Está usted en:
  • Enviar

El presidente del Gobierno comparece en el Congreso para informar sobre el Brexit y la situación política de Cataluña

Sánchez apela a las fuerzas políticas para preservar la convivencia y el diálogo frente al unilateralismo

Congreso de los Diputados, Madrid, miércoles 12 de diciembre de 2018

Sánchez ha destacado los paralelismos y nexos de unión entre el Brexit y la situación en Cataluña, para los que hay una respuesta común, la necesidad de fortalecer el proyecto europeo y el proyecto de España. Considera que "el independentismo catalán socava el proyecto europeo a fuerza de impugnar el proyecto colectivo de España" y que "la fortaleza de la unión se fundamenta en su integración, nunca en la segregación".

El presidente ha hecho una defensa de la Constitución, de una España plural, orgullosa de su diversidad territorial, del autogobierno de las autonomías y del diálogo frente al unilateralismo. "Autogobierno -ha manifestado Sánchez- es convivencia, y esto es lo que debemos preservar todos los responsables políticos, la convivencia es lo que está en juego, no la independencia".

También ha recordado que el Gobierno no permitirá que se produzca dejación de funciones por parte de los Mossos y que, de persistir en esa actitud, el Ejecutivo enviará a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a Cataluña para garantizar la seguridad de los ciudadanos. El Gobierno no aceptará que se vulnere el orden constitucional y "todo lo que se sitúe fuera de la Constitución y del Estatuto catalán contará con la respuesta serena pero firme, proporcional y contundente del Estado Social y Democrático de Derecho".

En su comparecencia, Sánchez ha confirmado la celebración del Consejo de Ministros del 21 de diciembre en Barcelona y que en él se aprobará una subida del salario mínimo interprofesional en 2019 hasta alcanzar los 900 euros, lo que supone una subida del 22%, la mayor desde 1977. "Un país rico -ha dicho- no puede tener trabajadores pobres".

Garantías para la población del Campo de Gibraltar

Pedro Sánchez ha destacado que, al igual que el independentismo catalán, el Brexit "arranca sobre una campaña de mentiras y desinformación sin precedentes" y que "nos enfrentamos a un movimiento que avanza contra la historia y contra la razón" que, ha advertido, "traerá dolorosas consecuencias para Reino Unido".

El presidente Sánchez y la vicepresidenta Calvo, en el Congreso de los DiputadosPool Moncloa / J.M. CuadradoPor lo que se refiere al Acuerdo de retirada firmado por los países miembros de la Unión Europea el pasado 25 de noviembre en Bruselas, el presidente ha asegurado que este salvaguarda los derechos de los ciudadanos comunitarios en el Reino Unido y viceversa, "una absoluta prioridad para el Gobierno de España", ha afirmado. También se garantiza en materia de mercados y servicios la libre circulación de los bienes comercializados tras el final de período transitorio establecido que finaliza el 31 de diciembre de 2020.

Sánchez ha destacado como prioridad del Ejecutivo ofrecer tranquilidad y seguridad a la población del Campo de Gibraltar y ha señalado que España "ha conseguido con creces los objetivos que se propuso al inicio de la negociación", destacando que "el artículo 184 no incluye a Gibraltar en el ámbito territorial de la relación futura" y señalando que la Declaración política del Consejo Europeo y la Comisión Europea en primer lugar exige el acuerdo previo de España para la negociación de cualquier acuerdo de la Unión Europea que se aplique a Gibraltar y, en segundo lugar, excluye a Gibraltar de la negociación general entre la Unión Europea y el Reino Unido.

El presidente ha hecho referencia al aplazamiento de la votación del Acuerdo aprobado ayer por el Parlamento británico y ha asegurado que "el Gobierno ha adoptado las medidas necesarias para garantizar que, en caso de no aprobación del Acuerdo de retirada, el impacto sobre España y sus ciudadanos sea el menor posible". Ha resaltado, además, que aunque el Acuerdo no se ratifique la Declaración del Consejo y la Comisión seguirá en vigor, lo que significa "que hemos definido el marco para las relaciones de la Unión Europea con Gibraltar para las próximas décadas" y que "esas relaciones pasan por España".