Está usted en:

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nueva

Intervención del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la conferencia de prensa conjunta con el primer ministro búlgaro, Boyko Borisov

Sofía (Bulgaria), martes 15 de mayo de 2018

Sr. Borísov.- Buenas tardes. Doy la bienvenida al presidente del Gobierno de España. Desde hace muchos años, no hemos tenido visitas de presidentes del Gobierno español a Bulgaria, así que una vez más, bienvenido a Bulgaria. Tiene la palabra para hablar sobre cuáles han sido los temas abordados, aunque las conversaciones continuarán hoy y mañana.

Presidente.- Muy buenas tardes a todos. Muchas gracias, Boyko.

Acabo de mantener, como saben, una reunión bilateral con el primer ministro de Bulgaria, mi amigo Boyko Borisov. He querido llegar aquí, a Sofía, un día antes de que comience el Consejo Europeo que, como saben ustedes, tendrá lugar en el día de mañana. Creo que es importante y creo que es muy positivo que podamos celebrar una reunión bilateral para tratar --como hemos hecho y como vamos a continuar haciendo--, temas europeos, pero para tratar también  algunos asuntos que nos conciernen a ambos como primer ministro de Bulgaria y a mí como presidente del Gobierno de España.

Después de esta conferencia de prensa, asistiremos a una cena de trabajo, y yo quisiera comenzar esta intervención agradeciendo la invitación y la hospitalidad del Gobierno búlgaro y de su primer ministro. Es un verdadero placer visitar esta ciudad, Sofía, capital, no sólo de Bulgaria, sino que hoy es también la capital de Europa porque Bulgaria ejerce --como todo el mundo sabe--, la presidencia semestral de la Unión Europea.

Quiero, en este sentido, felicitar al primer ministro búlgaro y, en su nombre, a todos los ciudadanos búlgaros por el acierto y por el impulso que se le está dando a temas que tienen una enorme importancia para todos los europeos. Tener que tratar al mismo tiempo problemas como el Brexit, el marco financiero plurianual, el futuro de Europa o todos los asuntos que fijamos como objetivos fundamentales para los próximos tiempos en la Cumbre de Bratislava, es una tarea ingente y tengo que decir que en España y en otros muchos países europeos, y así me consta, estamos admirados y muy satisfechos del esfuerzo que está haciendo el Gobierno búlgaro.

Como consecuencia de la importante responsabilidad que en este momento asume Bulgaria, cobra especial valor la estratégica concertación de España y de Bulgaria en el seno de la Unión y, en particular, en el Consejo Europeo, donde el primer ministro Borisov y yo venimos trabajando conjuntamente a favor de nuestro proyecto común de integración. Teniendo en cuenta --como les decía antes--, la actual presidencia búlgara del Consejo, nuestra reunión ha prestado hoy especial atención a cuestiones europeas.

Hemos coincidido, el primer ministro y yo, en que nos encontramos en un momento clave para el proyecto europeo. Ambos estamos convencidos de que dicho proyecto ha sido, es y será una fuente primordial de bienestar para nuestros ciudadanos. Esta es la posición que España viene defendiendo desde el comienzo del periodo de reflexión sobre el futuro de la Unión Europea: reivindicamos, como he tenido ocasión de recalcar en ocasiones anteriores, más y mejor integración, y más y mejor Europa. Estamos convencidos de que sólo en común podremos afrontar los retos globales de nuestro tiempo, defender con eficacia nuestros valores e intereses y dar respuesta a las preocupaciones y a los problemas de los europeos.

Uno de los asuntos que hemos abordado es la propuesta de la Comisión Europea para el próximo marco financiero plurianual, que definirá las prioridades presupuestarias para el periodo 2021-2027. A nadie se le oculta que la negociación que se abre, reviste particular complejidad, ya que debemos acordar el primer marco financiero después del Brexit.

He transmitido al primer ministro, en su condición de presidente de la Unión Europea, que España defenderá una dotación adecuada para la Política Agrícola Común y para la Política de Cohesión. Estas políticas deben seguir siendo pilares fundamentales del proceso de integración europea y, en concreto, de la cohesión social y territorial del continente.

También, he trasladado al primer ministro Borisov, que consideramos necesario continuar impulsando otras políticas de importancia estratégica, como la antiterrorista, la migratoria, la medioambiental, o la digital, asuntos que están en la agenda de Bulgaria para esta etapa.

Hemos abordado, también, el desafío del Brexit, ya que nos importan a ambos y mucho, los derechos de los ciudadanos. Queda menos de un año para la salida del Reino Unido y debemos continuar trabajando decididamente para alcanzar un acuerdo satisfactorio. Para nosotros, es importante porque tenemos una relación muy estrecha con el Reino Unido, ya que este es el principal emisor de turistas a España y nuestro principal destino de inversión extranjero.

También hemos pasado revista al excelente estado de nuestras relaciones bilaterales. La numerosa comunidad de ciudadanos búlgaros que residen en España constituyen un verdadero ejemplo de integración en la sociedad española, y los fuertes vínculos entre nuestras sociedades quedan de manifiesto en el gran interés en Bulgaria por la lengua española. La existencia en este país de muchos institutos bilingües de bachillerato español-búlgaro es una buena prueba de ello.

Respecto a nuestras relaciones comerciales, España es el octavo cliente y el sexto proveedor de Bulgaria. Nuestras exportaciones y nuestras importaciones están aumentando mucho, las relaciones comerciales son intensas, cada vez son mayores y todos trabajamos para que siga manteniéndose esta situación y esta tendencia en el futuro.

Quiero referirme a un tema que es importante, que es la intensa cooperación policial y judicial; que se ha demostrado muy eficaz en la lucha contra el crimen organizado.

También hemos hablado hoy de los retos de la política internacional. Estamos comprometidos en la Alianza Atlántica. España muestra su compromiso hacia los países del Este con la participación en los despliegues de Agrupaciones Navales Permanentes en el Mediterráneo Oriental y en el Mar Negro.

Nos preocupa la estabilidad de Oriente Próximo. La decisión de Estados Unidos sobre el acuerdo nuclear con Irán no es una buena noticia. España va a continuar con sus socios europeos defendiendo la vigencia del acuerdo cuyo objetivo es la no proliferación nuclear y la Unión Europea desea jugar un papel constructivo.

Hemos hablado también de la situación en Siria. Hoy, más que nunca, es necesario apoyar el Proceso de Ginebra y, desde luego, España seguirá defendiendo la unidad, la integridad y la soberanía del país.

También hablamos de Ucrania. España apoya firmemente la integridad territorial e independencia de ese país, así como los esfuerzos negociadores que se encauzan a través del "Formato de Normandía". Creo que todos los países debemos poner de nuestra parte para salir del actual estancamiento que sufre el proceso y que no beneficia a nadie, todos nuestros esfuerzos.

En suma, la reunión de hoy ha sido muy fructífera. Como les he dicho, hemos repasado las relaciones bilaterales entre ambos países, que tengo que decir que son excelentes y que espero que continúen así en el futuro y, si es posible, que mejoren. Y quiero también felicitar --como ya lo he hecho al principio de mi intervención--, porque esta es, sin duda alguna, una de las presidencias europeas más exitosas, la presidencia de Bulgaria, en un momento en que los temas que hay en la agenda europea no son, precisamente, temas menores sino que son temas de alcance y de gran trascendencia para el futuro de todos nosotros.

(Transcripción editada por la Secretaría de Estado de Comunicación)