Está usted en:

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nueva

Discurso del presidente del Gobierno en un acto sobre infraestructuras en la Región de Murcia

Murcia, miércoles 27 de diciembre de 2017

Señor presidente de la Región de Murcia; señor ministro de Fomento; señor delegado del Gobierno; autoridades; señoras y señores; queridas amigas y amigos,

Quiero agradecerles su presencia hoy aquí, en Murcia, donde vamos a poner en marcha las actuaciones del Plan Extraordinario de Inversiones en Carreteras (PIC) que presentamos el día 14 de julio en La Moncloa.

En pocas fechas finaliza el año 2017; un ejercicio que no ha sido precisamente fácil, pero del que podemos decir algunas cosas. Hoy, a punto de comenzar el 2018, después de algunos años de implacable recesión económica, de ver cómo se destruía el 10 por 100 de nuestra riqueza nacional y de perder más de tres millones de empleos, España puede afirmar que ha superado una durísima crisis y que es un ejemplo para Europa y para el mundo por cómo lo hemos hecho: por el inmenso esfuerzo que han realizado los ciudadanos, por unas políticas de estabilidad económica e institucional que lo han acompañado, y porque hemos sabido mantener un nivel de solidaridad y cohesión que hoy es la principal garantía para que cada día sean menos las personas que quedan atrás.

Los datos nos avalan: llevamos, como decía en su intervención el presidente de la Región, cuatro años de potente crecimiento económico y creación de empleo; crecemos mucho más que nuestros socios europeos y estamos creando más de medio millón de empleos cada año; hemos recuperado la riqueza que destruyó la crisis y trabajamos para llegar a ser veinte millones de personas trabajando antes de 2020.

Señoras y señores,

En este enorme proceso de recuperación nacional, las infraestructuras han representado y representan una excelente oportunidad. Son un magnífico polo de atracción de inversiones y una palanca muy potente para la dinamización económica y la creación de empleo; pero también son un elemento de vertebración del territorio y mejora de la cohesión social a través de la movilidad, la accesibilidad, la conectividad, la eficiencia y la sostenibilidad.

España cuenta, como hemos visto en un vídeo, con una de las mejores redes de infraestructuras del mundo, y es bueno decirlo. A veces, tenemos una cierta tendencia a castigarnos, diría yo, de manera inmisericorde y a fijarnos solo en aquellas cosas que no van bien; pero en España hay muchas cosas que son buenas y hay muchas cosas que van bien:

- Somos referencia en Alta Velocidad ferroviaria --en número de kilómetros únicamente nos supera China-- e impulsamos proyectos tan emblemáticos como el AVE entre Medina y La Meca.

- Nuestra organización aeroportuaria AENA es la primera del mundo en número de pasajeros. Por los 46 aeropuertos y dos helipuertos de AENA van a pasar este año 245 millones de personas.

- ENAIRE, nuestro proveedor de servicios de navegación aérea --el cuarto de Europa por volumen de tráfico--, también arroja buenos datos: este 2017 llegaremos a los dos millones de vuelos controlados y llevamos cincuenta meses de crecimiento ininterrumpido del tráfico aéreo.

- Nuestros puertos son un eslabón fundamental de la cadena logística y del comercio exterior. Por ellos pasan el 60 por 100 de las exportaciones y el 85 por 100 de las importaciones. Este año esperamos más de 540 millones de toneladas y 33 millones y medio de pasajeros.

- Tenemos una gran red de carreteras, con 26.000 kilómetros de vías estatales y más de 16.000 kilómetros de vías de alta capacidad.

- Somos el país con el turismo más competitivo del mundo y lo somos, precisamente, gracias a nuestras infraestructuras; unas infraestructuras productivas, al servicio de los ciudadanos y que atienden a tres objetivos: la eficacia, el equilibrio territorial y la productividad económica y social.

Pues bien, con estos objetivos y con estos resultados, el Gobierno de España está en condiciones de dar un nuevo impulso a la inversión en infraestructuras y en este impulso que nos proponemos emprender el Plan Extraordinario de Inversión en Carreteras (PIC) tendrá un protagonismo crucial.

El Plan Extraordinario de Inversión en Carreteras es un modelo de colaboración público-privada que nos va a permitir lo siguiente: movilizar una inversión de cinco mil millones de euros, acometer actuaciones sobre más de dos mil kilómetros en los próximos cuatro años y mejorar veinte grandes corredores.

Como saben, el PIC descansa en la fórmula del "pago por disponibilidad". Consiste en que las empresas constructoras se responsabilizan del mantenimiento de las infraestructuras que realizan durante un período de treinta años, con los mismos niveles de calidad y seguridad que el día de su puesta en servicio. Además, cuenta con la garantía de financiación europea, en las mejores condiciones, a través del Banco Europeo de Inversiones. Y a esa ventaja de financiación preferente se suma la posibilidad de que proyectos previstos en el PIC puedan financiarse bajo el paraguas del "Plan Juncker".

Este Plan gira en torno a cuatro grandes áreas de actuación: primera, completar los tramos de la Red Transeuropea de Transporte por Carretera; segunda, resolver los cuellos de botella todavía existentes; tercera, mejorar y adaptar las principales autovías a las nuevas exigencias de siniestralidad, ruido y emisiones de CO2; y, en cuarto lugar, asegurar la conservación de nuestro patrimonio viario, para que se mantenga en óptimas condiciones de servicio durante los treinta años que dura la concesión.

Este Plan no solo mejorará nuestras infraestructuras viarias, el PIC va a suponer un retorno fiscal de unos tres mil millones de euros que ayudarán a dinamizar el crecimiento económico y la creación de empleo; durante la fase de construcción esperamos crear unos 150.000 empleos: 48.000 directos, 30.000 indirectos y 72.000 inducidos; y en la fase de mantenimiento y explotación se generarán otros 39.000 empleos: 12.000 directos, 8.000 indirectos y 19.000 inducidos. Sumando ambas fases, estamos hablando de unos 189.000 puestos de trabajo.

Con la colaboración imprescindible de las asociaciones del sector (ANCI, CNC y SEOPAN), el PIC permitirá acometer actuaciones sobre más de dos mil kilómetros en los próximos cuatro años. Y vamos a comenzar aquí, en Murcia, donde damos el pistoletazo de salida al Plan Extraordinario de Inversiones en Carreteras.

Les anuncio que mañana se publicará en el Boletín Oficial del Estado el estudio de viabilidad del nuevo Eje Norte-Sur de Murcia. Estamos hablando de la construcción de un bypass en la autovía A-30 con el objetivo de que se convierta en un itinerario alternativo para el tráfico de medio y largo recorrido. Se inicia, así, el trámite para la licitación de esta infraestructura. El trazado tiene una longitud total de 32,8 kilómetros en tres tramos, el presupuesto base de licitación es de 214 millones de euros y la inversión estimada, de 279 millones de euros.

Esta nueva carretera, que se une a muchas puestas en marcha por el Gobierno --algunas las hemos visto en un vídeo-- como el tramo Jumilla-Yecla de la A-33 o las obras del tramo E de la Autovía Reguerón, va a beneficiar a más de un millón de personas, en términos de más seguridad, más capacidad y movilidad para los usuarios, y menos molestias para las poblaciones y las empresas del entorno.

Pero queremos seguir avanzando: hace escasas fechas el Ministerio de Fomento y la Región de Murcia firmaron un protocolo de colaboración para la ejecución y explotación del tramo Alquerías-Santomera de la autovía RM-1; se ha aprobado el proyecto de trazado del tercer carril de la A-7 entre Alhama y Alcantarilla y se ha abierto la licitación de las obras de un nuevo tramo de la autovía A-33.

Señoras y señores,

El compromiso del Gobierno con las infraestructuras murcianas tiene en el AVE y en el Corredor Mediterráneo dos de sus exponentes.

El AVE llegará a Murcia en 2018. En primavera está previsto finalizar los trabajos de la primera fase del tramo Monforte del Cid-Murcia de la Línea de Alta Velocidad Madrid-Levante. La puesta en servicio de la línea supondrá la conexión, tan esperada por todos, de Murcia a la red de Alta Velocidad. La duración del trayecto entre Madrid y Murcia será dedos horas y media, una hora y media menos que en la actualidad. Las obras, prácticamente finalizadas, suponen una inversión total de 1.422,4 millones de euros.

La Alta Velocidad irá acompañada del soterramiento reclamado por los murcianos. El 3 de noviembre el Consejo de Ministros autorizó la prolongación del soterramiento ferroviario de la primera fase y el 15 de noviembre se iniciaron las obras. Además, en marzo de 2018 se licitará la obra de la segunda fase, entre la estación del Carmen y Barriomar. El soterramiento es una obra con una extensión de más de cuatro kilómetros y con una inversión de más de seiscientos millones de euros.

Y la Alta Velocidad también llegará a Cartagena y a Lorca, y ya estamos trabajando en esos proyectos.

Además, el Gobierno acaba de presentar el Plan de Mercancías por ferrocarril 2017-2023 para mejorar, también, la red de transportes de mercancías de esta Región. En el eje ferroviario hacia el interior trabajamos en la Variante de Camarillas, que rectifica el trazado ferroviario del tramo Cieza-Agramón, para ganar velocidad y capacidad en la circulación de trenes de mercancías y pasajeros. Esta mejora en el trazado permitirá un ahorro de tiempo de 37 minutos cuando entre en servicio el cambiador de Albacete. Y también me gustaría poner en valor las obras de construcción del nuevo acceso ferroviario que unirá la línea Cartagena-Escombreras con las nuevas terminales portuarias de la dársena, a través de una vía única (de 2,5 kilómetros) para tráfico exclusivo de mercancías.

Y aprovecho para destacar dos excelentes datos:

- El puerto de Cartagena, como hemos visto en un vídeo, ya es el cuarto de España y lleva camino de reeditar un año histórico. Este 2017 las estimaciones apuntan a más de 35 millones de toneladas de tráfico, con un incremento del 10 por 100 respecto a 2016. Cartagena es ya el primer puerto del conjunto de nuestro sistema en rentabilidad y el sexto en resultados.

- Y también es una muy buena noticia la adjudicación a AENA de la gestión del Aeropuerto Internacional de la Región de Murcia. Este aeropuerto va a dinamizar la llegada de turistas a la Comunidad y será un motor de crecimiento. AENA estima que el nuevo aeropuerto alcanzará un millón de pasajeros en su primer año de puesta en marcha y cerca de cuatro millones al término del período de concesión (veinticinco años). Además, el Gobierno de Murcia calcula que se crearán unos veinte mil empleos en los años de la concesión.

Se inicia ahora un arduo trabajo que culminará con el traslado de la actividad del Aeropuerto de Murcia-San Javier al nuevo aeropuerto. Es un traslado con mayúsculas: las operaciones, los equipos, el personal propio, el de las compañías aéreas y el de las empresas ubicadas en el nuevo complejo aeroportuario. Queremos, además, que la puesta en marcha del Aeropuerto Internacional de la Región de Murcia se haga en el próximo año 2018.

Señoras y señores,

No quiero cansarles. Creo que se ha hecho un esfuerzo importante en infraestructuras en los últimos tiempos. Este año hemos duplicado prácticamente las inversiones licitadas aquí, en Murcia; las adjudicaciones se han incrementado en un 54,5 por 100 y las infraestructuras viarias son un claro ejemplo: se han puesto en servicio obras por valor de 89 millones de euros este año, se encuentran en ejecución actuaciones por importe de 152 millones de euros y hay otros proyectos en marcha por un importe de 695 millones Con todo ello se están movilizando inversiones en carreteras del entorno de los mil millones de euros en la Región de Murcia.

Tengan por seguro que el Gobierno seguirá trabajando al servicio del interés general, pensando siempre en el bienestar de las personas, porque a eso es a lo que tienen que dedicarse los Gobiernos. Seguiremos defendiendo el trabajo bien hecho, la estabilidad, el respeto a la Ley, la certidumbre y la confianza, porque son requisitos indispensables para mantener la creación de empleo y la prosperidad. Nada hay más enemigo del crecimiento económico y de la creación de empleo que la inseguridad jurídica y la incertidumbre política.

Tras superar la peor crisis económica que se recuerda, España se ha subido de nuevo al tren del progreso que nunca debió abandonar y desde el Gobierno vamos a hacer todo lo posible para que los beneficios de la recuperación económica lleguen a todos. En esa línea, y como recordaba el presidente de la Región en su intervención, firmamos ayer con los agentes sociales un importante acuerdo para la mejora del Salario Mínimo en los próximos años.

Y, señoras y señores, como estoy en Murcia, no quiero pasar por aquí sin hablar del agua.

Como le transmití al presidente de la Región en el encuentro que el pasado mes de noviembre mantuvimos en La Moncloa, soy conocedor de la situación en cuanto a la escasez de recursos hídricos por la que está pasando la Región de Murcia. Este está siendo un año especialmente duro, como saben, no solo en Murcia, sino en la práctica totalidad de nuestro país. En el caso de Murcia es una situación estructural y, desde que en el año 2015 aprobáramos en el Consejo de Ministros el Real Decreto Ley de Medidas Urgentes para paliar los efectos de la sequía, hemos puesto en marcha medidas concretas para que la Región y la Cuenca del Segura siguieran siendo la huerta de Europa, medidas que vamos a seguir impulsando en el futuro.

Vamos a impulsar, también, en el Congreso de los Diputados una iniciativa para acelerar los trabajos necesarios para alcanzar un Pacto Nacional del Agua, con especial atención a las Cuencas deficitarias. Por eso, desde el Gobierno de la nación nos hemos reunido ya con todas las Comunidades Autónomas, dentro del marco del Pacto Nacional del Agua, porque es necesaria una solución definitiva que cuente con el acuerdo de las Administraciones y los partidos políticos que sustentan esas Administraciones.

Espero que a partir de enero seamos capaces entre todos, porque esto no es cuestión de uno solo, de dar respuesta a un problema de enorme trascendencia y de gran importancia, y que sé sobradamente que en Murcia se siente, y mucho, por la gente.

Y termino. Después de hablar de infraestructuras y del agua, quiero aprovechar, a cuatro días ya de que digamos adiós a este año 2017, para desearles a todos ustedes unas felices fiestas y lo mejor para el 2018. Y les agradezco de corazón su presencia hoy aquí.

Muchas gracias.

»Más Información