Está usted en:

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nueva

Defensa

Domingo 31 de diciembre de 2017

Los conceptos de seguridad y defensa están vinculados con la obligación del Estado de garantizar a los ciudadanos el pleno ejercicio de los derechos y libertades públicas reconocidas en la Constitución española de 1978 y en la Carta de las Naciones Unidas de 1945, todo ello en el marco de la legalidad internacional.

El artículo 30 de la Constitución española establece el derecho y el deber de los españoles a defender a España. De esa manera, los poderes públicos se suman al conjunto de la sociedad para configurar la base existencial de la defensa nacional

Tras la Constitución, la Ley Orgánica 5/2005 de la Defensa Nacional establece el marco competencial de nuestra defensa y define las líneas maestras de la organización militar. La Constitución establece que las  Fuerzas Armadas tienen como misión, garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional. 

El Rey de España, D. Felipe VI, además de ejercer la Jefatura del Estado, ostenta el Mando supremo de las Fuerzas Armadas y, previa autorización de las Cortes Generales, tiene la potestad para declarar la guerra y hacer la paz. 

El presidente del Gobierno tiene la responsabilidad de dirigir la política de defensa y determinar los grandes objetivos, la de gestionar las situaciones de crisis que afecten a la defensa, así como la dirección estratégica de las operaciones militares en caso de uso de la fuerza. Dentro del Gobierno, el ministro de Defensa, desarrolla y ejecuta la política de defensa. A su vez, corresponde al jefe de Estado Mayor de la Defensa la función de asesoramiento militar al presidente del Gobierno y al ministro de Defensa, a quienes debe auxiliar en la dirección estratégica de las operaciones militares.

Finalmente, los jefes de Estado Mayor del Ejército de Tierra, de la Armada y del Ejército del Aire ejercen, bajo la autoridad del ministro de Defensa, el mando de su respectivo Ejército.

Marco estratégico de la política española de defensa 

La política de defensa española se fundamenta en la consolidación de nuestra posición en el mundo, a través del fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación con aquellas naciones con las que nos unen lazos de vecindad, vínculos históricos o intereses estratégicos.

La  Directiva de Defensa Nacional actual es la denominada 1/2012, cuyo título "Por una defensa necesaria, por una defensa responsable", incluye la idea esencial. Para hacer frente a las  posibles amenazas que puedan afectar tanto  a nuestra seguridad como a la de nuestros aliados y para ser un socio fiable en las organizaciones internacionales, España tiene que contar con una defensa responsable y creíble.

El marco sustancial de referencia de la Política de Seguridad Nacional se completa con la Estrategia de Seguridad Nacional,  aprobada por Consejo de Ministros (2013), y recogida en la Ley 32/2015 de 28 de septiembre, de Seguridad Nacional. Dentro de ella destaca la constitución del Consejo de Seguridad Nacional, órgano colegiado del Gobierno, para asistir al presidente del Gobierno en la Política de Seguridad.

Modernización e innovación de las Fuerzas Armadas

Las Fuerzas Armadas, integradas en el Ministerio de Defensa, constituyen una entidad única, que se concibe como un conjunto que agrupa al  Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire. El cumplimiento de las misiones de las Fuerzas Armadas y el desarrollo de su contribución complementaria o subsidiaria de interés público, requieren realizar diferentes tipos de operaciones, tanto en territorio nacional como en el exterior, que pueden conducir a acciones de prevención de conflictos o disuasión, de mantenimiento de la paz, actuaciones en situaciones de crisis y, en su caso, de respuesta a la agresión.

Es imprescindible la actualización continua para dotar a las Fuerzas Armadas de los medios precisos, con el nivel óptimo de operatividad y seguridad. Para ello, se requiere un gran esfuerzo y equilibrio entre inversión y necesidades.

La política en este ámbito se dirige a asegurar la cobertura satisfactoria de los Objetivos de Capacidades Militares para el desempeño de las misiones y cometidos de las Fuerzas Armadas. El Ministerio de Defensa ha puesto en marcha diversas medidas para apoyar el desarrollo de estas capacidades con el doble objetivo de, primero, dotar a las Fuerzas Armadas de los sistemas más modernos y adecuados, y segundo, impulsar la base industrial y tecnológica nacional de la defensa.

España en el ámbito internacional y su participación en las misiones internacionales

España comparte con sus socios y aliados la idea de que los retos y amenazas a los que se enfrenta deben solucionarse desde una perspectiva multilateral integradora. Con ese efecto, se ha incrementado la actividad internacional a través de la Diplomacia de Defensa, que refuerza la cooperación bilateral, y de la participación en Organismos Internacionales.

Diplomacia de Defensa.

La Directiva de Defensa Nacional establece la necesidad de reforzar la relación bilateral con aquellos actores con los que compartimos intereses y amenazas, así  como con quienes puedan aportar estabilidad a nuestro entorno o mejorar la posición de España en el ámbito de las relaciones estratégicas. 

Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)

España, miembro de la OTAN desde 1982, ha contribuido a la adaptación de la Alianza frente a los nuevos riesgos y amenazas que afectan a la seguridad global. La Cumbre de la OTAN, celebrada en Lisboa en noviembre de 2010, supuso un punto de partida. Gracias a un nuevo Concepto Estratégico, la Alianza Atlántica se ha ido preparando para afrontar los desafíos del siglo XXI. Los últimos años habían obligado a renovarse para afrontar los significativos cambios en la situación de seguridad del espacio euro atlántico. 

Política Común de Seguridad y Defensa de la Unión Europea (PCSD)

España, como miembro de la Unión Europea (UE), es una de las naciones que más activamente contribuye a convertir Europa en un actor cada vez más relevante en el panorama internacional a través de los instrumentos propios  de la Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD). Esta contribución se viene materializando mediante su presencia en las misiones y operaciones  internacionales de la UE, en el desarrollo de capacidades y proyectos conjuntos de investigación, y en el desarrollo de armamento y tecnologías para la defensa, así como  a través de su comercialización en el mercado europeo de la defensa.

Participación española en las misiones internacionales

Las Fuerzas Armadas españolas asumirán y ejercerán el mando durante el año 2017 de tres fuerzas destinadas a la ejecución de operaciones en el exterior en las que participan los efectivos nacionales. De estas fuerzas, dos pertenecen a la Unión Europea, mientras que la tercera está encuadrada en la Alianza Atlántica.