Está usted en:

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nueva

Respuestas del presidente del Gobierno en la sesión de control parlamentario

Congreso de los Diputados, miércoles 22 de noviembre de 2017

Respuesta del presidente del Gobierno a la pregunta formulada por doña Margarita Robles, del Grupo Parlamentario Socialista

Sra. Robles.- Señor Presidente, ¿cuándo va a poner su Gobierno en marcha las iniciativas aprobadas para la ejecución del pacto contra la violencia de género?

Presidente.- Señora Robles, creo que es importante que en esta materia --lo hemos hecho y sigamos haciéndolo en el futuro-- mantengamos el espíritu de consenso con el que siempre hemos trabajado. Como saben, en el Debate de Investidura me comprometí a impulsar un Pacto de Estado contra la violencia de género; lo llevé también a la Conferencia de Presidentes; es muy razonable escuchar con aquellos que trabajan más directamente con las víctimas; por la misma razón hemos contado con las aportaciones de casi medio centenar de entidades a través del Observatorio Estatal de Violencia contra la Mujer y, como sabe también, tanto en el Congreso como en el Senado se han aprobado sendos informes.

Quiero dar las gracias a los Grupos Parlamentarios por el esfuerzo que han hecho. Los documentos han sido remitidos al Gobierno; el Gobierno los está ahora tratando con las diferentes Comunidades Autónomas, así como con distintas organizaciones no gubernamentales, el Consejo General del Poder Judicial, la Fiscalía, etcétera, y pretendemos que a lo largo del mes de diciembre se pueda firmar el acuerdo sobre la base de lo ya acordado aquí y en el Senado que, como no podía ser de otra manera, es muy similar.

Sra. Robles.- Señor Rajoy, en lo que va de año llevamos cuarenta mujeres asesinadas víctimas de la violencia machista; ocho menores asesinados y veintitrés huérfanos. Esto no va de estadísticas. A mí me gustaría aquí tener el tiempo suficiente para mencionar el nombre de todas las personas asesinadas por la violencia machista y rendirles nuestro homenaje. Eso me gustaría.

Le tengo que decir que ustedes, desde el año 2011, han rechazado todas las iniciativas que se les propuso por parte del Partido Socialista, del Grupo Socialista, para luchar contra la violencia machista. Finalmente, hemos conseguido que se apruebe un Pacto contra la Violencia de Género, pero es un pacto de mínimos. Es un pacto que el Partido Socialista ha aprobado por sentido de la responsabilidad, porque no podíamos dejar sin protección a las mujeres, y, precisamente porque es un pacto de mínimos, vamos a ser absolutamente exigentes en velar por su cumplimiento.

Han pasado dos meses y usted me habla de estudios. Ni una sola iniciativa hay aquí, presentada en este Parlamento, para que las leyes necesarias para el desarrollo del Pacto contra la Violencia de Género se pongan en marcha. Ni una actividad han realizado ustedes para devolver competencias a los Ayuntamientos y los correspondientes recursos económicos.

Ayer les hemos tenido que pedir que preparen un real decreto ley porque, como va a haber prórroga de Presupuestos, necesitamos, necesitan las mujeres víctimas de la violencia de género, que haya los incrementos presupuestarios necesarios y, por lo menos, doscientos millones de euros para este próximo año.

Ustedes no han hecho políticas de igualdad, han suprimido asignaturas como la Educación para la Ciudadanía y en este momento el 27 por 100 de los jóvenes de este país consideran que es normal la violencia de género en el ámbito de las parejas. ¿Qué están haciendo ustedes?

Por eso, le digo: el Partido Socialista, si ustedes no presentan esas iniciativas legislativas y otras, lo vamos a hacer nosotros, porque las mujeres en este país, las víctimas de la violencia machista, no resisten ni un minuto más. ¡Basta ya de fotos, basta ya de campaña y pónganse a trabajar! No podemos consentir que haya ni una sola mujer más asesinada.

Presidente.- Yo creo que el acuerdo al que se ha llegado aquí, y también en el Senado, es un buen acuerdo, es un buen pacto y, desde luego, si yo pensara que no era bueno, tenga la seguridad de que no lo firmaría. De la misma manera, le digo que, desde luego, la voluntad del Gobierno, y entiendo que también la del Grupo Parlamentario Popular, es mantener ese acuerdo en el tiempo.

Es verdad que todavía queda mucho por hacer; pero también es verdad, Señoría, que no partimos de cero. Estamos haciendo avances: en los últimos años se ha reducido la cifra de víctimas; han vuelto a crecer las denuncias, después de varios años a la baja; hemos alcanzado los datos más altos de llamadas al 016 y han aumentado las órdenes de protección.

Tengo que decir también que los sucesivos Gobiernos, también el suyo, pero desde luego, también el nuestro, han trabajado mucho contra la violencia de género, y ha habido leyes en los años 2003 y 2004, muchas en la pasada Legislatura y también en esta.

Por tanto, el Pacto ya se está implementando y yo, desde luego, quiero decir que, además de señalar que el año que viene habrá la dotación que se aprobó ayer en el Congreso, en los Presupuestos de 2016 y 2017 se ha incrementado la dotación.

Muchas gracias.

Respuesta del presidente del Gobierno a la pregunta formulada por don Gabriel Rufián, del Grupo Parlamentario de Esquerra Republicana

Sr. Rufián.- Señor presidente, señor Rajoy, la pregunta es sencilla: ¿Respetará el Gobierno español los resultados de las elecciones del próximo 21 de diciembre, si gana el independentismo?

Presidente.- Yo por supuesto que respetaré el resultado de las elecciones. Son unas elecciones que he convocado yo, en mi condición de presidente del Gobierno. Lo he hecho porque el Senado me ha facultado y el Senado puede facultarme, con arreglo a la Constitución Española. Por tanto, estamos ante unas elecciones legales, convocadas con arreglo a las leyes en vigor, para elegir diputados al Parlamento de Cataluña, para esto es para lo que son, y, por supuesto, respetaremos los resultados. ¡Hasta ahí podríamos llegar!

Sr. Rufián.- La verdad es que sí las convocó usted desde un despacho. Es decir, son ilegítimas, porque el presidente de la Generalitat, el presidente de Cataluña, es el único que puede convocar elecciones. Dicho esto, no se preocupen porque nos presentaremos y, seguramente, las ganaremos.

La pregunta va en esa dirección: si ganamos, ¿no le veremos recogiendo firmas? Si ganamos, ¿no veremos a esa especie de mirlo blanco de la caverna, llamado Pablo Casado, acordándose de Companys a ver qué vamos a votar? Si ganamos, ¿no veremos a la señora De Cospedal llamando a filas al Ejército? Si ganamos, ¿no veremos a la Policía dando porrazos a la gente que quiere votar, ni veremos un ferry con la cara de un Piolín en el Puerto de Barcelona? Si ganamos, ¿no veremos a políticos electos catalanes en la cárcel? Si ganamos, ¿no veremos juicios prácticamente inquisitoriales en el que se hace besar, casi, casi, a la bandera española a los que están juzgados? Si ganamos, ¿no veremos a usted y a su marca blanca roja, y a su blanca marca naranja, facilitar la fuga de empresas? Si ganamos, ¿no le veremos a usted aplicar un artículo de la Constitución, el 155, que ojalá aplicara el 47 y el 128, que son muchos más hermosos y mucho más dignos?

En definitiva, el próximo 21 de diciembre, señor Rajoy, ¿se comportarán como carceleros o como demócratas?

Presidente.- No sé, señor Rufián, qué quiere que le diga. Con absoluta franqueza, usted dice que las elecciones son ilegítimas; pero luego dicen que se van a presentar a unas elecciones ilegítimas. Convendría que fuera usted capaz de explicar esto. En cualquier caso, si no lo hace, puedo asegurarle que tampoco pasa nada, ¿no?

Yo lo que quiero decirle, señor Rufián, es que, si ustedes ganan las elecciones, solo tienen que hacer una cosa: gobernar, respetar la legislación en vigor, respetar los derechos de las minorías, en el supuesto de que ustedes ganen, y no perjudicar la economía de los ciudadanos de Cataluña. Y punto. Y nos quedamos todos tranquilos.

Muchas gracias.

Respuesta del presidente del Gobierno a la pregunta formulada por don Aitor Esteban, del Grupo Parlamentario Vasco EAJ-PNV

Sr. Esteban.- Señor presidente, ¿le parece aceptable negar información al Parlamento y, de manera más reciente, acerca de la "Operación Copérnico" en Cataluña, amparándose en un Acuerdo del Consejo de Gobierno de 1986?

Presidente.- Es verdad, el acuerdo es del año 1986. En él se clasifican determinados asuntos y materias con arreglo a la Ley de Secretos Oficiales. Sabe que la Ley le atribuye al Gobierno esa competencia por afectar a la seguridad y a la defensa; algo que a mí me parece, desde luego, muy razonable. Lo que hemos hecho nosotros es aplicar una normativa que está ahí y que la han aplicado todos los Gobiernos desde 1986.

Sr. Esteban.- Señor presidente, admitiendo que este Acuerdo de hace más de 31 años de un Gobierno del señor González hubiera sido legal, aun admitiéndolo, el texto está trufado absolutamente de términos, de referencias, militares, cosa que nada tiene que ver con las cuestiones que recientemente se le han preguntado.

No podría tampoco ampararse en él, porque se pide información por parte del Parlamento para asuntos que nada tienen que ver con los planes de seguridad de organismos e instituciones, mucho más allá, y la única referencia a la que ustedes pueden agarrarse es a esa.

En tercer lugar, porque usted sabe que la propia Ley, la Ley de Secretos, dice en su artículo 10.2 que "la declaración de materias clasificadas no afectará ni al Congreso de Diputados ni al Senado, que tendrán siempre acceso a cuanta información reclamen en la forma que determinen los respectivos Reglamentos y, en su caso, en sesiones secretas".

Ustedes no pueden negar de plano la posibilidad al Parlamento, que es lo que hacen en su escrito de contestación. Y se trata de un Acuerdo de 1986, que tiene un carácter genérico para un sinfín de materias, señor presidente, cuando debería clasificarse documento a documento, porque ese es también, incluso, el espíritu de la Ley, lo que se clasifica como reservado o secreto.

Es un Acuerdo absolutamente abusivo, hecho en una época de gran actividad terrorista; pero es un Acuerdo absolutamente abusivo, y, de facto, modifica la Ley sin la aquiescencia del Parlamento. Y está basado, además, en una ley que, como bien sabe, señor presidente, es de 1968; es una ley de la Dictadura, de la época franquista. Este Congreso de los Diputados, a instancias de mi Grupo Parlamentario, ya hace un año tomó en consideración una reforma de esa Ley, hay una voluntad por parte del Parlamento de reformarla.

El Grupo que le apoya, el Grupo del Partido Popular, ha presentado veintiocho ampliaciones de plazo y la semana que viene se va a cumplir un año desde que se tomó en consideración. Señor presidente, no es de recibo, así que le pido derogue este Acuerdo del Gobierno, en primer lugar, cuanto antes, y, segundo, dejen ustedes que se debata y apruebe una nueva Ley de Secretos Oficiales.

Presidente.- Señor Esteban, como usted sabe, y se deduce de sus propias palabras, no es la primera vez que se produce una solicitud de información de estas características y la respuesta de todos los Gobiernos, desde esa fecha de 1986, es la misma. La razón, en mi opinión, está muy justificada, que es que la difusión de la información relativa a los planes de seguridad puede poner en riesgo la eficacia de los mismos y, con ella, las instituciones y personas objeto de protección.

Por tanto, si la información que se solicita es reservada, lo razonable es que no se proporcione, con arreglo a la Ley de Secretos Oficiales y, también, con arreglo al Acuerdo de 1986. Y creo que, a estos efectos, es irrelevante que el Acuerdo sea de 1986, o que sea del año 1995, o de hace un año. Tenga usted en cuenta que estamos hablando de información sensible, cuya difusión puede dañar o poner en riesgo la seguridad y la defensa del Estado.

Por lo tanto, no se trata sólo de que haya un motivo legal o que haya un argumento, como pueda ser el Acuerdo del Consejo de Ministros basado en la Ley de Secretos Oficiales; es que publicar determinados planes o acciones puede suponer un riesgo para la seguridad, para la acción y, por lo tanto, para las personas. A partir de ahí, si ustedes quieren modificar esta Ley, si ustedes quieren que haya una reglamentación más precisa, más clara y entendible, yo, desde luego, estoy dispuesto a hablar; pero conviene que en este tema lo hagamos con sensatez y con sentido común, porque, como usted muy bien sabe, no estamos hablando de cualquier cosa, sino de un tema importante que afecta a la defensa y a la seguridad de las personas.

Muchas gracias.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)