Está usted en:

Compartir en Facebook: abre ventana nuevaCompartir en Twitter: abre ventana nuevaCompartir en Linkedin: abre ventana nuevaCompartir en Orkut: abre ventana nuevaCompartir en Tuenti: abre ventana nuevaCompartir en Delicious: abre ventana nuevaCompartir en MySpace: abre ventana nueva

Conferencia de prensa del presidente del Gobierno y de la canciller de la República Federal de Alemania

Madrid, jueves, 06 de septiembre de 2012

Presidente.- Señoras y señores, muy buenas tardes a todos y bienvenidos.

Me alegra ver la tan numerosa concurrencia de hoy, que demuestra el gran interés que suscitan las importantes y estrechas relaciones bilaterales que mantenemos España y Alemania; también el grado de interrelación de nuestras economías y de nuestras empresas, así como la situación de la Unión Europea y de la zona euro, el proyecto más importante que nos une a los dos países y a muchos millones de ciudadanos europeos.

Tengo el placer de comparecer ante ustedes tras el almuerzo de trabajo que he mantenido con la canciller de la República Federal de Alemania, Angela Merkel, para exponer brevemente los resultados de nuestro encuentro.

En primer lugar, permítanme que aproveche la ocasión para agradecer la visita de la canciller Merkel, que, como ustedes saben, es el tercer encuentro bilateral que mantenemos este año, pero es la primera vez que viene a España desde que yo asumí la Presidencia del Gobierno. Me alegra anunciarles que hemos acordado la celebración de la próxima Cumbre Bilateral, que se celebrará en Alemania a principios del mes de febrero.

Como todos ustedes saben, nuestra relación bilateral es particularmente intensa en el ámbito económico y comercial, pero también --y esto es importante-- nuestros pueblos mantienen una relación social real y tangible, que se desarrolla en ambos países.

Como saben, y hoy estamos teniendo la oportunidad de comprobarlo una vez más, nuestras economías se encuentran fuertemente interrelacionadas y los intereses comerciales, industriales y de inversión son sólidos. Los vínculos que España y Alemania mantienen favorecen el crecimiento y la creación de empleo en ambos países y, por tanto, constituyen una fuente de bienestar común.

Consecuencia de lo anterior es el enorme interés con que las empresas de ambos países han acogido el Encuentro Empresarial Hispano-Alemán que se está celebrando en estos momentos y que ha congregado a las principales compañías inversoras españolas y alemanas de los sectores más representativos de nuestras economías.

Como no podía ser de otra manera, durante nuestra reunión de hoy hemos dedicado una parte importante del tiempo a analizar la situación económica de la Unión Europea y de la zona euro. Le he explicado a la canciller la situación de España y las medidas que estamos llevando a cabo de acuerdo con nuestros compromisos como socios europeos de primer orden; pero, sobre todo, porque estamos nosotros mismos convencidos de que son la forma de que España vuelva a la senda del crecimiento sostenido, sostenible y creador de empleo y prosperidad para todos.

España ha demostrado su determinación y responsabilidad europea con una estrategia de consolidación fiscal profunda y una agenda de reformas estructurales audaz, sin parangón en la Unión Europea. Tenemos la determinación y la responsabilidad de continuar por esa senda. Nuestra agenda reformista, además de necesaria para España y para Europa, es nuestro sello de identidad. Los esfuerzos que este Gobierno ha llevado a cabo continuarán, no les quepa la menor duda, y me congratula contar con el apoyo de Alemania en nuestra política de consolidación fiscal y el amplio programa de reformas estructurales que mi Gobierno está poniendo en marcha.

Respecto a Europa, hemos intercambiado impresiones sobre la situación actual y, en particular, sobre la zona euro y las acciones que la Unión Europea en su conjunto debe llevar a cabo. España y Alemania coincidimos en el diagnóstico: venimos asistiendo a fuertes tensiones en los diferenciales en la eurozona que hacen que las primas de riesgo no respondan a los fundamentos económicos ni a los esfuerzos de consolidación fiscal y de reformas estructurales que estamos acometiendo.

En este sentido, hoy queremos disipar, de forma categórica, cualquier duda de los mercados sobre la continuidad del proyecto de la moneda única. España y Alemania haremos todo lo necesario para resolver de forma definitiva la crisis del euro. Sólo desde un enfoque omnicomprensivo y amplio, con esfuerzos nacionales y a nivel europeo, conseguiremos disipar esa incertidumbre. A este respecto, la Canciller y yo coincidimos en que es necesario superar los defectos de diseño de la Unión Económica y Monetaria que esta crisis ha puesto de manifiesto.

Por tanto, partiendo de las conclusiones adoptadas en el Consejo Europeo de junio, trabajaremos juntos para contribuir con las instituciones europeas a fijar una "hoja de ruta" que permita avanzar con determinación hacia una unión bancaria y una unión fiscal, así como profundizar en la unión económica y en la política.

España, como firme apoyo de este proceso, ha presentado ya sus propuestas para una mayor integración, que han tenido buena acogida en las instituciones europeas y sobre las que hoy he tenido el placer de intercambiar opiniones con la canciller Merkel.

Señoras y señores, Alemania es un gran país, que en los últimos más de sesenta años ha sido clave en la construcción europea, que ha permitido a nuestro continente vivir el período más largo de paz y de prosperidad de su historia. La integración europea es nuestro gran proyecto común, presente y de futuro. No debe quedar ninguna duda del compromiso y de la determinación política de todos con este proyecto y de que el euro, su integridad y su estabilidad, es parte nuclear de este proyecto.

En definitiva, la cooperación entre nuestras dos grandes naciones es la divisa común sobre la que construimos la fecunda relación entre Alemania y España.

Sra. Merkel.- Muchas gracias. Quisiera agradecerle su hospitalidad y realmente ha sido un placer venir hoy aquí. De hecho, no es nuestra primera reunión. Tenemos contactos muy frecuentes, pero sí es mi primera visita aquí, al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

Por supuesto, hemos comentado la situación actual, pero llevamos mucho tiempo preparando esta reunión. Por un lado, hemos intercambiado durante el almuerzo puntos de vista obre la situación actual en la zona euro y, por otro lado, hoy tenemos un Encuentro Empresarial Hispano-Alemán, de importantes empresarios alemanes y españoles. Eso también muestra lo que es importante en nuestra cooperación política. Queremos crear empleos para el futuro, donde la economía alemana puede ayudar, ya sea en la Formación Profesional o también en actividades económicas conjuntas, porque es eso lo que es realmente importante y lo que urge en España: cómo las personas pueden recuperar sus empleos y empleos duraderos y sostenidos. Por eso, esas reformas no tienen una utilidad en sí, sino que sirven a la restauración de la competitividad, a la mejora de la competitividad.

También quisiera decir que, realmente, tenemos un gran respeto, tanto yo como el pueblo alemán, ante lo que se está haciendo ahora mismo en España, ante las reformas que se están llevando a cabo. El presidente del Gobierno español me ha informado de los diferentes pasos que se están dando y también estoy impresionada por el ritmo de las reformas y por su consistencia. Sabemos por experiencia propia que esas reformas, antes de que surtan efecto en términos de empleos, toman su tiempo.

Por supuesto, es un trecho difícil del camino, pero estoy profundamente convencida de que la senda emprendida es la correcta, y eso también lo dice mucha gente tanto en Alemania, como en otras partes del mundo.

Estamos comprometidos con la defensa de nuestra moneda común; éste ha sido el espíritu de nuestra conversación. El euro es una moneda común y el euro también es un proyecto político. Es la realización de la idea de una Europa unida y económicamente fuerte, con un mercado interior, con una coexistencia pacífica de los pueblos y cada vez más unida. Por eso también tenemos la obligación de seguir desarrollando la Unión Europea, sobre todo, la cooperación en el seno de la zona euro.

También hemos hablado, por supuesto, de los próximos pasos, porque el próximo mes de diciembre en el Consejo Europeo vamos a tener que tomar decisiones al respecto.

Así que hemos tenido un intercambio de opiniones muy intenso. Ha sido poco el tiempo y podríamos haber seguido hablando. Creo que esta visita también puede ser una contribución a que las relaciones estrechas y amistosas entre los dos países las podemos continuar.

Hemos aceptado la invitación de que vamos a acudir a la Cumbre Hispano-Alemana con toda una serie de ministros que me van a acompañar. Y me alegro de poder hablar a continuación con los representantes de la economía para superar los obstáculos que aún persisten.

Creo que Alemania y España van por buen camino para una Europa del futuro, y las dificultades actuales las vamos seguramente a superar. Por lo menos, nosotros estamos profundamente determinados a hacerlo.

P.- Señora Canciller, ¿cómo juzga la opinión del Gobierno español al que se le castiga con dos puntos en los mercados, con tipos de interés más elevados? ¿Cree que el BCE debería comprar bonos? Se acaba de anunciar el programa, que lleva el bonito nombre de OMT.

Sra. Merkel.- No tengo la competencia para decir en qué porcentaje los tipos de interés están demasiado elevados o demasiado bajos. Simplemente, he de decir que los tipos de interés alemanes son muy bajos y sé que los tipos de interés en otros países son más elevados. Por supuesto, aparte de la competitividad de los diferentes países, también hay cuestiones sistémicas que pueden jugar un papel.

¿Qué quiere decir eso? Tenemos que restaurar la confianza en el euro en su conjunto, es decir, que los mercados internacionales tengan la confianza en que los países miembros cumplan con sus compromisos.

Ya he expresado mi reconocimiento a lo que ha hecho el Gobierno español y a lo que se está haciendo también a nivel de las Comunidades Autónomas. Es lo correcto.

Segundo, lo que no hemos logrado en la cooperación política cuando introdujimos el euro lo tenemos que hacer ahora. Nuestros dos países estamos determinados a hacer nuestras propuestas y a tomar decisiones; por ejemplo, una supervisión bancaria común, más coordinación económica en Europa y más puntos en común en temas fiscales. Eso lo vamos a debatir en el próximo Consejo Europeo de diciembre.

Todas las demás medidas, por ejemplo, que sirven a la estabilidad del valor del dinero, y de eso es de lo que hablamos en el BCE, no pueden sustituir a la voluntad política. Por eso importante que nosotros, como políticos, hagamos nuestros deberes y que los hagamos de forma tan creíble que los mercados también recuperen su confianza en nosotros.

P.- Yo tenía varias preguntas. A la Canciller me gustaría preguntarle si aprueba esta compra de deuda que ha anunciado el gobernador del Banco Central Europeo, como solución a corto y medio plazo, mientras llega una mayor integración. ¿Cree que España debería solicitar esta compra de deuda sin asumir nuevas condiciones, como ha venido defendiendo el Gobierno español?

Por último, ¿le preocupa la animadversión que se está generando sobre Alemania en España por la rigidez de las posturas que está mostrando el Gobierno alemán en las últimas semanas?

Al presidente Rajoy. Draghi acaba de anunciar esas medidas que llevamos esperando el último mes. ¿Podemos saber ya si va a solicitar el Gobierno la compra de deuda soberana? Y aunque su Gobierno ha defendido que no querría asumir nuevas condiciones, ¿qué margen de condicionalidad tiene usted? ¿Tenemos líneas rojas?

Finalmente, ¿se ha comprometido con la Canciller a nuevas reformas estructurales?

Sra. Merkel.- En cuanto a las preguntas que se dirigen a mí, la conferencia de prensa del señor Draghi está pasando en estos momentos, en paralelo a nuestra conferencia de prensa.

El BCE actúa dentro de su independencia y dentro de su mandato, y es el responsable de la estabilidad de la moneda, del valor de la moneda, y es el que toma las medidas oportunas. Mi tarea y nuestra tarea consiste en hacer los deberes políticos; entre otros, que las reformas que España ya ha hecho que ahora se realicen de forma muy creíble. No les puedo decir más al respecto en estos momentos.

Segundo, por supuesto, quiero que en España haya una imagen realista de Alemania. A lo mejor, también puedo decir que esta visita justamente sirve a que hablemos los unos con los otros y no los unos sobre los otros, porque éste es el gran peligro en esta situación difícil de crisis económica y de crisis de la deuda: que se habla más sobre los demás que hablarse los unos con los otros.

Quiero volver a decir que realmente tenemos gran respeto ante lo que se está haciendo en España. Durante décadas Alemania y España mantienen relaciones de amistad, y esto va a seguir siendo así, y no sólo entre los Gobiernos, los políticos, sino también entre las personas. Hay muchísimos alemanes que vienen a pasar sus vacaciones aquí, a pasar meses enteros aquí, y también muchos ciudadanos y ciudadanas españoles que vienen a Alemania durante un tiempo, o durante mucho tiempo, o de forma definitiva. Son puentes muy sólidos, que no van a cambiar.

Tercero, creo que todos tenemos que entender que ningún país quiere imponer algo difícil a otro porque sí. ¿Por qué tenemos que pasar por este tipo de reformas? Porque Alemania en un momento también tenía cinco millones de parados y hoy tenemos menos de tres millones. ¿Y por qué lo tenemos que hacer? Porque, si no lo hacemos, en el mundo ya no vamos a poder vender nuestros productos, porque todos los años tenemos que gastar más de lo que ingresamos, porque dependemos de os mercados financieros y entonces ya no podemos vivir nuestra vida, una vida en libertad, una vida en democracia.

Cuando vamos a China, a la India o a Brasil, vemos que ahí la gente también quiere vivir bien, que también se están esforzando y que saben hacer muchas cosas que no sabían hacer hace veinte o treinta años. Por eso, nosotros tenemos que saber hacer algo que los otros no sepan: ser innovadores, producir buenos productos y venderlos, porque es la única manera de salvaguardar nuestra prosperidad. No se trata de complicarles la vida a los demás; se trata de saber si dentro de veinte años Europa va a seguir siendo un continente al que el mundo toma en serio, que pueda hablar sobre democracia, sobre libertad de opinión y sobre la protección del medio ambiente, o si vamos a ser un continente que depende de otros continentes.

Eso es lo que me guía en mi política y donde quiero que Europa siga siendo una Europa de la que uno se pueda sentir orgulloso en el mundo, porque se están haciendo cosas buenas. Por eso estamos trabajamos tan duro, pero trabajamos juntos, porque en el mundo de siete mil millones de personas ochenta millones de alemanes no podemos hacer nada, por mucho que seamos el país más grande de Europa. Sólo juntos, quinientos millones de europeos podemos hacer algo si nos juntamos.

Presidente.- Me ha formulado dos preguntas; la primera es qué voy a hacer. Cuando tenga alguna novedad, si la tengo, se la contaré. Todavía no he tenido ni siquiera tiempo de leer la comparecencia del señor Draghi.

En cualquier caso, las prioridades del Gobierno español en este momento son crecer y crear empleo. Y los instrumentos prioritarios son: primero, continuar en la senda de reducción del déficit público, principal prioridad; segundo, continuar en las reformas estructurales; después, reestructurar el sector bancario --yo creo que ya en las próximas semanas tendremos noticias sobre las modificaciones que se van a plantear en el sector bancario--; a continuación, crear el "banco malo" y a finales de octubre llegará la ayuda europea. Ése es un tema capital, porque un buen sistema saneado, solvente, que no genere dudas y que dé crédito es capital para que haya crecimiento y empleo.

Por último, trabajo intensamente para colaborar con el resto de los socios europeos en la integración de la Unión Europea, que, sin duda alguna, es el mensaje más contundente que se puede dar sobre el euro y el futuro de la Unión.

En relación con si me he comprometido a nuevas reformas estructurales, no. La verdad es que ni me lo ha planteado, como es natural. Nadie le plantea a un aliado y socio las reformas estructurales que tiene que hacer. El único compromiso que tengo es hacer las reformas estructurales que yo crea que son buenas para que en España haya mayor flexibilidad y competitividad de las empresas, y para que haya crecimiento y empleo. Si acaso, atenderé a las recomendaciones que, al igual que a otros varios países, se hicieron por el Consejo Europeo el pasado mes de junio para el último semestre.

Pero, dicho esto, le diré otra cosa: es que esto es lo que hay que hacer. Es verdad que son medidas muy dificultosas y son medidas que son difíciles de explicar, que a mucha gente, como es natural, no le gustan. Yo lo entiendo, es lógico; pero, en la situación en la que estamos, es lo que tenemos que hacer.

España empezará a crecer de una manera sostenible y estable, a generar empleo, cuando empecemos a ajustar nuestros gastos a nuestros ingresos, cuando no gastemos por encima de lo que tenemos, porque además luego es muy difícil conseguirlo, y cuando hagamos reformas que generen confianza. Ése es el objetivo, eso es lo que desde el Partido Popular hemos defendido siempre, es lo que hicimos en otro momento de nuestra historia, cuando llegamos al Gobierno, y yo, desde luego, es lo que he defendido en los Consejos Europeos en los que he estado presente desde que soy presidente del Gobierno.

Por tanto, insisto, creo que España hoy necesita control de sus cuentas públicas y necesita mayor flexibilidad y competencia en la economía. Entonces, vendrán el empleo, el crecimiento, los ingresos públicos y la mejora de los servicios públicos.

P.- Señora canciller, ¿ha hablado con su homólogo español sobre posibles condiciones en el caso de que España pida más ayudas? Si éste es el caso, ¿cuáles podrían ser estas condiciones alemanas?

Sra. Merkel.- Sólo puedo estar de acuerdo con lo que acaba de decir el presidente del Gobierno español. Hemos hablado sobre lo que se está llevando a cabo ahora mismo en España; pero no hemos comentado, para nada, posibles condiciones. Hemos hablado del saneamiento de los bancos, sobre la fecha en la que van a llegar las auditorías y sobre que hemos puesto fondos para la recapitalización de los bancos.

No le puedo dar otra respuesta a esta pregunta que lo que Mariano Rajoy acaba de decir ya, hace un momento.

P.- Yo tenía también una pregunta para cada uno de ustedes.

La señora Merkel ha elogiado las reformas puestas en marcha por España, pero probablemente no sean suficientes para cumplir con los objetivos de déficit. ¿Cree usted que España tendría que explorar caminos como, por ejemplo, una nueva reforma en el sistema de pensiones? ¿Y cree usted que el actual modelo autonómico que existe en España es un factor de distorsión, que habría que reformarlo para contener el gasto?

Al presidente del Gobierno. A finales de julio usted dijo que, con los datos que tenía en la mano, no preveía un recorte de las pensiones. Ahora la pregunto si cree usted que será necesario congelarlas para ahorrar entre tres mil y cuatro millones de euros y si cree que sería necesario echar mano del Fondo de Reserva de la Seguridad Social para poder mantenerlas.

Sra. Merkel .- No he venido a decir qué reformas se tienen que hacer en España o no. Tengo plena confianza en el presidente del Gobierno español, que ha tomado las medidas necesarias.

Por supuesto, también hemos hablado de las Comunidades Autónomas, porque son parte de España, al igual que los "lander" son parte de nuestro país. No sólo se pueden hacer las reformas a un nivel de un país, siempre tienen que ser todos los niveles donde se tiene que cambiar algo.

El presidente del Gobierno me ha informado sobre la cooperación que está teniendo lugar con las Comunidades Autónomas, y me parece que es una cooperación muy estrecha. Para mí es importante contar con esta información porque, a veces, cuando viajamos, o también en Alemania, se nos pregunta sobre esto y una visita así también favorece la comprensión mutua para poder hablar bien los unos de los otros.

Volviendo a la pregunta sobre la imagen que tenemos un país del otro, es muy importante que en Europa, este continente nuestro común, siempre resaltemos lo que hacen los demás. Creo que sería muy malo, sobre todo en tiempo de crisis --esto, por supuesto, es humano, porque también lo conocimos--… Si las cosas son difíciles, es muy fácil echarle la culpa a una tercera persona; pero esto no nos va a ayudar en Europa.

Todos tenemos que juntarnos en Europa y hablar de lo que se está haciendo, y se está haciendo mucho más de lo que se ha hecho en los últimos quince o veinte años, y también de forma más rápida. Es una gran oportunidad también para Europa y creo firmemente que Europa va a salir reforzada de la crisis.

Presidente.- En relación con la pregunta de las pensiones, lo más importante para mantener el sistema público de pensiones es que haya gente trabajando. Eso es lo más importante, porque las pensiones se pagan con las cotizaciones de las personas que están trabajando en estos momentos y nas pensiones nuestras se pagarán con lo que coticen cuando nosotros seamos pensionistas.

Entonces, buena parte de las medidas que estamos poniendo en marcha tienen un objetivo capital, que es crear empleo porque, al crear empleo, además de satisfacer a muchas personas que lógicamente quieren trabajar, hay más personas cotizando a la Seguridad Social y, por tanto, mejor garantizadas estarán las pensiones y mejores serán esas pensiones.

Por tanto, el gran objetivo es crear empleo por las personas, por los propios pensionistas y porque son más ingresos para el Estado para mantener los servicios públicos.

Yo, desde luego, como ya he dicho en numerosas ocasiones, digo lo mismo que en el mes de julio; exactamente lo mismo. Hemos tomado decisiones que no han sido gratas para muchas personas, pero me parece que las personas que tienen mayores dificultades, las que ya no pueden, por puras razones de edad, dar batalla como la puede dar un chaval de veinte años, son los pensionistas. Por tanto, desde luego, no tengo ninguna intención de cambiar el statu quo en este momento, al igual que no la tenía en el mes de julio.

En cuanto a la utilización del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, no puedo responderle en este momento a este asunto; pero, en el supuesto de que se usara el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, se usaría para lo previsto en los propios estatutos y en la propia Ley que creó el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, y no para otra cosa distinta.

Muchísimas gracias.