Está usted en:

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nueva

Infraestructuras, Industria y Turismo

Otras políticas

Lunes 21 de agosto de 2017
Fábrica de coches (Ministerio de Economía, Industria y Competitividad)

​​​Infraestructuras

Industria y Energía

Turismo y Agenda Digital

​Infraestructuras, Transportes y Vivienda

En el marco de las líneas de la política económica general definidas por el Gobierno y de acuerdo con los criterios de rigor y eficiencia en el gasto público, el programa gubernamental en materia de infraestructuras, transporte y vivienda, plantea los siguientes objetivos: 

  • Cohesión y vertebración territorial.
  • Atención de las necesidades de movilidad.
  • Conectividad de los ciudadanos y del tejido productivo.
  • Mejora de la calidad de los servicios públicos de transporte.
  • Una gestión más eficiente.

El Ministerio de Fomento ha definido el nuevo modelo de planificación integrada de infraestructuras, servicios de transporte y política de vivienda en el Plan de  Infraestructuras, Transportes y Vivienda 2012-2024 (PITVI) que establece las prioridades y programas de actuación con el horizonte del año 2024, basándose en tres principios: 

  • Máximo rigor en la selección de las inversiones.
  • Respeto a la consolidación presupuestaria.
  • Una mayor adecuación a las necesidades reales de los ciudadanos.​

Asimismo, se ha puesto en marcha la Estrategia Logística de España, una herramienta de impulso a la competitividad en el ámbito de la logística y el transporte de mercancías, concebida para conseguir un mejor rendimiento de España como plataforma logística, tanto en la fase de producción como en la comercial, aprovechando la posición estratégica respecto a los grandes flujos del comercio mundial.

Industria y Energía

El principal objetivo  de la política industrial del Gobierno es que la industria aumente en la mayor medida posible su contribución a la generación de PIB y a la creación de empleo.

El instrumento del Gobierno para alcanzar estos objetivos ha sido la Agenda para el Fortalecimiento del Sector Industrial en España, que constituye un plan de acción integrado por un conjunto de propuestas de actuación, concretas y bien delimitadas, que pretendían mejorar las condiciones transversales en las que se desarrolla la actividad industrial en España y contribuir a que la industria crezca, sea competitiva y aumente su peso en el conjunto del PIB.

A corto plazo las iniciativas de la Agenda pretendían contribuir al crecimiento del valor añadido bruto industrial, a la creación de empleo y a favorecer la mejora de la posición competitiva del tejido industrial en España, al tiempo que se sentaban las bases, para que en el medio plazo nuestro tejido industrial fuera capaz de adaptarse a los nuevos retos globales y a los cambios que ya se estaban produciendo como resultado de la transición digital en el conjunto de la economía, creando nuevas oportunidades de negocio y utilizando el poder transformador de la tecnología para aumentar la competitividad y productividad de nuestro tejido industrial.

El sistema eléctrico español presenta importantes fortalezas entre las que destacan un mix diversificado y equilibrado de tecnologías de generación, un alto nivel de penetración de las energías renovables y un elevado nivel de desarrollo de infraestructuras que posibilita mantener la seguridad y calidad del suministro.

Desde hace una década, el sistema eléctrico español había venido generando un déficit tarifario (diferencia entre ingresos y costes del sistema) que, con el paso del tiempo, se había convertido en estructural porque los costes reales asociados a las actividades reguladas y el funcionamiento del sector eléctrico resultaban superiores a la recaudación por los peajes que pagan los consumidores. Dado el carácter insostenible del déficit del sector eléctrico, provocado fundamentalmente por el incremento exponencial de determinados costes del sistema, era necesario adoptar medidas urgentes que permitieran poner fin a dicha situación. Con objeto de corregir los desajustes producidos por la evolución expansiva de las partidas de costes del sistema eléctrico, se han venido adoptando una serie de medidas. Los resultados alcanzados han sido:

  • Se ha resuelto el déficit de tarifa del sistema eléctrico, y con ello se ha evitado un aumento del precio de la electricidad del 42%. ​
  • La reforma ha evitado no sólo que la factura de la luz continúe disparándose.
  • La reforma asimismo, ha proporcionado seguridad regulatoria, certidumbre y confianza a los inversores y empresas.

Consciente de la transcendencia del turismo para España, el Ministerio de Industria, a través de la Secretaría de Estado de Turismo, ha impulsado el Plan Nacional e Integral  de Turismo (PNIT). Su finalidad era mejorar la competitividad tanto de empresas como de destinos, incrementar la rentabilidad de la industria y apoyar el liderazgo mundial de nuestro país en  este sector.

Las dimensiones estratégicas que fundamentan el PNIT eran: la fuerza de la Marca España, la orientación  al cliente, la planificación de oferta y destinos, el alineamiento de actores público-privados, la economía del conocimiento, la captación y retención del talento y el fomento de la innovación y el emprendimiento.   

El Plan, como la política turística del Gobierno, tenía un planteamiento transversal: todas las administraciones, todos los ministerios, la iniciativa privada y también los ciudadanos se han implicado en su redacción y en su ejecución.

De esta forma, numerosas medidas tomadas por otros ministerios han tenido una influencia positiva en el turismo, entre ellas cabe mencionar la reforma laboral, la modificación de la Ley de Costas, la agilización de los visados  o la modulación de las tasas aeroportuarias.

La Agenda Digital para Europa establecía una hoja de ruta que podría servir como punto de inicio para la elaboración de la Agenda española y establecía un conjunto de objetivos medibles que permitía conocer la situación de partida y los objetivos establecidos para el año 2020, así como la evolución de cada país a lo largo del tiempo.

España avanza por encima de la media europea gracias a los despliegues realizados en banda ancha fija ultrarrápida (fibra) y banda ancha móvil (4G).

Se han conseguido mejoras notables en el uso de las TIC por la PYME pero es necesario seguir impulsando la economía digital en PYME. Las pymes españolas han evolucionado positivamente en lo referente a las compras on-line.