Está usted en:

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nueva

Respuestas del presidente del Gobierno en la sesión de control parlamentario

Congreso de los Diputados, miércoles 15 de marzo de 2017

Respuesta del presidente del Gobierno a la pregunta formulada por don Antonio Hernando, del Grupo Parlamentario Socialista

Sr. Hernando.- Señor presidente del Gobierno, la situación política en Cataluña se complica, es cada día más preocupante y no hay una explicación a los ciudadanos sobre las medidas que tiene en cartera al Gobierno para encauzarla. Por eso le pregunto qué pasos va a dar, señor Rajoy.

Presidente.- Mi Gobierno, lo primero, cumplir con su deber y el deber de todo Gobierno en esta cuestión consiste en trabajar en favor del interés de todos los catalanes, cooperar lealmente con las instituciones autonómicas y, desde luego, preservar el ordenamiento constitucional, el respeto a la legalidad y a los derechos y libertades de todos los ciudadanos. Es justo lo que venimos haciendo y lo que seguimos haciendo. Y esperamos, desde luego, contar con el apoyo del Partido Socialista, porque creo que esto de lo que estamos hablando está por encima de los colores partidistas: estamos hablando de la unidad de nuestro país.

Sr. Hernando.- Señor Presidente, que usted va a velar por el cumplimiento de la Ley y de la Constitución lo supongo. ¡Faltaría más! Sé que lo va a hacer en relación con las últimas decisiones del Parlamento de Cataluña, que pretendió eliminar la Ley so pretexto de las urnas y que ahora pretende romper las reglas de juego, cuando todo el mundo sabe que democracia es cumplimiento de la Ley, respeto a las sentencias de los Tribunales y acatamiento de las mismas, y de los procedimientos preestablecidos.

Pero yo lo que le pido es que hoy vaya un pasito más allá, nos diga algo más y no sé quede en este mantra de la Ley y en un diálogo que, por ahora, es un conjunto vacío. Porque el ruido es mucho, hay un ruido ambiental enorme, pero después hay un silencio sepulcral. Por una parte, está el reduccionismo de aquellos que dicen que, si no aceptamos un referéndum independentistas que nos quieren imponer, no estamos haciendo nada; y, por otra parte, les estamos oponiendo el reduccionismo de aquellos que no quieren dar ni un solo paso de contenido político.

Además, la situación se complica como consecuencia del descubrimiento de pruebas sobre la presunta financiación ilegal de la antigua Convergència, que es utilizado a conveniencia por unos o por otros: por unos, para decir que es un ataque a Cataluña lo que es el normal funcionamiento de la Justicia y, por otros, para ningunear o quitar valor a unas reivindicaciones que apoyan millones de ciudadanos y que tienen una complejidad política y social evidente, desde el punto de vista de mi Grupo.

Yo le decía que la Ley le ampara, pero esa misma Ley le obliga al diálogo y a la cooperación; diálogo y cooperación para defender los intereses generales de todos los ciudadanos, incluidos los de Cataluña, que se están viendo deteriorados por esta situación.

Llevamos demasiado tiempo en España sin poder contar con una parte importante de España, como es Cataluña, para trabajar por salir de la crisis, por la recuperación, por la sostenibilidad social y por avanzar en la normalidad institucional. Y lo que yo le digo, señor Rajoy, es que mi partido está dispuesto a avanzar. Hemos puesto documentos encima de la mesa y estoy convencido de que otros también están dispuestos a avanzar. Pero le corresponde a usted ejercer, como presidente del Gobierno, ante un problema tan grave y, si realmente cree en este país, no se lo ponga difícil a este país en relación con Cataluña, señor Rajoy.

Presidente.- Señorías, yo entiendo que le toca a usted, desconozco por qué razones, hacer esta suerte de intervención y creo que yo, como presidente del Gobierno, debo ser prudente y decirle que la defensa de la legalidad no excluye el diálogo político e institucional, ni viceversa. Como nosotros somos el Gobierno de todos los españoles y, por tanto, también de todos los catalanes, tomamos decisiones que afectan a todos, y las tomamos sobre las inversiones en Cataluña, ponemos en marcha políticas en el ámbito de nuestra competencia y, recientemente, hemos celebrado una Conferencia de Presidentes a la que el presidente de la Generalitat, a pesar de que se trataron temas importantes para los catalanes, no quiso venir.

Pero esto no tiene por qué sorprender a nadie, porque llevamos haciendo política en Cataluña mucho tiempo, para que la Comunidad pudiera seguir financiándose, por ejemplo; para que pudieran mantenerse los servicios públicos; para que los proveedores de la Generalitat y de otras Administraciones pudieran cobrar; para que pudieran atenderse los vencimientos de deuda; para que pudieran ponerse en marcha inversiones importantes y para que no quebrasen económicamente las instituciones autonómicas.

A partir de ahí, yo mantengo plena disposición al diálogo con las instituciones autonómicas, desde la lealtad, eso sí, a la Ley, a la Constitución y al Estatuto de Autonomía. Y, a partir de ahí, también estoy dispuesto a hablar con ustedes y a escuchar atentamente a las sugerencias que quieran poner sobre la mesa; pero me temo que ustedes no me han aportado ninguna idea que sirva para resolver este asunto. Por eso, con absoluta franqueza, no entiendo esta pregunta. Con absoluta franqueza se lo digo, señor Hernando.

Respuesta del presidente del Gobierno a la pregunta formulada por don Aitor Esteban, del Grupo Parlamentario Vasco

Sr. Esteban.- ¿Qué argumento aduce el Gobierno para oponerse a la tramitación de la proposición de ley del Parlamento vasco sobre la creación de un fondo de compensación de las víctimas del amianto?

Presidente.- El Gobierno no prestó su conformidad para la tramitación de esta iniciativa a la que usted se refiere en virtud de lo dispuesto en el apartado sexto del artículo 134 de la Constitución, que luego también recoge el propio Reglamento de la Cámara. Había unos presupuestos, esto suponía un aumento de gasto y, por tanto, el Gobierno ejerció la competencia que le concede la Constitución.

Sr. Esteban.- Señor Presidente, me parece que en este caso no sirve esa excusa; permítame que la etiquete de tal, aparte de que la problemática ya es muy importante y que cada vez hay más ciudadanos afectados en el Estado. Por cierto, le anuncio que hoy una delegación del Parlamento vasco ha vuelto a registrar la iniciativa. En este caso, la disposición adicional tercera decía expresamente que "se determinará por el Gobierno, en el momento en el que se apruebe el decreto, cuándo entraría en vigor y que, en ningún caso, el incremento del importe global consignado en las partidas de Presupuestos Generales vigentes al inicio de las actividades del organismo autónomo podría alterar el Presupuesto".

Dicho de otra manera, todavía no hay un presupuesto, pero es que también se puede aprobar perfectamente la Ley y con la disposición adicional tercera podía ser el presupuesto del año siguiente. ¿Por qué no? Pero es que muchísimas de las iniciativas que se han presentado ante el Parlamento no tienen por qué afectar al presupuesto actual. Claro que van a afectar a un presupuesto, pero ¿por qué al actual?

Me temo que ha habido un abuso por parte del Gobierno calificando de "infracción de imposibilidad por modificación y aumento de los gastos del Presupuesto". Porque, si uno hace cuentas, han sido nada más y nada menos que veintiún veces: seis en caso de Comunidades Autónomas y quince en el caso de proposiciones de los Grupos de la Cámara. Y me temo que esto es una actitud hacia al Parlamento, señor Presidente, más allá del abuso de esa normativa y del espíritu de la Ley.

¿Qué ocurre con la presentación de los Proyectos de Ley en la Cámara? ¿Seguimos con la dinámica de presentar decretos leyes, tal y como hacía también cuando tenía incluso la mayoría absoluta? Cuatro Proyectos de Ley presentados al inicio de la Legislatura, once Reales Decretos Leyes; once Reales Decretos Leyes, nada menos. La Constitución dice que debe ser en caso de extraordinaria y urgente necesidad, pero ésa no es la labor del Parlamento. Por lo tanto, lo que tiene que hacer es presentar Proyectos de Ley y no Reales Decretos Leyes.

Y le voy a decir más: ya sé que su Grupo Parlamentario y el Gobierno son diferentes, ya sé la teoría; pero en la práctica están ustedes paralizando, alargando los plazos, de discusión de las proposiciones de ley aprobadas en esta Cámara en toma en consideración con la colaboración socialista, y a veces de Podemos y Ciudadanos; la discusión y la aprobación de leyes en esta Cámara. Y ésa no es la actitud, señor Presidente.

Presidente.- Conviene recordar esta historia, sin entrar en temas de fondo: el Grupo Parlamentario Popular presentó una proposición de ley en el Parlamento vasco para crear este fondo y el PNV y el Partido Socialista votaron en contra de la propuesta del Grupo Parlamentario Popular. ¿Y qué hicieron? Traerlo a esta Cámara para que el fondo se creara en esta Cámara con cargo a los Presupuestos Generales del Estado. Conviene que todos recordemos bien esta historia, señor Esteban. Es que conviene, porque luego llegan aquí y le pegan a uno una bronca.

Señoría, yo estoy dispuesto a tratar con usted de este asunto, pero a tratarlo en serio. En este momento, a las personas que tienen enfermedades que se han producido como consecuencia del amianto las está atendiendo la Seguridad Social. Yo estoy dispuesto a hablar con usted de este tema y a construir. Lo que no tiene ninguna gracia es que se haga esta suerte de planteamientos y se ponga uno aquí como paladín de la defensa de personas que han tenido problemas, que, por otra parte, son muy graves, y se intente echarle el "muerto" al Gobierno de España.

Por tanto, hablemos, pero hagámoslo con sensatez, con seriedad y, si quiere, con luz y taquígrafos; y, si no, también, que es como mejor se resuelven las cosas.

Respuesta del presidente del Gobierno a la pregunta formulada por don Pedro Quevedo, del Grupo Parlamentario Mixto

Sr. Quevedo.- ¿Cree que es la oportunidad de modificar el injusto y antidemocrático sistema electoral canario, dado que está en trámite el nuevo Estatuto de Autonomía de Canarias en la Cámara?

Presidente.- Señor Quevedo, yo no voy a entrar a calificar, como ha hecho usted también en el texto de su pregunta, el sistema electoral de Canarias. Supongo que lo habrá aprobado en su día el Parlamento canario y supongo que mayoritariamente. Por tanto, no me corresponde a mí tomar ninguna decisión sobre este asunto.

Yo lo que digo es que en este momento está en esta Cámara el Estatuto de Autonomía de Canarias y que, a partir de ahí, podemos hablar sobre ese asunto o sobre cualquier otro que usted tenga a bien hablar.

Sr. Quevedo..- Le daré unos datos, señor Rajoy, para que entienda la gravedad de esta cuestión: en Canarias, el Partido Popular fue la segunda fuerza política y tiene doce diputados; la tercera fuerza política tiene dieciocho diputados; una fuerza política que está en esta Cámara con 52.000 votos tiene cero diputados y otra fuerza política, que no está en esta Cámara pero sí está en Canarias, tiene cinco mil votos y tiene tres diputados. Este aparente galimatías no es producto de la casualidad; es una consecuencia del actual sistema electoral canario, que yo tengo que decirle que el actual lo aprobó esta Cámara, y el anterior, también. Es decir, esta Cámara tiene una competencia en este tema.

Hay un déficit democrático que es preciso resolver: barreras electorales del 6 y del 30 por 100. Esto es un exotismo que no se da en el Estado español, en Europa y le puedo garantizar que en el mundo, que lo tenemos estudiado; en el mundo democrático.

Desproporción en el nivel de voto. El valor de los votos es tal que el 18 por 100 de la población tiene la mitad de los diputados y el 82 por 100 restante , la otra mitad de los resultados. Esta anomalía tiene que estar resuelta.

Treinta y cinco años este sistema en una disposición transitoria en el Estatuto de Autonomía de Canarias. Le estamos diciendo: claro que se tiene que resolver en Canarias, por supuesto que sí, a través de una ley que no se ha hecho porque no se ha querido; pero, aprovechando que el Estatuto de Autonomía de Canarias se encuentra en esta Cámara, es una oportunidad para aprobar el Estatuto, como en las ocasiones anteriores, pero corrigiendo este déficit, este disparate, este déficit democrático. Y para corregirlo le puedo garantizar que hay propuestas que, desde luego, mi Grupo está dispuesto a aceptar renunciando a las propias; creo que hay Grupos en la Cámara que estarían en disposición a hacer esto y yo lo que le pido es que usted y su partido nos ayuden a acabar transitoriamente con esta cuestión.

Esta persona que le habla pertenece a un partido canario y tiene perfectamente claro este diputado que la Ley Electoral, por supuesto, tiene que ser elaborada en Canarias. Veremos si la comisión actual es capaz de resolverlo; las anteriores no lo han sido y las razones no me da tiempo de explicárselas ahora.

Presidente.- Tengo que reconocer, señor Quevedo, que me ha dado usted un argumento muy convincente porque, si somos los segundos y tenemos doce, y el tercero tiene dieciocho, lógicamente, comprenderá usted que a mí eso me genere una cierta sorpresa.

Dicho esto, tenemos ahora aquí el Estatuto de Autonomía de Canarias, que se está debatiendo; pero tenemos algo que es muy importante, que es una comisión de estudio en el Parlamento de Canarias. Yo creo que lo sensato y lo razonable es que este asunto lo resuelva el Parlamento de Canarias y, desde luego, el que no lo puede resolver es el presidente del Gobierno, que aquí tiene un voto. Yo tengo otras obligaciones y otros problemas.

Por tanto, yo lo que les animo a todos ustedes es a que en el Parlamento de Canarias tomen una decisión sobre este tema, lo hagan rápidamente y se pongan de acuerdo; pero lo que no parece sensato y razonable es que yo tenga que decir ahora cómo tiene que ser la Ley Electoral de Canarias.

Muchas gracias.