Está usted en:

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nueva

Defensa

Miércoles 31 de diciembre de 2014
Formación de buqes en el acto de despedida del portaaviones R-11 Príncipe de Asturias
Formación de buques en el acto de despedida del portaaviones R-11 Príncipe de Asturias (Ministerio de Defensa)

Artículo 8.1 de la Constitución. Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

CONTENIDO

FINES Y OBJETIVOS

La idea de seguridad y defensa contiene los elementos fundamentales para el ejercicio de la autoridad vinculada a la soberanía e independencia de España. Asimismo, tiene como objetivos la defensa de los derechos y principios reconocidos en la Constitución española de 1978 y en la Carta de las Naciones Unidas de 1945, y la contribución, en el marco de la legalidad internacional, a la paz y a la estabilidad global.

La Constitución española de 1978 ha resaltado en su título preliminar la importancia de las Fuerzas Armadas. Posteriormente la Ley Orgánica 5/2005, de 17 de noviembre, de la Defensa Nacional ha establecido los principios y los actores básicos de la organización militar, de  acuerdo con lo previsto en la Constitución. El Rey de España Don Juan Carlos I es, además del jefe del Estado, quién ostenta el mando supremo de  las Fuerzas Armadas, así como quien, previa autorización de las Cortes Generales, declara la guerra y  la paz.

Militares de la ASPFOR XXVIII embarcando en un HT-17 ChinookMilitares de la ASPFOR XXVIII embarcando en un HT-17 Chinook (Ministerio de Defensa)La Constitución atribuye al Gobierno las competencias de la Administración Militar y la defensa del Estado, y a las Fuerzas Armadas la misión de garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

Conforme a la Ley Orgánica de la Defensa Nacional, el presidente del Gobierno asume la dirección de la política de defensa y la determinación de sus objetivos, la gestión de las  situaciones de crisis que afecten a la defensa y la  dirección estratégica de las operaciones militares en  caso de uso de la fuerza. Ejerce su autoridad para  ordenar, coordinar y dirigir la actuación de las Fuerzas  Armadas así como disponer su empleo. Dentro del Gobierno, el ministro de Defensa desarrolla y ejecuta la política de defensa.

Las Cortes Generales conceden  la autorización previa para los tratados o convenios  internacionales de carácter militar y debaten las líneas  generales de la política de defensa y, singularmente,  los planes de reclutamiento y modernización. Por otro lado el Gobierno debe consultar previamente al Congreso de  los Diputados y recabar su autorización antes de ordenar  operaciones en el exterior que no estén directamente  relacionadas con la defensa de España o del interés  nacional. Estas operaciones deberán ser conformes  con el derecho internacional y contar con una petición  expresa del Gobierno en cuyo territorio se desarrollen, con una resolución de Naciones Unidas o de la Alianza  Atlántica, o con un acuerdo de la Unión Europea. No será necesario el control previo del Parlamento para  responder en legítima defensa a una agresión contra  España o sus intereses nacionales, ni para emprender  una misión que tenga directamente que ver con la  protección de los legítimos intereses de nuestro país.  

Finalmente, además del sistema institucional y  competencial de la defensa, la Constitución establece  que «los españoles tienen el derecho y el deber de  defender a España».

 

MARCO ESTRATÉGICO DE LA POLÍTICA ESPAÑOLA DE DEFENSA  

Entre los citados cometidos del presidente del  Gobierno figura la formulación de la Directiva de  Defensa Nacional, en la que se establecen las líneas  generales de la política de defensa y las directrices  para su desarrollo. La vigente Directiva de Defensa Nacional fue aprobada  el 31 de julio de 2012. Establece y fija el marco estratégico actual, los intereses de España al respecto y las líneas  y directrices fundamentales.

La Directiva establece una serie de objetivos  que se resumen a continuación:

  • Asegurar unas Fuerzas Armadas operativas, que permita mantener  la influencia necesaria en el contexto internacional,  contribuir a la estabilidad de éste, principalmente en nuestra zona de interés directo,  así como a preservar nuestros intereses nacionales  en el resto del mundo.
  • Desarrollar la plena coherencia y coordinación de los instrumentos en manos de los distintos  departamentos ministeriales con el objetivo de  lograr la mayor eficacia.  
  • Mantener un nivel nacional de disuasión creíble y  suficiente con objeto de evitar que los escenarios  de riesgo en nuestro entorno geográfico se  materialicen en amenazas, y unas capacidades  de reacción que garanticen la defensa.  
  • Llevar a cabo la necesaria transformación de  las Fuerzas Armadas para hacer frente a los  crecientes retos estratégicos de España, en un  momento de limitada disposición de recursos.  
  • Promover y divulgar una cultura de la defensa compartida por la ciudadanía.

Como consecuencia de esta Directiva de Defensa  Nacional, el 21 de octubre de 2012 fue firmada por el ministro de  Defensa la Directiva de Política de Defensa, en la que se establecen las directrices necesarias para llevar a buen fin los objetivos del Gobierno. Contempla  como puntos importantes la racionalización de las  estructuras de la seguridad nacional, la preservación  de las capacidades de disuasión, el mantenimiento de  las relaciones internacionales en materia de defensa, en los ámbitos multilaterales y bilaterales, la adaptación  de las estructuras de las Fuerzas Armadas y el impulso  a la presencia internacional de la industria nacional.

Helicóptero HA-28 Tigre durante un ejercicio de evacuación de la base General Sánchez BilbaoHelicóptero HA-28 Tigre (Ministerio de Defensa)Posteriormente a esta Directiva, ya en el año 2013, el Consejo de Ministros aprobó la Estrategia de Seguridad Nacional, que refleja los riesgos y amenazas a los que es necesario hacer frente en una situación global en continuo cambio.

La principal característica de esta Estrategia es su amplia dimensión, abarcando todos los campos de la Seguridad (desde conflictos armados, terrorismo, ciberamenazas, vulnerabilidad energética y proliferación de armas de destrucción masiva a espionaje) de forma que establece unas líneas de acción prioritarias para la protección del Estado en general y de los ciudadanos, en particular. Asimismo, configura un sistema institucional apoyado en el Consejo de Seguridad Nacional, órgano colegiado constituido el pasado 11 de julio de 2013, bajo la presidencia de S.M. el Rey,  para, entre otras funciones, asistir al presidente del Gobierno en la Política de Seguridad Nacional.

 

LAS FUERZAS ARMADAS

Las Fuerzas Armadas, integradas en el Ministerio de Defensa constituyen una entidad única, que se concibe como un conjunto integrador del  Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire.

Desde el año 2002, al suspenderse el servicio militar obligatorio, todos los hombres y mujeres de  las Fuerzas Armadas son profesionales. De los 123.441 efectivos en activo, 78.217 corresponden al Ejército de Tierra, 21.092 a la Armada, 20.939 al Ejército del Aire, y 3.193 a los cuerpos comunes de la Defensa. A esa cifra hay que sumarle 22.478 trabajadores que son personal civil. Además, refuerzan nuestras Fuerzas Armadas 5.000 reservistas voluntarios, ciudadanos que voluntariamente prestan sus servicios en filas durante determinados periodos de tiempo cada año.

En el ámbito de personal, la norma básica es la Ley 39/2007, de 19 de noviembre, de la carrera militar, que establece, entre otros  aspectos básicos del modelo, los efectivos de las  Fuerzas Armadas, los cometidos que corresponde  prestar a los militares de los diferentes cuerpos y categorías y las normas por las que debe regirse su ingreso, formación y trayectoria profesional. Dicha Ley incluye, entre otras novedades, la reforma del sistema de enseñanza militar y el acceso a ámbitos profesionales distintos del militar.

El sistema de enseñanza militar actual incide en  la formación en los valores militares y técnicas profesionales e incorpora la obtención de una titulación universitaria de grado para los oficiales y de formación profesional de grado superior para los suboficiales. La revisión del modelo busca igualmente que la tropa y marinería obtenga el título de formación profesional de grado medio.

También se ha puesto en marcha un sistema de apoyo al personal por el que se impulsará el acceso voluntario de personal militar a otros ámbitos laborales ajenos al Ministerio de Defensa aprovechando, así, las capacidades del personal militar que voluntariamente decida desvincularse de las Fuerzas Armadas. 

S. A. R. el Príncipe de Asturias preside la entrega de los Reales Despachos en la Academia Básica del Aire en LeónEntrega de los Reales Despachos en la Academia Básica del Aire en León (Ministerio de Defensa)Las plantillas que periódicamente aprueba el Gobierno determinan el tamaño de nuestras Fuerzas Armadas acorde con las necesidades de nuestra defensa. Para el año 2014, la Ley 22/2013, de 23 de diciembre, de presupuestos generales del Estado para 2014 establece que las plantillas máximas de militares de tropa y marinería a alcanzar el 31 de diciembre del año 2014 no podrán superar los 79.000 en dicha categoría.

Del total de militares en activo, 15.234 son mujeres, lo que representa más de un 12% del total. La incorporación de la mujer a las Fuerzas Armadas se inició en 1988. España es uno de los países de nuestro entorno con mayor representación femenina en sus ejércitos. Los máximos empleos alcanzados por las mujeres en las distintas categorías militares son las de teniente coronel (21), subteniente (1) y cabo mayor (3).

Los extranjeros nacionales de países con los que España tiene importantes vinculaciones históricas pueden formar parte de nuestras Fuerzas Armadas, como tropa y marinería y como oficiales de complemento del Cuerpo Militar de Sanidad. La contribución de los extranjeros que sirven en nuestras Fuerzas Armadas, cuyo cupo máximo del total de  efectivos militares de tropa y marinería no puede  superar el 9%, asciende a 1.371 efectivos, que representan el 1,1%.

Cuerpo

​Nº Efectivos

​Cuerpos comunes ​3.193 (2,6%)
​Ejército de Tierra ​78.217 (63,4%)
Ejército del Aire ​20.939 (16,9%)
​Armada ​21.092 (17,1%)

 

MODERNIZACIÓN E INNOVACIÓN

Los principales programas de modernización incluyen medios navales, como las fragatas F-100, los buques de acción marítima (BAM), y el submarino S-80, que se diseñan y fabrican en España. Los medios terrestres incluyen carros Leopard y vehículos de combate Pizarro, también fabricados en España, y los vehículos blindados RG-31 y Lince, de protección contra minas y artefactos explosivos.

Otros proyectos de modernización se realizan a través de programas internacionales en los que España participa con sus socios y aliados. Es el caso del caza Eurofighter, del avión de transporte militar A-400, el helicóptero de ataque Tigre o el helicóptero multipropósito NH-90.

Avión de caza y ataque F-18Avión de caza y ataque F-18 (Ministerio de Defensa)En el ámbito espacial, España dispone de un gran potencial en tres áreas estratégicas: comunicaciones por satélite; observación de la Tierra, con imágenes ópticas de muy alta resolución en combinación con imágenes radar; y navegación y posicionamiento por satélite, en el marco de la UE a través del programa Galileo.

En materia de innovación en el ámbito de la defensa el Instituto de Técnica Aeroespacial (INTA) es el centro de referencia y se especializa en tecnología, certificación y asesoramiento en el ámbito aeroespacial. Recientemente se ha producido la integración en dicho centro del resto de organismos de investigación de las fuerzas armadas como son el Instituto Tecnológico la Marañosa, especializado en la investigación de armamento, material y equipo, el Canal de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo, especializado en experimentación e investigación hidrodinámica para la construcción naval, y el Laboratorio de Ingenieros del Ejército. De esta forma se he establecido una dirección única que incrementará las sinergias.

 

ESPAÑA EN EL ÁMBITO INTERNACIONAL

España comparte con sus socios y aliados la idea de que los retos y amenazas a los que se enfrenta no pueden solucionarse desde una perspectiva unilateral. Por ello se ha incrementado la actividad internacional a través de dos ámbitos diferenciados: la Diplomacia de Defensa, que refuerza la cooperación bilateral; y la participación en los organismos internacionales.

Diplomacia de Defensa

La Directiva de Defensa Nacional establece la necesidad de reforzar la relación bilateral con aquellos actores que compartan intereses y amenazas, que puedan aportar estabilidad a nuestro entorno o que mejoren la posición de España en el ámbito de las relaciones estratégicas. La Política de Defensa española dispone de un Plan de Diplomacia de Defensa en el que se establecen los principios, fines, prioridades y objetivos que conforman el esfuerzo en este ámbito. Anualmente se elabora y revisa el Programa Bienal de Diplomacia de Defensa, que orienta las actividades a realizar.

Campo de refugiados sirio. Líbano - BRLIB VICampo de refugiados sirio, Líbano-BRILIB VI (Ministerio de Defensa)Entre las acciones de Diplomacia de Defensa está el fortalecimiento del diálogo estratégico y de la cooperación con diversos países, tales como las reuniones de Alto Nivel, ejecución de Programas de Cooperación Bilateral con países de interés, la participación en ejercicios y seminarios, la negociación y firma de acuerdos, así como la celebración de cursos o los encuentros bilaterales de diversas autoridades civiles y militares del Ministerio de Defensa.

Entre todos los actores internacionales relevantes en la lucha contra los riesgos y amenazas globales, los Estados Unidos de América desempeñan un papel fundamental. A pesar de su desplazamiento estratégico hacia el área de Asia-Pacífico, España continúa en su esfuerzo por mantener una sólida relación bilateral, contribuyendo así al reforzamiento del vínculo transatlántico.

Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)  

España, miembro de la OTAN desde 1982, ha contribuido a la transformación de la  Alianza en su proceso de adaptación a las nuevas  amenazas que afectan a la seguridad global.  

En este sentido, la Cumbre de la OTAN celebrada  en Lisboa en noviembre de 2010 supuso un hito ya que se aprobó  un nuevo «Concepto Estratégico» que define una  Alianza Atlántica renovada, más preparada para los  desafíos del siglo XXI y que reduce y optimiza su  estructura sin perder la base esencial de su pacto  colectivo de defensa.

En este año destaca el despliegue por parte de la OTAN de cuatro destructores estadounidenses como parte del escudo antimisiles de la Alianza Atlántica en el Mediterráneo. Dos de los cuatro destructores, el USS Ross y el USS Donald Cook,  establecerán su base en Rota en 2014 y los otros dos, el USS Porter y el USS Carney, lo harán en 2015. La autorización se produjo en 2011 como parte de la colaboración española del escudo antimisiles.

Política Común de Seguridad y Defensa de la Unión Europea (PCSD)  

España como miembro de la UE trabaja activamente en el ámbito de la política común de seguridad y defensa. Su participación se articula a través de diferentes procesos. En primer lugar, mediante la participación en las misiones y operaciones  internacionales de la UE (EUNAVFOR Atalanta, EUTM Somalia, EUCAP Néstor, EUTM Mali y EUFOR Althea).

En segundo lugar, se trabaja en el desarrollo de capacidades a través de los procesos conjuntos en investigación y desarrollo de armamento y tecnologías para la defensa así como su comercialización en el mercado europeo de la defensa. En este campo la Agencia Europea de la Defensa está jugando un papel fundamental.

En tercer lugar, se participa en procesos de "pooling and sharing", es decir, la posibilidad de compartir capacidades militares con otros países miembros de la UE, así como desarrollar procesos de entrenamiento conjuntos a través de la ya mencionada Agencia Europea de Defensa.

En cuarto lugar, promocionando las asociaciones estratégicas de la UE con otros actores internacionales relevantes, como Naciones Unidas, la OTAN o la Unión Africana, en el marco de su Política Exterior y de Seguridad Común, y en concreto de la Política Común de Seguridad y Defensa.

Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE)

Reconocida como una organización regional conforme al Capítulo VIII de la Carta de las Naciones Unidas, la OSCE constituye el instrumento primario en su región en materia de alerta temprana, prevención de conflictos, gestión de crisis y rehabilitación postconflicto.

España, como Estado parte de la organización desde sus orígenes en 1973, mantiene su compromiso para la construcción de un sistema de seguridad con carácter global y cooperativo. En ese marco, las Fuerzas Armadas Españolas participan en actividades relacionadas con la seguridad: el control de armamentos, la diplomacia preventiva así como medidas destinadas a fomentar la confianza y la seguridad. Dentro de estas medidas destaca el denominado Documento de Viena, por el que se establecen una serie de medidas de confianza que se sustancian en intercambios de información, realización de inspecciones, o información sobre determinadas actividades militares que pudieran generar dudas.

Además del documento de Viena, y también bajo el paraguas de la OSCE, se aplican dos tratados fundamentales y complementarios: el Tratado de Fuerzas Armadas Convencionales en Europa y el Tratado de Cielos Abiertos. El primero de ellos impone un régimen de inspecciones, evaluaciones e intercambios de información. El Tratado de Cielos Abiertos permite la realización de vuelos de observación sin restricciones de un Estado Parte sobre otro Estado firmante del mismo.

Gestionados todos los acuerdos desde diversos órganos en la sede de la OSCE en Viena, la aplicación práctica de la mayoría de ellos es llevada a cabo por la Unidad de Verificación Española.

 

LA PARTICIPACIÓN ESPAÑOLA EN LAS MISIONES INTERNACIONALES  

 Las Fuerzas Armadas españolas mantienen varios contingentes en el exterior en distintas misiones  internacionales, autorizadas por el Gobierno mediante Acuerdos del Consejo de Ministros y amparadas por resoluciones la Organización de  las Naciones Unidas (ONU) y decisiones de la Organización del Tratado del Atlántico Norte o de la Unión Europea.

En conjunto, desde el año 1989 España ha  participado en 72 operaciones internacionales de  paz y cerca de 138.000 militares de los Ejércitos y la  Armada las han hecho posibles con su presencia en  cuatro continentes.   

Base de Operaciones Hernán Cortés (Darrah i Bum) ASPFOR XVIIIBase de Operaciones Hernán Cortés en Darrah i Bum, Afganistán (Ministerio de Defensa)Afganistán - ISAF

España participa desde el año 2002 en la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) en apoyo del gobierno interino afgano. La primera autorización del gobierno español se produjo mediante el Acuerdo de Consejo de Ministros del 27 de diciembre de 2001. Las primeras tropas llegaron en 2002 sumando un total de 350 efectivos.

En julio de 2004 el contingente español se amplió a 540 militares en consonancia con el cambio de cometidos de ISAF y su expansión a todo el territorio afgano, contando en su momento con tres bases bajo responsabilidad española.  Con posterioridad el despliegue español ha ido modificándose de acuerdo con los cometidos asignados por la ISAF y ha llegado a tener más de 1.500 efectivos.

 En la Cumbre de Chicago de mayo de 2012, la OTAN decidió realizar la transferencia de la responsabilidad sobre  la seguridad en Afganistán a las fuerzas de seguridad afganas. Para las Fuerzas Armadas españolas, esta decisión trajo consigo la planificación de una operación de repliegue con el horizonte de diciembre de 2014 para su conclusión.

En el año 2013 se ha producido el repliegue de la zona de Badghis que comenzó el 21 de febrero al entregar al Ejército afgano el puesto avanzado en Ludina. Posteriormente se realizó la misma operación con los puestos avanzados de Moqur y Sangha Tesh, completándose el pasado 25 de septiembre con la entrega de la base de Qala-i-Naw, la principal base española en la provincia. Con ello culminó el repliegue español y la transferencia de todas las actividades de seguridad  a las fuerzas afganas en esta provincia. Es de destacar que durante este proceso no ha habido ningún ataque por parte de la insurgencia, ni perdidas de personal o material.

La presencia española continuará en la provincia de Herat en la forma en que se decida y que posiblemente abarcará la gestión del Aeropuerto Internacional de Herat y de un hospital con capacidades ampliadas, al menos hasta que las autoridades afganas puedan asumir esos cometidos, el asesoramiento al mando del 207 Cuerpo de Ejército Afgano situado en Herat, y la habitual presencia en los cuarteles generales que se constituyan en Kabul.

La misión ha contado con la participación de 20.000 militares a lo largo de estos años, ha tenido un coste humano de 100 personas fallecidas y un coste económico de 3.500 millones de euros.

Líbano - UNIFIL  

En julio de 2006, tras una incursión fronteriza de  Hezbollah sobre Israel, se produjo la denominada  crisis israelo-libanesa. En agosto de ese mismo año,  la Resolución 1.701 del Consejo de Seguridad de  la ONU decidió incrementar la entidad de la Fuerza  Provisional de Naciones Unidas en el Líbano (UNIFIL),  constituida en 1978, hasta los 15.000 efectivos,  ampliando también el mandato de la misión. España  se comprometió desde el principio a enviar un contingente,  habiendo ejercido un general español por primera vez  el cargo de jefe de Misión y Comandante de la Fuerza.

Avión de transporte C-130 Hércules en el aeropuerto de HeratAvión de transporte C-130 Hércules (Ministerio de Defensa)De acuerdo con los informes de Naciones Unidas, la  misión está consiguiendo los objetivos pretendidos y la situación  en el sur del Líbano es más estable.

En la actualidad participan en la misión 37 países y 10.555 efectivos. Durante el año 2013 se ha realizado una reducción significativa del personal español desplegado en la misión. Actualmente España tiene destinados 578 efectivos en la base Miguel de Cervantes en Marjayoún y en los cuarteles generales de Naqura, mantiene el Mando del Sector Este e integra contingentes de El Salvador y Serbia en el mismo.

Mali: EUTM MALI y DESTACAMENTO AÉREO DE APOYO A MALI

La crisis política, humanitaria y de seguridad que estaba sufriendo Malí, consecuencia de los acontecimientos acaecidos en el norte del país desde principios de 2012 (rebelión tuareg, seguida por un golpe de estado militar y la entrada de terroristas yihadistas), lo convirtieron en centro de inestabilidad y en una grave amenaza para toda la región del Sahel y para Europa.

Ante la gravedad de la crisis, el presidente interino de Malí remitió peticiones oficiales de apoyo al secretario general de la ONU, a la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) y a la UE, incluyendo en esta última una petición de ayuda para la reestructuración y entrenamiento del Ejército de Malí. El 17 de enero de 2013, el Consejo de la UE acordó la misión de entrenamiento de carácter militar (EUTM Malí), debiendo desarrollarse en el sur del país. EUTM Malí no lleva a cabo misiones de combate y coordina sus actividades con otras misiones desplegadas en la zona.

El Congreso de los Diputados, a petición del titular de Defensa, aprobó el 18 de junio de 2013 ampliar la participación española en la misión EUTM-Malí con 54 militares, hasta alcanzar la cifra de 110 efectivos desplegados actualmente, lo que convierte a España en el segundo país contribuyente por detrás de Francia. Nuestros militares se encuentran distribuidos entre el Cuartel General de la Misión, la Compañía mixta hispano belga  de protección en Koulikoro, un equipo de instructores de operaciones especiales y otro del módulo de artillería y morteros.

   Hasta hoy, se ha procedido a la instrucción de tres Grupos Tácticos batallones de las Fuerzas Armadas Malienses. El cuarto de los inicialmente previstos en el mandato de la misión,  inició su instrucción en enero de 2014.

En apoyo a la operación francesa en la crisis de Mali (SERVAL) y a la misión de la Unión Europea (EUTM MALI), España lanzó la operación Apoyo a Mali (A/M) con el despliegue de un avión T-10 (C-130) y el contingente necesario para su operación y mantenimiento (54 efectivos), denominado Destacamento Aéreo "Marfil". El despliegue del mencionado contingente se inició el 26 de enero de 2013 en la Base Aérea francesa de Dakar (Senegal), alcanzando la operatividad completa y, por tanto, dando inicio al cumplimiento de las misiones asignadas el 2 de febrero.

En la actualidad, atendiendo a criterios económicos, logísticos y operativos, se ha sustituido el modelo de avión con el que España inició la operación por un T-21 (C-295), y se ha reducido el contingente hasta los 47 efectivos.

Cuerno de África: EU NAVFOR   ATALANTA, OCEAN'S SHIELD, EUTM SOMALIA y EUCAP NESTOR  

España está presente en el Cuerno de África en el marco de cuatro misiones que se desarrollan simultáneamente y que tienen como objetivo común pacificar y estabilizar la región.

Hombres y mujeres de la dotación del buque de proyección estratégica L-61 Juan Carlos trabajando en el puente de mandoDotación del buque de proyección estratégica L-61 Juan Carlos (Ministerio de Defensa)En relación con la primera de ellas, EU NAVFOR ATALANTA, España ha sido, junto con Francia, la principal  impulsora de la puesta en marcha de una operación  de la Unión Europea en aguas del océano Índico  cercanas a Somalia, con el objetivo de proteger a los  barcos del programa mundial de alimentos, el tráfico comercial y la actividad pesquera de los piratas que  actúan en la zona. La Operación Atalanta se desplegó a comienzos de 2009 y España ha participado  activamente desde entonces.  

La contribución española, en diciembre 2013, fue de unos 140 efectivos repartidos entre el buque de acción marítima "Tornado" y el destacamento aéreo  «Orión», con un MPRA (Unidad de Patrulla Aérea y  Reconocimiento) en permanencia, desplegado en  Yibuti. España ejerció, por cuarta vez, el Mando de la  Fuerza desde diciembre de 2012 hasta el mes de abril  2013, y a partir de enero de 2014, y por un periodo de 6 meses, ejercerá el cargo de DCOM (Deputy Commander) del OHQ (Operational Headquarter).

A pesar de las dificultades que implica vigilar un  área geográfica de un tamaño equivalente a tres veces  el Mediterráneo, la misión ha permitido que se haya  reducido considerablemente el porcentaje de éxito en  los intentos de secuestro por parte de los piratas. Además, España apoya la opción de proteger a los  pesqueros españoles que faenan en la zona, mediante  el embarque de vigilantes de seguridad privada.

Este aumento en la eficacia de la operación se ha visto incrementado con la autorización otorgada  por el Gobierno Federal de Transición de Somalia  a las Naciones Unidas para que las fuerzas de la Operación Atalanta puedan realizar acciones contra los asentamientos logísticos de los piratas en la costa  somalí.

Complementariamente a la misión anterior se desarrolla la misión OCEAN'S SHIELD en el  mismo espacio. Desde Junio de 2013 y hasta junio 2014 España ostenta el mando de la Fuerza Naval Permanente de la OTAN (SNMG 2)  en la que aporta, además del Estado Mayor del Mando de la Fuerza, una fragata de la Armada de manera permanente. Esta Fuerza Naval se desplegó inicialmente, en el Mediterráneo, en la Operación Active Endeavour  y, a partir de diciembre del 2013 y hasta junio del 2014, en la Operación Ocean Shield, en la zona del Cuerno de África, con la misión de luchar contra la piratería en dicha zona.

En el mismo marco de lucha contra la piratería, España impulsó la misión de adiestramiento de las fuerzas  de seguridad somalíes que se desarrolla en Uganda  («European Union Training Mission, EUTM-Somalia»)  con el fin de dotar al Gobierno de Somalia de una  capacidad para combatir a los piratas desde tierra.  Esta misión se inició en mayo de 2010 y el primer  comandante de la misma fue un coronel español.

Ya en julio de 2011 se decidió prorrogar la misión en un segundo mandato y, en enero de 2013, el Consejo de la UE adoptó la Decisión de extender la misión, por un tercer mandato, hasta el 31 de marzo de 2015.  Este nuevo mandato implica un cambio significativo al trasladar el foco de la misión desde Uganda a Somalia.

EUTM Somalia se centra en aportar un entrenamiento especializado y el establecer una presencia permanente de personal en Mogadiscio (Somalia). Además de esto, se proporcionará asesoramiento a nivel político y estratégico al ministro de Defensa somalí y al Jefe de Estado Mayor de la Defensa, así como apoyo y asesoramiento para el desarrollo del sector de seguridad.

En el mes de diciembre de 2013 se finalizó el adiestramiento en el campo de Bihanga (Uganda), lo que unido al cierre del Cuartel General de Kampala y su traslado al área segura del Aeropuerto internacional de Mogadiscio supuso el fin de la misión en Uganda.

Actualmente participan 10 militares españoles en la operación, 5 de ellos en el Cuartel General de Mogadiscio, 4 como asesores dentro del Mentor, Advisor and Training Element (MATE), y un oficial en Bruselas destacado como Jefe de la célula de apoyo a la misión.

Está previsto que en abril del presente año comiencen las actividades de entrenamiento en las instalaciones del ejercito somalí del campo de Jazeera, siempre y cuando las condiciones de seguridad lo permitan.

Submarino S-74 Tramontana. Operación Cartago 2009, mar MediterráneoSubmarino S-74 Tramontana (Ministerio de Defensa)Por último la misión EUCAP NESTOR fue aprobada por el  Comité Político y de Seguridad de la Unión Europea (COPS) el 12 de diciembre de 2011 para la Construcción de Capacidades  Marítimas Regionales en el Cuerno de África (RMCB).  

La misión se lanzó en julio de 2012, iniciándose el  despliegue del personal a partir de septiembre y  a finales de enero de 2013 se alcanzó la capacidad operacional inicial. Actualmente hay 67 efectivos  desplegados en Yibuti, Kenya y Seychelles, de los cuales cinco son  españoles (un militar y cuatro civiles), estando previsto que se incorpore otro militar en el mes de febrero como jefe de planeamiento. España apoya la creación de una verdadera capacidad marítima regional en la zona y considera que es un complemento necesario para la operación Atalanta y EUTM-Somalia, dentro del enfoque global que requiere la región, en línea con lo previsto en nuestro marco estratégico.

Bosnia y Herzegovina - EUFOR  ALTHEA  

La Unión Europea lanzó la operación EUFOR Althea  en Bosnia y Herzegovina el 2 de diciembre de 2004  con el fin de asegurar el cumplimiento de los aspectos  militares de los Acuerdos de Dayton. Esta misión tomó  el relevo de las anteriores operaciones bajo el mando  de la ONU (UNPROFOR) y posteriormente de la OTAN  (IFOR, SFOR) iniciadas en la década de los noventa. El 25 de octubre de 2010, el Consejo de la Unión  Europea reafirmó su compromiso con Bosnia y  Herzegovina, a través de un componente no ejecutivo para el asesoramiento y entrenamiento de sus Fuerzas  Armadas, que coexiste con la misión ejecutiva de  mantenimiento de la seguridad, denominada EUFOR Althea. En la actualidad 11 efectivos españoles forman parte en la citada misión.

Avión C-235 SAR participando en el ejercicio anual de seguridad marítima Seaborder 2013Avión C-235 SAR (Ministerio de Defensa)República Centroafricana -  OPERACIÓN "SANGARIS"

La última autorización solicitada por el Gobierno al Congreso de los Diputados para desplegar fuerzas en el exterior tuvo lugar el 18 de diciembre de 2013 para apoyar a la misión de Naciones Unidas para la estabilización de la República Centroafricana y, particularmente, ayudar logísticamente a la operación "Sangaris", que Francia está llevando a cabo en aquél país.

La ayuda autorizada por el Congreso consiste en la participación de una aeronave española, inicialmente un avión Hércules C-130 (T-10), que reforzará la capacidad de transporte aéreo. En un primer momento el avión prestará apoyo desde la base de Zaragoza, desplegándose, en una segunda fase, en Libreville (Gabón), a partir de la segunda quincena del mes de marzo de 2014.