euroorden, y ha habido un juez en Alemania que ha tomado una decisión distinta, que todavía no es una decisión definitiva.

Bueno, nosotros respetaremos la decisión que se tome al final. Y el planteamiento que ha hecho el Gobierno alemán ha sido modélico, ha dicho que no tiene por qué entrar en un tema que como Gobierno no le corresponde, porque eso es un asunto judicial, y que por lo tanto, nadie, de ningún Gobierno, debe entrar en hacer comentarios sobre este tema.

Por tanto, el comportamiento del Gobierno alemán me ha parecido un comportamiento propio de una nación europea, de las clásicas, y de las de primera.

El otro asunto ya he respondido.

P.- Liliana Franco, del diario "Ámbito". Buenos días presidente. En la Argentina, hoy, hay dos temas importantes, su visita por un lado, pero sin embargo, otro, que estamos debatiendo la despenalización del aborto. España hace tiempo que implementó esta medida. Quería saber cómo evalúa su implementación si fue positiva y por qué.

En el caso del presidente Macri, preguntarle, usted recibe muchos inversores extranjeros, como es en el caso, en este momento, de España, y siempre son entusiastas para venir a la Argentina, sin embargo, también tiene una lista de dudas o reclamos. ¿Cuáles son en concreto y qué está haciendo Argentina para hablar de subsanarlas? Gracias.

Presidente.- Bien, permítame que le responda así, yo antes he dicho que no soy yo nadie para decirle al poder ejecutivo lo que tiene que hacer, y tampoco debo decirle nada al poder legislativo de otro país, por muy querido que sea para mí, como es Argentina.

P.- Perdón… ¿cómo  fue la experiencia en España, si considera que la implementación fue positiva?

Presidente.- Es que eso me sirve para responder como le he respondido.

Sr. Macri.- En lo que respecta a los planteos de los potenciales inversores que nos visitan a diario por suerte, porque como dijo el presidente Rajoy hay un cambio gigantesco en la visión y en las expectativas de futuro, respecto a nuestro país. Pero, claramente, el mundo entero ha resuelto el tema de la inflación, con lo cual todos esperan que lleguemos a una inflación de un dígito, como nos hemos comprometido para fines del año que viene. Todos esperan que vayamos demostrando que somos capaces de reducir el déficit fiscal, que somos capaces de seguir simplificando, que somos capaces de poner regla de juego en cada sector.

Estamos, justamente hoy, debatiendo en el Congreso un proyecto que se ha enviado, que va a generar un impulso en la digitalización de la Argentina. O sea, nuestras empresas también necesitan saber que van a estar conectadas al mundo si se radican en Argentina, con buen servicio a Internet, con buena señal de celular. Son todas reformas que estamos haciendo y lo que esperamos es que las empresas vengan a acompañarnos en el proceso para que lo vayamos haciendo juntos, porque la Argentina despertó hacia el desarrollo, la modernización, el crecimiento. Lo estamos haciendo bien, pero todos sabemos que estamos en un principio. En el principio de un largo camino a recorrer que tiene que tener como final haber derrotado definitivamente la pobreza en nuestro país, que es el principal objetivo del Gobierno.

Muchas gracias a todos. Y nos vemos en la próxima.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)

Más Información