Está usted en:

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nuevaCompartir en Linkedin: abre ventana nuevaCompartir en Tuenti: abre ventana nuevaCompartir en Delicious: abre ventana nuevaCompartir en MySpace: abre ventana nueva

Industria, Energía y Turismo

Fábrica de coches (Ministerio de Economía, Industria y Competitividad)

​​Artículo 149.1 de la Constitución. El Estado tiene competencia exclusiva sobre las siguientes materias:

9.ª Legislación sobre propiedad intelectual e industrial.

13.ª Bases y coordinación de la planificación general de la actividad económica.

21.ª (...) Correos y telecomunicaciones; cables aéreos, submarinos y radiocomunicación.

25.ª Bases del régimen minero y energético.

Contenido

In​dustria

La favorable evolución de la economía española en 2015 ha tenido reflejo en la mejora que ha experimentado el sector industrial. El comportamiento positivo de la industria lo muestra el Indice de Producción Industrial de diciembre que refleja una variación interanual del 3,7% respecto al mismo mes del año anterior y encadena ya veintiséis meses con tasas positivas, el mayor período desde el inicio de la crisis. 

Por grupos de destino, la evolución de la producción industrial en diciembre en términos interanuales presenta tasas anuales positivas en todos los sectores, excepto en Energía, que presenta un descenso del -3,5%. Bienes de equipo con un incremento del 7,7% y Bienes de intermedios con un aumento del 6,6% registran los mayores incrementos. Por su parte los bienes de consumo no duraderos experimentaron un crecimiento del 2,4% y los bienes de consumo duraderos de sólo el 0,6%.

En el conjunto del año 2015, la producción industrial aumentó un 3,2%, tanto en la serie corregida de efectos estacionales y de calendario como en la original. Todos los sectores presentaron tasas positivas.

Complejo industrial (Ministerio de Economía, Industria y Competitividad)
En consonancia con la favorable evolución de la actividad productiva en el año 2015 la confianza ha estado ganando terreno y diversos indicadores adelantados como los índices de cifra de negocios y entrada de pedidos, que desde el año 2014 registran crecimientos, apuntalan estas favorables perspectivas. El último dato del Índice de Entrada de Pedidos (2% en tasa interanual) del pasado mes de noviembre adelanta la consolidación de la actividad industrial, mientras que el Índice General de Cifra de Negocios en la Industria presenta en dicho mes una variación del 2,9% respecto al mismo mes del año anterior.

Asimismo, dentro de los indicadores cualitativos, destaca el Índice de Gestores de Compras (PMI) de la industria manufacturera que, en diciembre de 2015 registró un valor de 53,0 prolongando el ciclo expansivo iniciado a principios de año y señalando la solidez de la mejoría del sector, dejando atrás el mínimo de 37 puntos, producido en diciembre de 2011.

​La política industrial

El principal objetivo  de la política industrial del Gobierno es que la industria aumente en la mayor medida posible su contribución a la generación de PIB y a la creación de empleo.

El instrumento del Gobierno para alcanzar estos objetivos ha sido la Agenda para el Fortalecimiento del Sector Industrial en España, que constituye un plan de acción integrado por un conjunto de propuestas de actuación, concretas y bien delimitadas, que puestas en marcha desde julio de 2014 pretendían mejorar las condiciones transversales en las que se desarrolla la actividad industrial en España y contribuir a que la industria crezca, sea competitiva y aumente su peso en el conjunto del PIB.

A corto plazo las iniciativas de la Agenda pretendían contribuir al crecimiento del valor añadido bruto industrial, a la creación de empleo y a favorecer la mejora de la posición competitiva del tejido industrial en España, al tiempo que se sentaban las bases, para que en el medio plazo nuestro tejido industrial fuera capaz de adaptarse a los nuevos retos globales y a los cambios que ya se estaban produciendo como resultado de la transición digital en el conjunto de la economía, creando nuevas oportunidades de negocio y utilizando el poder transformador de la tecnología para aumentar la competitividad y productividad de nuestro tejido industrial.

 La Agenda se compone de 97 medidas, agrupadas en ​​torno a diez líneas de actuación, que son las siguientes:

  1. Estimular la demanda de bienes industriales con efecto multiplicador en la economía.
  2. Mejorar la competitividad de los factores productivos clave.
  3. Asegurar un suministro energético estable, competitivo y sostenible dentro de la UE.
  4. Reforzar la estabilidad y uniformidad del marco regulatorio español.
  5. Incrementar la eficiencia y la orientación al mercado y a los retos de la sociedad de la I+D+i.
  6. Apoyar el crecimiento y la profesionalización de las PYME españolas.
  7. Adaptar el modelo educativo a las necesidades de las empresas.
  8. Aumentar el peso de la financiación no convencional en las empresas industriales.
  9. Apoyar la internacionalización de las empresas industriales y la diversificación de mercados.
  10. Orientar la capacidad de influencia de España a la defensa de sus intereses industriales.

En julio de 2015 se presentó al Consejo de Ministros un informe de seguimiento del grado de implantación de las medidas de la Agenda, dando cumplimiento al compromiso de la Secretaría General de Industria y de la Pyme de presentar este informe una vez trascurrido un año desde la presentación de la misma.

Una segunda versión de este informe recoge que actualmente el 98,3% de las medidas están puestas en marcha y el 46,6% ya están finalizadas. El grado de ejecución media de las medidas contenidas en la Agenda es del 82,57%.

En este marco, se ha mantenido la  línea de apoyo financiero a la inversión industrial a través de los  programas de reindustrialización y fomento de la competitividad industrial, que tienen como objetivo incentivar iniciativas empresariales viables económicamente que contribuyan a reforzar la competitividad de las empresas industriales y a favorecer el desarrollo de la industria.

Asimismo, se han prolongado los estímulos a la demanda de vehículos, a través de sucesivas ediciones del  Plan PIVE  y del programa de fomento de la demanda de vehículos eléctricos.

También en esta línea en junio de 2015 se aprobó la Estrategia del Vehículo de Energías Alternativas, donde tienen cabida los vehículos de hidrógeno, eléctricos, gas natural y glp, y biocombustibles.  La estrategia engloba un conjunto de 30 acciones a desarrollar en diversos ámbitos como son la infraestructura, el fomento y estímulo de la adquisición, la difusión y concienciación, la I+D, innovación y demostración de las tecnologías y la industrialización de los vehículos. El objetivo es que España se convierta en país de referencia tecnológica en el sector de energías alternativas en su triple vertiente de vehículos, componentes e infraestructura de recarga y suministro.

Igualmente se han seguido facilitando instrumentos de apoyo a sectores de especial efecto tractor como la industria naval, aeronáutica o la automoción, así como a sectores tecnológicos como el farmacéutico o el espacial.

Pero sin duda la política del 2015 que marcará el futuro competitivo de la industria es la iniciativa Industria Conectada 4.0, presentada en julio de 2015. Es la herramienta del Gobierno para liderar la transformación digital de la industria española. El objetivo es articular las medidas que permitan que el tejido industrial español se beneficie del uso intensivo de las tecnologías de la información y de las comunicaciones en sus procesos productivos, en sus productos y en sus modelos de negocio, para de esta forma garantizar la competitividad de las empresas.

Esta iniciativa se basa en un diagnóstico realizado en función del análisis macroeconómico de la industria española, análisis sectoriales específicos, una comparación con políticas de impulso similares a nivel internacional y a través de la identificación y análisis de diversos habilitadores digitales (eCloud, internet de las cosas, big data, etc).

La iniciativa propone 4 líneas de acción que darán lugar cada una de ellas a distintos planes de acción más específicos:

  • Tareas de concienciación y formación sobre la digitalización en la industria para hacer conocer sus beneficios y desarrollar las competencias necesarias.
  • Fomentar la creación de entornos colaborativos y plataformas, que favorezcan la transferencia entre industria y los proveedores de tecnología.
  • Consolidación de las nuevas tecnologías en España. Ello requiere trabajar en varios ámbitos como potenciar la financiación de I+D+i, apoyar las alianzas internacionales y trabajar en la definición de estándares.
  • Desarrollo de los instrumentos de apoyo a la implantación en la industria de las nuevas tecnologías digitales, con el objetivo fundamental de vencer las barreras existentes para su implementación.

La iniciativa actuará en 8 áreas estratégicas y​ pretende facilitar el proceso de transformación digital de la industria española, con el objetivo de introducir y fomentar el uso intensivo de las tecnologías en las empresas industriales, como computación en la nube, big data o internet de las cosas. La incorporación de estas tecnologías permitirá obtener productos de mayor valor añadido, innovará los procesos industriales y permitirá la aparición de nuevos modelos de negocio, permitiendo preservar la competitividad de las empresas en el largo plazo.

Energía

Producción, demanda y grado de dependencia energética​

El consumo de ​​energía primaria ascendió en España a 118.413 kilotoneladas equivalentes de petróleo (ktep) en 2014, un 1,7% inferior a la de 2013 (120.447ktep) como consecuencia del  descenso del consumo de residuos no renovables (-18,4%), biomasa, biocarburantes y residuos renovables (-7,5%), gas natural (-9,3%) y de petróleo -1,1%, y del saldo eléctrico (-49,5%), que no compensaron los moderados aumentos en nuclear, hidráulica, algunas tecnologías de energías renovables y el notable aumento de la utilización del carbón, un 5,1% superior al del año anterior.

Molinos eólicos (Ministerio de Economía, Industria y Competitividad)
Por fuentes de energía, el grueso de  la producción de energía primaria en 2014 provino del petróleo (42,8%), seguido del  gas natural (19,98%) y las  energías renovables (14,58%), la producción de energía del carbón fue del 10,11% y el saldo eléctrico del -0,24%. De acuerdo con la metodología de Eurostat, la intensidad energética primaria de la economía española, en términos de Energía primaria/PIB, se situó en 126,7ktep/millón de euros a final de 2014, lo que supuso una mejora de un 3,1% respecto a la del 2013 (130,7 ktep/millón de euros). Simultáneamente, la economía española utilizó más eficientemente la propia electricidad y demás formas de energía final, ya que la intensidad de la misma bajó un 4%.

En 2014 la demanda de energía final fue de 83.525 ktep, con un descenso del 2,7% respecto a la de 2013. La  demanda de electricidad fue de 19.576 ktep.  

En el desglose de la energía final por fuentes de energía, el consumo total de petróleo supuso  el 46,2%, seguido de la electricidad (23,4%), gas natural (16,94%), energías  renovables (6,3%), y carbón (1,57%). El consumo de productos para usos no energéticos supuso el 5,3%, que corresponde fundamentalmente a productos petrolíferos. Por lo que respecta específicamente a electricidad, las renovables tuvieron el peso principal (42,8%), seguidas de la nuclear (22%), y carbón (16,5%).

La Reforma del Sector Eléctrico

El sistema eléctrico español presenta importantes fortalezas entre las que destacan: un mix diversificado y equilibrado de tecnologías de generación, un alto nivel de penetración de las energías renovables, que alcanzó un 42,8% de la energía producida en el año 2014, y un elevado nivel de desarrollo de infraestructuras que posibilita mantener la seguridad y calidad del suministro.

Desde hace una década, el sistema eléctrico español había venido generando un déficit tarifario (diferencia entre ingresos y costes del sistema) que, con el paso del tiempo, se había convertido en estructural porque los costes reales asociados a las actividades reguladas y el funcionamiento del sector eléctrico resultaban superiores a la recaudación por los peajes que fija la Administración y que pagan los consumidores. Dado el carácter insostenible del déficit del sector eléctrico, provocado fundamentalmente por el incremento exponencial de determinados costes del sistema, era necesario adoptar medidas urgentes que permitieran poner fin a dicha situación. Con objeto de corregir los desajustes producidos por la evolución expansiva de las partidas de costes del sistema eléctrico, se han venido adoptando una serie de medidas desde 2012, algunas de carácter urgente, que afectan  tanto a los costes como a los ingresos. Asimismo, se ha establecido por ley una regla de estabilidad financiera que posibilita la sostenibilidad del sistema, mediante un sistema automático de revisión que evitará la aparición de nuevos desajustes.

Minetur 9.JPGCentral eléctrica (Ministerio de Economía, Industria y Competitividad)

En particular, las medidas adoptadas, cuyo marco se encuentra en la nueva Ley 24/2013, del Sector Eléctrico, aprobada en diciembre de 2013, son:

  • Establecer la regulación básica del sector, con la finalidad de garantizar el suministro eléctrico con los niveles necesarios de calidad al menor coste posible y permitir un nivel de competencia efectiva en el sector eléctrico.
  • Determinar un nuevo sistema de fijación de precios de la electricidad para los consumidores domésticos, el Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), que ha reducido su factura frente al anterior modelo al eliminar el coste de aseguramiento de un precio fijo. El nuevo precio se determina de manera directa y transparente en función del precio del mercado y  ha permitido abaratar el coste de la energía, mejorar la competencia y aumentar la transparencia y capacidad de elección del consumidor a la hora de contratar el consumo de electricidad. 
  • Protección al consumidor: los consumidores más vulnerables podrán continuar acogiéndose al descuento del bono social que supone desde 2014 un descuento del 25% sobre su factura.
  • Aumentar la información para el consumidor (se han creado distintas herramientas para que el consumidor comprenda su factura y pueda comparar distintas ofertas), introducir más competencia (se han introducido nuevas comercializadoras de referencia) y fomentar la transparencia (se ha simplificado la factura).  
  • Dar estabilidad al sistema eléctrico, eliminando el déficit de tarifa y evitando la generación de nuevos déficits, asegurando así la sostenibilidad económica y financiera del sistema.
  • Por otro lado, cualquier medida normativa en relación con el sector que suponga un incremento de coste para el sistema eléctrico o una reducción de ingresos deberá incorporar una reducción equivalente de otras partidas de costes o un incremento equivalente de ingresos que asegure el equilibrio del sistema. De esta manera se descarta definitivamente la posibilidad de acumulación de nuevos déficit como ocurrió en el pasado.
  • Asunción por los consumidores ubicados en el ámbito territorial de las administraciones autonómicas o locales de aquellos sobrecostes generados por sus normativas autonómicas o locales. Adaptar las retribuciones de las actividades reguladas del sistema eléctrico con criterios objetivos y homogéneos, garantizando una rentabilidad razonable para las instalaciones renovables, de cogeneración y de residuos y una retribución adecuada para el resto de actividades reguladas.
  • En materia de renovables, cogeneración y residuos, la reforma ha establecido un nuevo régimen retributivo. Estas instalaciones recibirán un complemento por sus costes de inversión basado en estándares por tecnologías, garantizando una rentabilidad razonable. 
  • En materia de redes de transporte y distribución se ha regulado una nueva metodología retributiva que busca reducir costes, hacer más eficiente el sistema e incluir mecanismos de revisión periódica. Se fortalece el control y la auditoría de los activos, se incluye un nuevo incentivo a la lucha contra el fraude, y se establece un volumen máximo de inversión asumido por el sistema eléctrico como coste anual.
  • En los sistemas no peninsulares (Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla), la reforma introduce medidas para disminuir el coste de producción eléctrica y mejorar la eficiencia de las centrales y la competencia. En estos territorios también se establece un sistema básico de incentivos para la energía eólica y fotovoltaica, al ser más barata que la generación convencional.

Los resultados alcanzados tras la reforma han sido:

  • Se ha resuelto el déficit de tarifa del sistema eléctrico, y con ello se ha evitado un aumento del precio de la electricidad del 42%, que es lo que habría tenido que elevarse la factura de no haberse llevado a cabo la reforma. Por primera vez en una década, en el 2014 el sistema eléctrico no ha terminado en déficit entre  ingresos y costes, es más, ha tenido un superávit de 550 millones de euros.
  • La reforma ha evitado no sólo que la factura de la luz continúe disparándose, sino que ha provocado que los precios hayan descendido en el período 2012-2015. La reforma ha favorecido a los consumidores, en especial a las familias.
  • La reforma ha proporcionado seguridad regulatoria, certidumbre y confianza a los inversores y empresas.

Reforma del sistema gasista

Desde 2008 se ha producido en España una caída de la demanda de gas natural. Actualmente la demanda es similar a la de 2004 y se prevé que el consumo de 2008 no se alcance hasta pasado el 2020. Sin embargo, los costes del sistema gasista (regasificación, transporte, distribución y almacenamiento) se han incrementado de manera significativa al haberse construido infraestructuras de acuerdo a una planificación que consideraba un incremento medio anual de la demanda de gas natural del 3% para el periodo 2008-2016.

Como consecuencia del aumento de costes y a su vez de la caída de la demanda, lo que  provoca además la infrautilización de las infraestructuras del sistema gasista, se ha producido desde el 2008 un déficit de tarifa estructural.

Por ello, en 2012 se adoptaron las primeras medidas de contención del déficit que continuaron en 2013 y fundamentalmente, en 2014. Así, dada la persistente caída de la demanda y las previsiones de déficit para el cierre del ejercicio se aprobó en julio de 2014 un paquete de medidas, convalidadas posteriormente en octubre,  para garantizar la sostenibilidad económica y financiera del sistema gasista.

El objetivo de las medidas tomadas es solucionar el déficit de tarifa del sector gasista y garantizar un sistema económicamente sostenible en el futuro, de manera que se han ajustado las retribuciones de las actividades reguladas, alineándolas a la evolución de la demanda.

Además, en mayo de 2015 se aprobó una importante modificación de la legislación en materia de hidrocarburos, en la que se establecieron las bases para la creación de un mercado organizado de gas natural que​ facilite las operaciones de compraventa, fomente la entrada de nuevos agentes y proporcione una referencia transparentes de precios, garantizando la seguridad de suministro del sistema. Este mercado ha tenido a su vez su desarrollo reglamentario y está en funcionamiento desde diciembre de 2015.

Actuaciones destacables en materia de Eficiencia Energética

Con objeto de garantizar el cumplimiento por parte de España del objetivo vinculante de ahorro de energía para 2020 (15.979 ktep en el periodo 2014 a 2020) establecido en la Directiva 2012/27/UE de eficiencia energética, se han adoptado diversas medidas principalmente en julio de 2014:

  • La creación de un Fondo Nacional de Eficiencia Energética que permitirá la puesta en marcha de mecanismos de apoyo económicos y financieros, asistencia técnica, formación y otras medidas para aumentar la eficiencia energética en los diferentes sectores.
  • La creación de un  sistema nacional de obligaciones de eficiencia energética, en virtud del cual se asignará a los sujetos obligados del sistema de obligaciones, una cuota anual de ahorro energético de ámbito nacional, denominada obligaciones de ahorro. El objetivo de ahorro anual, los porcentajes de reparto entre los correspondientes sujetos obligados, así como las cuotas u obligaciones de ahorro resultantes y su equivalencia financiera, serán fijados anualmente mediante orden del Ministro de Industria, Energía y Turismo.

Finalmente señalar que el Real Decreto 56/2016, de 12 de febrero, transpone la Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012, relativa a la eficiencia energética, en lo referente a auditorías energéticas, acreditación de proveedores de servicios y auditores energéticos y promoción de la eficiencia del suministro de energía. Este Real Decreto permite impulsar el ahorro y la eficiencia energética contribuyendo de manera decisiva a alcanzar los objetivos de la UE.

Turismo 

Situación actual del turismo en España

En 2015, España recibió 68 millones de turistas internacionales (cifra récord de llegadas), lo que supuso un incremento interanual del 4,9%, es decir, 3,2 millones de turistas más que el año anterior.

Tres mercados, Reino Unido, Francia y Alemania, concentraron el 55,1% de las llegadas de turistas internacionales en 2015, siete puntos por debajo del peso alcanzado hace 10 años. La evolución respecto a 2014 de Francia y Reino Unido ha sido positiva, y han protagonizado los mayores avances en valores absolutos del año, en cambio Alemania retrocede ligeramente (-1,2%). Los demás mercados emisores principales también mostraron subidas respecto a 2014, con la excepción de Rusia, (-32,7%) y países nórdicos (-1%).

Los turistas que no contrataron paquete turístico (el 71% del total) crecieron en mayor medida que los que sí optaron por esta forma de viaje (+6,4% frente a +1,4%).

Las principales comunidades autónomas de destino mejoraron su cifra de llegadas de turistas internacionales respecto a 2014, con el liderazgo de Cataluña, primer destino, que creció un +3,7%. En cambio, fueron la Comunidad de Madrid y Andalucía las que más crecieron en términos relativos (+13% y +9,6%, respectivamente).

El gasto total realizado por los turistas internacionales ascendió en 2015 a 67.385 millones de euros, un 6,8% más que el año anterior, lo que supuso un nuevo máximo histórico en la serie.

En lo que respecta a los residentes en España, en los tres primeros trimestres de 2015, el número de viajes realizados ascendió a 137,7 millones. En los tres primeros trimestres se produjo un crecimiento de los viajes respecto al mismo trimestre del año anterior, concretamente un +6,1% en el segundo trimestre y un +8,1% en el tercero. El 91% de los viajes corresponde a viajes internos y el 9% restante a turismo interior, siendo la evolución de ambos tipos de viaje positiva.

Minetur 2.jpgComplejo hotelero (Ministerio de Economía, Industria y Competitividad)
La  Organización Mundial del Turismo, tras hacer públicos sus datos anuales, confirmó que, en el año 2015, España se consolidó en   el tercer puesto en llegadas de turistas internacionales a nivel mundial, y el segundo puesto en ingresos por turismo. La Balanza de Pagos registra hasta noviembre de 2015 -último periodo disponible- incrementos tanto en los ingresos por turismo como en los pagos por turismo (4% y 15,7%, respectivamente), alcanzando los 47.271 millones de euros y los 14.465 millones de euros, respectivamente. El saldo de esta rúbrica arroja en este conjunto de meses un superávit de 33.806 millones de euros, un 0,6% menos que en el mismo periodo de 2014. En el periodo enero-septiembre de 2015 (último para el que se dispone de información de balanza comercial), el saldo de turismo y viajes cubre el 193,1% del déficit comercial español.

Según el último dato difundido de la Cuenta Satélite de Turismo (año 2012), el sector turismo representa el 11% del PIB.

En relación con el empleo, los datos de la Encuesta​ de Población Activa (EPA) del año 2015 y los datos de afiliación a la Seguridad Social del año 2015 revelan lo siguiente: 

  • Según la EPA, los ocupados en turismo crecieron en el año 2015 un 5,4%, alcanzando los 2.322.381 trabajadores. Este colectivo representa el 13% de los ocupados en la economía española.
  • Entre los ocupados en turismo, tanto los asalariados como los autónomos presentan subidas del 6,2% y del 2,7%, respectivamente.
  • Los parados en actividades turísticas ascendieron en el año 2015 a 394.642, siendo el porcentaje de parados sobre activos del 14,5% (frente al 16% del año anterior). En la economía nacional la tasa de paro se situó en el 22,1%, frente al 24,4% del año anterior.

Según los datos de afiliación a la Seguridad Social, en el año 2015, (valor medio del año) el empleo en las actividades turísticas aumentó interanualmente un 4,6%, alcanzando los 2.093.334 trabajadores en alta laboral a la Seguridad Social (el 12,3% del total de afiliados en alta laboral en la economía española).

Objetivos de la política turística española

Consciente de la transcendencia del turismo para España, el Ministerio de Industria, a través de la Secretaría de Estado de Turismo, ha impulsado el Plan Nacional e Integral  de Turismo (PNIT) que fue aprobado por el Consejo de  Ministros el 22 de junio de 2012. Su finalidad era mejorar la competitividad tanto de empresas como de destinos, incrementar la rentabilidad de la industria y apoyar el liderazgo mundial de nuestro país en  este sector. Este Plan se convirtió en la estrategia gubernamental turística para el periodo 2012-2015. A su cierre, el 31 de diciembre de 2015, la ejecución ascendía al 90,5%.

Las dimensiones estratégicas que fundamentan el PNIT eran: la fuerza de la Marca España, la orientación  al cliente, la planificación de oferta y destinos, el alineamiento de actores público-privados, la economía del conocimiento, la captación y retención del talento​ y el fomento de la innovación y el emprendimiento.   

El Plan, como la política turística del Gobierno, tenía un planteamiento transversal: todas las administraciones, todos los ministerios, la iniciativa privada y también los ciudadanos se han implicado en su redacción y en su ejecución.

De esta forma, numerosas medidas tomadas por otros ministerios han tenido una influencia positiva en el turismo, entre ellas cabe mencionar la reforma laboral, la modificación de la Ley de Costas, la agilización de los visados  o la modulación de las tasas aeroportuarias.

También durante esta legislatura se ha decidido potenciar el papel de SEGITTUR, la Sociedad Estatal para la Gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas, dependiente del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, adscrita a la Secretaría de Estado de Turismo.  

SEGITTUR ha sido la responsable de impulsar la innovación (I+D+i) en el sector turístico español, tanto en el sector  público como en el sector privado. Además del lógico apoyo a las actividades de Turespaña que ha realizado hasta ahora, SEGITTUR está sirviendo  de punta de lanza de las empresas españolas (principalmente PYMES), que han apostado por la  innovación en el sector turístico, acompañándolas en la búsqueda de mercados exteriores hasta ahora inaccesibles, potenciando así la internacionalización de las  empresas del sector.  

La política de promoción exterior del turismo

El Instituto de Turismo de España (Turespaña) es el organismo autónomo de la Administración General del Estado encargado de llevar a cabo la promoción de España como destino turístico en los mercados internacionales.

El Ministerio de Industria, a través de Turespaña, ha apostado por una nueva política de promoción. En primer lugar, se basa en las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación y de las redes sociales, alejándonos de las formas tradicionales de difusión. Y, en segundo lugar, se han identificado los mercados prioritarios y la segmentación de la demanda en estos mercados. La idea es concentrar los recursos de promoción en aquellos mercados y productos que más contribuyan a lograr el objetivo de aumentar la rentabilidad asociada al gasto turístico.

Minetur 16.jpgOficina de Turismo (Ministerio de Economía, Industria y Competitividad)Dentro de los mercados prioritarios, se ha distinguido entre los mercados maduros y los mercados emergentes. Los mercados maduros son los mercados ya consolidados que emiten la mayor parte de los turistas internacionales que vienen a España. En estos países, la estrategia se basa en fidelizar los turistas que nos visitan y en captar segmentos nuevos de la demanda que consumen productos distintos de los tradicionales (arte y cultura, turismo urbano, gastronomía española, naturaleza o turismo de congresos). Por otro lado, se sitúan los mercados emergentes, donde España basa su estrategia de promoción fundamentalmente en mejorar su posicionamiento como destino turístico.

La promoción en el exterior se ejecuta a través de las Oficinas Españolas de Turismo. Son ellas las que llevan a cabo las acciones de promoción en los mercados de origen, en colaboración con otros actores (CCAA, entes regionales y locales y clubes de producto). Junto al resto de administraciones y el sector privado, se realizan acciones concertadas, que permiten sumar esfuerzos y tienen de esta forma más impacto y visibilidad.

España cuenta actualmente con una red de 33 oficinas de turismo, dependientes de Turespaña, en 25 países. Las oficinas cumplen una función esencial para el sector turístico español, pero su estructura geográfica y de personal responde todavía, en buena medida, a las condiciones existentes cuando la mayoría de ellas fueron creadas.

Para ganar en eficacia y eficiencia, el Ministerio de Industria ha iniciado el proceso de reorganización de la distribución geográfica de estas oficinas para adecuarlas a los nuevos retos y criterios de la industria turística. Todo ello, en plena coordinación con el Consejo Asesor de Turespaña, compuesto en su mayoría por el sector privado​.​

Telecomunicaciones y sociedad de la información

La Nueva Ley de General de Telecomunicaciones

La Agenda Digital para Europa, publicada por la Comisión en mayo de 2010, establecía una hoja de ruta que podría servir como punto de inicio para la elaboración de la Agenda española y establecía un conjunto de objetivos medibles que permitía conocer la situación de partida y los objetivos establecidos para el año 2015 y para el 2020, así como la evolución de cada país a lo largo del tiempo.

Tomando estos indicadores como medida del desarrollo de la economía y sociedad digital y comparándolos con los objetivos establecidos para el año 2015 se observa que España, en 2011, se encontraba por debajo de la media de la Unión Europea en prácticamente todos los indicadores (excepto en la extensión de la banda ancha básica y en las compras on-line de ciudadanos y PYME), y lejos de los objetivos establecidos para el año 2015 y/o para 2020.

El siguiente gráfico muestra esta comparación de España y de la Unión Europea al comienzo de la legislatura y los objetivos establecidos para 2015 y/o para 2020.

 Objetivos ADE.pngMinisterio de Economía, Industria y Competitividad

​En 2012,​ el Consejo de Ministros hizo una propuesta en el ámbito digital para transformar y modernizar la economía y la sociedad española mediante un uso eficaz e intensivo de las TIC por parte de la ciudadanía, las empresas y las administraciones, en el marco de la denominada Agenda Digital para España.

Este objetivo global se ha descompuesto en seis grandes objetivos específicos cuyo cumplimento permite alcanzar tanto el objetivo global como los compromisos adquiridos por España con la Unión Europea en el ámbito digital. Estos objetivos específicos han sido los siguientes:

  • Fomentar el despliegue de redes y servicios para garantizar la conectividad digital, para disponer de infraestructuras y servicios habilitadores del desarrollo de una verdadera sociedad y economía digital.
  • Desarrollar la economía digital para el crecimiento, la competitividad y la internacionalización de la empresa española, para mejorar la competitividad del actual modelo productivo y para propiciar el avance hacia un nuevo modelo de alto valor y diferenciador.
  • Mejorar la e-Administración y adoptar soluciones digitales para una prestación eficiente de los servicios públicos, para avanzar hacia una administración más eficiente y digital, facilitadora y adaptada al día a día de ciudadanía y empresas.
  • Reforzar la confianza en el ámbito digital, para promover un entorno digital seguro y confiable para todos.
  • Impulsar el sistema de I+D+i en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, para que España cuente con una industria TIC puntera y capaz de responder a los retos y necesidades del contexto digital.
  • Promover la inclusión y alfabetización digital y la formación de nuevos profesionales TIC, para garantizar que toda la ciudadanía pueda participar y formar parte de la sociedad y economía digital.​​

Logros alcanzados

España avanza por encima de la media europea gracias a los despliegues realizados en banda ancha fija ultrarrápida (fibra) y banda ancha móvil (4G): España es el primer país de Europa en despliegue de fibra: 19,2 millones de accesos de fibra instalados (1,6 millones en 2012) y el 4G ya está disponible para el 79 % de la población.

Minetur 6.jpgSatélite (Ministerio de Economía, Industria y Competitividad)
​Se han conseguido mejoras notables en el uso de las TIC por la PYME pero es necesario seguir impulsando la economía digital en PYME. Las pymes españolas han evolucionado positivamente en lo referente a las compras on-line. En 2015 ya son el 23,3% de las pymes españolas las que realizan compras on-line, frente al 19,7% que lo hacían en 2011 y por encima del 22,6% de las pymes europeas que lo hacen en 2015. Se acortan así las distancias con el objetivo del 33% que estableció la Unión Europea para el año 2015.

Aumenta el porcentaje de población que realiza compras on-line al 42,3% desde el 27,3% de 2011 y lo hace a mayor ritmo que la Unión Europea, aunque aún está por debajo de la misma (53%).

España está entre los países líderes de la Unión Europea en el uso de la administración electrónica. En 2014, casi la mitad de la población española (el 49,4%) ya usaba la administración electrónica, superando a la media de la Unión Europea, que era del 46,2%.

En ciberseguridad,​ en 2015 el CERT de INCIBE gestionó más de 50.000 incidentes de ciberseguridad frente a los 6.000 que gestionaba en 2012.

Se ha reducido la brecha digital, aproximándonos a la media europea y al cumplimento de los objetivos de la Agenda Digital Europea.

  • El 74,7% de la población, casi tres de cada cuatro ciudadanos, usa con frecuencia Internet, frente al 61,8% que lo hacía al inicio de la legislatura.
  • Se ha incrementado en más de 17 puntos el porcentaje de población más desfavorecida que usa Internet, siendo ya actualmente el 62% de esta población la que utiliza con frecuencia Internet, lo que constituye un dato muy positivo.
  • Se ha reducido el porcentaje de la población que nunca ha usado Internet del 29,2% al inicio de la legislatura al 19% en 2015.​

Enlaces y docu​mentos

Enlaces

Normativa

Documentos