Está usted en:

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nueva

Entrevista al presidente del Gobierno en el programa 'Espejo público' de Antena 3

Jueves 10 de mayo de 2018

Susanna Griso.- Buenos días, presidente.

Presidente.- Buenos días. Me alegro mucho.

S. Griso.- Igualmente.  ¿Cómo está usted, presidente? ¿Qué tal?

Presidente.- Estupendamente.

S. Griso.- ¿No le preocupa haber roto el pacto constitucional, respecto a Cataluña? ¿Lo da usted por roto?

Presidente.- No. En fin, tampoco hay que darle tanta importancia a un debate que dura dos minutos, y que se produce en el Parlamento. Yo espero que, ya que hemos ido juntos hasta este momento, que continuemos juntos en el futuro. De lo que se trata, al final, es que en lo fundamental estamos de acuerdo: defendemos la unidad de España, defendemos la soberanía nacional, defendemos el sistema democrático, y todos queremos que, a la mayor celeridad, haya un Gobierno en Cataluña, dentro de la Ley, que no divida a la gente, que gobierne para todos, y con el que podemos hablar.

Por tanto, yo creo que lo de ayer tiene la importancia que tiene. Pero para mí, lo que importa es el futuro, y estoy convencido de que Partido Popular, Partido Socialista y Ciudadanos, que hemos ido juntos en un tema tan difícil como era poner en marcha el 155, continuaremos juntos en el futuro. Lo de ayer lo doy por no producido.

S. Griso.-  Lo considera usted un episodio en una Sesión de Control al Gobierno.

Presidente.- Lo considero un episodio poco importante en un asunto que es el más importante que ha tenido España durante mucho tiempo.

S. Griso.- ¿Albert Rivera lo considera también poco importante? Lo digo porque usted envió a Maíllo de alguna manera a calmar los ánimos. Habló con Villegas. No sé en qué quedó esa negociación. ¿Cuál fue la respuesta de Ciudadanos?

Presidente.- Yo creo que hay que hablar. Es decir, en un asunto como ese, donde todo el mundo puede tener formas diferentes de ver las cosas, pero estando de acuerdo en lo esencial, porque no estemos de acuerdo en un recurso… Yo he puesto 25 recursos, fíjese, y este no lo he puesto, porque los servicios jurídicos del Estado entienden que el Gobierno no tiene legitimación y que, por tanto, no iba a ser admitido por los Tribunales. Pero estamos hablando de un tema que es un muy menor, si lo comparamos con la mayor. Y en la vida, o vamos a la mayor, y nos dejamos de los pequeñitos detalles o si no, es muy difícil acordar nada.

Yo soy optimista. Creo que el pacto hay que mantenerlo. Ha funcionado. Estamos hablando de un asunto muy serio, como es la unidad de España. Y haré, por mi parte, todo lo que sea necesario para mantener ese pacto.

S. Griso.- El caso es que el calificativo que usted dedicó a Rivera, "aprovechategui", ha sido hoy muy comentado. No sé si la RAE lo va a aceptar en un futuro, pero denota cierto guiño a los vascos, al PNV. Da la sensación de que usted ya habla vasco en la intimidad. Es decir, que tiene más relación ahora mismo con los vascos que con Albert Rivera. ¿Es verdad que lleva cuatro meses sin hablar con Albert Rivera, que le está ninguneando?

Presidente.- En absoluto. Yo tengo firmado un acuerdo de legislatura con el partido del señor Rivera que, además, tiene más de treinta diputados. Y con el Partido Nacionalista Vasco hemos llegado a un entendimiento en materia presupuestaria que todavía tiene que plasmarse en votos en próximas semanas.

Y lo de "aprovechategui", pues, mire usted, no lo sé. Me salió. Probablemente sea una palabra que seguro que no está en el diccionario de la Real Academia de la Lengua, pero es una palabra que, a veces, se utiliza de forma coloquial. Y no sabía que fuera vasco, ni nada similar.

S. Griso.- ¿De verdad no lo sabía usted cuando la utilizó?

Presidente.- Tenga usted la total y absoluta certeza.

S. Griso.- Suena a vasco, suena a euskera.

Presidente.- En este caso, no estamos buscándole tres pies al gato. Yo creo que estamos buscándole 17 pies al gato. A mí esto de "aprovechategui", me parece bastante menor. Se me podría haber ocurrido otra cosa, no sé si fue afortunada o no, pero, en fin, vistas las cosas que se oyen en el Congreso de los Diputados, me parece que soy un hombre bastante educado.

S. Griso.- Lo hemos buscado, incluso en la RAE: "Vocablo de uso coloquial, con el que se asigna irónicamente y de forma fina a las personas que sacan ventajas de una situación concreta", es algo que usted achaca muy habitualmente a Ciudadanos.

Presidente.- No yo no achacó nada. Pero es una magnífica definición de "aprovechategui", lo cual demuestra que la Real Academia de la Lengua Española merece el respeto de todos los españoles.

S. Griso.-También, parece inspirado en eso de "amarrategui", que seguro que lo ha leído usted muchas veces en la prensa deportiva.

Presidente.- Bueno, "amarrategui" es el equipo de fútbol que se echa para atrás, evita que le marquen un gol. Pero, bueno, esto es muy opinable.

S. Griso.- Se le achaca eso también mucho al Partido Popular.

Presidente.- Hay quien dice: la mejor defensa es un buen ataque, y hay quien dice: la mejor defensa es una buena defensa. Pero vaya usted a saber quién tiene razón. Pero tampoco vamos a discutir sobre eso.

S. Griso.- Más allá de ese episodio, aunque usted no le da mucha importancia. El señor Maíllo lo definía como una pataleta de niño pequeño.

El caso es que ¿cree usted que después de los Presupuestos, una vez ya cerrada la negociación, aprobados en el Congreso los Presupuestos, vamos a ver una mayor ofensiva, un mayor duelo entre ustedes y Ciudadanos? ¿Se ha convertido en un socio complicado porque les están arrebatando la merienda?

Presidente.- No, en absoluto. Yo no considero que  me estén arrebatando, que nos estén arrebatando nada. Nosotros tenemos un Pacto de Legislatura, y cuando se tiene un Pacto, ambas partes deben hacer un esfuerzo, no sólo para cumplirlo, sino para generar un clima sosegado y tranquilo.

Pero yo, francamente, estuve ayer en el Congreso, tuve preguntas de tres grupos políticos, Ciudadanos, Podemos y el Partido Socialista y, con absoluta franqueza, creo que fue bastante más disputado el debate con Podemos y más duro o con el PSOE, que con Ciudadanos.

S. Griso.- Pero Podemos no es rival, presidente, y Ciudadanos sí.

Presidente.- Bueno, eso nunca se sabe. Para mí el mayor adversario que tengo es Podemos porque tiene unos planteamientos ideológicos que distan mucho de lo que yo creo que es bueno para España.

S. Griso.- Sí, pero a la vez es la mayor excusa para votarle a usted. Lo ha utilizado en muchas ocasiones eso de nosotros o el caos, nosotros o Podemos.

Presidente.- ¿Podemos es una excusa para votarme a mí? No lo sé. Yo creo que al Partido Popular le han votado muchas veces los españoles, simplemente, porque han querido, porque les ha parecido que era la opción mejor en aquel momento. Es decir, a veces, se hace un gran análisis de por qué vota la gente. La gente vota a quien quiere y porque quiere, lo cual no quiere decir que tenga que estar de acuerdo con todo lo que hace determinado partido político. Nosotros lo que le podemos decir a los españoles es que cogimos al país en una situación de quiebra y hoy España pues es el país que más crecimiento económico y más creación de empleo tiene de Europa.

Hemos tenido que abordar una situación muy difícil como era la situación de Cataluña. Hemos tenido que abordar una sucesión en la jefatura de la Corona, que no era algo que se hubiera producido nunca en España. Hemos tenido que dar muchas batallas en Europa. Por fin, hemos visto cómo ETA se disuelve. Creo que hay algunas cosas que, sin duda alguna, están en el acervo de nuestro partido. Y, luego, también hay cosas en nuestro partido que se nos pueden criticar.  Al final, la gente hace un balance. Eso es lo normal.

S. Griso.- No le quito que ha tenido que lidiar con toros muy bravos, con muchos Miuras a lo largo de estas dos legislaturas, pero el caso es que eso no se refleja en las encuestas. La demoscopia ahora mismo, bueno, le da motivos a Albert Rivera para venirse arriba porque les están pisando los talones a ustedes, según los sondeos privados, incluso se habría producido ya el 'sorpasso'. Según el CIS, estaría a un punto y medio. De verdad, ¿no le preocupa?

Presidente.- No sé si usted recuerda, yo sí, una entrevista que me hizo usted en "Espejo Público" en febrero del año 2016.

S. Griso.- Bueno, la recordará, porque seguro que la acaba de ver usted, que es lo que suele hacer, ¿no? Repasar las entrevistas previas.

Presidente.- Es que eso es importante.

S. Griso.- Pues yo no lo he hecho, fíjese.

Presidente.- Pues le recomiendo que lo haga.

S. Griso.- Por cierto, fuimos a Moncloa, esta vez ha venido usted.

Presidente.- Efectivamente, fue en Moncloa, yo creí que usted también lo haría.

S. Griso.- Yo me he visto sus últimas entrevistas, pero no precisamente la mía, que se remonta, efectivamente, a 2016.

Presidente.- Pero las buenas son las que me hace usted, y, por tanto, son las que tiene que ver.

S. Griso.- Bueno, me está haciendo un flaco favor en este momento, señor Rajoy. Es consciente, ¿no?

Presidente.- Si quiere retiro esa afirmación. Pero vayamos a lo importante. Lo importante es que me preguntó por las encuestas, que eran muy similares. Estaban prácticamente empatados los cuatro partidos. Bueno, incluso, llegó a decirme "oiga, ¿no teme que le pueda pasar al PP lo mismo que a la UCD?" Bueno, pues mire, cuatro meses después de esa pregunta, se celebraron elecciones en España. Bajaron Podemos, Ciudadanos y el PSOE respecto a las anteriores y subió el PP 14 escaños. Mire, yo las encuestas me la tomo con mucha humildad, y para mí son simplemente un estímulo para trabajar y para esforzarme. Pero francamente, cuando no hay en el horizonte una convocatoria de elecciones previstas, tienen el valor que tienen.

S. Griso.- El caso es que Ciudadanos pesca en todos los caladeros, sobre todo en el suyo. También en las capitales de provincia. Se le resiste los dos feudos que mantiene usted, que ahora mismo serían: los municipios pequeños de menos de 2.000 habitantes, y los mayores de 65 años.

Presidente.- Pues no estoy de acuerdo. Nosotros hemos ganado las elecciones, por ejemplo, en la ciudad de Madrid. Por ejemplo, en la ciudad de Zaragoza. Por ejemplo, en la ciudad de Sevilla. Por ejemplo, en la ciudad de Valencia. No son pueblos pequeños. Y, en cualquier caso, los votos de los pueblos pequeños son muy importantes, porque es que los españoles somos iguales en todo ante la Ley, vivamos en un pueblo pequeño o uno grande.

¿Ganamos en los pueblos pequeños? Sí. Y estoy muy contento y espero seguir haciéndolo en el futuro. Pero somos la primera fuerza política en todas las grandes ciudades españoles. Por ejemplo, me faltaba Málaga, de todas estas, en muchísimas. Creo que nos votan españoles de todo tipo, personas con más estudios, con menos, con estudios diferentes. Personas que trabajan, personas que todavía no pueden alcanzar un puesto de trabajo, jóvenes, mayores. Somos un partido muy plural, muy abierto, y creo que muy representativo de lo que es la sociedad española.

S. Griso.- ¿No le preocupa que dentro de su propio partido, por ejemplo, sea mejor valorada Soraya Sáenz de Santamaría que usted mismo?

Presidente.- Bueno, a mí no me preocupa. Ya sabe usted que muchos de los que no me votan me dan un cero de calificación. Entonces, eso me estropea la nota media. Pero me ha pasado siempre.

S. Griso.- Esa tranquilidad que usted transmite respecto a las encuestas no es compartida por su propio partido. Hay muchos cuadros medios y locales que están preocupados, que ven que estamos apenas a un año de elecciones autonómicas, municipales y también europeas y la sensación es que no se hace política, ni desde Génova, ni desde el Gobierno.

Presidente.- Bueno, mi obligación es darle tranquilidad a todo el mundo. Al final, lo importante en la vida es darle importancia a las cosas que la tienen, trabajar y esforzarse. Y yo creo que la virtud en un político no viene sólo de estos temas de encuestas a los que usted se refiere, sino de enfrentarse a los problemas. Intentar ser ponderado, ecuánime, justo, y estar tranquilo.

Cuando uno tiene que tomar decisiones, como la del 155, que hablábamos antes, o tiene que tomar decisiones como las que yo tuve que tomar cuando España estaba prácticamente en la quiebra, mejor un gobernante tranquilo que uno estresado. Pero eso vale para la política y para cualquier faceta de la vida. La tranquilidad y el equilibrio te hacen ver las cosas con perspectiva y, por tanto, tienes más posibilidades de acertar cuando tomas la decisión.

S. Griso.- Conviene recordar que ese sondeo del CIS se hizo en pleno 'mastergate' cuando ustedes vivían sus horas más bajas en Madrid. Se estaba hablando ya de la dimisión de Cristina Cifuentes, pero todavía no había llegado ese vídeo de ella sustrayendo unas cremas en un supermercado. ¿Qué sintió cuando le contaron que existía ese video?

Presidente.- Bueno, pues me llevé un disgusto, porque desconocía la existencia de ese vídeo. Pero claro, me llevo un disgusto siempre que se producen acontecimientos que a la gente no le gustan, sean de mi partido, o sean de otras fuerzas políticas, que también hemos visto algunas cosas verdaderamente notables.

Todo lo que sean actuaciones que no nos gustan, que van en contra del sentido común, pues, evidentemente, te disgustas, es la primera reacción, que es muy humana, por otra parte.

S. Griso.- A nadie se le escapa que ese vídeo es fruto de una 'vendetta' de fuego amigo. Alguien guardó ese vídeo para hacer daño a Cristina Cifuentes en un momento en el que parecía que se resistía a dimitir. ¿Le preocupan ese tipo de comportamientos dentro de su propio partido?

Presidente.- Bueno, yo intento hacer afirmaciones siempre con pruebas. Soy el presidente del Gobierno y no debo hacer especulaciones. Ayer me preguntaron en el Congreso por eso, me preguntaba el líder de Podemos, y yo le dije, pues mire, yo lo único que he visto es ese lío que tiene Errejón con la señora Bescansa, etcétera, bueno pues son líos que aparecen y que están ahí. Pero yo sin pruebas no puedo actuar, ni puedo dar crédito a rumores, porque vivimos en un país donde el rumor es algo como sabe absolutamente normal. Y mi obligación, como presidente del Gobierno, es atenerme a los hechos objetivos y a las realidades, y no especular, porque no conduce a nada.

S. Griso.- Pero tienen ustedes un problema muy grave con el PP madrileño, con el Gobierno de la Comunidad. Llevamos ya tres presidentes que salen por la puerta de atrás. ¿Qué hacen ustedes mal en Madrid?

Presidente.- Bueno, de los tres presidentes, Esperanza Aguirre, abandonó para ir de candidata a la alcaldía de Madrid, no es que saliera por la puerta de atrás. Al señor González no lo pusimos en las últimas elecciones. Y el partido ha elegido ahora a Cristina Cifuentes que ha dimitido por causas, por cierto, que nada tienen que ver con su gestión. Porque ni el tema del master ni el tema del vídeo al que se acaba de referir tenía que ver con su gestión. Porque las cosas en la Comunidad de Madrid van bien.

Es decir, Madrid, en este momento está creciendo muy por encima de la media. En abril, hemos leído el otro día, los datos de empleo, y estamos en la cifra más alta de afiliados a la Seguridad Social en Madrid, en la historia. Eso es muy importante, porque quiere decir que hay más trabajo que nunca en la historia de la Comunidad de Madrid. Los datos de turismo son buenos, los de exportaciones; es decir, que la gestión no se ha visto afectada.

Bueno, ahora intentaremos hacer las cosas bien. Tenemos que corregir esta situación y vamos a seguir trabajando en el futuro y aprendiendo de los errores que cometemos.

S. Griso.- El caso es que la Operación Lezo puede salpicar también a Alberto Ruiz-Gallardón que, de momento, ya ha sido investigado por este asunto. Y lo último que ha hecho prácticamente Cristina Cifuentes es llevar a la Fiscalía la Ciudad de la Justicia. Eso podría acabar llevando a un procesamiento de Esperanza Aguirre.

Presidente.- Mire, yo tengo la mejor opinión del señor Ruiz-Gallardón y no creo que se vea afectado; francamente, no lo creo, por nada de eso. Tengo una magnífica opinión. Lleva muchos años en el partido y es una persona honrada, decente y competente.

Y esto de la Ciudad de la Justicia, pues desconozco absolutamente de qué va eso.

S. Griso.- Me gustaría que escuchara las preguntas que se hacen algunos ciudadanos sobre este asunto. De Madrid y la regeneración

Ciudadania: "-Viendo cómo ha terminado los tres últimos presidentes de la Comunidad de Madrid, ¿cómo piensa el PP recuperar la confianza de los madrileños?"

"-Hablan mucho de la regeneración democrática, pero ¿cómo explica que la corrupción y los políticos sean la segunda y tercera preocupación de los españoles?"

Presidente.- Bueno, en Madrid, vamos a elegir ahora, la próxima semana, un nuevo presidente de la Comunidad. Nosotros tenemos un candidato. Reivindicamos el derecho a asumir la presidencia porque hemos sido la fuerza política más votada por los madrileños, y lo que vamos a intentar es, en primer lugar, seguir haciendo bien las cosas desde el punto de vista económico, para que se siga creando empleo, para que se sigamos con crecimiento económico. Y, desde luego, vamos a hacer todo cuanto esté en nuestras manos para evitar que se produzcan episodios como los que hemos vivido.

Nosotros hemos aprobado muchas leyes en la lucha contra la corrupción, en algunas ocasiones con el apoyo de otros grupos políticos, en otras ocasiones, en solitario. Estamos recogiendo, también, algunas causas que se produjeron ya hace muchos años y yo estoy convencido de que esto va a ser, sin duda alguna, un antídoto claro para que esto no se vuelva a repetir nunca más. Esa era la primera pregunta.

¿Y la segunda pregunta?

S. Griso.- Es algo que se va repitiendo ya en el CIS, ¿no?, los políticos se han convertido en un problema para este país.

Presidente.- Mire, yo creo que políticos hay en todos los países del mundo, y políticos tiene que haber. Y los políticos no somos muy diferentes al resto de la gente, al fin y a la postre nos eligen los ciudadanos. Y lo que no se puede es generalizar. Es decir, "los políticos son". No. Hay políticos buenos, malos, competentes, incompetentes, que trabajan más, que trabajan menos. Pero mire, esta es una actividad de servicio público. No es fácil ser político sobre todo cuando uno tiene que asumir responsabilidades importantes, tiene que tomar decisiones difíciles. Es imposible contentar a todo el mundo.

A veces, tiene que tomar decisiones sabiendo que no va a contentar a nadie, porque el político o el gobernante tiene que pensar en el medio y en el largo plazo, y eso obliga, a veces, a ser duro y tomar decisiones.

Yo he tenido que tomar decisiones muy difíciles. Es decir, he tenido que congelar el sueldo, he tenido que subir las pensiones solamente un 0,25. Hemos tenido que gastar mucho menos. Pero lo he hecho para evitar la quiebra de España. Al final, en el medio y en el largo plazo, las cosas han ido mucho mejor.

Yo comprendo que hay muchas decisiones que son duras, y son difíciles de explicar. Pero bueno, para eso está el político. Eso es gobernar. Gobernar no es hacer lo que en cada momento nos apetezca. Gobernar es tomar decisiones que a la larga sean buenas para la gente.

S. Griso.- Pero esas decisiones, muchas de ellas, impopulares, sí que se pueden acabar justificando. Yo creo que al final la gente las entiende. Lo que no entiende es que el Partido Popular tenga, a veces ciertas reticencias de cara a regenerarse. Que sea tan tibio, a veces, con la propia corrupción. Vamos a conocer, en breve, la sentencia del 'caso Gürtel', donde el Partido Popular puede ser condenado como partícipe a título lucrativo. Seguro que eso le preocupa.

Presidente.- Sí, en el supuesto de que sea así. La acusación lleva a que el Partido Popular podría ser condenado, no lo sabemos, por algo que no conocía. Porque eso es ser partícipe a título lucrativo.

Bien, parece que es un delito, pero ser condenado por algo que no conocía, pues, en fin, no es algo que pueda merecer el mismo reproche que ser condenado por algo que sí conocían y en lo que habían participado o habían cubierto. Esto es porque hubo dos candidatos a alcaldes que recibieron una cantidad para financiar su campaña, tuvieron votos, y el Partido Popular se vio beneficiado por esos votos. Pero, desde luego, desconocíamos absolutamente esas circunstancias.

En cualquier caso, quiero decirlo, que a veces ponemos el énfasis en un acontecimiento, en dos o en tres, pero yo le digo una cosa: llevo muchos años en política y la inmensa mayoría, y de todos los partidos, de las personas que se dedican a la política son personas honradas y decentes.

Conozco concejales de pueblo, porque he pateado mucho pueblo a lo largo de mis años en la vida política. He sido concejal. He sido diputado provincial. Me conozco bien lo que es el conjunto de España, a la que le he dado varias vueltas, y he visto gente muy honrada, gente muy decente que trabaja mucho. Muchos concejales no cobran, la inmensa mayoría, y también merecen un respeto. No generalicemos, porque eso es profundamente injusto.

S. Griso.- Déjeme que terminemos con la Comunidad de Madrid. Ángel Garrido, ¿descartan ustedes que sea el candidato en las próximas elecciones autonómicas en Madrid? ¿Van a apostar por otro candidato, como Pablo Casado?

Presidente.- Nosotros no hemos tomado ninguna decisión sobre candidatos en Madrid. Los únicos candidatos que ya ha designado el partido son los candidatos a las alcaldías de la Comunidad de Andalucía. En el resto de España, no hemos tomado ninguna decisión, como no lo ha hecho ninguna otra fuerza política en España, porque queda un año largo todavía para la celebración de elecciones.

S. Griso.- En el discurso del señor Garrido, el día 2 de mayo, llamó muchísimo la atención la frialdad entre Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal. Fue muy comentado. Dijeron que ya no disimulaban en público su antipatía. ¿Eso no le supone a usted un problema, tener ahora mismo enfrentado al partido y al Gobierno?

Presidente.- Le voy a decir una cosa con absoluta franqueza. Me parece un tema muy pequeño. Y, además, me parece un tema muy machista. Si fueran dos señores no nos hubiéramos encontrado con todas esas portadas que hemos visto. Para mí, ese tema es irrelevante y desconozco absolutamente esa situación. Son dos personas que trabajan intensamente, con una gran capacidad. Soraya Sáenz de Santamaría es vicepresidenta del Gobierno desde el primer momento. Ha vivido temas de una enorme dificultad. María Dolores de Cospedal es secretaria general del partido. Es, además, ministra de Defensa. Está al frente de una cartera difícil y compleja. Y estoy muy orgulloso y muy satisfecho de su gestión. Y se lo digo como lo siento, no por ninguna otra razón. Creo que el Gobierno funciona muy bien, está perfectamente coordinado, y mis problemas no vienen de ahí ni son los temas a los que le dé la más mínima importancia.

S. Griso.- ¿De dónde vienen sus problemas, señor Rajoy?

Presidente.- Pues mire, mis problemas vienen fundamentalmente de Cataluña. Creo que es el reto más importante que afronto como presidente del Gobierno, pero que afrontamos el conjunto de los españoles. Y, en segundo lugar, vienen de la economía española. Hemos dado un salto importante adelante. Ya llevamos unos años de crecimiento. Estamos creando mucho empleo, pero yo quiero llegar a crear veinte millones de empleos. Me falta un millón. Ya hemos creado algunos a lo largo de esta legislatura; me falta uno, porque eso es lo que me permitirá gastar más dinero en la financiación de servicios públicos y seguir mejorando la vida de la gente. Esas dos son mis prioridades, la economía de los españoles y la situación de Cataluña. Luego hay otros muchos.

S. Griso.- Déjeme que le pregunte por Cataluña. Una vez que ha sido recurrida la Ley de Presidencia, ahora se activa el 'Plan D', que sería que Carles Puigdemont proponga un candidato viable para ser investido presidente de la Generalitat. Eso decían que se iba a producir en el día de ayer, parece que se retrasa algo más. ¿Confía en eso, no?

Presidente.- Confío en eso, y creo que en esto, coincido con la inmensa mayoría de españoles y de catalanes, independientemente del planteamiento ideológico que tenga cada uno. Esta es una situación ya un poco ridícula, porque estamos todos pendientes de un señor que tiene, o da la sensación, al menos de que tiene secuestrada la voluntad del Parlamento de Cataluña.

Lo que Cataluña necesita en este momento es un Gobierno. Necesita recuperar la normalidad institucional, económica y social. Necesita un Gobierno que ya no divida a la gente, que intente ser el Gobierno de todos, que cumpla la Ley, y a partir de ahí, podremos iniciar un proceso de diálogo y yo estoy dispuesto a hablar con ese Gobierno sin más límites, lógicamente, que lo establecido en la Ley. Pero eso es una urgencia nacional. Y eso está afectando a la inversión extranjera, puede afectar a la economía, y al bienestar de la gente. Por eso, mi esperanza y mi confianza es que haya un Gobierno a la mayor celeridad y por mi parte haré todo cuanto esté en mis manos para ayudar a normalizar la situación.

S. Griso.- En su último auto, el juez Llarena abre la puerta a la posibilidad de rebajar la calificación de algunos delitos. Ahora se insinúa la posibilidad de que se les aplique el delito de sedición o incluso de conspiración para la rebelión. ¿Qué le parece a usted ese cambio de calificación?

Presidente.- Yo las resoluciones de los tribunales, soy presidente del Gobierno, no debo comentarlas. Los jueces tienen una función. El Poder Ejecutivo tenemos otra, y el Poder Legislativo tiene otra. Y, por tanto, yo respeto cualquier decisión que adopte el juez Llarena o cualquier otro tribunal español.

S. Griso.- La preocupación por la situación de Cataluña aumenta también entre los españoles, según el último CIS. Tienen mucho que preguntar nuestros ciudadanos, escuche.

Ciudadanía: - "¿Habrá Gobierno, este mes en Cataluña? ¿A quién beneficiaría que repitieran las elecciones?"
"- ¿Les ha decepcionado la justicia belga o alemana? ¿Cómo es posible que un juez español vea tantos delitos, y un juez alemán o belga no vea ninguno?"

S. Griso.- ¿Qué responde al último?

Presidente.- Bueno, la primera, las elecciones. A mí me parecería un disparate volver a celebrar elecciones porque hacemos ya elecciones autonómicas en Cataluña cada año y medio.

La segunda, la forma distinta de ver las cosas, todavía ni el juez belga, ni el juez alemán, han tomado una decisión definitiva. Y, por tanto, habrá que esperar. Pero mire: eso es normal. De hecho, pasa dentro de España. Usted puede ir a un tribunal y puede no darle la razón. Usted recurre a la instancia superior y la instancia superior le puede dar la razón. Eso es uno de los pilares básicos de la democracia. El Estado de derecho, la división de poderes y, luego, hay garantías para los Tribunales, para las personas, y, también, hay posibilidad de recurrir a una instancia superior. Eso ha sido así toda la vida. Es un buen sistema, y no sabemos, al final, cuál va a ser la decisión de uno ni de otro.

La clave es que no pretendamos todos ser jueces, porque eso no conduce a nada. El sistema judicial existe en todos los países del mundo, y su función es la propia de las democracias. El Ejecutivo, es decir el Gobierno que yo presido, gobierna. El Legislativo controla al Ejecutivo y aprueba las leyes, y los jueces las aplican. Ese es un sistema que mientras no se demuestre lo contrario y han pasado ya algunos siglos, por suerte, y por fortuna en la historia, pues es el mejor de todos.

S. Griso.- Lo que pasa es que muchos juristas consideran que se ha forzado la tipificación del delito de rebelión para llevar este asunto a la Audiencia Nacional y al Supremo, y de alguna manera, poder aplicar las prisiones preventivas que estamos viendo con Oriol Junqueras y compañía.

Presidente.- Bueno, eso lo piensa alguna gente, otra gente no lo piensa y por eso al final, lo bueno es que haya un juez el que sea el que tenga que tomar la decisión. Claro, comprenderá usted que si nos ponemos en el Gobierno o en el propio Parlamento a discutir todas las decisiones de los jueces o pretendemos ser jueces, pues en ese caso no podríamos ir a parte alguna. Haríamos una sociedad donde las normas de la convivencia podrían saltar por los aires, y empezaríamos a (no) respetar cosas que, sin duda alguna, merecen respeto.

Yo lo que hayan dicho sobre rebelión, sedición, lo que vuelvan a decir o tal, es su función. Ellos lo hacen con arreglo a su leal saber y entender. Yo entiendo que haya gente que pueda estar de acuerdo o no. Me parece muy bien. Pero lo importante es respetar esas decisiones.

Yo, desde luego, las respeto, las acato, cualquiera, me gusten o no. Y hay algunas que me han afectado que podrían gustarme o no, y, además, creo sinceramente que no contribuyo en nada a ponerme a hacer de comentarista de resoluciones judiciales.

S. Griso.- Y ¿por qué ese principio básico de respeto a las decisiones judiciales no se ha aplicado en el caso de la sentencia de "La Manada"? Porque hemos visto que, en este caso, el Gobierno sí ha discutido esa sentencia. El propio ministro de Justicia ha puesto en cuestión la capacidad de uno de los jueces.

Presidente.- Realmente, es un tema terrible. Yo de quien me acuerdo fundamentalmente es de la víctima, de la mujer que fue agredida o de otras posibles mujeres a las que podrían hacer eso. Pero hay algo que es importante, que todos conocemos. Me refería antes a eso. Esa sentencia puede ser recurrida, y ya ha sido recurrida por la fiscalía y también por las partes. Bueno, eso es muy importante. Y si es necesario, y lo estamos estudiando, modificar la Ley, que no lo sabemos todavía, también se puede hacer. Lo terrible es que eso se haya producido. Lo importante es que seamos capaces de trabajar para que nunca más tengamos que comentar una circunstancia como esa.

S. Griso.- ¿Se equivocó su ministro de Justicia cuando puso en cuestión la capacidad de uno de los jueces, sabiendo que eso, además, ha provocado una rebelión por parte de todas las asociaciones judiciales, de todos los colores políticos, conservadoras y progresistas?

Presidente.- Yo creo que la posición del Gobierno quedó muy clara en la rueda de prensa que dimos después del Consejo de Ministros. Se va a recurrir esa sentencia, y vamos a ver qué es lo que dicen en segunda instancia. Vamos a estar siempre con las víctimas. Si es preciso, se cambia la Ley. Cualquier idea que quiera aportar cualquiera en el Parlamento será tenida en cuenta. Pero creo que lo importante, si vamos a la mayor, lo importante es que seamos capaces de que estas cosas no se puedan volver a producir jamás en el futuro, y que vivamos en un país, mejor, más justo, más civilizado, y con más sentido, y más respeto a las personas.

S. Griso.- ¿De qué depende esa reforma del Código Penal, que dice usted que están estudiando?

Presidente.- La estamos estudiando. Lo que pasa es que hay muchas cosas en esta vida que no son cuestión de leyes, sino que son cuestiones puramente de hechos. Las leyes no resuelven todo. Hay cosas que no dependen directamente de las leyes. Pero si fuera necesario, evidentemente, promoveríamos una reforma de las leyes.

S. Griso.- Antes decíamos que Albert Rivera le achaca no haber recurrido el voto delegado de Carles Puigdemont y de Toni Comín, pero también tiene otro reproche para ustedes. Lo tuvo después de la negociación de los Presupuestos que tuvieron con el PNV. Insinuó que habían hablado ustedes de un posible acercamiento de presos. Usted lo ha negado pero el caso es que el lehendakari ha dicho que aprecia cierta "sensibilidad" en este asunto, respecto a los presos, a la política penitenciaria, y que esas conversaciones podrían abrirse en mayo, una vez aprobados los Presupuestos, y resuelta la cuestión catalana.

Presidente.- Mire, es un espanto, se lo digo, con absoluto conocimiento de causa, cómo surgen a veces algunas noticias que no lo son en nuestro país. Aparece una noticia, o alguien dice una cosa, y, al final, yo tengo que estar explicando que no es verdad.

Yo no he negociado con el PNV, como he leído en algún medio de comunicación, nada sobre la Seguridad Social, nada sobre las prisiones, nada sobre los presos, ni nada sobre presentar o no presentar un recurso. Absolutamente nada. No lo he negociado porque no me lo han pedido, y si me lo hubieran pedido, tampoco lo hubiera negociado. Yo sólo he negociado Presupuestos. Y creo que hemos llegado a un buen acuerdo, porque después de la subida de pensiones, que habíamos introducido en el Presupuesto para las viudas y para los que cobraban pensiones más bajas, que es un 3%, hacemos una subida para el resto de la gente que son algo así como el 30 o el 40% de los pensionistas.

Bueno, creo que esa negociación fue muy positiva, y lo demás es absolutamente falso. Ahora, yo lo que no puedo es evitar que surjan esa suerte de noticias.

S. Griso.- Pero presidente, sabiendo que hoy el ministro Zoido reúne a los portavoces de los grupos para hablar del nuevo escenario que abre la disolución de ETA, y sabiendo que usted esta tarde se reúne con diez asociaciones de víctimas del terrorismo. ¿Hasta qué punto se podría plantear este acercamiento, una vez que ETA se ha disuelto?  Lo digo porque ha habido ministros de Interior del Partido Popular que han dicho que en el momento en que ETA se disolviese se podría hablar de la política penitenciaria, y es algo que está pidiendo, desde hace muchos años, el Gobierno navarro y el Gobierno vasco.

Presidente.- Mire, yo con absoluta tranquilidad le voy a decir una cosa. Yo voy a mantener la misma política que he mantenido desde que he llegado al Gobierno. No me he movido. Y a veces las decisiones más difíciles son las que consisten en no moverse. Hay gente que cree que hay que estar en movimiento continuo. No, a veces, en la vida hay que quedarse donde se está.

ETA se ha disuelto, que es lo más importante. ETA ha sido derrotada por la democracia y por los españoles, que es lo más importante. Y, ahora, lo que nos queda --por eso me reúno esta tarde--, es cuidar a las víctimas y tener un relato de lo que de verdad ocurrió.

La política penitenciaria será la que dice la Ley. No me voy a mover de la Ley, que es lo que hice en el tema de Cataluña, y que es el mejor criterio para gobernar en cualquier momento. En los fáciles, por supuesto, pero también en los momentos difíciles. La Ley es la expresión de la voluntad de la gente, y conviene que todos seamos conscientes de que con la Ley no se juega, que es lo que pasó en Cataluña, y, por supuesto, lo que pasó con ETA en su día.

S. Griso.- Pero se puede hacer una lectura flexible de la Ley o no hacerla, cabe cierto margen también dentro de la propia Ley.

Presidente.- No voy a cambiar mi política de lucha contra el terrorismo, porque creo que ha sido eficaz.

S. Griso.- Le quiero preguntar también por las pensiones. Ha sido también muy comentado que después de meses y meses diciendo que no había dinero para subir las pensiones, conforme al IPC, usted lo negó por activa y por pasiva, de repente, a raíz de un pacto con el PNV, suben las pensiones este año y el próximo, conforme el IPC. Si no había dinero antes, ¿por qué lo hay ahora? ¿Se está garantizando usted la gobernabilidad hasta el año 2020?

Presidente.- No. Con absoluta franqueza. Mire, ¿usted se cree que a mí como presidente del Gobierno me gusta que las pensiones hayan subido estos años el 0,25%? ¿Usted se cree que a mí, como presidente del Gobierno, me divierte congelar el sueldo a los funcionarios? Usted mismo lo dijo antes, cuando estábamos hablando de este asunto, la gente entiende que haya que tomar decisiones difíciles.

Yo tomé estas decisiones porque cuando llegué al Gobierno me encontré con un país que estaba al borde de la quiebra, al borde del rescate. Es que hay países en la Unión Europea donde le obligaron a bajar las pensiones un 40%, porque fueron objeto de un rescate. Y, a otros, un 30%. Tres países de la Unión Europea.

Bueno, yo, en España, y costó mucho, con la ayuda de los españoles, logramos liberarnos del rescate y subimos las pensiones. Poco, es verdad, un 0,25. Pero logramos subirlas y, sobre todo, trabajamos para garantizarlas en el futuro.

Yo en esta ocasión vi que ya se podían hacer algunas cosas, porque continúa la recuperación, seguimos creando empleo y aumenta la recaudación. Entonces dijimos, lo primero que vamos a hacer, a los que cobran pensiones más bajas, que son muchísimos, se las vamos a subir un 3%, y vamos a subirles también las pensiones a la viudas, la base reguladora. Y dije, vamos a esperar al año que viene para subir el resto de las pensiones. Bien, luego llegamos a un acuerdo presupuestario con el PNV. Vamos ahora más ajustados en el Presupuesto, y creo que se puede hacer. Lo que no podemos es subirlas un 3%, como las más bajas. Las subimos un 1,6%. Bueno, pues eso es lo que ha ocurrido. Pero es que cuando se gobierna, si solo pensamos en el día a día y en el corto plazo, acabaremos pasándolo muy mal, que fue por eso por lo que tuvimos la crisis económica que vivimos en España.

Tenemos que pensar, también, un poco en el medio y largo plazo y en las pensiones del futuro. Por eso ahora es fundamental volver al Pacto de Toledo, e intentar llegar allí a entendimientos y a acuerdos. Esto de las pensiones no es cosa de un partido, es cosa de todos, de los que son pensionistas hoy, de los que pretendemos serlos en el futuro, de los que hoy son jóvenes, y hay que hacer las cosas con un poco de sentido.

S. Griso.- Pero, presidente, si usted mismo se ha cargado de facto la reforma que hizo en el 2013, que aplicaba esa subida del 0,25, ¿qué Gobierno en el futuro va a aplicar una medida tan impopular como subir sólo un 0,25?

Presidente.- No, perdona, yo no me he cargado la reforma del 2013. En el 2013 lo que dijimos es que las pensiones no deberían subir en función del IPC. Y lo creo. Y no han subido en función del IPC, porque han subido las pensiones de las viudas más, y han subido un 3% las pensiones más bajas, que es mucho más que el IPC.

Pero hay fórmulas, este año hemos acordado con las organizaciones sindicales subir el sueldo de los funcionarios. Y no suben en función del IPC, van a subir en función de que haya crecimiento económico y empleo. Porque lo bueno es que haya a la vez crecimiento económico, se cree empleo y se puedan subir los sueldos de los funcionarios.

Lo mismo ocurre con el Salario Mínimo. Es que tuvimos que congelar el Salario Mínimo en los peores momentos de la crisis. Pero es que el año pasado lo subimos el 8%, este año un 4%, el que viene un 5%, y en 2020, el 10%. Entonces, las cosas se pueden hacer cuando se pueden hacer. Es decir, un buen gobernante no es aquel que llega y dice mire les voy a subir las pensiones a usted el 10% y ahora voy a sacar a concurso 50.000 plazas, y ahora voy a hincharme a hacer carreteras. Porque eso, normalmente termina en la quiebra. Ese es un pésimo gobernante, el que actúa así. Y ya tenemos algunos ejemplos en España que conviene no repetir. Yo se lo digo como lo pienso. Seguramente estoy equivocado, pero se lo digo como lo pienso.

S. Griso.- Retrasa usted la aplicación del factor de sostenibilidad. Insisto, no aplica el 0,25 previsto por Ley, y eso, de alguna manera, ahora, insisto, de facto, pues echa tierra sobre la reforma que usted aplicó para hacer sostenible un sistema que ahora mismo no lo es. Siempre el Gobierno dice "si creamos empleo, lo será". El Fondo de Estudios del BBVA dice que no es suficiente con crear empleos, que hay hacer más reformas. Entiendo que dentro del Pacto de Toledo usted aspira a hacer esas reformas.

Presidente.- El Fondo de Estudios del BBVA puede tener una opinión, pero el Gobierno también puede tener una opinión, y supongo que no está escrito en ningún manual que un Fondo de Estudios sea de mejor condición que el Gobierno a la hora de opinar sobre los temas a los que se dedica el Gobierno todos los días.

Yo creo que nuestro sistema de pensiones será mejor en la medida en que se cree empleo. Pero es que, claro, estamos creando empleo a un nivel de 500.000 puestos de trabajo al año. Esas son 500.000 personas que pagan ya cotización a la Seguridad Social. Lógicamente eso supone más recursos. Eso es  de puro sentido común. Cuanto más empleo haya, mejores y más pensiones habrá. Eso es de puro sentido común. Por eso, el objetivo principal del Gobierno y la prioridad siempre hemos dicho que es crear empleo.

A partir de ahí, sin duda alguna en el Pacto de Toledo conviene hacer reformas, como se han hecho siempre. El Pacto de Toledo lleva existiendo desde el año 1995, y ha funcionado, y yo creo que funciona. Y creo que es fundamental.

Yo pienso que hay algunas políticas en España que tienen que ser producto del acuerdo de todos: política de defensa, política contra el terrorismo, política de pensiones, política exterior entre otras, son políticas que nos afectan a todos como nación, como país y como personas. Y, por tanto, es muy importante que haya el acuerdo, y trabajamos para que así sea. Luego, se puede graduar, se podrían subir las mínimas un 3, un 2, sí se puede graduar. Es decir, se puede subir un año un 3, y el año que viene según como vayan las cosas. Pero habrá que ir tomando las decisiones en función de cuáles sean los acontecimientos.

Le voy a dar un dato. Con la crisis económica, cuando llegamos en el año 2011, se habían perdido 70.000 millones de recaudación. Por la crisis. Porque había habido una caída del empleo monumental, había caído el consumo. Entonces teníamos 70.000 millones de euros menos. ¿Alguien cree que recaudando 70.000 millones de euros menos se puede gastar lo mismo que cuando se recaudaban 70.000 millones de euros más? No, es absurdo, porque no salen las cuentas. El político de lo que tiene que preocuparse es de que la recaudación vaya aumentando poco a poco, de que haya un crecimiento sostenido y estable, y no tomar decisiones que sean exageradas y acaben perjudicando el medio y el largo plazo. Eso es gobernar. Lo demás es hacer propaganda.

S. Griso.- Ustedes, de hecho, ese incremento, ese sobrecoste que va a suponer subir las pensiones conforme a la inflación, lo quieren financiar en parte con la Tasa Google, con esa tasa a las empresas tecnológicas. ¿Va a dar tiempo aprobar esa tasa en esta legislatura?

Presidente.- Vamos a ver, las pensiones, le insisto, no suben con arreglo al criterio del IPC, igual que no suben los sueldos de los funcionarios con arreglo al criterio del IPC. Pueden subir más todavía. ¿De dónde lo vamos a sacar? Hay una partida que es muy importante, donde hemos tenido ahorros todos los años, y donde creo que este año también los vamos a tener, que son los intereses que pagamos por nuestra deuda. ¿Y sabe por qué pagamos menos intereses por nuestra deuda? Pues por hacer una política de control del gasto público, una política que genera confianza.

Ahora estamos en los mercados recibiendo dinero a diez años, pagando el interés del uno. Pero es que cuando llegamos al Gobierno, los intereses estaban incluso por encima del siete, en cuyo caso es imposible mantener cualquier economía. Por eso, el hacer las cosas bien, el controlar el gasto, el pensar un poco en el medio y largo plazo acaba produciendo rendimiento. Pero esto es como todo en la vida.

Una familia cuyos ingresos son mil, puede gastar mil doscientos un mes, dos, tres, pero no puede gastar mil doscientos durante años, porque acaba en la quiebra. Y, al final, gobernar es exactamente lo mismo.

S. Griso.- Ya que me habla usted de las familias. Ayer, nos acompañaba aquí el presidente de la CEOE, y decía el señor Rosell que ha llegado el momento de subir los salarios, que durante la crisis se han apretado el cinturón, sobre todo, las rentas medias, en las rentas bajas, y que ahora hay que repartir, también, la salida de la crisis:

Rosell.- "En las grandes empresas el crecimiento de los salarios ya está ahí, ya se nota, ya lo estamos viendo, y en el resto, pues lo hemos de hacer escalonadamente, con el intento de que los salarios bajos suban mucho más que el resto de salarios. No puede ser que tengamos los salarios bajos que hay, no puede ser que existan, y hemos de ayudar desde abajo a que suban más. ¿Que podríamos intentar acelerar esto?, bueno pues estamos para hablar de ello".

Presidente.- Estoy de acuerdo. Lo que pasa es que tienen que hacerlo. Yo lo hago, como presidente del Gobierno.

S. Griso.- Aplicando un aumento de sueldos a los funcionarios.

Presidente.- Y el Salario Mínimo, que son los salarios más bajos, es el mínimo: un 4, un 5 y un 10. Y las pensiones, subimos más las pensiones mínimas, que suben un 3%, y los funcionarios públicos, pues también lo estamos haciendo.

Creo que ahora se puede hacer, como ha dicho él, "gradualmente", porque no repitamos los errores que cometimos en su día. Lo fácil sería que él dijera que suban el 10%. Eso no es posible. Pero si somos sensatos podemos ir subiendo cada año un poco, eso será bueno para la gente, y nos garantiza subidas durante muchos años.

S. Griso.- Le voy a preguntar por la brecha salarial, es ya un clásico. Las mujeres son, con los pensionistas, los que más se están movilizando en la calle, y le hacen estas preguntas:

Ciudadanía.- "Las mujeres seguimos ganando entre un 15 y un 20% menos que los hombres, ejecutando las mismas tareas, empleando el mismo número de horas, y con la misma implicación, o a veces, incluso, en ocasiones, más. ¿Para cuándo la equiparación salarial? ¿Se ha tomado alguna medida? ¿Se va a tomar alguna medida para acabar de una vez por todas con esta injusticia?"

Presidente.- En la Administración Pública ya existe. Es decir, al mismo trabajo y a las mismas horas, el sueldo es igual. Un subdirector general y una subdirectora general cobran lo mismo. Un técnico y una mujer que es técnico pues también cobran exactamente lo mismo.

En la privada, la Ley prohíbe sueldos diferentes por el mismo trabajo y las mismas horas. Otra cosa es que haya fraude en algunas ocasiones, en cuyo caso, tendremos que hacer un esfuerzo a mayores para que la Inspección actúe.

Y, luego, hay un tema. La brecha salarial viene derivada fundamentalmente de que las mujeres no suelen acceder o les cuesta mucho más, a los cargos directivos. Y de hecho, ahora ya hay muchas escuelas de negocios, y muchas consultorías que están trabajando este asunto, que siguen a las mujeres que son directivas para que cuando las empresas tengan que nombrar consejero delegado sepan que hay mujeres muy capaces.

Mire, hay un dato que es muy significativo: hay un 60% de mujeres universitarias en España, y en el mercado laboral están en un 45%. Hay 15 puntos de diferencia. Bien, eso aparte de ser malo para las mujeres, es malo para el país, porque se pierde el talento de muchísima gente. Y ahí tenemos que hacer un esfuerzo todos, y también, las empresas privadas.

Hoy he llegado a esta casa, Atresmedia, y, entonces, me han recibido unos directivos y todos eran hombres. Fíjese, en esta misma casa. El esfuerzo lo tiene que hacer, evidentemente, el Gobierno, el señor Rosell, los empresarios, y lo tienen que hacer todas las empresas. Luego, está usted aquí, pero no está usted en el despacho, está presentando un programa, que es muy importante, también.

S. Griso.- Estaba antes en el despacho también, es que yo madrugo mucho.

Presidente.- Yo creo que este es el tema del futuro. Créame que me lo tomo muy en serio. Yo tengo cinco altos cargos que dependen de mí, cuatro son mujeres. Bueno, creo que donde debemos trabajar ahora es sobre todo en la empresa privada y en los cargos directivos.

S. Griso.- Señor Rajoy ¿cómo se imagina usted en el año 2021, trabajando de Registrador de la Propiedad en Santa Pola? ¿Viendo y contando nubes?

Presidente.- Yo me imagino el año 2021 como un año... Mire, lo que quiero es que los españoles sean más felices.

S. Griso.- ¿Y usted, personalmente?

Presidente.- Yo intento ser positivo. La vida tiene sus momentos buenos, sus momentos malos. Yo siempre se lo digo a mis hijos, hay que ser positivos. Comprendo que hay veces que decir a las personas que lo pasan muy mal en algunas situaciones, ser positivo es muy complicado, pero tenemos que intentarlo. Yo creo que España es un gran país.

S. Griso.- Pero no me está contestando. Me está hablando de España, de los españoles, pero usted personalmente ¿cómo se ve?

Presidente.- Bueno eso va a depender de los españoles y de mi partido.

S. Griso.- Y de usted mismo. Porque puede decidir presentarse a la reelección o descansar.

Presidente.- Pero yo soy el menos relevante. Por supuesto menos que los españoles, y por supuesto que mi partido.

S. Griso.- ¿Dónde se va a posar el dedo divino de Mariano Rajoy en 2020?

Presidente.- Yo  tengo dedos, pero desde luego divinos en ningún caso.

S. Griso.- Es una expresión de Esperanza Aguirre.

Presidente.- ¿Ah, sí?

S. Griso.- Sí.

Presidente.- Pues no es muy afortunada. Ya me extrañaba a mí. Nunca pensé que fuera suya (de Susanna Griso). Tampoco lo había pensado. A mí, me gusta trabajar por mi país, francamente.

S. Griso.- ¿Eso significa que tiene ganas de seguir?

Presidente.- Yo estoy a disposición de mi partido.

S. Griso.- ¿Y su partido está a disposición de usted?

Presidente.- Eso habría que preguntárselo, pero para eso aún queda tiempo.

S. Griso.- Hay quien dice que va a convocar usted unas primarias muy bendecidas en las que otro gallego tome el relevo. No sé si es lo que tiene usted en mente.

Presidente.- Decir, dicen muchas cosas, lo que pasa es que yo no entero de la mayoría de los rumores que circulan por ahí.

S. Griso.- Señor Rajoy muchísimas gracias, presidente.

Presidente.- Ha sido un placer. Muchas gracias.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)

»Más Información